Otro vínculo de Valencia con Cuba, el honorable Capitán Federico Capdevila Miñano

Triste, lamentable y esencialmente repugnante, es el acto de comparecer y elevar mi humilde voz ante este respetable Tribunal, reunido aquí, en esta fidelísima Antilla, por la violencia y por el frenesí de un puñado de revoltosos, pues ni aun de fanáticos puede conceptuárseles”.
Federico Capdevila (en su alegato en el tribunal de los estudiantes de medicina)

Federico Capdevila

Federico Capdevila

Todo el que haya estudiado historia de Cuba reconocerá siempre el nombre de Federico Capdevila como hombre de justicia y honor. Muy pocos sabíamos o sabemos que este personaje célebre era nacido en Valencia, España, el 17 de agosto de 1844, hijo del coronel Medardo Capdevila Sorribas, natural de Benabarre (Huesca-Aragón), y de doña Petra Sancho Miñano, de Narros (Soria).

A Valencia nos une de hecho la figura de Don Mariano Martí, padre del héroe nacional cubano, José Martí, y nos une también la figura tan distinguida de Federico Capdevila.

Hay muchos escritos en internet sobre Capdevila. No obstante, creo sano describir brevemente lo tanto que hizo siempre con honor por Cuba, el respeto que sintió por nuestro pueblo, siempre a favor de buenas causas y nunca buscando enriquecimiento como otros entes colonialistas.

Capdevila cursó estudios en el Colegio de Infantería de la Reina, donde ingresó el 30 de diciembre de 1859 y egresó el 1º de julio de 1862 con el grado de sub-teniente de infantería. Posteriormente fue asignado al Batallón de Cazadores de Barcelona. Allí estuvo hasta inicios de 1866. Luego fue enviado al IIº Batallón de Tarragona, donde fue ascendido y entonces enviado a formar parte del Ejército español en Cuba.

Militarmente Capdevila fue ascendiendo, en setiembre de 1868 se graduó de capitán y un año después se le nombra capitán por mérito de guerra, mientras que el grado de Comandante lo obtuvo precisamente el 24 de febrero de 1870 e igualmente por mérito de guerra.

En 1871 tiene lugar el juicio de los 11 estudiantes cubanos de medicina, a los que se les acusaba de haber profanado la tumba de Gonzalo Castañón, coronel de los Voluntarios de La Habana y propietario de un diario, que había fallecido no hacía mucho en La Florida en un duelo con el cubano Mateo Orozco. Castañón tenía costumbre de escribir mal sobre los criollos y Orozco decidió pasarle cuenta cara a cara. Que nadie diga que murió resultado de una balacera, fue duelo y le tocó llevarse la peor parte. Castañón fue enterrado en el cementerio de Espada en la Habana.

El 24 de noviembre de 1871 varios estudiantes de medicina esperaban al profesor de anatomía, Pablo Valencia García, en el anfiteatro de Anatomía de de la Real y Pontificia Universidad de La Habana, quien se había tardado, razón por la que los estudiantes decidieron ir a jugar un rato al vecino cementerio de Espada, donde se montaron en un carromato habilitado para llevar los cadáveres que iban a ser utilizados para las prácticas de disección en el mismo Anfiteatro de Anatomía.

El celador del cementerio, Vicente Cobas, que no sentía simpatía ninguna hacia los estudiantes, fue quien se personó ante el Gobernador Dionisio López para acusar a los estudiantes de haber rayado intencionalmente la tumba de Castañón, lo cual no era cierto. Cobas dijo que los estudiantes usaron un anillo de diamantes para realizar esa fechoría.

En este mundo los oportunistas se sobran y el gobernador era otro más de esos, por lo que a fin de ganar fama decidió iniciar un proceso legal contra los estudiantes y a tales efectos ordenó la detección de los jóvenes el 25 de noviembre. Aunque ya existía la orden para detenerlos, no pudieron sacarlos del aula por la actitud del profesor Juan Manuel Sánchez Bustamante, quien no permitió los detuvieran, pero Pablo Valencia, el otro profesor, si aprobó la detención de nada menos que 45 estudiantes, entre los que se encontraban Fermín Valdés Domínguez, amigo desde la infancia de José Martí.

A  esto hay que agregar la actitud vergonzosa de los voluntarios, que conste, casi todos criollos nacidos en la isla, los que exigieron la ejecución de los culpables.

Fusilamiento de los estudiantes cubanos de medicina

Fusilamiento de los estudiantes cubanos de medicina

El 27 de noviembre se constituyó un Consejo de Guerra para juzgar a los estudiantes y le tocó a Capdevila hacer el papel de abogado defensor de los estudiantes. En su comparecencia en el juicio, Capdevila declaró:

Dolorosa y altamente sensible me es, que los que se llaman Voluntarios de La Habana hayan resuelto ayer y hoy dar su mano a los sediciosos que forman la Comuna de París, pues pretenden irreflexivamente convertirse en asesinos ¡y lo conseguirán!, si el Tribunal a quien suplico e imploro, no obra con la justicia, la equidad y la imparcialidad de que están revestidos”.

Luego añadió: “Mi obligación como español, mi sagrado deber como defensor, mi honra como caballero y mi pundonor como oficial, es proteger y amparar al inocente. ¡Y lo son mis 45 defendidos! Defender a esos niños que apenas han salido de la pubertad para entrar en esa edad juvenil en que no hay odios, no hay venganzas, no hay pasiones. En que como las pobres e inocentes mariposas revolotean de flor en flor aspirando su aroma, su esencia y su perfume, viviendo sólo de quiméricas ilusiones. ¿Qué van ustedes a esperar de un niño? ¿Puede llamárseles, juzgárseles como a hombres a los 14, 16 o 18 años poco más o menos? ¡No! Pero en la inadmisible suposición de que se les juzgue como a hombres: ¿Dónde está la acusación? ¿Dónde consta el delito que se les acrimina y supone?”

Y concluyó: “Señores: Desde la apertura del Sumario, he presenciado, he oído la lectura del parte, declaraciones y cargos verbales hechos. Y, o yo soy muy ignorante o nada absolutamente encuentro de culpabilidad. Antes de entrar en la sala, había oído infinitos rumores de que los alumnos o estudiantes de medicina habían cometido desacatos y sacrilegios en el cementerio. Pero en honor a la verdad, nada absolutamente aparece en las diligencias sumarias. ¿Dónde consta el delito, ese desacato sacrílego? Creo, y estoy firmemente convencido, que sólo germina en la imaginación obtusa que fermenta la embriaguez en un pequeño número de sediciosos”.

De hecho los revoltosos voluntarios reaccionaron agresivamente contra Capdevila e intentaron golpearle. El valenciano, ante la posible agresión, desenvainó su espada para oponer resistencia.

Ocho estudiantes fueron condenados a muerte por fusilamiento, ellos fueron: Alonso Álvarez de La Campa, José de Marcos y Medina, Carlos Augusto de La Torre, Eladio González y Toledo, Pascual Rodríguez y Pérez, Anacleto Bermúdez, Ángel Laborde, y Carlos Verdugo. La ejecución tuvo lugar en la tarde del 27 de noviembre de 1871. Otros varios fueron encarcelados. Cuánta falsa gloria para el oportunista Gobernador Dionisio López, el cual escribió unas de las páginas más negras del período colonial en Cuba, pero cuánta gloria verdadera se llevó Federico Capdevila con su actitud, cuya espada quedó rota ante el desafío de los cobardes voluntarios, pero que los pobladores de Guanabacoa en agradecimiento, hicieron una colecta para así comprar una espada similar para Capdevila y agradecer el bello gesto de su inolvidable defensa de aquellos inocentes.

Capdevila se vio casi obligado a trasladarse a la provincia oriental debido a la agresividad de los voluntarios. Unos dicen que el propio gobierno lo mandó, otros aseveran que se acogió a una licencia temporal y se movió al Oriente por voluntad propia. Inicialmente vivió en Holguín, durante ese período contrajo matrimonio con la espirituana Isabel Pina Estrada. Hasta inicios de 1872 residió allí pero finalmente se trasladó a Madrid, donde nacieron sus dos hijos, Federico, quien muere en la capital española, y Luis, nacido en 1876.

Panteón de los estudiantes fusilados y donde yacen los restos de Capdevila en la Habana

Panteón de los estudiantes fusilados y donde yacen los restos de Capdevila en la Habana

Calmados los ánimos, Capdevila regresó a Cuba y en 1878 Martínez Campos lo ascendió a Comandante a la vez que le encomendaba realizar actividades de inspección de las áreas beligerantes, algo que podía hacer debido al respeto que sentían los cubanos por su persona. No faltó nuevamente otro oportunista de turno, el teniente Juan Martínez Rubio, quien acusó a Capdevila de malversación de fondos de la caja del segundo batallón de infantería. La acusación prosperó y Capdevila fue condenado a prisión varias veces e igualmente se le impuso el pago de los fondos malversados. Para su suerte, su causa fue estudiada con detalle, de lo cual emergió que no era culpable de nada, fue absuelto y Capdevila decidió retirarse de las filas militares. En ese entonces era Teniente Coronel.

Su nueva residencia la fijó en Santiago de Cuba, donde en febrero de 1889 nació su hija Eva Esperanza. Igualmente Capdevila se hizo de muchos amigos santiagueros y ayudó a la creación de la agrupación “Víctor Hugo”, de la cual era también miembro el ilustre Emilio Bacardí.

La actitud de Capdevila era la de siempre buscar la concordia entre españoles y cubanos. Nunca trató de favorecer a unos u otros, estaba muy “aplatanado” para hacer otra cosa en una tierra que ya prácticamente lo tenía como su hijo.

Bacardí fue acusado de conspiración y arrestado. Fue entonces que él le escribió una nota a Capdevila, la que cayó en manos del Teniente auditor, Jaudenes, y enviada al temible general Valeriano Weyler, quien sin mucho análisis mandó a arrestar a Capdevila. Fue a prisión y allí su salud empeoró, padecía de tuberculosis añadida a una enteritis, que le hacían difícil su vida. Su fallecimiento tuvo lugar el primero de agosto de 1898 y sepultado en el cementerio de Santa Ifigenia en Santiago de Cuba.

Los estudiantes apresados en 1871 y supervivientes del amañado juicio, entre ellos el ilustre Fermín Valdés Domínguez, se dieron a la tarea de trasladar los restos de Capdevila a La Habana para ubicarlos en el Mausoleo donde se guardan los restos de sus defendidos e injustamente fusilados. Ese traslado culminó el 27 de noviembre 1901, justamente en el 30 aniversario de la ejecución de los ocho estudiantes.

En Santiago de Cuba se erigió un busto en honor a la memoria de Capdevila en 1909. El mismo se encuentra en la plazoleta de la iglesia de San Francisco. Como Cuba vivió momentos difíciles en la década de los 30, un grupo de estudiantes santiagueros secuestraron el busto y lo mantuvieron oculto hasta 1937 cuando fue nuevamente restaurado en su lugar original. Cada 27 de noviembre los estudiantes santiagueros van a visitar el busto en recuerdo de los ocho estudiantes y de la figura de Federico Capdevila.

José Martí dijo de Capdevila en su momento: “España en aquella vergüenza no tuvo más que un hombre de honor: el generoso Capdevila, que donde haya españoles verdaderos, tendrá asiento mayor, –y donde haya cubanos”.

Valdés Domínguez igualmente manifestó: “El nombre de Capdevila es sagrado para los que en noviembre de 1871 le vimos dominar la furia de los amotinados”.

Fuentes consultadas

Bernal Velázquez Y. 2010. España en Cuba, Federico Capdevila, una página de honor y valentía. Contribuciones a las Ciencias Sociales. http://www.eumed.net/rev/cccss/10/ybv.htm

Guerra María Julia y Peña Ángela. 2009. Federico Capdevila, presencia del defensor de los estudiantes de medicina en Holguín. Aldea Cotidiana. https://aldeacotidiana.blogspot.com.es/2009/06/federico-capdevila-presencia-del.html

Pollar Pedro P. 2010. Federico Capdevila el Masón que defendió a los Estudiantes de Medicina. Cuba y la masonería. http://cubamason.forosactivos.net/t2895-federico-capdevila-el-mason-que-defendio-a-los-estudiantes-de-medicina

Escrito por Ricardo Labrada, 21 marzo de 2017

Benito Juárez, Benemérito de la Patria y de las Américas.

Nada de contemporizaciones con los hombres viciados
y con los que se han acostumbrado a hacer su voluntad
como moros sin señor
”.
Benito Juárez

Benito Juárez

El 21 de marzo se cumplieron 211 años del nacimiento del patriota mexicano Benito Juárez en San Pablo Guelatao, Oaxaca, México, hijo de padres indígenas pobres, Marcelino Juárez y Brígida García, los cuales murieron cuando el niño Benito tenía tan solo 3 años de edad, por lo que fue  criado por un tío, hasta que cumplió 12 años, conjuntamente con su hermana Josefa. Ya en ese entonces comenzó sus estudios para sacerdocio en la ciudad de Oaxaca, los que luego cambió para estudiar leyes y ciencia en el Instituto de Artes y Ciencias de la ciudad ya mencionada, estudios que concluyó en 1831.

Un poco más tarde Juárez obtuvo un puesto de trabajo como regidor del ayuntamiento de Oaxaca y, un año después, diputado al Congreso del Estado, donde siempre demostró su honestidad, a la vez que solía vivir humildemente, algo que jamás cambió en su vida personal.

En 1843 se casó con una joven de solo 17 años, Margarita Maza, oriunda del mismo Oaxca, con la que vivió en las condiciones de  humildad y modestia de siempre, eso a pesar de entrar de lleno en el mundo de la política, sirviendo primero como juez y más tarde como gobernador del estado, que le hizo conocer nacionalmente.

En su trayectoria política Juárez propuso políticas liberales para los distintos problemas que confrontaba la sociedad Mexicana, muy afectada por los 30 años de poder en México del conservador Antonio López de Santa Anna. A pesar de haber estudiado para cura inicialmente en su vida, entendía que la iglesia católica ejercía monopolio económico en muchas partes y a su vez favorecía a la aristocracia nacional. Entendía que México debía adoptar una forma de gobierno basada en un sistema federal.

Juárez y sus adictos no tuvieron mucha suerte cuando los conservadores se hicieron del poder en las elecciones de 1853, los que se encargaron de evitar toda nueva reforma liberal en México. La situación se tornó de represión, y los liberales, entre ellos Juárez, se vieron obligados a exilarse. Esta ausencia de Juárez de prolongó desde finales de 1853 a mediados de 1855, entonces vivió en Nueva Orleans, con pocos medios, y siempre ocupado del destino de su país. Fue en 1855 que los liberales lograron el poder en México, por lo que regresó y  comenzó a trabajar como Ministro de Justicia y de Instrucción Pública.

El derecho de pensar

A mediados de 1856 el gobierno liberal promulgó la ley Lerdo, nombre dado en honor a su autor, Miguel Lerdo de Tejada. Esta era la Ley de Desamortización de las Fincas Rústicas y Urbanas de las Corporaciones Civiles y Religiosas de México, la cual  establecía claramente que la iglesia y las corporaciones civiles debían vender sus bienes inmuebles, pero la misma no tenía nada incluido respecto a confiscación en caso de desobediencia. La compra-venta de estos inmuebles ayudaría a crear un ambiente que favoreciera la aparición de una clase media en México. La ley Lerdo igualmente abolió los fueros eclesiásticos y la secularización del registro de nacimientos, defunciones y matrimonios, lo que dio lugar al Registro Civil.

En ese mismo año, Ignacio Comonfort fue electo presidente y el nuevo Congreso eligió a Juárez como presidente de la Corte Suprema y a su vez, por derecho propio, Vice-Presidente del país.

En 1858 vino la revuelta de los conservadores, la que al final triunfó y obligó a Juárez a retirarse a Veracruz, aunque legalmente le pertenecía la presidencia de México. En la ciudad portuaria, Juárez tuvo que enfrentarse a muchas dificultades. Creó un gobierno, donde no faltaron las rebeliones y las traiciones. La iglesia católica no cejó en sus empeños de favorecer a los conservadores, por lo que Juárez vigorizó las leyes vigentes y llegó hasta confiscar todas las propiedades de la iglesia incluida los cementerios.

Eso de Dios

A pesar de todas estas dificultades, se logró promulgar las leyes de Reforma y proclamar una Constitución más radical que la anterior existente. El gobierno de Juárez fue reconocido por los Estados Unidos en 1859, los que igualmente favorecieron que los  los liberales lograran vencer a los conservadores en 1860. Un año más tarde, Juárez regresó a Ciudad México y fue constitucionalmente electó presidente.

A su regreso al Poder, Juárez encontró vacío el tesoro nacional, lo que obligó al gobierno a suspender el pago de las deudas por dos años, algo que no aceptaron las tres grandes potencias de aquel entonces, Gran Bretaña, España y Francia, a fin de obligar al pago de las deudas a México, organizaron una fuerza interventora, que desembarcó sus tropas en enero de 1862, precisamente en Veracruz.  Gran Bretaña y España se dieron tarde cuenta que Napoleón III buscaba conquistar México y establecer un gobierno encabezado por el archiduque Maximiliano de Austria. Al final retiraron sus tropas previa promesa de Juárez de pagar las deudas. Solo las tropas de Francia permanecieron en territorio mexicano.

Los combates se sucedieron y Francia logró ocupar Ciudad México en junio de 1863, donde se estableció el gobierno previsto de Maximiliano, el cual tuvo el apoyo de las fuerzas conservadoras del país. Este resultado obligó a Juárez y su gobierno emigrar al norte del país, y establecerse en el Paso del Norte, lo que hoy conocemos como Ciudad Juárez, ciudad fronteriza mexicana con EE.UU. Allí estableció un gobierno provisional y se movió por el país ofreciendo resistencia tenaz al invasor extranjero. Finalmente Querétaro fue sitiado en 1867, epílogo de la derrota francesa. Maximiliano fue capturado y fusilado el 19 de junio en el Cerro de Campanas.

La democracia

En 1867 Juárez fue nuevamente electo presidente de México y restauró la República federal. Cinco enmiendas fueron promovidas, aprobadas solo por el Congreso, las mismas fortalecían el poder ejecutivo, las que no fueron bien recibidas por incluso algunos de sus colaboradores, entre ellos Porfirio Díaz y su ministro de interior, Sebastián Lerdo de Tejada, los que al final pasaron a la oposición. A ello se suman dos nuevos levantamientos en su contra.

Juárez no desistió en sus empeños, todo eso a pesar de sufrir un infarto en octubre de 1870  y de perder a su esposa tres meses después. Por lo que en 1871 decidió ser nuevamente candidato a la presidencia, la que finalmente ganó y le costó la rebelión de muchos de sus colaboradores, encabezada por Porfirio Díaz y Lerdo de Tejada, los que proponían nuevas regulaciones a fin de evitar la re-elección del presidente.

Juárez continuó su labor y su lucha contra sus opositores hasta que el 18 de julio de 1872 sufriera un nuevo infarto que le provocara su fallecimiento.

Póstumamente el Congreso de México lo declaró Benemérito de la Patria y de las Américas.

En conclusiones, de su obra se derivaron importantes leyes y medidas para México, a saber:

  • Ley sobre libertad de culto
  • Ley sobre Nacionalización de Bienes Eclesiásticos
  • Anuncio del programa del gobierno liberal
  • Ley de Matrimonio Civil
  • Secularización de los Hospitales y Establecimientos de Beneficencia
  • Cesa intervención del Clero en los cementerios y camposantos
  • Extinción de las Comunidades de Religiosas en México
  • Reglamento para el cumplimiento de la Ley de Nacionalización

Entre sus grandes pensamientos están:

  • El respeto al derecho ajeno es la paz.
  • Libre, y para mi sagrado, es el derecho de pensar… La educación es fundamental para la felicidad social; es el principio en el que descansan la libertad y el engrandecimiento de los pueblos.
  • La democracia es el destino de la humanidad; la libertad su brazo indestructible.

Juárez fue ejemplo de austeridad personal, modestia y honestidad. Este autor intuye que su gran defecto fue permanecer mucho tiempo en el poder, algo que no hay forma de justificar. Fue precisamente su ministro de interior, Lerdo de Tejada, quien le sucedió como presidente, así que los relevos estaban disponibles. Sin embargo, sus reformas ayudaron enormemente a la modernización de México y a su liberación de los residuos del neocolonialismo. El liderato de Juárez fue también decisivo en la victoria de México sobre los ocupantes franceses en el siglo XIX.

Fuentes consultadas

Anon. Benito Juárez. Biografías y vidas. http://www.biografiasyvidas.com/biografia/j/juarez.htm

Anon. Benito Juárez. Busca Biografías. http://www.buscabiografias.com/biografia/verDetalle/683/Benito%20Juarez

Anon. Juárez, Benito (Pablo). 2015. Encyclopædia Britannica. Encyclopædia Britannica Ultimate Reference Suite.  Chicago: Encyclopædia Britannica.

Escrito por Ricardo Labrada, 21 marzo de 2017

La Pirámide Cestia en Roma

Sociedades levantan sus grandes monumentos a lo
que sus culturas valoran más altamente“.
Michael Mandelbaum (1946, profesor de la Universidad John Hopkins)

piramide-cestia-4

Tantas veces pasaba cerca de la pirámide romana, llamada Cestia, yendo a mi trabajo por la avenida Ostiense, que ni importancia le daba. No me daba cuenta que estaba en presencia de una pirámide estilo egipcio, probablemente única en el mundo occidental.

En la época de los Césares se dieron a la tarea de construir grandes tumbas en Roma. En el pasado, un poco ignorando la verdadera historia, se pensó que esta pirámide era la tumba de Remo, uno de los hermanos gemelos, supuestos fundadores de la ciudad eterna.

La pirámide está recubierta de mármol e internamente fue construida con ladrillos. Dentro de este lugar se halla una cámara funeraria, que un buen día se vio que estaba decorada con frescos plasmados en grabados. La pirámide había sido saqueada en la antigüedad.  La pirámide se encuentra al lado de la Porta San Paolo y se construyó en el siglo XII a.C. para dar sepulcro a Cayo Cestio Epulón, magistrado de uno de los cuatro grandes colegios romanos, Septemviri Epulonum. La altura de la pirámide es insignifcante, 36.4 metros, si la comparamos con la gran pirámide de Giza (Keops) en Egipto, la que actualmente mide 136.86 metros. Incluso la pirámide escalonada de Zoser en la necrópolis de Saqqara, Egipto, originalmente tenía 60 metros de altura.

piramide-cestia-al-lado-de-la-porta-san-paolo

Pirámide Cestia al lado de la Porta San Paolo. Foto del autor

Las bases de la pirámide Cestia tienen varias inscripciones en su base que identifican a los herederos de Cestio, en este caso el general Marco Valerio Mesala Corvino y el orador Publio Rutilio Lupo.

Escrito por Ricardo Labrada, 16 febrero de 2017

Diez pensamientos del Lugarteniente general Antonio Maceo y Grajales

Con la desaparición de ese hombre extraordinario, pierde usted
al dulce compañero de su vida, pierdo yo al más ilustre y al más
bravo de mis amigos y pierde en fin el ejército libertador a la
figura más excelsa de la Revolución

Carta del General Máximo Gómez a María Cabrales, esposa
de Antonio Maceo, después de conocer de su caída en combate

antonio-maceo

Antonio Maceo y Grajales

Hoy 7 de diciembre de 2016 se conmemoran 120 años de la caída en combate del ilustre patriota cubano Antonio Maceo, más conocido como el Titán de Bronce, hombre que fue una figura relevante en la lucha por la independencia de Cuba contra el colonialismo español y que jugara papeles importantes de liderazgo durante la Guerra de los Diez Años (1868-1878) y luego en la Guerra de Independencia (1895-1898).

Maceo nació el 14 de junio de 1845 en Santiago de Cuba, hijo de venezolano, Marcos Maceo, y de Mariana Grajales, mujer de origen dominicano, de cuya unión surgieron nueve hijos (hay otra fuente que habla de 13 hijos), todos los cuales fueron educados en una disciplina férrea y en la voluntad de liberar a Cuba del yugo imperante. Su padre Marcos, cosas de la vida, cayó en uno de los primeros combates de la contienda de los Diez Años, fue en una batalla cerca de Las Tunas. Marcos era parte de la tropa comandada por su primogénito, el joven Antonio.

Cuando en 1878 se firmó la paz de Zanjón con las fuerzas coloniales, no tardó Maceo en realizar su famosa protesta en lugar conocido como Mangos de Baragua (actual central Mella cercano a Palma Soriano), donde rechazó los términos de esa paz. Desgraciadamente la lucha se hizo agua cuando parte de los sublevados habían ya dejado las armas.

Luego indirectamente participó en la llamada Guerra Chiquita en 1879, contienda en la que no tomó acción por haber sido designado Calixto García como jefe principal. No era secreto que dentro de las tropas insurgentes existían prejuicios raciales y fue esa la razón de enviar previamente a Calixto García en su lugar.  Esa contienda duró realmente muy poco.

Los máximos líderes de la invasión de oriente a occidente en 1896, en la última guerra, fueron precisamente los jefes militares de la Guerra iniciada en 1895, Máximo Gómez y Antonio Maceo. Ellos no delegaron en nadie, era un deber ir en primera línea en esa batalla crucial. Maceo llegó hasta Mantua en el extremo occidental de la isla y de ahí regresó a la Habana participando en cruentos combates. Fue en Punta Brava donde el Titán encontró su final el 7 de diciembre de 1896. Allí fue herido mortalmente junto al hijo de Máximo Gómez, Panchito Gómez Toro, y ambos fueron rematados a machetazos por la tropa española bajo las órdenes del Comandante Cirujeda. Para suerte de los caídos, las tropas colonialistas no identificaron a sus víctimas, por lo que después sus cadáveres fueron rescatados y yacen en el Cacahual.

monumento-a-antonio-maceo

Monumento a Antonio Maceo

Hay quien dice que Maceo era sólo militar y se equivoca, aquí van diez de sus pensamientos, que realmente tienen mucha actualidad y demuestran la profundidad de su pensamiento:

  • La libertad se conquista con el filo del machete, no se pide; mendigar derechos es propio de cobardes incapaces de ejercitarlos.
  •  Quien intente apropiarse de Cuba recogerá el polvo de su suelo anegado en sangre, si no perece en la lucha.
  • Cuba no debe ni puede esperar soluciones extrañas; su porvenir está en hacerse reina absoluta de sus destinos y recoger a sus hijos proscritos por la tiranía de su opresor.
  • Con la soberanía nacional obtendremos nuestros naturales derechos, la dignidad sosegada y la representación de pueblo libre e independiente.
  • Los imperios fundados por la tiranía y sostenidos por la fuerza y el terror, deben caer con el estrépito de los cataclismos geológicos.
  • Una República organizada bajo sólidas bases de moralidad y justicia es el único gobierno que, garantizando todos los derechos del ciudadano, es a la vez su mejor salvaguardia…Inquebrantable respeto a la Ley y decidida preferencia por la forma republicana, he ahí concretado mi pensamiento político.
  • Protestaré con todas mis fuerzas y rechazaré indignado todo acto ilegal que pudiere intentarse vulnerando los sagrados fueros y derechos del pueblo cubano.
  • Nuestras aspiraciones son amplias, y en ellas caben todos los hombres, cualquiera que sea su modo de pensar y el juicio que formen de las cosas.
  • El porvenir de Cuba le pertenece a un pueblo entero y no tenemos derecho a disponer de él en discordia con sus intereses político-sociales.
  • Muévenos sobre todo el triunfo del derecho de todas las generaciones que se sucedan en el escenario de nuestra Cuba.

Escrito por Ricardo Labrada, 6 diciembre de 2016

Las peripecias de Miguelito

El único deber que tenemos con la historia es rescribirla”.
Oscar Wilde  (1854-1900) Dramaturgo y novelista irlandés

Desde temprana edad, en mi niñez, hubo un personaje que con el transcurso del tiempo se convirtió en un misterio para mí. Se trataba de una persona que respondía al nombre de Miguelito, que cuando tuve uso de razón ya él probablemente tenía más de 55 años, o sea era nacido en el siglo anterior. Miguelito le llamaban, su nombre real era Mijail, solía llamarle Miguelito el ruso, pero era ucraniano de nacimiento.

El ucraniano llevaba años viviendo en Cuba, país que en los años 50 albergaba a ciudadanos de muchos países, sobre todo judíos, libaneses, sirios, algún que otro turco, chinos, más que todo venidos de Cantón, españoles y algún que otro latinoamericano. En la barriada donde me crié, los judíos-polacos, húngaros y ucranianos predominaban, eran comerciantes por excelencia y eran dueños de tiendas, almacenes y bodegas en toda el área de la Habana Vieja. Pero Miguelito no era judío, era un ucraniano católico, que había salido de su país en el momento que la entonces naciente URSS firmaba el acuerdo de Brest-Litovsk en 1918.

Miguelito vivía en un cuartucho del primer piso del solar, donde vivía mi abuela con unas tías y primos en la planta baja en la Habana Vieja. El ucraniano llevaba años en el oficio de limpiar vidrieras de tiendas y ventanas de hoteles, trabajo que hacía durante la madrugada diariamente y en el que prosperó al extremo que se vio necesitado de crear su propia brigada de trabajo y en la cual trabajó mi tío Regi desde que se trasladó de Cienfuegos a la Habana.

Cuando visitaba a mi abuela allí veía venir a Miguelito, mi abuela siempre le brindaba un cafecito. No sé cuántas veces al día en esa casa se colaba café, era algo casi permanente. Todo el que llegaba allí siempre se le brindaba el buchito de café. Abuela y familia era gente muy humilde, pero su economía les daba para colar café muchas veces al día. No faltaba quien, entre ellos el mismo Miguelito, que llegara a casa de abuela y le trajera un sobrecito de café, sea Pilón o Tupi, marcas que entonces eran las más consumidas de café. Que conste, no era café mezclado, no hacía falta, Cuba producía más de 55 mil toneladas de café anualmente, lo que le daba para exportar y para su consumo nacional.

Otro aspecto que recuerdo de Miguelito, hombre realmente afable, era que solo fumaba cigarrillos de fabricación norteamericana. Si mi memoria no me falla, eran cigarrillos Camel, fumaba mucho y el olor de ese tabaco rubio se diferenciaba mucho del que los cubanos fumaban.

Mi curiosidad creció con el tiempo con respecto a Miguelito. A medida que aprendía más en escuela, el ucraniano era una incógnita, la que ha durado hasta hace muy poco. Miguelito nunca hablaba mal de los soviéticos y era una época en que los comunistas eran perseguidos en Cuba, incluso Batista, el entonces dictador, creó el Buro de Represión Anticomunista, BRAC. Así que católico por un lado, simpatizante de los soviéticos por el otro, ¿Por qué estaba fuera de la URSS? ¿Por qué no vivía allí?

alexander-ivanovich-shitov-alias-alexeiev-primer-embajador-de-la-urss-en-cuba-post-1959

Alexander Alexeiev, primer embajador de la URSS en Cuba post 1959

Llegó 1959 y a finales de ese años comenzaron los primeros contactos del gobierno cubano con el soviético. En 1960 se organizó una exposición soviética, la que fue propiciada por los primeros contactos de un soviético de nombre Alexander Alexeiev, el que visitó Cuba a finales de 1959, conoció de inmediato al Che Guevara, quien luego se lo presentó a la máxima autoridad y de la cual se derivaron las primeras acciones. La exposición de productos soviéticos fue inaugurada por el Ministro de Relaciones Exteriores de la URSS, Anastas Mikoyán.

%d0%b0nastas-ivanovich-mikoyan

Anastas Ivanovich Mikoyán

Miguelito estaba contento con esos eventos, llevaba tiempo en contacto con su esposa e hijo mayor, ambos deseaban que regresara y se quedara a vivir con su familia definitivamente. Miguelito explicó su situación a los interlocutores soviéticos y ya a inicios de 1961 regresaba en un barco soviético a su patria, la que había dejado en 1918.

Para nadie es un secreto que la historia se enseña de acuerdo a lo que escriben los vencedores y por eso, no entendía la razón por la que Miguelito se había ido de su país, incluso le había dado fuego a sus propiedades antes de marcharse. Tampoco tenía conocimiento en qué situación había dejado a su familia, pues él salió huyendo solo.

Cuando me enseñaban la historia del PCUS, si recuerdo bien era la versión de Afanasiev, la que hubo que actualizar algo a la llegada de Jrhuschov al poder con la muerte de Stalin, me mostraban una versión triunfalista del acuerdo de paz Brest-Litovsk, y nada más lejos de la realidad.

firma-del-acuerdo-de-paz-brest-litovsk

Firma del acuerdo de Paz en Brest-Litovsk

Aquel fue un acuerdo denigrante para la parte soviética, ya en el poder en la Rusia que salía del zarismo. Los alemanes y los austriacos vinieron a la mesa de negociaciones con el cuchillo en la boca. Sus ministros de relaciones exteriores, Cserning por Austria-Hungría, y Von Kuhlman por Alemania trataron de imponer un acuerdo inaceptable desde el principio. La parte rusa era encabezada por Kámenev, uno de los desgraciados en manos de Stalin posteriormente, y Joffé. Esas conversaciones se congelaron algo y a finales de diciembre de 1917 Trotsky se hizo cargo de las mismas por la parte soviética.

El segundo artículo de la propuesta de paz decía: “Habiendo reconocido el gobierno ruso, de acuerdo con sus principios, el derecho de todos los pueblos, sin excepción, que forman parte del Estado ruso, a disponer de sus destinos hasta el punto de separarse por completo, se da por enterado de las resoluciones que expresan la voluntad de los pueblos de Polonia, Lituania, Curlandia (Letonia), una parte de Estonia y de Finlandia, de separarse del Estado ruso y de constituirse en Estados realmente independientes”.

El 26 de enero de 1918 las conversaciones se detuvieron, el gobierno soviético por decreto anulaba todas las deudas exteriores de Rusia. A la vez en esos días, Alemania y aliados reconocieron a Ucrania como Estado independiente y firmaron, con una “delegación” ucraniana inventada, un acuerdo de paz. Alemania quería una supuesta paz, pero a la vez esperaba caer sobre las débiles tropas soviéticas una vez firmado el acuerdo en cuestión. Los soviéticos sabían que no había fuerza para oponerse a las fuerzas armadas austro-húngaras y alemanas, la paz era la única vía de salida. Trotsky se mostró renuente todo el tiempo a aceptar las condiciones de los rivales, pero ya el 3 de marzo de 1918 no quedó otro remedio, el mensaje soviético al efecto decía: “La paz que firmamos nos es dictada con las armas en la mano. La Rusia revolucionaria se ve constreñida a aceptarla, apretando los dientes…”

Algunos capítulos de ese acuerdo aparecen a continuación:

  • Artículo 3: Rusia renuncia a cualquier reclamación sobre los territorios al oeste de la línea de influencia trazada previamente. El futuro status de dichos territorios será determinado por Alemania y Austria-Hungría.
  • Artículo 4: Alemania continuará ocupando territorios al este de la línea de influencia trazada hasta que Rusia no desmovilice sus tropas. Batum (Batumi, ciudad y puerto en la actual república de Georgia), Kars y Ardahan (territorios parte actual de Turquía) serán despejados de tropas rusas y cedidas al Imperio otomano.
  • Artículo 5: Rusia debe limpiar sus aguas de barcos de guerra de las otras naciones aliadas. Rusia debe limpiar las aguas del Mar Báltico y Mar Negro de sus minas, e indicar las rutas de navegación seguras.
  • Artículo 6: Rusia debe suspender la lucha contra la República Popular Ucraniana. Rusia debe desocupar Estonia y Livonia, que serán ocupadas por policías alemanes. Rusia debe devolver a todos los habitantes de estas regiones que fueron deportados o arrestados. Rusia debe desocupar Finlandia y las islas Åland (actual territorio de Finlandia), incluyendo sus puertos. Si el hielo no permite que los barcos rusos dejen los puertos, debe dejarse una tripulación mínima en los mismos. Las islas Åland no deben volver a ser fortificadas.
  • Artículo 7: Rusia debe reconocer que Persia (Irán) y Afganistán son estados libres e independientes.
mapa-de-la-reparticion-de-territorios-despues-de-firmada-la-paz-brest-litovsk

Mapa de la repartición de territorios después de firmado el acuerdo de Paz en Brest-Litovsk

Cualquier que lea estos artículos puede decir que no hay nada de malo, el problema era de “quítate tú para ponerme yo”. También esa República Popular Ucraniana era una invención alemana, no había tal gobierno o ejecutivo que reivindicara la independencia ucraniana en ese momento, y es por aquí que comencé a pensar en el sentimiento y reacción de Miguelito. De hecho Alemania había invadido Ucrania en los días del 18 al 24 de febrero de 1918, o sea algo antes que se firmara el acuerdo de Brest-Litovsk (territorio actual de Bielorrusia, fronterizo con Polonia).

No tengo la fecha en que Miguelito se marchó de Ucrania, pero casi seguro estoy que debe haber sido en estas fechas que he mencionado anteriormente. Fue después de leer información sobre estas conversaciones y movimientos de varias fuentes, y no precisamente de la historia de Afanasiev, que comprendí la actitud de Miguelito en parte, aunque sigo sin entender cómo dejó a su familia atrás y se mantuvo alejado de la misma por casi cuatro décadas.

En agosto de 1962 me fui a la URSS a estudiar, meses después recibía una carta de mi abuela. Me pedía que me pusiera en contacto con Miguelito, me había mandado una dirección postal en ruso que no se entendía bien. Abuela me comunicaba que Miguelito estaba mal y que su familia no lo atendía, que estaba sobreviviendo cómo podía en esas condiciones, su mujer e hijo mayor, aquellos que si deseaban su regreso, habían muertos. Estaba en Minsk, capital de Bielorrusia, y Miguelito radicaba en una aldea de la Ucrania occidental. Le escribí, no sé si la carta le llegó, pero nunca tuve respuesta. Supongo que no le llegó y que su muerte habría ocurrido poco después. Lo lamentaba por el cariño que mi familia le tenía a Miguelito, persona generosa que en más de una oportunidad había dado sus pesos para que la familia pudiera cubrir algunas de sus necesidades.

Fuentes consultadas

Anon. Historia universal. Pacto de Brest Litovsk Tratado de Paz Rusia Guerra Mundial Final. http://historiaybiografias.com/brest-litovsk/

Anon. 2016. Historia y geografía. I Guerra Mundial (VIII)- El trarado de Brest-Litovsk, 8 febr. http://ghescuela.blogspot.pt/2011/04/i-guerra-mundial-viii-el.tratado-de.html

Escrito por Ricardo Labrada, 17 octubre de 2016

 

Kyïvska Rus y Ucrania

Kozak zhurby ne mae” (El cosaco no conoce la tristeza).
Viejo refrán ucraniano

El análisis de la situación en el conflicto Ruso-Ucraniano, debe realizarse no solo en el ámbito político, sino también en el histórico, o sea las relaciones de los pueblos rusos y ucranianos, y todas las cosas que comparten en común en su historia.

La Kyïvska Rus (en ruso: Киевская Русь) viene a ser la primera formación eslava oriental que diera lugar a los actuales estados de Rusia y Ucrania, y cuya creación se estima que data desde el año 892, entonces gobernado-dirigido por el príncipe (Kniaz) Oleg, quien se movió desde lo que es hoy Novgorod, por todo el valle bañado por el río Dniéper, hasta asentarse en lo que hoy conocemos como Kiev. Las tribus provenientes de Novgorod eran eslavas mezcladas con otras finesas, a los que se les llamaba Varegos, cuyos asentamientos originales estaban a la orilla del Lago Ladoga.

La primera referencia que se tiene de Moscú es de 1147, así que la nación rusa nació en Kiev siglo y medio antes, y precisamente se llamaba Rus (apocope de Rusia). Este estado eslavo fue gobernado por varios Kniaz hasta que Sviatoslav realizó la primera gran expansión a finales del siglo X. Luego Vladimiro introdujo la cristiandad y estableció el bautismo como práctica.

El desarrollo de la  Kyïvska Rus coincidió de cierta forma con el invento del alfabeto cirílico, que fuera desarrollado por los llamados santos Cirilo y Metodio, misioneros del entonces imperio bizantino. El alfabeto fue poco después utilizado por la iglesia ortodoxa. Muchos pueblos eslavos adoptaron esta escritura incluido los de la Kyïvska Rus. De hecho la biblia fue traducida al ruso y escrita en cirílico.

La prosperidad de la Kyïvska Rus se debió a su comercio con el imperio bizantino, lo cual duró hasta que la cuarta cruzada saqueara Constantinopla.

La Kyïvska Rus se expandió enormemente con la toma del imperio búlgaro y como estado pudo prosperar bajo los mandatos de los Kniaz Vladímir el Grande (980-1015) y  Yaroslav, el Sabio (1019-1054). La expansión territorial continuó con una gran emigración de eslavos a tierras del norte en el siglo X, algo que se volvió a repetir en los siglos XII y XIII. Esta última fue masiva y ocupó toda el área de Rostov- Súzdal. Los principados aquí establecidos se volvieron más poderosos tanto militar como económicamente. Ya esos principados eran estables y soberanos, que nadie piense que eran colonias de la Kyïvska Rus, la que ya no era tan fuerte como en el pasado. De hecho el territorio que abarcaba la ocupación de los grupos eslavos provenientes de la Kyïvska Rus era enorme e imposible de ser gobernado por una comunidad, llamada entonces druzhina, desde Kiev. El mismo iba desde Novgorod, el Gran Ducado de Vladímir-Súzdal (gran parte de lo que es hoy Moscú), el poblado de Krylos en la actual Ucrania, la provincia de Vítebsk en Bielorrusia, Smolensk, territorio ruso al norte de Bielorrusia, Chernigov en Ucrania, y Pereyáslav abarcando parte de la Ucrania central y oriental.

La Kyïvska Rus se dividió y no es cierto que de un golpe surgieran otros estados. El proceso fue largo y tuvo sus conflictos políticos y religiosos con sus vecinos inmediatos. Aquí sólo se aborda el tema ucraniano, ya que el bielorruso tomó otro curso.

La invasión mongola llegó cuando la escisión de la Kyïvska Rus era una realidad. Nadie puede decir que ese fenómeno de escisión se debió a la llegada de los mongoles. En esos tiempos, los principados eslavos del norte se vieron obligados a rechazar la invasión europea católica, casi siempre liderada por los polacos-lituanos. Varias alianzas se fraguaron conjuntamente con los mongoles a fin de dar fin a los eslavos y a su iglesia ortodoxa rusa. En 1199 Román Mstislavovich unió los territorios de Galincha (Galicia) y Volin, los cuales abarcaban casi todo el territorio actual de Ucrania, y así se fundó el principado Galincha-Volin, el cual sufrió graves daños causados por los ataques de los mongoles. El principado estableció buenas relaciones con Hungría, Alemania y el imperio Bizantino, lo cual ayudó a que los mongoles fueran finalmente rechazados, pero tanto Hungría como Alemania se apoderaron de territorios del principado. Los húngaros venían apoyados por los polacos, los que finalmente fueron derrotados hacia finales de 1239. No obstante, siendo Kniaz Danilo, éste accedió a una unión religiosa con Polonia, Hungría, Lituania y la misma Roma para poder rechazar de una vez y por todas la invasión de los mongoles y tártaros. Las guerras internas no se detuvieron. Ya en 1340 lituanos y polacos ocuparon gran parte de lo que es hoy Ucrania. En 1387 Galichina (entiéndase Ucrania occidental) pasó a formar parte de Polonia, y gran parte de los Cárpatos cayeron en manos de Hungría, los que permanecieron en manos de los Magyar hasta 1918.

A finales del siglo XIII y en el XIV surgía el nuevo estado de Lituania, el que se creaba sobre la base de la unión de las tribus de este país más territorios de la actual Bielorrusia. En 1230 el príncipe lituano Mendovg ocupaba parte de Ucrania igualmente.  Polonia y Lituania se unieron en 1569, así surgió el estado Rech Pospolitoya (significa Rech-cosa en polaco,y pospolita en común), mientras que las poblaciones eslavas orientales sureñas eran cada vez más absorbidas por este estado. Sin embargo, había un elemento presente y era la población eslava ortodoxa y su idioma, sobre todo en lo que hoy representa Ucrania central y oriental. Sólo en la actual Ucrania occidental (Galincha) tuvo éxito la dominación polaca-lituana, donde el catolicismo es la religión predominante.

A finales del siglo XVI el ambiente en parte del territorio de lo que es hoy Ucrania central y oriental estaba caldeado, la represión alcanzaba altos niveles, los ucranianos no aceptaban lo que este autor denomina como polaconización y catolización de su cultura. Las poblaciones pro rusas buscaban cobija y protección de manos de los Cosacos, grupo étnico que había surgido en tierras rusas y las ocupadas por Polonia en el siglo XV, y que eran abiertos opositores del régimen imperante polaco-lituano. Los cosacos habitaban inicialmente en las grandes estepas de esos territorios, los que fueron ubicándose a lo largo de las orillas de los ríos Dniéper, Don y Volga. Polonia no podía rechazar a los cosacos, pues ellos eran fundamentales en las guerras contra los turcos, su dureza y coraje eran indiscutibles.

A Roma le preocupaba la fuerza y expansión de la Rusia ortodoxa de aquel entonces, sabía que territorio que cayera en sus manos, no daría lugar a continuar el proceso de adopción de la fe católica. Lo que sucedía era que Rusia no tenía necesidad de hacer nada de eso, pues gran parte de Ucrania era ortodoxa por devoción.

Los Cosacos habían organizado varias sublevaciones en contra del dominio polaco en el territorio ucraniano a partir de finales del siglo XVI. La más fuerte resistencia provenía de la comunidad cosaca en Zaporozhets. Un líder destacado de estas luchas fue el Hetman (líder cosaco) Piotr Konashevisch Sagaidachni, quien a su vez supo conducir a sus fuerzas a infligir derrotas importantes a los turcos y a los tártaros en Crimea y en Asia menor. Fueron tantos sus éxitos militares que ocupó un lugar preponderante en la milicia de la liga cristiana antiturca.

Петр Конашевич Сагайдачный

Piotr Konashevich Sagaidachni

Polonia estaba asediada, por un lado la guerra con Suecia, por otro, Turquía, Rusia y los tártaros. Por lo que la ayuda de Sagaidachni le convenía, quien logró establecer el centro de la comunidad cosaca en el mismo Kiev, a la vez que la religión ortodoxa fue permitida, y Sagaidachni se comportó de forma ambigua con respecto a Polonia, unas veces apoyaba, otras no hacía nada. Después de la muerte de Sagaidachni los cosacos tuvieron posiciones encontradas, unos a favor de la liberación de Polonia, otros por mantener el estado existente. El nuevo rey polaco Vladislav IV adoptó una posición amistosa con Ucrania. Este monarca buscaba el apoyo de los cosacos para invadir Moscú, pero en 1638 estalló una nueva rebelión, la que tuvo como líder a Bogdan Khmelnitski, militar nacido en Chiguirin el 27 de diciembre de 1595, con educación jesuita que recibió en Lvov (Ucrania occidental), aunque siempre fue ortodoxo en sus creencias. Participó en la campaña de Moldavia y había caído prisionero en manos de los turcos durante la guerra polaca-turca en 1620-1621. Liberado se dio a la tarea de organizar la rebelión contra la dominación polaca en Ucrania y la turca en el sur del país. Primeramente enviaron un destacamento de cosacos a combatir contra el Khan turco en la ocupada Crimea, lo cual no era más que una manera de desviar la atención, pues Khmeniltski preparaba ya la sublevación contra Polonia. En 1647 fue arrestado, pero pudo escapar a Zaporozhets, donde se refugió hasta que en enero de 1648 se inició la rebelión bajo su dirección, la cual tuvo victorias y derrotas intermitentes que obligaron al rey polaco a firmar un acuerdo de paz el 18 de agosto de 1649, mediante el cual gran parte del territorio ucraniano recibía la autonomía. Sin embargo, el acuerdo fue sólo para ganar tiempo y la monarquía polaca rompió el mismo en 1651 cuando los cosacos fueron atacados por las tropas polacas con la ayuda de otras tártaras. El 28 de junio de 1651 en Belaya Tserkov se firmó un nuevo acuerdo que regresaba gran parte de Ucrania al dominio polaco. Ante esta derrota Khmelnitski trató de buscar alianzas con los países vecinos, entre ellos Turquía, Crimea, Moldavia, Semigorod (Transilvania). Su idea era la de crear a una nueva Rech Pospolitoya, donde igualmente se incluiría Polonia y Lituania. Al final se dio cuenta que la empresa era demasiado ambiciosa.

bogdan-hmelnicky-01

Bogdan Khmelnitsky

El Zar ruso decidió apoyar a Khmelnitski para poder recuperar tierras rusas que estaban dentro del estado de Rech Pospolitoya. Fue así que el 16 de enero de 1654 se firmó una alianza ucraniano-moscovita. Al final Ucrania sería un protectorado de Rusia, pero conservaría su status político y social, tendría administración propia, ejército y finanzas. En ese momento no hubo ni una sola palabra sobre Unión.

Polonia estaba muy débil y eso a pesar de su alianza con los tártaros. Suecia había atacado a los polacos, mientras Khmelnitski hizo alianza con los de Semigorod para así atacar también a Polonia. Este movimiento no fue muy del gusto del Zar ruso, quien ya en 1656 sostuvo conversaciones pacíficas con Polonia y Lituania.  Khmelnitski murió en 1657 y los cosacos conservaron todo el territorio de Kiev, Chernigov y otras áreas. Para Polonia este territorio era Ucrania, mientras que los rusos le llamaban Malorossia (Pequeña Rusia).

En 1657 los cosacos tuvieron un nuevo Hetman, el general Iván Vigovski, quien trató de reorientar Ucrania hacia Polonia, algo con lo que no estuvieron de acuerdo muchas partes de Ucrania, entre ellas la región de Poltava. Vigovski logró aplacar en Poltava la revuelta y se preparó para apartarse de Rusia. Para ese entonces, en 1658, había firmado un nuevo acuerdo de integración de Ucrania con la Rech Pospolitoya, que preveía una amplia autonomía para Ucrania. Naturalmente, el Zar ruso no se cruzó de brazos y envió numerosas tropas, las que fueron rechazadas, al extremo que en Moscú cundió el pánico de que Vigovski fuera a conquistar Moscú. Para suerte de Rusia, los cosacos se rebelaron contra el pro-polaco de Vigovski, quien huyó a Polonia en 1659.  Moscú aprovechó esta situación para enviar una nueva tropa para hablar con el nuevo Hetman, en este caso, el hijo de Khmelnitski, Yuri, a quien obligaron a firmar nuevos acuerdos, cuyas condiciones provocaron la rebelión cosaca, la que con ayuda de los polacos lograron vencer a las tropas rusas. No obstante, no todos apoyaron al Hetman, el general Somka se opuso a este movimiento antirruso. Finalmente el menor Khmelnitski se retiró y se refugió en un monasterio.

Las guerras continuaron, vino la llamada Ruiina, la parte de la orilla izquierda del Dniéper fue ocupada por Rusia, mientras que Polonia ocupaba el resto. La parte de Zaporozhets se subordinó directamente al Zar y no al Hetman de turno. La unificación de Ucrania con Rusia fue consolidándose en los años 1685 y 1686, a ello favoreció la subordinación de la iglesia ortodoxa en Ucrania al patriarcado moscovita. La parte derecha del Dniéper fue finalmente ocupada por Rusia a inicios del siglo XVIII. Los cosacos se habían desgastado en guerras y su población se reducía paulatinamente. Resistencia también opuso el ucraniano Iván Mazepa, quien incluso entró en contacto con los suecos, que estaban en guerra contra la Rusia de Pedro I, a principios del siglo XVIII. La resistencia continuaba en Ucrania, en 1710 se promulgó una nueva constitución, promovida por el hetman Filip Órlik, la que se redactó en la ciudad de Bender (actualmente en el territorio de Transnistria, que Moldova reclama como suyo), pero todo eso, muy a pesar de haber contado con el apoyo de Suecia por un lado, y de los tártaros y los turcos por otro, resultó infructuoso. Mazepa murió y el poder de los Hetman se reducía día a día. Moscú se iba haciendo fuerte en todo ese territorio, y a su vez fue entendiendo mejor todas las exigencias ucranianas. La amenaza turca era real y Rusia buscó vías de entendimiento con los cosacos para poder vencer a los turcos y ocupar territorios que Rusia consideraba propios.

En monumento a Bogdan Khmelnitski, Kiev, Ucrania

El autor en el monumento a Bogdan Khmelnitski en Kiev. Oct. 2010

No fue hasta 1783 que Rusia logró afianzarse definitivamente en Ucrania, proceso que fue por un lado violento, por otro mediante conversaciones en puntos de coincidencia, culturales y religiosos. No faltaron los que por un lado quisieron una Ucrania bajo el mando sueco, otros que se alinearon con los turcos, pero la masa del pueblo, sobre todo en Ucrania central y oriental siempre se mostró partidaria de ser parte del Imperio ruso, lo cual está dado por sus costumbres y creencias religiosas en común.

A partir del siglo XVIII Ucrania fue parte estable del Imperio Ruso, luego fue la segunda república más importante de la desaparecida Unión Soviética. Sólo su parte occidental se movía de un lado a otro, unas veces en manos de Polonia, otras en manos de Rusia. En 1939 Stalin envió las tropas soviéticas para ocupar este territorio considerado parte de la URSS y que cedieron en el momento del pacto de Brest para propiciar la salida de Rusia de la I Guerra Mundial. Esa parte de Ucrania tiene costumbres propias de su país, pero difiere en religión y otros aspectos sociales. Es de hecho la parte de este país que se opone firmemente a cualquier arreglo con Rusia, mientras que una parte de la población de las tierras otrora en manos de los cosacos, en Ucrania oriental permanece fiel a su hermana Rusia.

Durante la II guerra surgió un grupo militar ucraniano liderado por Stepan Andreevich Bandera, por lo que a los rebeldes se les llamó Banderovsi. Bandera era nacido y criado en Ucrania occidental. Ya desde 1934 él había dado lugar, por su nacionalismo, a represión por parte de las autoridades polacas, permaneció de 1936 a 1939 en cárcel polaca. Luego intentó declarar la república independiente de Ucrania en 1941, los nazis no vieron con buenos ojos esta iniciativa. Eso a pesar que el movimiento del Bandera se mostró dispuesto a colaborar con los nazis. Así y todo, le apresaron y le mandaron por seis meses a una cárcel de Cracovia y luego al campo de concentración de Sachsenhausen, donde permaneció hasta setiembre de 1944. Se le permitía de vez en cuando encontrarse con su esposa ¿Por qué el tercer Reich lo liberó? Algunos historiadores plantean que ya en diciembre de 1944 él había organizado en Ucrania grupos de infiltración en el Ejército Rojo para realizar labores de sabotaje. Terminada la guerra, los grupos Banderovsi intensificaron su actividad en áreas de Ucrania y limítrofes con Rusia y Bielorrusia. Bandera se convirtió en todo un símbolo del nacionalismo ucraniano como líder del movimiento Organización de los Ucranianos Independentistas (OUN), pero su acción siempre fue vista negativamente por otros estados, como Polonia, y no sólo Rusia o la desaparecida Unión Soviética.

Crimea fue ocupada por Rusia recientemente, territorio que no fue parte de Ucrania hasta febrero de 1954, cuando el ucraniano Nikita Sergueivich Jruschov, entonces secretario del Partido Comunista de la URSS, entregó Crimea a Ucrania como regalo en conmemoración de los 300 años de unión entre Rusia y Ucrania. En realidad aquello no tuvo importancia el día que se realizó, a fin de cuentas todo era URSS, pero este país se desintegró y Crimea siempre ha tenido una enorme importancia militar, aparte que su población es mayoritariamente rusa. La aceptación de la anexión a Rusia era puro trámite.

Área de Crimea

Área de Crimea, obsérvese el punto militar ruso de Sevastopol

La URSS desapareció y muchos aspectos de interés no fueron previstos ni por Rusia ni por Ucrania. Las economías de ambos países se necesitan unas a otras, Ucrania como productora de granos y Rusia aportando su combustible y energía .

Cada cual que saque sus conclusiones. Una parte de Ucrania oriental está en rebelión y apoyada por Moscú, pero para que eso suceda tiene que haber caldo de cultivo, entiéndase simpatías, que hagan prosperar tales acciones.

Bibliografía consultada

Anon. Богдан Хмельницкий. http://www.hrono.ru/biograf/bio_h/hmelnicky.php

Anon. История Украины. http://www.istorya.ru/book/ukrhis.php

Anon. 2010. Se cumplen trescientos años de la primera constitución moderna. Sepa más, RT. https://actualidad.rt.com/actualidad/view/9984-Se-cumplen-trescientos-a%C3%B1os-de-primera-constituci%C3%B3n-moderna

Dmitriev Guenadi. Бендеровцы и бандеровцы – история предательства. Russkaya Pravda. http://ruspravda.info/Benderovtsi-i-banderovtsi-istoriya-predatelstva-5624.html

Kniasev Sviatoslav. Зачем киевские наци хотят “отжать” Киевскую Русь? http://politrussia.com/istoriya/kak-ukrainskie-natsionalisty-382/

Plokhy Serhii. 2006. The Origins of the Slavic Nations: Premodern Identities in Russia, Ukraine, and Belarus. New York: Cambridge University Press. pp. 10-15.

Villatoro Manuel P. 2014. El día en que Kruschev regaló la península de Crimea a Ucrania. ABC, 27 marzo. http://www.abc.es/archivo/20140327/abci-kruschev-regala-crimea-ucrania-201403261617.html

Escrito por Ricardo Labrada, 3 junio de 2016. El autor es graduado universitario en Kiev (1969) y vivió en esa ciudad (1964-1969).

Los monarcas con el nombre Carlos

No hay un rey que, teniendo fuerza suficiente,
no esté siempre dispuesto a convertirse en absoluto
”.
Thomas Jefferson

De tantos Carlos monarcas, no queda otro remedio que distinguirlos, pues a veces unos lo llaman de una manera, otros de otra y queda la confusión.

El nombre de Carlos es de origen germánico y significa “El hombre es libre”. Karl quiere decir hombre. Hay quienes afirman que es de origen griego y que significa “El hombre o experto sabio”.

Empecemos con Carlomagno o Carolus [Karolus] Magnus, nacido el 2 de abril del 742 en Aquisgrán, territorio alemán. Este famoso monarca fue rey nominal de los lombardos y rey de los francos, y a partir del 800 fue emperador del Sacro Imperio Romano Germánico. Fue él quien logró vencer a los sajones y convertirlos a la cristiandad, a la vez que combatía con los pueblos eslavos. Su imperio llegaba a la península Ibérica y tuvo que combatir a los musulmanes que trataban de apoderarse de su territorio. El emperador murió el 28 de enero de 814.

Carlomagno

Carlomagno

Carlos I de Bohemia y IV de Alemania nació en Praga el 14 de mayo de 1316, hombre muy venerado y recordado en la actualidad en su tierra natal, miembro de la Casa de Luxemburgo, hijo del conde Juan I de Luxemburgo (rey de Bohemia a través de su matrimonio) y de Isabel I de Bohemia. Fue monarca de los germanos entre 1344 y 1378, a la vez que se coronó emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, al que gobernó entre 1355 y 1378). A este monarca al inicio de su vida se le conoció como Wenceslavo, pero luego su nombre se cambió definitivamente por el de Carlos. La bella ciudad de Karlovy Vary en la República Checa es llamada así en su honor.

Monumento a Carlos I de Bohemia y IV de Alemania

Monumento a Carlos I de Bohemia y IV de Alemania

Carlos VIII de Francia, también conocido como El Afable o el Cabezudo, nació en Amboise, Francia el 30 de junio de 1470. Hijo de Luis XI y Charlotte de Savoie, fue rey de Francia desde 1483 bajo la tutela de su hermana mayor, Anne de Beaujeu. En 1491 se hizo del trono completamente.  Conquistó Nápoles y Génova, pero a la vez se trajo la sífilis o mal napolitano de esa contienda. Era un hombre débil y de un golpe en la cabeza antes de un juego de pelota murió el 7 de abril de 1498.

Carlos VIII de Francia, El Afable

Carlos VIII de Francia, El Afable

Carlos V de Francia, llamado El Sabio, nació el 21 de enero de 1338. Era hijo primogénito del rey Juan el Bueno y de Bona de Luxemburgo, y gobernó como rey de Francia desde 1364 hasta su muerte, el 16 de setiembre de 1380. Tuvo que dirigir su ejército en parte de la guerra de los cien años y logró reconquistar casi todos los territorios cedidos a los ingleses en 1360.

Carlos V de Francia, El Sabio

Carlos V de Francia, El Sabio

Carlos VIII Knutsson de Suecia, fue co-regente con Jöns Bengtsson de 1465 a 1466. Rey de Suecia en tres períodos, entre 1448-1457, 1464-1465 y 1467-1470 y de Noruega en 1449-1450. Fue parcialmente sustituido por su rival, Cristián I de Dinamarca, regresó al trono dos veces más el conservó hasta su muerte.

Carlos VIII Knutsson de Suecia

Carlos VIII Knutsson de Suecia

Carlos I de España y V del Sacro Imperio Romano Germánico, hijo de Juana la Loca y Felipe el Hermoso, nació en Gante, Flandes, en 1500, recibió educación en su tierra natal y a la muerte de su abuelo Fernando el Católico, se fue a España para coronarse monarca. Su conocimiento del castellano no era el mejor a diferencia de su hermano, Fernando I de Hagsburgo, nacido y criado en Castilla. Así y todo, Carlos  implantaría en España la Casa de Habsburgo, y dominaría enormes territorios en toda Europa. Combatió a Solimán el Magnífico en los Balcanes y sostuvo cuatro guerras contra el reinado en Francia de Francisco I.  Carlos murió en Extremadura en 1558. En fechas recientes se mostró un serial televisivo sobre la figura de este monarca.

Carlos I

Carlos I de España o Carlos V del Sacro Imperio Romano Germánico

Carlos IX de Francia o Carlos Maximiliano de Francia nació el 27 de junio de 1550 en Saint-Germain-en-Laye, tercer hijo varón y el quinto de los diez hijos de Enrique II y de Catalina de Médicis. Fue el cuarto rey de la rama de Valois, consagrado como rey de Francia en 1561 en la catedral de Reims. Lideró varias guerras religiosas, a las que usualmente su madre se opuso. Gobernó hasta 1574.

Carlos IX de Francia o Carlos Maximiliano de Francia

Carlos IX de Francia o Carlos Maximiliano de Francia

Carlos II de España o Carlos V de Nápoles, también conocido como El Hechizado, nació el 6 de noviembre de 1661 en Madrid, hijo y heredero de Felipe IV y Mariana de Austria. Carlos II llegó a gobernar cuando alcanzó la mayoría de edad en 1675. Su apodo le venía de su debilidad y propensión a enfermarse continuamente, que no era más que resultado de los matrimonios consanguíneos dentro de la familia real. El rey murió a temprana edad el 1 de noviembre de 1700, y con el se extinguió la rama española de los Hagsburgo.

Carlos III de España, hijo de Felipe V e Isabel Farnesio, era conocido como El Político o El Mejor Alcalde de Madrid, nació el 20 de enero de 1716 en Madrid. También se le conocía como Carlos I sinónimo de Duque de Parma, Plasencia y Castro, Carlos VII como rey de Nápoles y Carlos V como rey de Sicilia. Gobernó desde 1734 hasta su muerte en 1759. Fue este monarca el que se vio obligado a ceder la Florida a los ingleses a cambio de la devolución de la parte occidental de Cuba incluida en la Habana en 1763. Esa puede ser la razón para que la Habana tenga una avenida que llevaba su nombre, ya que en 1973 el gobierno la cambió por el de Salvador Allende. No obstante, todo el mundo le sigue llamando Carlos III.

Carlos III de España

Carlos III de España

Carlos IV, hijo de Carlos III, fue el quinto monarca Borbón. Nació en Nápoles en 1748 y murió en Roma en 1819. Ocupó el trono 19 años, entre 1788 y 1808.

Carlos María Isidro de Borbón nació el 29 de marzo de 1788 en Trieste, era infanta de España, segundo hijo de Carlos IV y María Luisa Parma. Le llamaban también Carlos V o Don Carlos.  Napoleón lo mantuvo prisionero en Valençay con sus hermanos. Al morir Fernando VII en 1833, Carlos se tomó la atribución de declarar el Manifiesto de Abrantes el 1 de octubre, con lo cual se declaraba rey Carlos V. El 6 de octubre fue aceptado como tal y se dio por comenzada la Primera Guerra Carlista. Después de muchas peripecias, huidas y cortes ambulantes, Carlos V abdicó en Francia a favor de su hijo Carlos VI.

Carlos María Isidro de Borbón

Carlos María Isidro de Borbón

Carlos X nació en 1757 en Versalles. Sucedió a su hermano Luis XVIII en el poder. Permaneció en el exilio durante la Revolución francesa y el dominio de Napoleón. Regresó a su país una vez instaurada la monarquía borbónica. Murió en Venecia en 1836.

Suecia ha tenido varios monarcas con el nombre de Carlos, ellos son:

  • Carlos IX, rey de 1599 a 1611.
  • Carlos X Gustavo, rey de 1654 a 1660
  • Carlos XI, rey de 1660 a 1697
  • Carlos XII, rey de 1697 a 1718
  • Carlos XIII, rey de 1809 a 1818
  • Carlos XV, rey de 1859 a 1872
  • Carlos XVI Gustavo, rey desde 1973

Juan Carlos I, nieto de Alfonso XIII, nació en Roma en 1938, proclamado rey de España por las Cortes en 1975, cuando tenía 37 años. En diciembre de 1978 acató la Constitución, previamente aprobada en referéndum por el pueblo español, en la que se le reconoce en el artículo 57 como “legítimo heredero de la dinastía histórica”.

Puede haber otros monarcas con el nombre de Carlos, pero estos son los más importantes  en opinión del que suscribe.

Bibliografía consultada

Anon. La estúpida muerte de Carlos VIII. Tripod. http://chacho44.tripod.com/id23.html

Anon. Carlos I de España. Biografías y vidas. http://www.biografiasyvidas.com/biografia/c/carlos_i_v.htm

Anon. Carlos VIII Knutsson. Biografías y vidas. http://www.biografiasyvidas.com/biografia/c/carlos_viii_knutsson.htm

Otras informaciones adicionales tomadas de Wikipedia

Escrito por Ricardo Labrada, 13 de junio de 2016

Los gobernadores norteamericanos en Cuba: Charles Magoon

Los hombres de Estado son como los cirujanos:

sus errores son mortales”.

François Mauriac (1905-1970) Escritor francés.

La situación política de Cuba en 1906 era realmente insostenible. Tomás Estrada Palma, el presidente de la República, no era capaz de enfrentar debidamente las exigencias del pueblo humilde, del pueblo explotado y de las masas afrocubanas sometidas a un racismo cruel. Lo único que se le ocurrió fue reelegirse, para lo cual utilizó a su llamado Partido Moderado en contra de los liberales republicanos liderados por el futuro presidente José Miguel Gómez y por los liberales nacionales encabezados por otro futuro mandatario, Alfredo Zayas.

La oposición fue tal que tuvieron lugar serios alzamientos armados en Pinar del Río, la Habana y las Villas. A esas sublevaciones le llamaron Guerrita de Agosto (1906). Estrada Palma mandó a arrestar a José Miguel Gómez, mientras que la guardia rural asesinó al general afrocubano Quintín Bandera, quien encabezaba a los negros en rebeldía. A Banderas lo asesinaron a machetazos. En este proceso el general Bartolomé Massó intentó una mediación a través de los generales Menocal y Cebreco, pero Estrada Palma no se declaró disponible a diálogos, dijo que primero deponer las armas y luego se hablaría.

Quintín Bandera

Quintín Bandera fue asesinado a machetazos por las fuerzas represivas de Estrada Palma

Cuando ya la situación no tenía salida pacífica, el mismo Estrada Palma solicitó la intervención militar de Estados Unidos, apoyado en la existencia de la enmienda Platt en la constitución del país. Theodore Roosevelt aceptó la solicitud y acto seguido envió al Secretario de la Guerra de Estados Unidos, William H. Taft, quien asumió el cargo de Gobernador Provisional de Cuba. Naturalmente, Taft vino a Cuba acompañado de miles de soldados norteamericanos, exactamente 5 600 efectivos según fuentes norteamericanas. Por su parte, Estrada Palma huyó a Nueva York, viviendo en el Condado de Orange hasta el final de sus días.

Una vez apaciguada la situación y liberados los sublevados, el gobierno norteamericano y el secretario de Guerra, Taft, decidieron traer a Mr. Charles Edward Magoon como gobernador a Cuba.

Charles Edward Magoon

Charles Edward Magoon

¿Quién era Magoon? Nació el 5 de diciembre de 1861 en Owatonna, Condado Steele, Minnesota, pero se crió en Nebraska desde temprana edad. En 1876 comenzó estudios preparatorios en la Universidad de Nebraska en Lincoln, donde se mantuvo por dos años hasta que finalmente se enroló como estudiante regular. Esos estudios los abandonó en 1878. Decidió entonces estudiar leyes de forma independiente en una firma dedicada a esta profesión. En 1882 ejerció por primera vez en Lincoln, Nebraska. Luego fue abogado de la Guardia Nacional de Nebraska, donde fungió como juez.

En 1899, Magoon fue designado para trabajar en el estudio de abogados de la recién creada División de Aduana y Asuntos Insulares, más tarde llamada Buró de Asuntos Insulares adscrito al Departamento de Guerra de los EE.UU. y bajo la dirección del Secretario de Guerra, Russell A. Alger.

En ese entonces existía una controversia legal y política respecto a si a los pueblos de los nuevos territorios adquiridos se les otorgaba los mismos derechos concedidos en la Constitución de los Estados Unidos a sus ciudadanos. Magoon preparó un informe a Alger en que exponía que los pueblos de Puerto Rico y las Filipinas deberían tener los mismos derechos que los ciudadanos norteamericanos. El Secretario Argel renunció y el informe de Magoon quedó sin seguimiento.

En 1903, el Secretario de Guerra Root anunciaba su retiro del cargo, y se llegó a pensar que Magoon podría irse también, pero no fue así. Roosevelt nombró a Magoon consejero general para asuntos del istmo de Panamá en junio de 1904. Más tarde el presidente norteamericano pidió la dimisión de todo el cuerpo dedicado a la dirección de la Zona del Canal. En ese entonces Magoon trabajaba en la capital de EEUU pero dedicado al asunto del proyecto del Canal. Después de la dimisión solicitada, el nombramiento de Magoon como nuevo gobernador del Canal no se hizo esperar, por lo que no tuvo otra opción esta vez de ir a residir a Panamá.

En Panamá unas de las actividades más importantes que promovió fue la sanidad y la lucha contra el mosquito como trasmisor de fiebre amarilla y paludismo. Magoon, a diferencia de otros compatriotas suyos, entendió la necesidad de combatir a estos vectores si se quería avanzar en las obras civiles proyectadas. No obstante, la administración de esta zona no era la mejor y Magoon había establecido algunas medidas legales que no eran bien vistas por el congreso, lo cual obligó a que testificara sobre lo realizado y su justificación en cada caso.

Aunque no se sabe mucho de las conclusiones del congreso, una de las que se filtró fue que se proponía nombrar a Magoon vice-gobernador en las Filipinas y de esta forma dejaría su entonces función como gobernador en la zona del Canal. No obstante, los sucesos en Cuba a partir de 1905 hicieron que el gobierno de EE.UU. cambiara de parecer y decidiera enviar a Magoon a la misión de apaciguar a los cubanos.

En octubre de 1906, Magoon fue nombrado oficialmente gobernador de Cuba. Él mismo decidió no organizar ninguna ceremonia de nombramiento. Se limitó a preparar un memorándum leído al pueblo en que se comprometía a cumplir con sus obligaciones  así como preservar la constitución y la independencia de Cuba.

Una de las primeras actividades de Magoon fue reducir cualquier movimiento de sublevación existente en el país. Luego coordinó la construcción de hasta 200 quilómetros de carreteras. Igualmente se preocupó por organizar las fuerzas represivas del país. Fue él quien dio órdenes de organizar el ejército cubano. La otra actividad fue remover los restos del buque Maine, ya que los mismos interferían con el tráfico normal en el Puerto de la Habana. Magoon había recibido informes que exponían que la población cubana no entendía la razón para que el gobierno cubano y el americano no hubieran hecho ningún esfuerzo en investigar claramente lo sucedido. La población no creía en la teoría de un torpedo español en esa explosión. Lo que exponía Magoon a su gobierno era la duda de la justificación de entrada de EE.UU. en guerra contra España en 1898. Nada de lo dicho por Magoon fue tomado en consideración inmediata. La remoción de los restos del buque tuvo lugar en 1910 cuando Magoon ya se había marchado de Cuba.

El gobierno norteamericano veía con buenos ojos la administración de Magoon, pero desconocía o se hacía el ciego con otras cosas que venían sucediendo en Cuba. De hecho este señor fue el que fomentó la corrupción en el país, para los cubanos no había mucha diferencia entre Estrada Palma y Magoon. Varios escritores cubanos llamaron hombre de cera a Magoon, por su carácter duro, grosero, ambicioso y siempre dispuesto a expoliar. El cubano Carlos Manuel Trelles escribió al respecto: “corrompió profundamente la nación cubana, y además de ello siempre mostró absoluto desprecio hacia ella”.  La mayoría de los historiadores cubanos tienen una mala opinión sobre Magoon, quien dejó un mal recuerdo y un mal ejemplo en el país. Su gestión fue de retrotraer Cuba a las prácticas corruptas de la época colonial.

El único aspecto positivo reconocido fue la elaboración de una serie de leyes complementarias a la Constitución de 1901, necesarias para el regreso a un gobierno dirigido por los cubanos. Ese conjunto de leyes fue elaborado por una Comisión Consultiva integrada por tres norteamericanos, uno de los cuales la presidía, y por nueve cubanos. En esa Comisión desempeñó un importante papel el patriota cubano Juan Gualberto Gómez. De las leyes se derivaron el sufragio universal y la autonomía de los municipios.

El 29 de enero de 1909 Cuba tuvo su segundo presidente, en este caso el liberal José Miguel Gómez, quien al parecer asimiló bien las enseñanzas del gobernador. La corrupción continuó y el refrán de entonces era de “Tiburón se baña pero salpica”. El tiburón era el nuevo presidente, quien se apropiaba de todo a su alcance y le daba algunas regalías, “salpicaba”, a sus colaboradores.

JoseMiguelGomez

José Miguel Gómez (El Tiburón)

Meses después de haber terminado su servicio en Cuba, Magoon recibía del presidente Taft una felicitación oficial.

Terminada su misión en Cuba, Magoon se retiró del servicio público, se tomó un año de vacaciones en Europa. Luego le propusieron algunos cargos, como embajador en China o posiciones en el Gabinete Americano, los cuales él nunca aceptó.  Murió en 1920 en Washington, D.C. debido a complicaciones con una operación de apendicitis aguda.

Bibliografía consultada

Anon. 2012. Military occupation: Charles Magoon. The Cuban History.com. http://www.thecubanhistory.com/2012/05/military-occupation-charles-magoon/

Anon. Charles Edward Magoon. Alchetron. http://alchetron.com/Charles-Edward-Magoon-1206077-W

Bristow D. 2015. Prairie Imperialists: Expansion from Nebraska to Cuba and the Philippines. Nebraska state historical society, 3 enero. http://www.blog-nebraskahistory.org/2015/01/prairie-imperialists-expansion-from-nebraska-to-cuba-and-the-philippines/

Pérez Medina Nancy. 2011. 29 de septiembre de 1906: Segunda intervención norteamericana en Cuba. Alocubano, 28 setiembre. https://alocubano.wordpress.com/2011/09/28/29-de-septiembre-de-1906-segunda-intervencion-norteamericana-en-cuba/

Escrito por Ricardo Labrada, 9 junio de 2016

Vida y gestión de Maximilien Robespierre

Quien a hierro mata, a hierro muere

Formulación de la bíblica ley del Talión

Viendo la danza de políticos en la escena mundial en próximas elecciones, no sé por qué he recordado en estos días cada vez más a Maximilien Robespierre, que para el que suscribe, no es más que una figura brillante al inicio de su carrera y luego tristemente célebre. Es posible que ese recuerdo esté dado por la posibilidad que actualmente surjan nuevos “salvadores” y que puedan evolucionar convirtiéndose en déspotas como lo fue el personaje de referencia al final de su efímera carrera como gobernante.

Maximilien Robespierre nació el 6 de mayo de 1758 en Arras, Francia, hijo de Maximilien-Barthélémy-François de Robespierre, abogado ante el Consejo Supremo de Artois, y de Jacqueline-Marguerite Carraut, hija de un cervecero de Arras. Los padres de Robespierre se casaron en enero de 1758, por lo que Maximilien había sido engendrado antes de la unión familiar de sus padres. Se dice que el viejo Maximilien Barthélémy emigró a EE.UU.  y abandonó a su familia a su suerte después de 1764. La pareja llegó a tener cuatro hijos más. La realidad es que el viejo Maximilien-Barthélémy no llegó a emigrar al nuevo hemisferio. Eso fue lo que él le dijo a un abad, amigo suyo. En 1956 se encontró el acta de sepultura de ese señor, que indicaba su fallecimiento en Múnich en 1777, donde había ejercido como profesor de idiomas.

Robespierre

Maximilien Robespierre

Maximilien estudió con ahínco en escuela de Arras, a su vez criaba palomas en el jardín de su casa. Era un lector voraz, cuanto caía en sus manos él se leía. Poco a poco él sintió la necesidad de ennoblecer su nombre, sentía el desprecio hacia él de parte de los más opulentos. En los libros del filósofo francés Jean-Jacques Rousseau encontraba su inspiración, ahí veía que los nobles eran privilegiados gracias a una fortuna usurpada al resto de la población. Esa visión de la vida le convirtió en una persona austera.

Para suerte de Maximilien, él contó con la protección del obispo de la ciudad y así obtuvo beca para estudiar en el colegio Luis el Grande de París. Realmente él era un estudiante muy dedicado y la beca muy merecida. En ese período de becario pudo conocer al que fuera luego periodista, Camille Desmoulins, con quien tuvo buena amistad desde entonces.

En 1778, Maximilien logró visitar a su inspiración, al gran Rousseau, quien murió en ese mismo año, pero cuyo encuentro marcó bastante en la vida de Robespierre. Ya en ese entonces estudiaba en la Escuela de Leyes, igualmente por beca, donde se graduó en  1781. Posteriormente regresó a Arras, donde comenzó a trabajar en su profesión. Robespierre, en sus inicios como profesional, era un defensor de la monarquía existente.

Poco antes que estallara la Revolución Francesa fue electo diputado de los Estados Generales que se convocaron en mayo de 1789. Sirvió en la Asamblea Nacional Constituyente y allí, como todos los grandes populistas de todos los tiempos, se destacó por sus discursos, instrumento muy útil para engatusar a las masas. En 1790 se presentaba como enemigo de la monarquía y se unió a la izquierda, representada por los jacobinos, llegando a ser presidente de los mismos. Sus discursos fueron numerosos, en ellos se mostraba a un hombre firme defensor de las reformas democráticas. La metamorfosis política tenía ya lugar.

Asamblea nacional francesa

En agosto de 1792 la monarquía francesa fue abolida y Robespierre fue electo diputado de la Convención Nacional por París. Tampoco dudó en reclamar la ejecución de Luis XVI, que cualquiera diría que era normal. Se equivoca quien así lo piense, Robespierre antes de involucrarse en el movimiento revolucionario era un opositor de la pena capital. En ese mismo 1792, denunció el conflicto de Francia con Austria y se declaró enemigo de la guerra.

Robespierre adoptó como objetivo principal luchar contra el escritor y político girondino Jacques Pierre Brissot y aquellos que les apoyaban. Gracias al apoyo de la Comuna de París y de las asambleas de sans-culottes (descamisados) de los distritos de la capital francesa, consiguió que fueran excluidos en mayo de 1793. De hecho Brissot era partidario de la república, pero era del criterio de sostener la guerra con Austria. Al ser excluido de la Convención huyó, y en octubre de 1793 guillotinado.

En ese mismo año de 1793 el abogado Robespierre era otra persona. La democracia que tanto había reclamado pasó a un segundo plano. Continuó su ascenso y adquisición de más poder, era parte del Comité de Salvación Pública y logró controlar el gobierno, ya no había oposición, era él de hecho el nuevo rey sin llamarse así.

Con ayuda del Comité de Salvación, que debió llamarse Comité del Terror, comenzó la purga más intensa que se haya conocido en la historia de Francia. Para Robespierre los moderados eran tan enemigos como sus opositores. Sin embargo, a su favor hay que reconocer que nunca se puso del lado del periodista ultrarrevolucionario Jacques Hébert, editor del periódico Le Pere Duchesne, pero tampoco apoyó a los moderados encabezados por Georges Jacques Danton, su amigo Desmoulins y Fabre D´´Eglantine. Al final los líderes de ambas facciones fueron ejecutados poco después que  el médico Jean-Paul Marat fuera asesinado a manos de la girondina Charlotte Corday.

Ejecución en la guillotina

La guillotina era la vía de ejecución

Otra medida descabellada del gobierno de Robespierre fue el culto al Ser Supremo, algo que venía de las ideas de Rousseau. Se buscaba reemplazar con este culto a la religión católica pero tampoco se hacía favorable al ateísmo. Era una especie de religión laica, donde se exaltaba a un ser supremo, quien no  intervenía en el destino de los hombres, algo igualmente abstracto. Por supuesto, católicos y ateos no estuvieron de acuerdo con el decreto al efecto, pero los “descamisados” de la capital si lo apoyaron. Esa especie de deificación se ejecutó por primera vez en el funeral de Marat.

El Comité de Salvación Nacional y su líder Robespierre no vacilaron en implantar la acción que ellos denominaron “Terror”, o sea la aplicación inmediata de la justicia en defensa de la Virtud y del bien público. La realidad francesa fue que miles de personas fueron ejecutadas en la guillotina, y no eran solo los contrarrevolucionarios, no, igualmente hombres y mujeres que apoyaron el nuevo régimen implantado. Bastaba la sospecha para que viniera la ejecución. Lo absurdo es que Robespierre, el enemigo de la pena capital, se convirtió en su primer defensor. Veamos una parte de lo que escribió sobre este asunto en La Teoría del Gobierno Revolucionario:

El gobierno constitucional se ocupa principalmente de la libertad civil; y el gobierno revolucionario de la libertad pública. Bajo el régimen constitucional es suficiente con proteger a los individuos de los abusos del poder público; bajo el régimen revolucionario, el propio poder público está obligado a defenderse contra todas las facciones que le ataquen. El gobierno revolucionario debe a los buenos ciudadanos toda la protección nacional; a los enemigos del pueblo no les debe sino la muerte”.

No es que el terror fuera algo nuevo. Las monarquías y el clero habían impuesto sus regímenes absolutos a base de mucho terror, pero su uso posterior dentro de la nueva república francesa sentó un mal precedente para el futuro. No puede haber democracia con terror. La idea de esterilizar la sociedad con matanzas despiadadas y masivas es propia de los regímenes absolutistas, sean monárquicos o republicanos, de izquierda o de derecha. La teoría del terror fue luego utilizada en otras revoluciones, Lenin decía que al terror blanco (la contrarrevolución), se le oponía con el terror rojo. Hay muchos ejemplos de terror. Ninguna dictadura puede sostenerse en el poder sino es con ayuda de sus fuerzas represivas, la prohibición, la censura y la persecución a todo aquel que se les oponga.

Todo tiene su final, lo que sucede es que ha habido dictadores que han muerto tranquilos en sus lechos y no han tenido que pagar por nada de sus desmanes, e incluso una parte de la población suele recordarles como salvadores de la patria. Robespierre no tuvo la suerte de morir tranquilo.

El dictador pronunció un discurso el 26 de julio de 1794 (por el calendario francés republicano era el 8 de termidor del año II de la república), donde nuevamente se presentó anunciando que revelaría una nueva lista de traidores a la revolución. En eso era indetenible. Su colaborador en el terror impuesto, Louis Antoine de Saint Just, se acercó a Robespierre al siguiente día con un informe a presentar y algunos diputados realmente se atemorizaron, pensaron que ahí estaba la nueva lista de la que había hablado Robespierre. Los diputados comenzaron a gritar y a interrumpir la exposición de Saint-Just. Allí Robespierre, su hermano Augustin, Philippe Le Bas y George Couthon, miembros del Comité de Seguridad, fueron detenidos y luego liberados, los que finalmente se refugiaron en el edificio del ayuntamiento con protección militar de parte de la tropa del general Hanriot. El lugar fue asaltado por los sublevados y Robespierre ya herido en la mandíbula, fue nuevamente apresado. Al siguiente día, 28 de julio de 1794, fue llevado a la Plaza de la Concordia, en aquella época llamada de la Revolución, donde fue guillotinado conjuntamente con otros veintiún colaboradores, entre ellos Saint-Just, Couthon y el general Hanriot. El cuerpo del dictador fue llevado a una fosa común en el cementerio de Errancis, al cual se le vertió cal viva para borrar los rastros.

La democracia republicana desembocó en Terror, realmente se desvió y mucho tuvieron que ver los factores subjetivos en esta desviación.  La democracia requiere de muchos pocos y uno de ellos es el gobierno conjunto y no unipersonal, el gobierno prestando oído a las masas del pueblo y procurando el bienestar de todos, además de moderación y tolerancia con los opositores. No todos en una sociedad tienen que pensar igual, las personas no son robots, y derecho tienen a pensar, opinar y discrepar. Robespierre lamentablemente equivocó el rumbo y con ello Francia volvió años después a ser dominada por nuevos monarcas.

Bibliografía consultada

Anon. Maximilien de Robespierre. Biografías y vida. http://www.biografiasyvidas.com/biografia/r/robespierre.htm

Anon. Maximilien Robespierre. Buscabiografías.com. http://www.buscabiografias.com/biografia/verDetalle/744/Maximilien%20de%20Robespierre

Anon. Biografía de Robespierre – Quién fue. Quien.net. http://www.quien.net/robespierre.php

Anon. Biografía de Robespierre-Resumen Ejecución de Jacobinos, Fin del Terror. Grandes Biografías. http://historiaybiografias.com/robespierre/

Muñoz Fernández Víctor. 2012. Robespierre y su dictadura del Terror. Red Historia, 9 oct.. http://redhistoria.com/robespierre-y-su-dictadura-del-terror/

Escrito por Ricardo Labrada, 11 de junio de 2016

La Revolución cultural en China, un recuerdo de mi juventud

En una revolución, como en una novela, la parte más difícil de inventar es el final”.  Alexis Tocqueville (1805-1859), político e historiador francés

En la década de los 60 estudiaba en Kiev, la Ucrania Soviética. Era una época convulsa, guerrillas en varias partes de América Latina, EEUU se enfrentaba al Vietnam en una guerra desigual, en Europa los movimientos de protesta estaban a la orden del día, en África persistía el apartheid en Sudáfrica y en Namibia, mientras que países como el actual Zimbabwe y las colonias en manos de Portugal luchaban por su independencia. A eso hay que sumar que en el llamado mundo socialista europeo las convulsiones no faltaban. En 1968 la URSS nuevamente intervenía en territorio de uno de sus “aliados”, Checoslovaquia, luego en Polonia se desató otra protesta similar en aras de mejoras para los trabajadores en general.

China no dejaba de tener sus problemas. Viviendo en la URSS, estaba casi informado de todo lo que acontecía en China. Las ofensas mutuas de los líderes Nikita Serguéievich Jruschov de la URSS y de Mao Zedong de China era pan nuestro de todos los días. Dos países socialistas se comportaban como perro y gato, y hasta confrontaciones militares tuvieron en 1968 y 1969. En 1967 un secretario del partido comunista de un pueblo de Hungría, me decía que la III Guerra Mundial sería entre la URSS y China. Por suerte ese pronóstico no se cumplió.

Nikita Serguéievich Jruschov y Mao Zedong

Nikita Serguéievich Jruschov y Mao Zedong

Ya China había sufrido grandes fracasos durante el llamado Gran Salto Adelante que llevara a cabo Mao a finales de la década de los 50. En ese proceso, por decreto oficial se declaró la guerra a cuatro grandes plagas, entre ellas los gorriones, aves que comían no se sabe cuántos granos de arroz diariamente y con su erradicación, se podría aumentar sustancialmente la producción arrocera. Imagínense Uds., miles de chinos, jóvenes y viejos detrás de los gorriones tratando de cazarlos. Del daño ecológico con esta caza no se ha hablado mucho, me refiero a esos que aún hoy día intentan alabar la obra de Mao. Querer erradicar al gorrión ocasionó un grave daño ambiental y económico. Al final la producción arrocera china no aumentó, pero si aquellas poblaciones de plagas que usualmente eran atacadas por los gorriones. Hubo de hecho un aumento del ataque de las langostas y se debió a la exterminación de los gorriones.

Ante el fracaso del Gran Salto Adelante, las autoridades gubernamentales chinas se dieron cuenta del error y lo primero que hicieron fue solicitar una población de gorriones de la vecina URSS. Alrededor de 200 mil ejemplares fueron llevados de la Unión Soviética a China para enmendar el daño. Ya hoy día quien mate un gorrión en China le puede costar caro. El Gran Salto Adelante obligó a la colectivización forzada de la agricultura, creando comunas de producción agrícola e industrial, ya que se integraba la industria del acero en pequeñas unidades productivas y diseminadas por todo el territorio nacional. Todo el mundo estaba de cierta forma vinculado a la fundición del acero y todo fue un fracaso. El hambre azotó con fuerza a todo el país.

Explico todo esto como antecedente y para que se entienda lo que vino después. Liu Shaoqi era entonces el presidente de la república popular, y Den Xiaoping era el secretario general del partido comunista. Ellos habían comenzado cambios contrarios a la dirección adoptada por Mao, algo relegado de sus funciones de gran líder, pero por poco tiempo. Mao era el presidente del partido y supo reponerse del fracaso, para lo cual se propuso otra nueva empresa, la Revolución Cultural. Para poder desarrollar su plan se valió de una juventud agresiva e ignorante, a la que incentivó a destruir todo aquello que pintara burgués, incluido líderes del partido, sospechosos de tener ideas pequeño-burguesas. Mao preparaba la gran purga del partido, era menester eliminar todo aquello que se le opusiera. Había que recuperar el poder a toda costa, fue así que aparecieron los grupos llamados Hóng Wèi Bīng o Guardias Rojos, que se encargarían de pasarle la cuenta a todos los opositores de Mao.

Liu Shaoqi y Den Xiaoping

Liu Shaoqi y Den Xiaoping

Por supuesto, Liu Shaoqi fue llevado a plaza y allí humillado por decenas de Hóng Wèi Bīng. Un hombre con historial, que había luchado de siempre, primero contra la ocupación nipona y luego contra las fuerzas nacionalistas del Kuomitang, era ofendido y golpeado en plaza por un grupo de mocosos inconscientes. A Den Xiaoping se le mandó a reclusión rural con su familia y destituido de sus cargos. Liu murió en 1969 debido al maltrato recibido en prisión.

Mao había tenido algunos aliados incondicionales en esta empresa, uno de ellos era Lin Biao, militar que sustituyó casi de inmediato al legendario ministro de defensa Peng Dehuai. He leído en una autobiografía de Mao, que él sentía aversión a este hombre debido a la muerte de su hijo mayor en la guerra de Corea, donde Peng directamente había dirigido la acción de las tropas chinas. Lin Biao fue el aliado perfecto, hombre que tenía una enorme doble moral, por un lado preparaba un libro sobre el pensamiento de Mao y por otro se aprestaba a tener más poder del que ya le habían dado, quiso convertirse en presidente de China.

Los otros aliados fueron los miembros de la tristemente célebre banda de los cuatro, dirigida y manipulada por la mujer de Mao, la actriz  Jiang Qing, la cual hizo y deshizo incluso después de la muerte de Mao.

En la Unión Soviética, Nikita Jruschov había sido destituido como secretario del PCUS en setiembre de 1964, por lo que los ataques chinos a la URSS eran impersonales, no había antecedente para ataques directos a los nuevos líderes, Leonid Brezhnev y Alexei Kosiguin. La prensa soviética de entonces, sea televisiva como escrita, reportaba los acontecimientos de la revolución cultural. Por la TV se reportaban como se llevaban centenares de libros de literatura, no importaba quien lo hubiera escrito, bastaba que fueran de occidente o considerado burgueses, para que terminarán quemados. Una verdadera inquisición cultural. Igualmente los dirigentes que se consideraran con serios problemas ideológicos y eran igualmente maltratados públicamente, donde se les obligaba a que pidieran perdón por sus errores.

No faltó un día que apareciera Mao nadando en el río Yang Tse y la gente rindiéndole honores como si se tratara de un Dios. Tenía 73 años y se reportó que había nadado 13.5 km, una distancia considerable para un hombre viejo. Otros “milagros” también fueron reportados por la prensa local posteriormente.

El único sobreviviente de la purga, dentro de la cúpula dirigente, fue el primer ministro Zhou En Lai, quien tampoco pudo evitar los ajustes de cuentas con centenares de dirigentes del partido a lo largo y ancho del país.

Mao recuperó su poder, intensificó su culto a la personalidad, en fábricas y otros centros laborales había que leer a una hora del día algo del legado de sus ideas, las que “nos alumbran para un futuro mejor”. Lin Biao siguió en su ambición de poder y finalmente tuvo que salir huyendo del país. Pereció en accidente aéreo, cuyos detalles desconozco.

Pasaron los años, como ya dije, Deng Xiaoping volvió a la escena a finales de 1969 cuando Lin Biao ya había perecido, pero poco le duró su restablecimiento. Nuevamente fue sancionado y no fue hasta después de fallecido Mao cuando Hua Guofeng, sustituto de Zhou Enlai como primer ministro cuando éste murió, se encargó de sacar de circulación a la siniestra banda de los cuatro. Fue entonces que otros dirigentes apartados por Mao volvieron a la escena y liderados por Deng Xiaoping tomaron el poder del gobierno y el partido. El nuevo líder inició un programa de modernización del país, eliminó, sin hacer mención a Mao, todo lo negativo económicamente que fuera parte de los procesos anteriores. Tampoco se le ocurrió establecer un culto a la personalidad como lo hiciera Mao. A partir de entonces China comenzó a cambiar en el ámbito económico para convertirse en lo que es hoy, una potencia industrial, con mucha contaminación urbana y rural, es cierto, pero ya no es el país de los poquitos ni de los granitos para los gorriones. No hubo más invenciones, ni voluntarismos económicos.

Un gran retrato de Mao preside la plaza del Tian An Men, existe un mausoleo que visité hace años y sus obras están a la venta para quien las quiera comprar, sea en mandarín como en varias lenguas extranjeras, pero para la población china es como si Mao no existiera, nadie habla de él y nadie trata de decir nada sobre su persona.

Un día estaba en la calle  Wangfujing de Beijing, probablemente la más importante comercialmente en la capital de China, donde me tropecé con una tienda de libros. En la vidriera había dos fotos una al lado de la otra, era de Liu Shaoqi y otra de Mao. Le pregunté a mi colega chino si aquello no era realmente paradójico, él se limitó a mirarme y a callar.

La población china no gusta hablar de la Revolución Cultural, casi todos admiten que fue otro gran error en la vida del país. Sin embargo, nadie quiere entrar en detalles o hablar del tema. Muchas personas mayores que conocen cómo fue todo, prefieren no hablar, muchos lo hacen por haber sido probablemente Hóng Wèi Bīng y sienten vergüenza de haberlo sido.

Un reciente editorial del Diario del Pueblo, órgano oficial del Partido Comunista (PCCh), describió aquella época como “caos interno que trajo enormes catástrofes”. El artículo describe a la revolución cultural como un obstáculo muy grande en el proceso de desarrollo del partido y del país. Ya en una sesión anterior del PCCh, en 1981, se concluyó que la revolución cultural había sido un error. Han pasado cincuenta años de aquel suceso, las huellas no se han borrado, pero todos quieren olvidar.

Escrito por Ricardo Labrada (16 de mayo 2016)

Los gobernadores norteamericanos en Cuba: Leonard Wood

 

A Cuba se le ha dejado poca o ninguna independencia

con la Enmienda Platt y lo único indicado ahora es

buscar la anexión

En carta de Leonard Wood a su amigo,

el presidente de EE.UU. Theodore Roosevelt

El 20 de diciembre de 1899, el general Leonard Wood, gobernador de Santiago de Cuba, sustituyó a John Ruther Brooke como gobernador de Cuba. Este cambio era realmente inesperado, Brooke había realizado una obra a favor de establecer un ambiente de trabajo, inversiones e infraestructuras en Cuba.

Las causas del cambio pueden ser muchas. Brooke era partidario de concederle a Cuba su independencia en un corto período de tiempo, algo que no estaba contemplado en los planes de los ocupantes norteamericanos. La entrada de Wood, amigo personal de Theodore Roosevelt, era para ligar más el destino de Cuba a los designios de Washington. Había que buscar la manera de retirar el ejército de ocupación en el país, a la vez que se le imponían algunas condiciones favorables a los EE.UU. Fue en el período de la gobernación de Wood que se redactó la llamada Enmienda Platt, la cual daba autoridad a Washington para intervenir en Cuba en caso de revueltas o de crisis. Esa Enmienda fue incluida e impuesta en la Carta Magna como paso previo a otorgar la independencia a Cuba.

Wood era nacido el 9 de octubre de 1860 en Winchester, quien estudió medicina en la escuela médica de Harvard, donde se graduó en 1884. Inmediatamente después inició su carrera militar como cirujano del ejército de su país en la zona Sudoccidental de EE.UU., donde llegó a ascender como capitán y asistente de cirugía en 1891. Wood se destacó en la guerra contra los Apaches y la captura de su líder, Gerónimo. Por sus servicios en esta injusta guerra se hizo merecedor de la Medalla de Honor del Congreso en 1886.  Luego pasó a trabajar como médico del presidente norteamericano Stephen G. Cleveland, donde conoció al entonces secretario de Marina, Theodore Rosselvet, y con quien conjuntamente organizaron la unidad especial de caballería, que fueron conocidos como Rough Riders (Jinetes salvajes), que era integrada por vaqueros, mineros y algunos estudiantes.

Leonard Wood

Leonard Wood

Fue Wood quien dirigió a los Rough Riders durante la guerra hispano-americana, que contaba con Roosevelt como segundo al mando. Wood fue quien dirigió la sangrienta batalla de Las Guásimas, con cuantiosas pérdidas humanas del lado norteamericano. Esa batalla no fue nunca un triunfo de EE.UU., todo lo contrario. Luego dirigió el ataque a las colinas de San Juan, todo en pro de conquistar la ciudad de Santiago de Cuba.

Los jefes de los Rough Riders, de izq. a der. Joseph Wheeler, Leonard Wood y Theodore Roosevelt

Los jefes de los Rough Riders, de izq. a der. Joseph Wheeler, Leonard Wood y Theodore Roosevelt

Una vez vencida España en esa guerra, Wood fue designado gobernador de la ciudad de Santiago de Cuba, cargo que ejerció hasta la salida de John Ruther Brooke como gobernador de Cuba.  Wood realmente heredó muchas cosas realizadas por su antecesor. Durante su mandato se organizaron las Asambleas de Notables,  integradas por figuras de la política y los negocios, los cuales eran partidarios de la independencia de Cuba y eran mayoritariamente a favor de que los cubanos se gobernaran por sí mismos. El 25 de julio de 1900 Wood dio a conocer la Orden Militar No. 301, que convocaba la Convención Constituyente, la cual tendría el objetivo de redactar y adoptar una constitución para el pueblo cubano. Los miembros de la Convención debían discutir y acordar con las autoridades norteamericanas cuáles serían las relaciones entre Washington y la república naciente, donde la Enmienda ya mencionada fue incluida en la Carta Magna.

Dicha enmienda fue una propuesta del senador Orville H. Platt, quien el 28 de febrero de 1901 propuso modificar la Ley de Gastos del Ejército, que incluía una cláusula regulatoria de las relaciones de Cuba con los EE.UU. La propuesta fue aceptada y enviada a Wood, quien la entregó a la Asamblea Constituyente.

De hecho los representantes cubanos en esa Asamblea no les agradó esta imposición. La misma, en su artículo III consentía la intervención de EE.UU. a fin de conservar la independencia cubana. En el VI, excluía a Isla de Pinos de la jurisdicción cubana. En su artículo VII imponía las condiciones de EE.UU. a Cuba de venta de tierras para carboneras y bases navales en los puntos que así lo entendiese el presidente norteamericano. De hecho la base naval de Guantánamo surge de esta misma enmienda. En síntesis, lo impuesto no era más que un instrumento para la abierta injerencia norteamericana en el desarrollo de la sociedad cubana.

Theodore Roosevelt y el General Leonard Wood

Theodore Roosevelt y el General Leonard Wood en una conversación en 1920

Con el cambio de poderes el 20 de mayo de 1902, Wood embarcó de regreso a su país dejando atrás a una república, que debería mirar a Washington cada vez que tuviera algún problema interno. La verdad no se puede ocultar y así fue que se desarrollaron las cosas durante el mandato de Wood.

El regreso a su país le sirvió para ser ascendido a General y enviado casi de inmediato a las Islas Filipinas. Allí hizo frente a la sublevación de los moros en 1904 y creó el primer cuerpo filipino militar en 1906.

En 1910 fue nombrado Jefe del Estado Mayor del Ejército. Desde ese puesto fortaleció la División de Maniobras y desarrolló el concepto de Ejército móvil. Ese desarrollo permitió un mejor desempeño de las tropas norteamericanas en la I Guerra Mundial. Wood entrenó las 89na. y 10ma. Divisiones de infantería que sirvieron en esta Guerra. No obstante, Wood renunció a su puesto previo a la entrada de EE.UU.  en esta guerra al solicitar más apoyo material para el ejército, algo con lo que el presidente Woodrow Wilson no estuvo de acuerdo.

Como militar escribió varias obras , entre ellas The military obbligation of citizenship (La obligación militar de la ciudadanía) y Universal military training (Entrenamiento universal militar). Igualmente creó un campamento de instrucción militar para civiles en Plattsburg (Nueva York).

Wood se presentó a las primarias del Partido Republicano en 1920, donde perdió con el candidato y futuro presidente Warren Harding. Después de esta derrota política, Wood regresó a a las Filipinas, donde permaneció como Gobernador hasta 1927. Durante ese período se mostró como un implacable opositor a la independencia de ese territorio. Allí enfermó en 1927 y fue sustituido en el puesto.

Su muerte ocurrió poco tiempo después de abandonar las Filipinas, aconteció en Boston el 7 de agosto de 1927 después de haberse sometido a una cirugía infructuosa de tumor cerebral.

Bibliografía consultada

Anon. Leonard Wood. http://www.wood.army.mil/MGLeonardwood.htm

Anon. Leonard Wood. Bio. http://www.biography.com/people/leonard-wood-9536308

Anon. Leonard Wood. Britannica.com. http://global.britannica.com/biography/Leonard-Wood

Anon. Leonard Wood. Biografías y vida. http://www.biografiasyvidas.com/biografia/w/wood_leonard.htm

Anon. Primera ocupación militar de Estados Unidos en Cuba. EnCaribe. http://www.encaribe.org/es/article/primera-ocupacion-militar-de-estados-unidos-en-cuba/767

Rodríguez Díaz María del Rosario. 2011. El fin del gobierno militar estadounidense en Cuba, 1901-1902. La opinión de la prensa mexicana oficialista. Latinoamérica. Revista de estudios Latinoamericanos No. 53, México.

Escrito por Ricardo Labrada (1 mayo de 2016)

Los gobernadores norteamericanos en Cuba: John Ruther Brooke

Cualquiera que sea nuestro destino,

o las circunstancias que a los cubanos nos

favorezcan o nos agobien, tendremos siempre

de vos una brillante memoria y os profesaremos

un motivadísimo sentimiento de respeto, de amor y de gratitud.”

Palabras de despedida en Cuba a John R. Brooke

Cuba se vio intervenida por EEUU a finales del siglo XIX, la explosión del buque Maine seguida de la declaración de guerra de EEUU a España y la intervención de las tropas del norte en la isla, provocaron la rápida rendición de una España agotada, y la gobernación de EEUU en Cuba, como dicen los mismos norteamericanos, para fines de pacificación.

Antes de que el país se convirtiera en una nueva república latinoamericana, dos norteamericanos gobernaron la isla, siendo el primero de ellos el Mayor General John Ruther Brooke, quien nació el  21 de julio de 1838 en Filadelfia, educado en Collegeville, West Chester, y que comenzó su carrera militar en la 4ª infantería de Pensilvania en 1861, entonces se desempeñaba como capitán. Posteriormente pasó a la 53 infantería del mismo Estado, sirvió en la batalla de Antietam en setiembre de 1862. Ya entonces era comandante de brigada. A continuación participó en la Batalla de Chancellorsville en la confrontación de Gettysburg. Brooke aquí demostró sus cualidades de oficial al resistir una fuerte contraofensiva del adversario, de la cual resultó gravemente herido.  Logró recuperarse y participó en la confrontación de Overland. Ya entonces fue promovido a Brigadier General de voluntarios y nuevamente fue herido en la Batalla de Cold Harbor en junio de 1864. Recuperado fue nuevamente promovido, esta vez como Mayor General.

John Rutter Brooke

John Rutter Brooke

Su trayectoria militar no se detuvo, participó en varias tristes batallas contra los indígenas americanos, entre ellas la famosa Wounded Knee, momento en el que dirigía el 7º regimiento de caballería. En 1897 fue nombrado mayor general del ejército y fue de los que dirigió la toma de Puerto Rico durante la guerra hispano-americana. Cuando el general Nelson Appleton Miles abandonó Puerto Rico, Brooke fue nombrado gobernador y jefe del ejército de ocupación, cargo que ocupó hasta que el 13 de diciembre de 1898 fuera nombrado gobernador en Cuba.

Como se ve Brooke fue un hombre con un extenso curriculum militar y de participación activa en varios combates. Su actividad como gobernador en Cuba tuvo sus pros más que sus contras. No obstante, desde un principio declaró algunas premisas de su mandato:

“que el pueblo de la Isla de Cuba es y de derecho debe ser libre e independiente”.

“no tienen deseo ni intención de ejercer jurisdicción y dominio sobre dicha Isla, excepto para su pacificación”,

– Su misión y la de su país, según afirmó fue la de entregar “el gobierno y dominio de la Isla a su pueblo”.

¿Qué se hizo durante su mandato de menos de un año? La primera tarea lógicamente fue la de organizar al gobierno civil y militar, y nombrar a los gobernadores civiles en las provincias. Ya en el mes de abril, se creó el Tribunal Supremo para Cuba y el primer Juzgado Correccional. Los gobernadores provinciales se dieron a la tarea de organizar los ayuntamientos. Es de señalar que los jefes militares fueron todos norteamericanos, la policía nacional era dirigida por el general Mario García Menocal, quien posteriormente fuera presidente, y la Guardia Rural por el general Alejandro Rodríguez. Todos los gobernadores civiles y los miembros del Consejo de Secretarios eran cubanos.

Anteriormente, el 6 de enero de 1899 se comenzó la recogida de las armas en el país. Hay quien critica esta actividad, le recuerdo a esos desmemoriados, que en 1970 se hizo algo similar, recoger toda arma que pudiera tener una persona no autorizada ¿cuál es la diferencia? En ambos casos fue actividad pacificadora. En aquel entonces ya España se había retirado.

Cuba había quedado devastada después de la guerra, no había comida, la producción agropecuaria estaba totalmente deteriorada, la miseria era grande. Se necesitaba del trabajo de los agricultores a fin de levantar aquella economía agrícola en crisis y la de restaurar la vivienda.

Durante el mandato de Brooke, se recogieron los restos de miles de cubanos muertos en la guerra y se sepultaron en sencillos monumentos funerarios. Los primeros asilos para ancianos vieron la luz en ese período.

Se promovió la educación universitaria, hubo incluso una ampliación de cátedras en cinco facultades.  El Plan del educador cubano Enrique José Varona se aplicó en la enseñanza media.

Se construyeron alcantarillas y acueductos, se pavimentaron nuevas vías, y se creó una comisión dirigida por el ilustre Carlos J. Finlay para combatir epidemias, entre ellas la fiebre amarilla a través del combate contra el mosquito Aedes aegypti. El gobierno de Brooke igualmente prohibió las corridas de toros y las peleas de gallos.

Como era de esperar, igualmente el capital norteamericano penetró en áreas importantes de la economía del país, como la producción tabacalera, la industria azucarera y la minería.

Los británicos estaban en Cuba en varios de los sectores anteriormente indicados e igualmente en las ferrovías. EEUU entró con fuerza en toda esa economía y se convirtió en un fuerte competidor de los negocios británicos en la Isla.

Brooke fue sustituido bruscamente en su cargo el 20 de diciembre de 1899 por el general Leonard Wood, quien previamente había fungido como gobernador de Santiago de Cuba, y del cual hablaremos en otra oportunidad.  Los cubanos de entonces se preguntaron la causa de dicho cambio inesperado. No es ningún secreto que buena parte de los cubanos veían positiva la obra de este gobernador en términos generales. No es errado tampoco sospechar que Brooke fuera partidario de otorgar la independencia a Cuba mucho antes de lo que ocurrió y que las autoridades de Washington DC no hayan visto con buenos ojos su supuesta proposición.

Brooke regresó a su país y el 21 de julio de 1902 se retiró definitivamente, tenía 64 años y una amplia hoja de servicios. Los últimos años de su vida los pasó en Filadelfia, donde murió el 5 de setiembre de 1926. Sus restos fueron sepultados en la Sección 2 del Cementerio Nacional de Arlington. Washington D. C.

Bibliografía consultada

Anon. Mayor General John Ruther Brooke. http://demasiao.com/puertorico/gobernadores/johnrutterbrooke.html

Anon. Cronología de gobernadores estadounidenses (1898-1946). Enciclopedia de Puerto Rico. http://www.enciclopediapr.org/esp/article.cfm?ref=08100101

Denie Valdés Wilfredo. El General Brooke favoreció al pronto establecimiento de la República de Cuba. Convivencia, Revista socio-cultural. Convivencia, http://www.convivenciacuba.es/pdf/Convivencia_10.pdf

Pérez Véliz Alie. El montaje del sistema político cubano en el marco de la ocupación norteamericana 1898 – 1902. Monografía.com. http://www.monografias.com/trabajos60/cuba-ocupacion-usa/cuba-ocupacion-usa2.shtml

Escrito por Ricardo Labrada (25 abril de 2016)

Miguel Hidalgo, el padre de la patria en México

El indulto es para los criminales, 

no para los defensores de la patria

Miguel Hidalgo

Hace unos días me informaba acerca de los mandatarios mexicanos, una historia de muchos presidentes interinos, lo cual demuestra la inestabilidad y divergencias de las fuerzas políticas de este país en los inicios de la república. Algunos de esos presidentes se habían opuesto a Miguel Hidalgo, otros como Anastasio Bustamante lo persiguieron.  Realmente conocía poco sobre la vida del sacerdote Hidalgo, me habían dicho algo en la primera vez que visité México, y cuando uno no sabe, lo mejor que se hace es buscar y leer para matar la ignorancia.

Miguel Gregorio Antonio Ignacio Hidalgo y Costilla Gallaga Mandarte y Villaseñor nació el 8 de mayo de 1753 en San Diego Corralejo, Guanajuato, era el segundo hijo de cuatro dentro de una familia acaudalada. A los 12 años la familia se trasladó al Valladolid mexicano, actual Morelia. Allí estudió  en el Colegio de San Nicolás. Luego se marchó a Ciudad de México, para cursar estudios superiores. En 1773 terminó sus estudios como bachiller en filosofía y teología,  y logró una cátedra en el mismo Colegio de San Nicolás, donde tuvo por alumno a un seguidor de sus ideales, José María Morelos. En el colegio indicado Hidalgo llegó a ser rector por su buen desempeño como educador, y en 1778 se recibió como sacerdote y comenzó a fungir como cura en varias parroquias. Hidalgo era una persona muy culta, se dice que llegó a hablar seis lenguas, tres de ellas habladas por los indígenas del país. Sus ideas fueron avanzadas para su época, su creencia y obra religiosa no le limitó para expresar conceptos e ideas avanzadas que no fueron bien vistas por la iglesia de aquel entonces.

Miguel Hidalgo y Costilla

Miguel Hidalgo y Costilla

Su hermano Joaquín era también cura y murió en 1803, por lo que Miguel Hidalgo lo sustituyó como sacerdote de la población de Dolores, en Guanajuato. Allí emprendió gran parte de sus tareas reformadoras al promover la ampliación de los viñedos, la cría de gusanos de seda, la producción de abejas, de ladrillos y de lozas, lo que le ganó la simpatía de gran parte de la población pobre del lugar. Todo eso sin dejar sus actividades como educador.

España vivía momentos difíciles en 1808 cuando Napoleón invadió la península, con lo cual el rey Carlos IV fue depuesto. Esos hechos tuvieron su reflejo igualmente en la América colonizada. Buena parte de los intelectuales de esta parte del mundo comenzaron a ver la necesidad de liberarse y obtener la soberanía. México no escapó de estas convulsiones, Miguel Domínguez, el corregidor de Querétaro, era partidario de formar un congreso americano con una gobernación autónoma, y no le faltaron partidarios de esta idea, los cuales hacían labor de proselitismo en reuniones y tertulias al efecto. Entre ellos estaban el oficial y terrateniente Ignacio Allende, el oficial Juan Aldama y el mismo Hidalgo invitado a participar por Allende.

Se discutía pero la meta no era alcanzar la independencia total, lo primero era derrocar al virrey de turno, Francisco Javier Venegas y luego crear un congreso que gobernaría ese Virreinato y subordinado al rey Fernando VII, hijo de Carlos IV, que permanecía prisionero. La idea fue levantarse en armas el primero de octubre de 1810, aunque estos planes fueron descubiertos en setiembre, por lo que los conspiradores tuvieron que esconderse, no así Hidalgo, el que estimó que el levantamiento tenía que adelantarse, por lo que el 15 de setiembre reunió a sus parroquianos, a los que les pidió ayuda y apoyo, liberó los presos políticos, tomaron las armas existentes en la guarnición local, y a la mañana siguiente organizó una misa y en ella hizo el llamamiento para el levantamiento, que se conoció desde entonces como el Grito Dolores.

De hecho Hidalgo había cambiado las cosas, la clase rica criolla quiso organizar un golpe para su propio beneficio y siempre fiel a la corona española, mientras que el cura ilustrado había organizado la primera revuelta popular en la América sometida por España, donde los oprimidos dieron el paso adelante, al cual se unieron otros desposeídos entre pobres e indígenas. Era una revolución para mejorar su miserable vida.  En buen cubano se diría que había llegado la hora de los mameyes para México.

En Guanajuato las tropas sublevadas llegaron el 28 de septiembre, donde Hidalgo obligó al intendente de la ciudad, Juan Antonio Riaño, por cierto amigo del mismo Hidalgo, además de los miembros de las familias acaudaladas del lugar a refugiarse en una bodega conocida como  la Alhóndiga de Granaditas. Se estableció un combate cruento, que duró cinco horas, el intendente murió de un balazo, los refugiados pidieron tregua, pero al final ésta no se cedió, finalmente Aldama y Allende penetraron dentro de la bodega y exterminaron a todos los refugiados en el lugar, fueran militares o civiles, un exceso realmente.

Hidalgo enarboló como enseña de su ejército al estandarte con la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe, patrona de México, en el que se podía leer: “Viva la religión. Viva nuestra madre Santísima de Guadalupe. Viva Fernando VII. Viva la América y muera el mal gobierno.”. Con el curso de la rebelión, a Hidalgo se le unió el regimiento de la reina, que comandaba Ignacio Allende, además de mucha gente pobre, artesanos y campesinos. Al llegar el regimiento de Allende, la tropa sublevada llegó a ser de más de 40 000 hombres. Ocuparon Celaya y allí se hicieron los nombramientos militares, Hidalgo fue proclamado capitán general. Luego ocuparon las ciudades de Salamanca, Irapuato y Silao. Lamentablemente hubo algunos excesos en algunos de los sitios tomados y eso provocó que algunos combatientes se retiraran de la escena.

Miguel Hidalgo con estandarte

Miguel Hidalgo con el estandarte

La iglesia católica en México no tardó en condenar a Hidalgo y a los insurrectos. El cura fue tildado de hereje, embaucador y enemigo de la propiedad privada, por lo que no tardaron en excomulgarlo. Es cierto que Hidalgo era de la idea de devolver las tierras a los indígenas. No obstante, en ningún momento habló entonces sobre la total independencia del país.

Hidalgo y sus tropas continuaron su avance, tomaron Valladolid y a finales de octubre Toluca. Su alumno José María Morelos se unió a sus fuerzas con la idea de llevar la rebelión a toda la parte meridional mexicana.

Una victoria importante llegó con la derrota del enviado del virrey Venegas, el Sr. Torcuato Trujillo en el Monte de las Cruces el 30 de octubre de 1810. Las tropas realistas no tuvieron otra opción que salir huyendo.  Todo estaba preparado para atacar Ciudad México, pero esta vez Hidalgo no quiso hacerlo, habría que preguntar cuáles ideas le cruzaron por su cabeza en ese entonces. Ignacio Allende y otros jefes militares le habían aconsejado proceder al ataque lo antes posible. Hidalgo no quiso avanzar sobre la capital y ordenó la retirada. La única lógica de este proceder está en que no quisiera exponer a su tropa a una masacre temiendo que la tropa realista vendría mejor armada y preparada para este enfrentamiento.

El 7 de noviembre las fuerzas de Hidalgo sufrieron su primera gran derrota a manos de las tropas realistas bajo el mando de Félix Calleja en Aculco. Después Hidalgo regresó a Valladolid y de allí partió a Guadalajara, donde el 22 de noviembre se formó un gobierno provisional y se escribió la declaración de independencia, donde además decretaba la abolición de la esclavitud, supresión de los tributos que pagaban los indígenas a la Corona y la restitución de las tierras usurpadas por las haciendas. Lamentablemente el 26 de noviembre, las tropas realistas bajo las órdenes de Calleja y Manuel Flon, intendente de Puebla, atacaron y recuperaron Guanajuato, mientras que Allende, Aldama y Jiménez se unieron a Hidalgo en Guadalajara el 8 de diciembre.

El próximo punto a tomar por los realistas fue Guadalajara, primero se hicieron de Zapopan y San Blas, lugar donde fuera vencido y muerto el cura José María Mercado, jefe de los insurgentes. La batalla decisiva tendría lugar en el Puente de Calderón el 17 de enero. Inicialmente el combate favoreció a los rebeldes pero luego las cosas cambiaron y la derrota se hizo inminente, la que igualmente provocó diferencias entre los líderes sublevados. Allende fue partidario de quitar el mando a Hidalgo y contó con el apoyo de otros jefes como Aldama. No obstante, la decisión fue la de huir a Estados Unidos para obtener pertrechos y armamento. En ese momento Allende recibió una invitación de Ignacio Elizondo, oficial realista que se había pasado a las tropas rebeldes, pero que en realidad no era más que un espía realista. La invitación era para llegar a un lugar llamado Norias de Acatita de Baján, punto fronterizo entre Coahuila y Texas, territorio entonces del virreinato. La tropa comandada por Abasolo fue allí apresada, luego Allende, incluso su hijo fue muerto en combate y poco después Hidalgo fue apresado. Elizondo fue premiado por esta acción, pero años después amaneció acuchillado, por eso que dice “el que la hace la paga”.

Los apresados fueron enviados a Durango y de ahí a Chihuahua. A Allende, Aldama y Jiménez se les acusó de alta traición y  condenados a muerte. Abasolo aportó datos por lo cual fue condenado a cadena perpetua en Cádiz, donde murió en 1816. Los primeros mencionados fueron ejecutados en plaza.

El caso de Hidalgo fue distinto, la iglesia no quiso perder la oportunidad de igualmente sancionarlo, primero le retiraron su condición de párroco ante un Tribunal de la Inquisición. Se le acusó de herejía, apostasía, sedicioso, cismático, en fin, el diablo en persona. Con esta condena, quedaba como un civil más y podía ser procesado sin problemas. Su segundo proceso corrió a cargo del Tribunal de Chihuahua, bajo la dirección de Nemesio Salcedo, jefe de Chihuahua, el que como era de esperar, lo condenó a muerte.

En todo el proceso judicial Hidalgo jamás se arrepintió de lo que había hecho, se declaró partidario de la independencia y separó toda su acción militar y política del evangelio, excepto el haber usado el estandarte de la Virgen de Guadalupe, que se puede entender como una transgresión a la Iglesia. Igualmente afirmó haber ordenado la ejecución de españoles para complacer al ejército que estaba principalmente compuesto por el pueblo.

La sentencia del consejo de guerra del 3 de julio de 1811 declaraba a Hidalgo reo de alta traición y mandante de alevosos homicidios, debiendo morir por ello, previa la degradación eclesiástica. La sentencia de muerte del tribunal militar fue pronunciada el 26 de julio de 1811 por Salcedo. Antes de su ejecución, Hidalgo fue confesado por el cura Juan José Baca. El 30 de julio de 1811 se le fusiló, solo que Hidalgo pidió que lo hicieran sin vendar sus ojos, que le dispararan al corazón y no por la espalda. Dos disparos de fusilería fueron necesarios y luego dos tiros a quemarropa, además de cortarle su cabeza con un machete.

Altar de los Reyes en Ciudad México

Altar de los Reyes en Ciudad México

Sus restos fueron sepultados en la capilla de San Antonio del templo de San Francisco de Asís, en la ciudad de Chihuahua, su cabeza enviada a Guanajuato y colocada en la Alhóndiga de Granaditas, en cada esquina y dentro de una jaula de hierro, junto a las de Ignacio Allende, Juan Aldama y Mariano Jiménez, en donde permaneció por diez años.

En 1821 el cuerpo de Hidalgo fue exhumado en Chihuahua y, junto con su cabeza, se le enterró en el Altar de los Reyes, de la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México. Más tarde, en 1925 sus restos fueron trasladados y reposan en el Ángel de la Independencia, en la capital. Un Estado del país lleva su nombre desde 1869, cuya capital es Pachuca.

El Ángel de la Independencia

El Ángel de la Independencia en Ciudad México

Existe un filme, que el que suscribe no ha visto, pero que sospecha que es interesante, se llama “Hidalgo, la historia jamás contada (2010)” del director Antonio Serrano Argüelles.

Bibliografía consultada

Anon. Miguel Hidalgo. Biografías y vidas. http://www.biografiasyvidas.com/biografia/h/hidalgo.htm

Anon. Miguel Hidalgo, el “padre de la patria”. México desconocido. http://www.mexicodesconocido.com.mx/bicentenario-de-la-independencia-miguel-hidalgo-y-costilla.html

Hernández Dávalos J. E. 2007. Colección de documentos para la historia de la Guerra de Independencia de México, de 1808 a 1821. Tomo II. Universidad Nacional Autónoma de México. http://www.pim.unam.mx/catalogos/hyd/HYDII/HYDII156.pdf

Palafox Ibarra Francisco. Libertad y Tradición: El juicio inquisitorial y la causa militar contra Miguel Hidalgo. http://biblio.juridicas.unam.mx/libros/6/2918/6.pdf

 

Escrito por Ricardo Labrada (15 abril de 2016)

Cronología de los presidentes de los Estados Unidos de América

A continuación el listado completo de los 44 presidentes que ha tenido Estados Unidos de Norteamérica en su historia, país que firmó la Declaración de Independencia el 4 de julio de 1776 y así proclamó su separación formal del Imperio británico. Con la Paz de Versalles en 1783, Inglaterra reconoció la independencia de las 13 colonias británicas, tal y como fue redactado en la Declaración de Independencia de Estados Unidos.

Cosas de la vida, los presidentes John Adams y Thomas Jefferson murieron el 4 de julio de 1826; otro presidente, James Monroe, murió el 4 de julio de 1831, mientras que Calvin Coolidge, el 30mo. presidente, nació el 4 de julio de 1872.

Con la independencia era necesario discutir y ver la posibilidad de creación de un estado federal con las trece ex-colonias británicas (Delaware, Pennsylvania, Nueva Jersey, Georgia, Connecticut, Massachusetts Bay, Maryland, Carolina del Sur, Nueva Hampshire, Virginia, Nueva York, Carolina del Norte, y Rhode Island y las Plantaciones). En 1787, 55 representantes de las antiguas colonias se reunieron en el Congreso de Filadelfia, donde se redactó una nueva constitución y se proponía la creación de un gobierno federal, que contaría con un Presidente y dos cámaras legislativas, o sea el Congreso y el Senado. Luego se convocaron las elecciones, de las cuales emergió como primer presidente George Washington en 1789. La lista completa se describe a continuación:

George Washington– Independiente-Federalista (30 de abril de 1789- 4 de marzo de 1797)

John Adams – Federalista (4 de marzo de 1797- 4 de marzo de 1801)

Thomas Jefferson– Demócrata-Republicano (4 de marzo de 1801- 4 de marzo de 1809)

James Madison – Demócrata-Republicano (4 de marzo de 1809- 4 de marzo de 1817)

James Monroe – Demócrata-Republicano (4 de marzo de 1817- 4 de marzo de 1825), creador de la teoría que lleva su nombre.

John Quincy Adams– Demócrata-Republicano Nacional-Republicano (4 de marzo de 1825- 4 de marzo de 1829)

Andrew Jackson – Demócrata (4 de marzo de 1829- 4 de marzo de 1837). En 1835 otro desequilibrado le disparó a este presidente, pero él mismo resultó ileso.

Martin Van Buren– Demócrata (4 de marzo de 1837- 4 de marzo de 1841)

George Washington-John Adams-Thomas Jefferson-James Madison-James Monroe-John Quincy Adams-Andrew Jackson-Martin Van Buren

George Washington-John Adams-Thomas Jefferson-James Madison-James Monroe-John Quincy Adams-Andrew Jackson-Martin Van Buren

William Henry Harrison– Whig (4 de marzo de 1841-4 de abril de 1841), murió de neumonía al mes de haber llegado al cargo.

John Tyler– Whig-Independiente (4 de abril de 1841- 4 de marzo de 1845)

James K. Polk– Demócrata (4 de marzo de 1845- 4 de marzo de 1849)

Zachary Taylor– Whig (4 de marzo de 1849- 9 de julio de 1850), murió de una enfermedad gastrointestinal aguda en 1850.

Millard Fillmore– Whig (9 de julio de 1850- 4 de marzo de 1853)

Franklyn Pierce– Demócrata (4 de marzo de 1853- 4 de marzo de 1857)

James Buchanan– Demócrata (4 de marzo de 1857- 4 de marzo de 1861)

Abraham Lincoln– Republicano (4 de marzo de 1861- 15 de abril de 1865), murió el 14 de abril asesinado en un teatro de Washington.

William Henry Harrison-John Tyler-James K. Polk-Zachary Taylor-Millard Fillmore-Franklyn Pierce-James Buchanan-Abraham Lincoln

William Henry Harrison-John Tyler-James K. Polk-Zachary Taylor-Millard Fillmore-Franklyn Pierce-James Buchanan-Abraham Lincoln

Andrew Johnson–  Demócrata-Unión Nacional Independiente (15 de abril de 1865- 4 de marzo de 1869).

Ulysses S. Grant– Republicano (4 de marzo de 1869- 4 de marzo de 1877)

Rutherford B. Hayes– Republicano (4 de marzo de 1877- 4 de marzo de 1881)

James Abraham Garfield– Republicano (4 de marzo de 1881- 19 de septiembre de 1881), herido mortalmente el 2 de julio de 1881 por el huelguista Charles Guiteau.

Chester A. Arthur– Republicano (19 de septiembre de 1881- 4 de marzo de 1885)

Grover Cleveland– Demócrata (4 de marzo de 1885- 4 de marzo de 1889)

Benjamin Harrison– Republicano (4 de marzo de 1889- 4 de marzo de 1893)

Grover Cleveland– Demócrata (4 de marzo de 1893- 4 de marzo de 1897), primer presidente que obtiene un segundo mandato en dos períodos diferentes.

William McKinley– Republicano (4 de marzo de 1897- 14 de septiembre de 1901), murió a manos del anarquista León Czolgosze el 6 de septiembre de 1901, en Búfalo (Nueva York).

Andrew Johnson-Ulysses S. Grant-Rutherford B. Hayes-James Abraham Garfield-Chester A. Arthur-Benjamin Harrison-Grover Cleveland-William McKinley

Andrew Johnson-Ulysses S. Grant-Rutherford B. Hayes-James Abraham Garfield-Chester A. Arthur-Benjamin Harrison-Grover Cleveland-William McKinley

Theodore Roosevelt– Republicano (14 de septiembre de 1901- 4 de marzo de 1909)

William Howard Taft– Republicano (4 de marzo de 1909-4 de marzo de 1913)

Woodrow Wilson– Demócrata (4 de marzo de 1913-4 de marzo de 1921)

Warren G. Harding – Republicano (4 de marzo de 1921-2 de agosto de 1923), no completó su mandato al morir por infarto cardíaco.

John Calvin Coolidge– Republicano (2 de agosto de 1923- 4 de marzo de 1929), primer presidente norteamericano que visitara Cuba el 15 de julio de 1928 en ocasión de la  VI Conferencia Internacional de Estados Americanos, la precursora de la que hoy es la Organización de Estados Americanos (OEA).

Herbert Hoover– Republicano (4 de marzo de 1929- 4 de marzo de 1933)

Franklyn D. Roosevelt– Demócrata (4 de marzo de 1933-12 de abril de 1945), primer presidente en cubrir más de dos mandatos a causa de la guerra. Murió de hemorragia cerebral en 1945.

Harry S. Truman– Demócrata (12 de abril de 1945- 20 de enero de 1953), durante su mandato fue que EEUU tiró par de bombas atómicas en Japón en 1945.

Theodore Roosevelt- Warren G. Harding-Woodrow Wilson-William Howard TaftCalvin Coolidge-Herbert Hoover-Franklyn D. Roosevelt- Harry S. Truman

Theodore Roosevelt- Warren G. Harding-Woodrow Wilson-William Howard TaftCalvin Coolidge-Herbert Hoover-Franklyn D. Roosevelt- Harry S. Truman

Dwight D. Eisenhower– Republicano (20 de enero de 1953-20 de enero de 1960).

John F. Kennedy– Demócrata (20 de enero de 1960-22 de noviembre de 1963), murió asesinado en Dallas, Texas. Primer presidente de religión católica en EEUU.

Lyndon B. Johnson – Demócrata (22 de noviembre de 1963- 20 de enero de 1969).

Richard Nixon– Republicano (20 de enero de 1969- 9 de agosto de 1974), renunció ante las evidencias del caso Watergate.

Gerald Ford– Republicano (9 de agosto de 1974-20 de enero de 1977).

James Carter– Demócrata (20 de enero de 1977-20 de enero de 1981).

Ronald Reagan– Republicano (20 de enero de 1981-20 de enero de 1989).

George H.W. Bush – Republicano (20 de enero de 1989- 20 de enero de 1993).

Dwight D. Eisenhower-John F. Kennedy- Lyndon B. Johnson-Richard Nixon-Gerald Ford-James Carter-Ronald Reagan-George H.W. Bush

Dwight D. Eisenhower-John F. Kennedy- Lyndon B. Johnson-Richard Nixon-Gerald Ford-James Carter-Ronald Reagan-George H.W. Bush

Bill Clinton– Demócrata (20 de enero de 1993-20 de enero de 2001).

George W. Bush– Republicano (20 de enero de 2001-20 de enero de 2008).

Barack Obama– Demócrata (20 de enero de 2008 hasta el presente). Primer presidente afroamericano en la historia del país y primero en visitar Cuba después de la visita de John Calvin Coolidge en 1928.

Bill Clinton-George W. Bush-Barack Obama

Bill Clinton-George W. Bush-Barack Obama

El Partido Whig de los Estados Unidos existió durante el siglo XIX,  creado para servir de opositor a la política del presidente Andrew Jackson y se denominó Whig por analogía a los Whig británicos (antiguo partido liberal británico) que se opuso al poder real durante la restauración inglesa.

Información procesada a partir de http://historiaybiografias.com, wikipedia.org, historiausa.about.com. por Ricardo Labrada (29 marzo de 2016)

Félix Houphouët-Boigny y Yamusukró en Costa de Marfil

El culto a la personalidad es la adoración y adulación

de un líder vivo, carismático, y por lo general unipersonal,

especialmente un jefe de Estado”.

Anónimo

 

El mundo occidental vive y conoce sólo de África de sus desgracias climáticas, su hambruna, pero muy poco se habla de sus gobernantes, muchos de los cuales resultan electos una y otra vez en elecciones que nadie tiene idea cómo se realizan.

Personalmente veo que se le pone mucho empeño a ver lo que sucede en Zimbabue pero no en otros países de este gran continente. No es que lo de Zimbabue no sea importante sino porque los demás también importan si es que interesan en realidad los derechos humanos en toda parte de este mundo.

Costa de Marfil es un país de África occidental, el cual limita con Ghana por el este y Liberia y Guinea (Conakry) por el oeste, y Mali y Burkina Faso por el norte. Su ciudad principal fue de siempre Abidjan y su mandatario eterno fue en el pasado Félix Houphouët-Boigny, un hombre que en sus inicios como político abrazó las ideas del comunismo, pero que después y de forma similar a Jomo Kenyatta en Kenia, las abandonó y optó por posiciones más liberales. Houphouët-Boigny era muy partidario de una unión franco-africana, como así se lo hizo saber al futuro presidente de Ghana, Kwane Nkrumah, partidario de la independencia de África del colonialismo.

Mapa de Costa Marfil

Mapa de Costa Marfil

Houphouët-Boigny nació el 18 de octubre de 1905 en N’Gokro (actual Yamusukró), en el seno de una familia animista de la tribu Akoués. A  Houphouët se le llamó Dia, que viene a ser algo así como mago o profeta. En su juventud logró estudiar medicina y ejerció la misma en su país, donde pudo ver de cerca el maltrato a los suyos por parte de las autoridades coloniales. Fue igualmente dirigente sindical y, como ya se dijo, fue un hombre de izquierda en sus inicios políticos, ideas que luego cambió por una derecha moderada, y que le dieron la posibilidad de ocupar cargos relacionados con las colonias en los gobiernos franceses.

Felix Houphouët-Boigny (1905-1993)

Felix Houphouët-Boigny (1905-1993)

A Houphouët-Boigny se le considera el padre de Costa de Marfil, ya que el primero de mayo de 1959 se convirtió en presidente de este país y en sus primeros mandatos logró un impulso importante de la economía del país basado en la exportación de café y cacao. Costa de Marfil ha sido igualmente un importante productor de aceite de palma. Poco a poco Houphouët-Boigny se fue convirtiendo en el hombre fuerte de su país, muy amigo de Francia y países afines como Senegal y Togo, y en enemistad con aquellos vecinos que no abrazaban iguales ideas, sea Ghana o Guinea (Conakry).

Como todo mandatario vitalicio, el culto de la personalidad fue parte de sus prácticas políticas y para satisfacer su ego, decidió designar a la ciudad de Yamusukró, lugar donde nació, como nueva capital del país reemplazando a la moderna Abiyán en 1983. No obstante, la designación vino acompañada con algunos beneficios importantes para esta urbe.

Yamusukró debe su nombre a la reina Yamousso, que fuera soberana en tiempos de la colonización, la ciudad está situada a 240 km al sur de Abiyán, en la región de Lacs, concretamente el lago de Kossou, donde existe un embalse artificial construido sobre el río Bandama, también llamado Kossou, el cual hube de visitar debido a la alta infestación de Jacinto de agua (Eichhornia crassipes) en ese cuerpo acuático en el marco de un proyecto nacional de FAO-PNUD en ejecución para control de macrófitas.

Yamusukró es la cuarta ciudad en población del país después de Abiyán, Bouaké y Daloa. Según el censo de 1998, la ciudad tiene un poco más de 155 mil habitantes.

Vista de Yamusukró

Una de las primeras obras allí fue la construcción de un instituto politécnico, donde muchos estudiantes del África francófona y de otros países africanos han estudiado.

Previamente, mucho antes de designar a Yamusukró capital, ya aquí se había iniciado la construcción de la Gran Mezquita de la Paz en 1963, la que culminó en 1968. Los cuadros de mosaicos del interior de este templo fueron importados de Marruecos, mientras que las grandes puertas fueron fabricadas en Francia.

Gran Mezquita de la Paz en Yamusukró

Gran Mezquita de la Paz en Yamusukró

En 1985 vino entonces un proyecto realmente faraónico, la Basílica de Nuestra Señora de la Paz, construcción de hormigón y acero que se hizo usando el plano de la Basílica de San Pedro en el Vaticano. Esta obra fue totalmente financiada con fondos personales de Houphouët-Boigny, y finalizada en 1989. La obra corrió a cargo del constructor libanés Pierre Fakhoury y la empresa francesa Dumez, y su costo total se estima que estuvo entre los 1.000 y 1.500 millones de francos franceses. Este es el lugar de culto cristiano más grande de la Tierra e igualmente, la iglesia más grande de África. La economía de Costa de Marfil se hundía en ese momento y la población del país veía como se gastaba dinero en la construcción de un templo, que fuera consagrado por el Papa Juan Pablo II el 10 de setiembre de 1990.

Basilica de Nuestra Señora de la Paz en Yamousukró

Basilica de Nuestra Señora de la Paz en Yamousukró (foto del autor)

Cuando visité la Basílica me pareció algo irreal en un país con necesidades enormes de todo tipo. Le pregunté a un hermano del lugar si tenía idea de lo que había costado esa obra, y la respuesta fue que costara lo que hubiera costado, era una obra indispensable para todos los creyentes católicos del país. No me dijo nada nuevo y se conformó con responderme con un lemita.

El autor en Basilica de Yamoussoukro

El autor en la Basilica de Nuestra Senora de la Paz en Yamousukró

Dentro del culto instaurado, el día de nacimiento del presidente, 18 de octubre, fue establecido como el del día del Día (Mago) Houphouët.

Nanan Boigny o Nanan Houphouët, como también le llamaban, murió el 7 de diciembre de 1993. Después de su fallecimiento, el país se ha visto convulso por una continua guerra civil entre cristianos y musulmanes, que persiste hasta nuestros días.

En el año 2000 Laurent Gbagbo fue electo masivamente por el sur cristiano, pero en las zonas septentrionales, limítrofes con países de creencia musulmana como Mali y Burkina Faso, no aceptaron la votación. Su candidato, Alassane Ouattara, fue excluido de la lista electoral debido a que no era hijo de nativos sino de Burkina Faso. En 2002, cuando Gbagbo estaba de visita en Italia, se desató una rebelión, la que dió inicio a la guerra civil que dura hasta nuestros días con mayor o menor intensidad.

Bibliografía consultada

Anon. Costa de Marfil. http://berclo.net/page99/99es-ivory-coast.html

Anon. Yamoussoukro. Significados. http://ayudamosconocer.com/significados/letra-y/yamoussoukro.php

Anon. Grande Mosquee. Costa de Marfil, Yamoussoukro.  http://www.worldtravelserver.com/travel/es/cote_d%60voire/yamoussoukro/mosque/grande_mosquee_5499f4e52b25b.html

 Maribarbola. Yamoussoukro: la ostentosa capital  de Costa Marfil. iMujerMundo. http://www.imujer.com/mundo/2011/07/29/yamousukro-la-ostentosa-capital-de-costa-de-marfil

Escrito por Ricardo Labrada (5 abril de 2016)

Derecha e Izquierda

En política siempre hay que elegir entre dos majes.”

Christopher Morley, periodista, novelista, ensayista,

y poeta americano (1890-1957)

Como se habla de derecha, de izquierda, de centro, de centro-derecha, de centro-izquierda, hay que ser un verdadero adivino de todo lo que significan esos términos. Hoy día existe izquierda moderada, la que representa a la social-democracia, e izquierda radical detrás de la cual están los comunistas y algunas fuerzas ultraizquierdistas, peligrosas en cualquier estado del mundo. ¿De derechas? Otro tanto.

 ¿Cuándo surgieron esos términos de derecha e izquierda? El 11 de setiembre de 1789, en sesión de la Asamblea nacional constituyente de Francia, se discutía la propuesta de veto absoluto del rey a las leyes aprobadas por la futura Asamblea legislativa. Los diputados a favor de esta propuesta se situaron a la derecha del presidente de la Asamblea, mientras que los contrarios lo hicieron a la izquierda. Así que los de derecha se oponían al cambio y no así la izquierda.

Gran Sala de Versalles y la Asamblea Constituyente en setiembre de 1789

Gran Sala de Versalles y la Asamblea Constituyente en setiembre de 1789

No hay realmente una definición exacta de derecha e izquierda. Los primeros entienden que el hombre, con su gestión propia, puede avanzar en la sociedad, se muestra favorable a la creación de riquezas mediante la libre competencia. Las posiciones liberales y conservadoras, sin ser sinónimo ni mucho menos, son usualmente de derecha, y se oponen a las intervenciones del estado que puedan inhibir la libre empresa.

El liberalismo surgió a finales del siglo XVIII, sus fundamentos aparecen en la obra “La riqueza de las naciones” del economista escocés Adam Smith, quien defendió las posturas individualistas como motor impulsor de la economía en la sociedad. Smith era de la idea que una persona aporta más cuando trabaja para su propio beneficio. Las libertades en este contexto son importantes para que el hombre pueda crear beneficios propios y para la misma sociedad.  La obra de Marx en el plano económico se basó bastante en los postulados de Smith y David Ricardo, padres de la economía clásica.

Los conservadores son usualmente tradicionalistas y no muy dados a favorecer cambios socio-económicos en la sociedad, incluyendo los tratados de libre comercio. Suelen ser proteccionistas, aunque no se oponen a los avances tecnológicos. Lo que no aceptan es las nuevas formas de pensamiento en cuanto a política y sociedad. Para ellos la religión es medio de cohesión en la sociedad y por lo general son nacionalistas.

Después de la revolución francesa, falleció el feudalismo, la burguesía sustituyó a la aristocracia como clase opulenta y dominante dentro del renaciente capitalismo.

La izquierda, sobre todo la radical, cuestiona el liberalismo dentro del sistema imperante y trata de promover políticas de mejoras socio-económicas, para así reducir la desigualdad existente, casi todo regido por el estado. La izquierda ha tenido versiones ultra y moderadas. La izquierda más radicalizada llegó con la revolución de octubre de 1917 en Rusia, la que difería bastante de las revoluciones europeas de 1848. Posteriormente surgió un potente movimiento comunista internacional, el que se amplió enormemente en Europa y Asia después de terminada la II Guerra Mundial.

La izquierda moderada es  representada por la socialdemocracia en el mundo, la que está a favor de elecciones libres, nada de dictadura del proletariado, la acción parlamentaria y reformas progresivas en la sociedad. De hecho esta izquierda rechaza cualquier tipo de dictadura.

En honor a la verdad, los eurocomunistas se opusieron al criterio de dictadura del proletariado e igualmente eran partidarios de la lucha en el seno de una sociedad democrática. Los eurocomunistas fueron rechazados por la mayoría comunista bajo la dirección de la extinta Unión Soviética. De hecho en la década final del segundo milenio, con la caída del muro de Berlín y del llamado campo socialista incluida la Unión Soviética, los partidos comunistas fueron debilitándose, o se descompusieron en varios grupúsculos o desaparecieron.

Dentro de la izquierda ha existido de siempre el anarquismo, que propugna la desaparición del Estado, y de dar libertad individual y colectiva en un régimen casi voluntario. Los anarquistas niegan todo arreglo democrático y entienden que las personas pueden de por sí solas adaptarse a los cambios sociales.

Hoy día la izquierda se pierde en la derecha y viceversa. Un ejemplo sencillo, Tony Blair, laborista británico, miembro del partido de izquierda de su país, ex primer ministro, y George W. Bush, ex -presidente de derecha americano, deberían diferir en sus posiciones políticas, pues no es así, de la mano anduvieron en su guerra contra Irak, guerra catalogada por la ONU como ilegal.

Las posiciones de muchos partidos socialdemócratas suelen ser a veces más de derecha que de izquierda. Actualmente no parece tener mucho sentido hablar de izquierda o derecha en muchos países de Europa, a no ser que surjan nuevos partidos enarbolando posiciones ultra de un lado o de otro. Los pueblos quieren programas de bienestar y poco le interesan si estos son zurdos, derecho o ambidestros.

También hay izquierda y derecha vulgar, suelen ser partidos o grupos que para hacer política no cesan de ofender a sus contrarios con verdades a medias y simplezas como argumentos. Todos adolecen de no poseer un programa claro, las posiciones populistas son muy comunes entre estos grupos o partidos. Suelen prometer el cielo cuando en la realidad ocasionan pobreza.

Las posiciones anarquistas no han desaparecido, peor aún son las de ultraizquierda y ultraderecha, esta última abogando por la xenofobia y el racismo, mientras que la primera pide a gritos la abolición del capitalismo sin tener un sistema realmente viable para implantar, a la vez que se oponen a las tradiciones de los pueblos y se esfuerzan por eliminar todo lo que huela a religioso. Cualquiera de esos extremos son sumamente perjudicial para la sociedad.    

Bibliografía consultada

Anon. Qué es la izquierda y derecha política: Sistema de clasificación del espectro político. Miscelánea natural. http://www.miscelaneanatural.org/derechos-y-libertades/que-es-la-izquierda-y-derecha-politica-sistema-de-clasificacion-del-espectro-politico

Anon. 2012. Origen de la izquierda y la derecha. Siempre conectado. http://siempreconectado.es/origen-de-la-izquierda-y-derecha-en-politica/

Rodríguez Kauth Ángel. Izquierda y derecha en política. http://www.uca.edu.sv/publica/realidad/r82izqui.htm

Escrito por Ricardo Labrada (6 abril de 2016)

El pensamiento de Rosa Luxemburgo

La vida pública de los estados con libertad restringida es justamente por eso tan indigente, tan pobre, tan esquemática, tan infecunda, porque a través de la exclusión de la democracia se cortan las fuentes vitales de toda la riqueza espiritual y del progreso
Rosa Luxemburgo

Una persona que se ha mantenido durante mucho tiempo en la oscuridad ha sido Rosa Luxemburgo. Podemos no estar de acuerdo del todo con sus ideas. Sin embargo, fue una persona de coraje para combatir la antidemocracia en varios frentes. La figura de Rosa Luxemburgo o Róża Luksemburg en polaco es de una persona que a pesar de ser una socialista radical, supo apreciar las ventajas que ofrecía la democracia para precisamente lograr los objetivos que se proponían los socialistas. Es por eso que se quiere ilustrar un poco sobre su vida. Sus ideas eran normales  y racionales más que originales, y partían de una visión larga de las consecuencias de lo que podría suceder cuando se impusiera una dictadura y un sistema monopartidista. Fue ella la que previó la desgracia de los sistemas  monopartidistas y no se equivocó en su pronóstico.

Rosa Luxemburo fue una dirigente socialista nacida en Zamosc, Polonia, entonces Imperio ruso, el 5 de marzo de 1871. Rosa, además de polaca, era de origen judío, su padre era comerciante de maderas y su madre, Lowenstein de apellido, era ama de casa.

Desde joven sintió aversión por el dominio injusto del zarismo en Polonia, aparte de tener ideas muy contrarias a las que prevalecían en otros círculos más favorecidos de la sociedad. Terminó la escuela secundaria y acto seguido tuvo que emigrar a Suiza para evitar ser detenida por las fuerzas represivas del zarismo.

Poco a poco fue entrando en el mundo de la socialdemocracia de aquel entonces y a su vez estudiaba filosofía, historia, política, economía y matemáticas en la Universidad de Zurich. En 1893 integró el partido socialdemócrata alemán, el que había sido permitido a partir de 1890, y fundó el periódico Sprawa Robotnicza (La causa de los trabajadores), el cual atacaba las posiciones nacionalistas polacas e igualmente reclamaba la independencia de Polonia. Poco después apareció el primer partido socialdemócrata en su país, del cual nunca se desvinculó a pesar de residir en Alemania, donde se había casado y vivía en Berlín.

Rosa Luxemburgo

Rosa Luxemburgo

Rosa impartía clases de economía y filosofía en el centro del partido socialdemócrata alemán. Siempre fue opositora de la guerra y del armamentismo alemán. En 1916 formó parte de la dirección de la Liga Espartaquista, donde junto con Karl Liebnecht y Clara Zetkin, escribían en contra de la guerra y enviaban otros mensajes de carácter socialista. Guardó prisión en más de una ocasión y el final de su carrera fue su asesinato el 15 de enero de 1919, junto con Karl Liebknecht, debido a un culatazo recibido, que le destrozó todo su cráneo. Era realmente una política muy incómoda para el gobierno alemán acabado de salir de la I Guerra Mundial.

Muy poco se habla de la figura de Rosa Luxemburg. De hecho ella se enfrentó a las ideas monopartidistas de Vladimir Ilich Lenin, quien siempre dijo que Rosa se había equivocado, cuando la vida ha demostrado que quien se equivocó fue él y todos los que le siguieron ciegamente. Luego, Rosa asesinada, sus ideas se convirtieron en un calvario para  Stalin, dictador, quien estableció un régimen de terror sólo comparable al establecido por Hitler y Mussolini en los territorios ocupados. Los tentáculos de Stalin llegaron hasta el partido comunista alemán, donde Ernst Thälman tenía la difícil tarea de criticar o de esconder todo el legado de ideas de Rosa. Thälman fue un instrumento en manos del dictador soviético, mucho trabajo le costó un día justificar el pacto imperialista Molotov-Ribbentrop. La democracia propugnada por Rosa Luxemburgo no podía ser bien acogida por personas que nunca fueron electas por el voto directo de su pueblo. Stalin la denominó trotskista póstumamente, una verdadera falacia.

Aquí se exponen algunos de sus planteamientos para que se vea que ella entendía como socialismo, cómo debían evolucionar las cosas, su firme oposición a la carencia de democracia impuesta por Lenin y en el resto de los países que más tarde adoptaron el socialismo  como sistema, su firme oposición al monopartidismo, siempre muy consciente del papel de las masas en la sociedad, sean a favor o en contra del nuevo sistema. Se puede hoy ser contrario a la idea del socialismo, pero lo que no se puede negar es que Rosa tenía muy claro muchas cosas, que décadas después fueron entendidas y aprobadas por la mayoría de los partidos comunistas de Europa occidental, los que se opusieron a la idea de la denominada dictadura del proletario, algo que de hecho ha existido en palabras pero no en la realidad en las llamadas democracias socialistas otrora existentes. Veamos:

“La democracia socialista comienza, al mismo tiempo, con el desmantelamiento del dominio de clase y con la construcción del Socialismo. Comienza en el momento de la conquista del poder por el partido socialista. No es otra cosa que la dictadura del proletariado. Sí: ¡dictadura! Pero esta dictadura consiste en la ampliación de la democracia, no en su supresión; a través de intervenciones decididas y enérgicas de los tan bien adquiridos derechos y condiciones económicas de la sociedad burguesa, que son imprescindibles para un cambio al Socialismo. Pero esta dictadura tiene que ser obra de la clase, y no la de una pequeña minoría dirigente en nombre de la clase, es decir, tiene que surgir a cada paso de la participación activa de las masas, estar bajo su influencia inmediata y subordinada al control de todo lo público; surgir de la formación política creciente de las masas populares”.

“El sistema de la sociedad socialista sólo debe y puede ser un producto histórico, nacido de la propia escuela de las experiencias, a la hora de su cumplimiento, del será de la historia viviente, que, al igual que la naturaleza orgánica −de la cual es parte finalmente− tiene la buena costumbre de producir, junto a una necesidad real de la sociedad y los medios de su satisfacción, con la tarea, al mismo tiempo de su respuesta”.

“Pero si esto es así, entonces está claro que el socialismo, según su naturaleza, no se deja otorgar, imponer por Ukas (Decreto en ruso). Tiene como condición una serie de medidas por la fuerza – contra la propiedad privada, etc. Lo negativo, la reducción, se puede decretar; la construcción, lo positivo, no. Tierra nueva. Miles de problemas. Sólo la experiencia es capaz de corregir y abrir nuevos caminos. Solamente la vida desenfrenada, desbordante cae en miles de nuevas formas, improvisaciones, recibe fuerza creadora, se corrige ella misma todas sus equivocaciones. La vida pública de los estados con libertad restringida es justamente por eso tan indigente, tan pobre, tan esquemática, tan infecunda, porque a través de la exclusión de la democracia se cortan las fuentes vitales de toda la riqueza espiritual y del progreso”.

“Un control público incondicional es necesario. Si no, el intercambio de experiencias se queda solamente en el circuito cerrado de los funcionarios del nuevo gobierno. La corrupción se vuelve inevitable… La práctica del socialismo requiere una revolución intelectual entera de las masas degradadas durante centenares de años por el poder clasista burgués. Instintos sociales en lugar de egoístas; iniciativas de masas en lugar de inercia; idealismo que sobrelleva todo el sufrimiento, etc., etc.… El único camino hacia ese nuevo nacer: la escuela de la vida pública misma, democracia ilimitada y amplia, opinión pública. Justamente los regímenes de terror desmoralizan”.

“¿Qué queda, si dejamos todo esto de lado? …Sin elecciones generales, libertad de prensa y libertad de reunión incondicionada, libre lucha de opiniones, se extingue la vida en toda institución pública, se convierte en una vida de apariencias, en la que sólo la burocracia permanece como elemento en funcionamiento. La vida pública se dormita de a poco, quedan algunos líderes incansables del partido , entre los cuales en el fondo manda una docena de cabezas destacadas, y reúnen cada tanto a una élite de trabajadores para aplaudir los discursos de los líderes, aprobar unánimemente resoluciones hechas desde arriba; en el fondo se trata de un poder nepotista –una dictadura, sin embargo, que no es la dictadura del proletariado, sino la dictadura de un puñado de políticos, es decir, dictadura en el sentido burgués de la palabra, en el sentido del poder jacobino… Y aún más, estos regímenes necesariamente producen un embrutecimiento de la vida pública: atentados, asesinatos de rehenes etc. Es una ley objetiva, omnipotente, de la cual no se puede deshacer ningún partido”.

En las revoluciones burguesas, el derrame de sangre, el terror, el asesinato por motivos políticos fueron las armas entrañables en manos de las clases ascendentes. La revolución proletaria no necesita del terror para cumplir sus objetivos, odia y detesta los asesinatos. No necesita de estos métodos de lucha, porque no combate a individuos, sino a instituciones, porque no pisa la arena con ilusiones ingenuas, cuya desilusión tendría que vengar sangrientamente. No es un intento desesperado de una minoría de moldear por la fuerza al mundo según sus ideales, sino que la acción de una gran masa popular…”

Bibliografía consultada

Anon. Rosa Luxemburgo critica a la Revolución Rusa. Espacio Rosa Luxemburgo- Biblioteca digital. http://rosa-luxemburgo.blogspot.com.es/2009/04/rosa-luxemburgo-critica-la-revolucion.html

Cliff Tony. Biografía de Rosa Luxemburgo. Marxists.org. https://www.marxists.org/espanol/cliff/luxemburg/rosacap1.html

Luxemburgo Rosa. Crítica al bolchevismo. http://web.archive.org/web/20101125045645/http://www.esnips.com/doc/30d96dde-4a1b-499c-ae2a-e805c4a87fba/Rosa-Luxemburgo—Cr%C3%ADtica-al-bolchevismo

Schütrumpf Jörn ¿Quién le teme a Rosa Luxemburg? Fundación Rosa Luxemburg. http://www.rosalux.org.ec/es/rosa-luxemburg/obras/215-rosa-luxemburg-o-la-libertad-de-los-y-las-que-piensan-distinto.html

Escrito por Esteban Hernández (9 de febrero de 2016)

Cuando Cuba estaba cerca de su independencia

“...es utópico, inútil, indigno y absurdo suponer
que alguna solución que no sea la independencia
de Cuba pueda resolver razonable, satisfactoria
y definitivamente los problemas políticos del país…
Bajo ningún término trataremos con los opresores
de nuestra patria, salvo sola y exclusivamente a
base de la absoluta independencia de Cuba!
Proclama de Calixto García y Máximo Gómez

Hay pasajes de la historia que no son muy conocidos por los cubanos y es nuestro objetivo eproducir aquí aquellos que no sean muy conocidos.

La tergiversación de las guerras de los países latinoamericanos es grande. Hay quien no quiere perder esa fama de grandeza y escribe estupideces. Por ejemplo, leía de un escritor ibérico que aseguraba que el patriota cubano Bartolomé Masó era catalán. No sabía que Yara quedaba en Cataluña. Esas cosas se afirman en el interés de querer presentar a la Guerra de Independencia de Cuba como una guerra civil, o sea como un descontento interno. El descontento existía pero era de los criollos con los españoles, que se aferraban a su sistema feudal y sin dar posibilidades de desarrollo al país. Muchos de los cubanos que lideraron las guerras contra España eran graduados de universidades en Francia y Estados Unidos, que habían conocido el desarrollo y las nuevas formas de producción aún inexistentes en Cuba e incluso en la misma España. Desconoce el escritor en cuestión, cuyo nombre me reservo, pues no le voy a hacer la fama que no merece, el texto del Manifiesto de Montecristi y de las empresas realizadas por los cubanos en la preparación de la guerra decisiva, que contó con el aporte de mucho dinero de cubanos radicados en Tampa, Florida, muchos de los cuales tuvieron también que salir de un país con una economía pobre y carente de oportunidades. Desconoce también cómo la invasión derrotaba a su paso al ejército colonial y cómo la carga al machete de los mambises ponía a cientos de soldados del ejército colonial a correr despavoridos.

Soy nieto de español que se batió por la independencia de mi patria en esa guerra, pero a mi abuelo, el muy manchego, no se le hubiera ocurrido decir semejante disparate de que aquello fue una guerra civil.

Por eso creo que hay cosas para aclarar. Las dos cartas que reproduzco indican más que de sobra que aquello no era una guerra civil. Tampoco que Weyler, con su criminal reconcentración, haya apaciguado al occidente cubano. Corrió mucha sangre de ambos lados, España llegó a tener un ejército de 200 mil efectivos y perdió 60 mil sea en combate o por fiebre amarilla o paludismo, y todo esa está bien documentado.

España estaba perdiendo la guerra de 1895-98 con los cubanos, la explosión del Maine metió de lleno a los Estados Unidos en esta contienda. Se asevera que fueron los mismos norteamericanos los que provocaron esta explosión, de esto hablaremos en otro momento.

Lo interesante es que cuando España tenía la entrada del vecino del Norte en la contienda, el último gobernador general español (vasco oriundo de San Sebastián), Ramón Blanco Erenas, Marqués de Peña Plata, el mismo que sustituyó al tristemente célebre, el mallorquino Valeriano Weyler, se dirigió al alto mando cubano, concretamente al General Máximo Gómez, en carta enviada el 5 de marzo de 1898, cuyo texto es el siguiente:

Señor:
Con la sinceridad que siempre ha caracterizado todos mis actos, me dirijo a usted, no dudando por un momento que su clara inteligencia y nobles sentimientos, los que como enemigo honrado reconozco, harán acoger mi carta favorablemente.

No puede ocultarse a usted que el problema cubano ha cambiado radicalmente. Españoles y cubanos nos encontramos ahora frente a un extranjero de distinta raza, de tendencia naturalmente absorbente, y cuyas intenciones no son solamente privar a España de su bandera sobre el suelo cubano, por razón de su sangre española. El bloqueo de los puertos de la Isla no tiene otro objeto. No sólo es dañoso a los españoles, sino que afecta también a los cubanos, completando la obra de exterminio que comenzó con nuestra guerra civil.

Ha llegado, por tanto, el momento supremo en que olvidemos nuestras pasadas diferencias y en que, unidos cubanos y españoles para nuestra propia defensa, rechacemos al invasor. España no olvidará la noble ayuda de sus hijos de Cuba, y una vez rechazado de la Isla el enemigo extranjero, ella, como madre cariñosa, abrigará en sus brazos a otro nueva hija de las naciones del Nuevo Mundo, que habla en su lengua, profesa su religión y siente correr en sus venas la noble sangre española. Por todas estas razones, General, propongo a usted hacer una alianza ambos ejércitos en la ciudad de Santa Clara. Los cubanos recibirán las armas del Ejército español y, al grito de ¡viva España! Y ¡viva Cuba!, rechazaremos al invasor y liberaremos de un yugo extranjero a los descendientes de un mismo pueblo”.

Su afectísimo servidor,
Ramón Blanco Erenas
Capitán General

Realmente la carta vuelve a aseverar el cuentecito de la guerra civil, como si España hubiera estado de toda la vida en la isla y como si ya no existiera una nueva nación, la cubana.  El gobernador colonial habla como si en Cuba no hubiera sucedido nada, ¿cómo este señor habla de pasadas diferencias? ¿No se recuerda cómo Weyler poco tiempo antes había implementado la reconcentración que el mismo Blanco había recién desmantelado? Suena realmente difícil de entender su propuesta de unión entonces con los cubanos, a los que habían oprimido y discriminado por más de tres siglos y medio. Se olvidaba también de los miles de patriotas que murieron en la prisión de Ceuta y de los miles caídos en combates de las tres guerras.

El gran General Máximo Gómez una vez más demostró que era además de un militar y estratega, una persona con suficiente capacidad política para dar una respuesta adecuada, la que envió el mismo 5 de marzo y que reproduzco a continuación:

Sr. General Don Ramón Blanco

Señor:

Me asombra su atrevimiento al proponerme otra vez términos de paz, cuando sabe que españoles y cubanos jamás podrán vivir en paz en el suelo de Cuba. Usted representa en esta Cuba una monarquía vieja, desacreditada, y nosotros combatimos por un principio americano, el mismo de Bolívar y de Washington.

Usted dice que pertenecemos a la misma raza y me invita a luchar contra un extranjero; pero usted se equivoca otra vez, porque no hay diferencias de sangre y raza. Yo solo creo en una raza, la Humanidad, y para mí no hay sino naciones buenas o malas. España ha sido, hasta aquí, mala, cumpliendo en estos momentos los Estados Unidos hacia Cuba un deber de humanidad y civilización. Desde el atezado indio salvaje hasta el refinado inglés un hombre es para mí digno de respeto, según su honradez y sentimientos, cualquiera que sea el país o raza a que pertenezca o la religión que profese.

Así son para mí las naciones, y hasta el presente sólo he tenido motivos de admiración para los Estados Unidos. He escrito al presidente McKinley y al general Miles. No veo el peligro de exterminio por los Estados Unidos a que usted se refiere en su carta. Si así fuere, la Historia los juzgará. Por el presente sólo tengo que repetirle que es muy tarde para inteligencias entre su ejército y el mío”.

Su afectísimo servidor, Máximo Gómez Báez

El 18 de abril de 1898 el congreso norteamericano decidió entrar en guerra con España. Lamentablemente EEUU entró en esta contienda con unas exaltaciones nacionalistas de parte de Theodore Roosevelt que denigraban a España. No fue nunca ese el sentimiento de los cubanos. La potencia del Norte entraba en guerra y la consideración a las tropas cubanas en beligerancia contra el yugo español no contaba tampoco para mucho.

A tales efectos de nuevo Máximo Gómez escribió en su Diario de Campaña:

Tristes se han ido ellos y tristes hemos quedado nosotros (se refería a Martí, Maceo y otros patriotas), porque un poder extranjero los ha sustituido. Yo soñaba con la paz con España, yo esperaba despedir con respeto a los valientes soldados españoles, con los cuales nos encontramos siempre frente a frente en los campos de batalla(… ) Pero los americanos han amargado con su tutela impuesta por la fuerza, la alegría de los cubanos vencedores, y no supieron endulzar la pena de los vencidos. La situación pues, que se le ha creado a este pueblo, de miseria material y de apenamiento, por estar cohibido en todos sus actos de soberanía, es cada vez más aflictiva, y el día que termine tan extraña situación, es posible que no dejen los americanos aquí ni un adarme de simpatía”.

En próximos artículos es necesario describir cómo se desarrolló la invasión de Oriente a Occidente, y otros pasajes de la Cuba de finales del siglo XIX.

Bibliografía consultada

Anon. 2010. El Generalísimo Gómez no descansa tranquilo. Blog: Cuba española. http://cubaespanola.blogspot.com.es/2010/12/el-generalisimo-gomez-no-descansa.html

Portuondo Fernando. 1965. Historia de Cuba (1492-1898). Editorial Pueblo y Educación.

Proposición del Capitán General Ramón Blanco Erenas al Generalísimo Máximo Gómez, 5 de marzo de 1898. http://www.autentico.org/oa09126.php

Escrito por Ricardo Labrada (4 marzo de 2016)

Sobre el valiente ataque al Palacio Presidencial, el 13 de marzo de 1957

Confiamos en que la pureza de nuestra intención
nos atraiga el favor de Dios para lograr
el imperio de la justicia en nuestra patria”.
José Antonio Echeverría

Estaba por cumplir 10 años, cursaba el quinto grado de escuela primaria situada en la Habana Vieja, cuando sucedió el famoso ataque al Palacio Presidencial. Alrededor de las 3 de la tarde de ese día veía a las madres, incluida la mía, venir a la escuela a toda carrera a recoger a los hijos. Algo grande estaba pasando. La directora de la escuela les dijo a las madres que abriría la escuela al siguiente día, así lo obligaba la ley, pero que era mejor que no trajeran a los niños hasta tanto ver como evolucionaban las cosas.

Los alumnos estábamos alejados de saber lo que realmente ocurría. Mi madre me dijo muy al oído que había guerra cerca. Al llegar a la casa mi curiosidad aumentó. Mi madre me advirtió que no podía salirme de la reja de la casa de apartamentos donde vivíamos entonces. Oímos disparos, enseguida mi abuela me ordenó entrar a casa, no podía estar en la puerta. Unos vecinos llegaban y comentaban en voz baja: “a Batista se lo echaron”.

Aquel día se me quedó grabado para siempre, una verdadera hazaña atacar el palacio y llegar hasta el mismo despacho de Batista. Una granada había caído allí pero no explotó, al parecer Batista estaba bien “protegido” dirían muchos creyentes. El dictador logró escapar presumiblemente por una escalera interior desde su despacho. Vaya coincidencia, Batista había dado su segundo golpe de estado el 10 de marzo de 1952 y cinco años y tres días después un grupo de valientes estudiantes revolucionarios fueron a cazarlo en su propia guarida.

Las informaciones existentes sobre las interioridades de este ataque son contradictorias, muchas acusan a unos, otros acusan a otras por no haber prosperado la acción en el derrocamiento de la dictadura.

El ataque fue coordinado por el Directorio revolucionario, organización creada por el presidente de la Federación Estudiantil Universitaria, José Antonio Echeverría, y por el brazo armado de la Organización Auténtica. El plan era realizar una vasta operación a fin de liquidar a Batista e instalar un nuevo gobierno en Cuba.

JA Echeverría al centro le habla a sus compañeros en la Universidad de la Habana

José Antonio Echeverría (al centro) le habla a sus compañeros en la Universidad de la Habana

Carlos Gutiérrez Menoyo sería el jefe del ataque al Palacio con un comando de 50 hombres, mientras que Menelao Mora, con 100 hombres, apoyaría la acción ocupando los edificios más altos de los alrededores (La Tabacalera, el Hotel Sevilla, el Palacio de Bellas Artes) y desde estas posiciones, apoyar al comando principal. Por razones desconocidas, la operación de apoyo no se realizó, ya que los hombres encargados de participar no llegaron a ocupar las edificaciones ya indicadas.

Palacio Presidencial

Foto del Palacio Presidencial del 13 de marzo de 1957 después del ataque

Por otro lado, José Antonio Echeverría dirigiría la acción de toma de Radio Reloj, en la cual le acompañaban Fructuoso Rodríguez, Joe Westbrook, Raúl Diaz Argüelles, Julio García Olivera. Echeverría leyó un parte dando por ejecutado a Batista, pero la operación falló cuando la tropa del ejército que custodiaba la torre de transmisión de Radio Reloj en Arroyo Arenas tumbó la transmisión. Lo que logró decir y se oyó realmente aparece a continuación:

“¡ Pueblo de Cuba! En estos momentos acaba de ser ajusticiado revolucionariamente el dictador Fulgencio Batista. En su propia madriguera del Palacio Presidencial, el pueblo de Cuba ha ido a ajustarle cuentas. Y somos nosotros, el Directorio Revolucionario, los que en nombre de la Revolución Cubana ha dado el tiro de gracia a este régimen de oprobio. Cubanos que me escuchan: Acaba de ser eliminado.…”

José Antonio murió en la esquina de 27 de Noviembre y L, cuando viajaba para la Universidad, mientras que algunos de sus compañeros sobrevivieron pero por algo más de un mes. Debido a un chivatazo de Marcos Rodríguez Alfonso, más conocido como “Marquitos”, el tristemente célebre Tte. Coronel de la Policía Esteban Ventura Novo sorprendió a parte de los compañeros del Directorio escondidos en Humboldt 7 en la tarde el 20 de abril de 1957, a los que asesinó sin piedad. Los caídos entonces fueron Pedro Carbó Serviá, José Machado, Fructuoso Rodríguez y Joe Westbrook.

Una fotografía del ataque al Palacio presidencial

El ataque al Palacio presidencial

Sobre la acción de Echeverría en la toma de Radio Reloj, Fructuoso Rodríguez, uno de sus compañeros de lucha más allegado, dijo: “El Gordo cayó como un valiente. Con desprecio absoluto de su vida avanzó sobre una perseguidora y les disparó por la ventanilla. Cayó al suelo y volvió a pararse sobre sus rodillas y sacando un revólver (que le había quitado a un soldado) volvió a tirar por la ventanilla para dentro: en ese momento una ráfaga de ametralladora lo remató”.

Entre los sobrevivientes al ataque al Palacio se nombran a: Orlando Manrique, Santiago Agüero, Manuel Toranzo, Ricardo Olmedo, Faure Chomón Mediavilla, Antonio Castell Valdes, José M. Olivera, Marcos Leonel Remigio González, Orlando Lamadrid, Juan José Alfonso Zuñiga, Evelio Álvarez y Luís Goicochea.

Me resulta desagradable hablar de si tal atacante era auténtico, socialista u ortodoxo. Todos los que participaron lo hicieron por una causa, acabar con la dictadura batistiana. Realmente para ir a atacar al Palacio había que tener algo más que ideología y eso no todos lo tienen.

Entre los caídos en esta gesta aparecen Carlos Gutiérrez Menoyo, Menelao Mora Morales, José Gómez Wangüemert, José Briñas, Ubaldo Díaz Fuentes, Abelardo Rodríguez Mederos, José Castellanos, Evelio Prieto Guillaume, Adolfo Delgado, Eduardo Panizo Bustos, Pedro Esperon, Reinaldo León Llera, Norberto Hernández, J. Monzón, Pedro Tellez, Gerardo Medina, Eduardo Domínguez, Ángel González, Salvador Alfaro, Celestino Pacheco, Ormani Arenado, Pedro Zayden, Luis Almeida y José Hernández.

Para conocer el legado de José Antonio Echeverría, reproduzco a continuación su testamento político:

Hoy, 13 de Marzo de 1957, día en que se honra a los que han consagrado sus vidas a la digna profesión de arquitecto, para la que me preparo, a las tres y veinte minutos de la tarde, participaré en una acción en la que el Directorio Revolucionario ha empeñado todo su esfuerzo junto con otros grupos que también luchan por la libertad.

Esta acción envuelve grandes riesgos para todos nosotros y lo sabemos. No desconozco el peligro. No lo busco. Pero tampoco lo rehuyo. Trato sencillamente de cumplir con mi deber.

Nuestro compromiso con el pueblo de Cuba quedó fijado en la Carta de México, que unió a la juventud en una conducta y a una actuación. Pero las circunstancia necesarias para que la parte estudiantil realizara el papel a ella asignado no se dieron oportunamente, obligándonos a aplazar el cumplimiento de nuestro compromiso.

Creemos que ha llegado el momento de cumplirlo. Confiamos en que la pureza de nuestra intención nos atraiga el favor de Dios para lograr el imperio de la justicia en nuestra patria.

Si caemos, que nuestra sangre señale el camino de la libertad. Porque, tenga o no nuestra acción el éxito que esperamos, la conmoción que originará nos hará adelantar en la senda del triunfo.

Pero es la acción del pueblo la que será decisiva para alcanzarlo. Por eso este manifiesto que pudiera llegar a ser un testamento, exhorta al pueblo de Cuba a la resistencia cívica, al retraimiento de cuanto pudiera significar un apoyo a la dictadura que nos oprime y a la ayuda eficaz de los que están sobre las armas para liberarlo. Para ello es preciso mantener viva la fe en la lucha revolucionaria, aunque perezcamos todos sus líderes, ya que nunca faltarán hombres decididos y capaces que ocupen nuestros puestos, pues, como dijera el Apóstol, «cuando no hubiera hombres se levantarían las piedras para luchar por la libertad de nuestra patria»

A nuestros compañeros, los estudiantes de toda Cuba, les pedimos que se organicen, ya que ellos constituyen la vanguardia de nuestra lucha, y a las Fuerzas Armadas, que recuerden que su misión es defender a la Patria, no someter a sus hermanos, y que su puesto es en el Ejército Mambí que peleaba por la libertad de Cuba como terminan todos sus escritos”.

¡Viva Cuba Libre!
José Antonio Echeverría

Bibliografía consultada

Adán J.A. 2012. Ataque al Palacio Presidencial, 13 de Marzo de 1957. Cuba democracia y vida, 13 de marzo. http://www.cubademocraciayvida.org/web/print.asp?artID=16729

Anon. Ataque al Palacio Presidencial, 13 de Marzo de 1957. http://www.autentico.org/oa09123.php

Gabrielastengo. El ataque al Palacio Presidencial y la toma de Radio Reloj. Cuba Hora Cero. http://cubahoracero.com/2015/08/10/el-ataque-al-palacio-presidencial-y-la-toma-de-radio-reloj-2/

https://es.wikipedia.org/wiki/Toma_de_Radio_Reloj

Escrito por Ricardo Labrada (10 marzo de 2016)

La ocupación británica de la Habana y el gobernador George Keppel

La toma de la Habana o la hora de los mameyes
Dicho habanero relativo a la toma de la ciudad.
Los criollos llamaban mameyes a los británicos

Carlos III inició su reinado en 1759, justamente cuando Francia e Inglaterra estaban en guerra. El nuevo monarca español pensó que una alianza con su pariente, el rey de Francia, serviría para poder humillar a los ingleses en combate. España poseía una potente fuerza naval, por lo que no dudó en firmar un pacto de familia en agosto de 1761. La guerra en desarrollo era la llamada de los siete años, que había comenzado en 1756 y encontraba a Gran Bretaña, Portugal, Prusia, el reino de Hanover en confrontación contra Francia, Rusia, Suecia y la entrada de España en 1761.

De hacía ya un buen tiempo los británicos aspiraban ocupar y gobernar a la más grande de las Antillas. Edward Vernon, almirante británico, había hecho un primer intento lanzando una tropa de 4 000 soldados justamente en el lugar que hoy ocupa la base militar americana en la Bahía de Guantánamo en 1741. Allí se tropezaron con una terrible guerrilla que les hizo la vida imposible. Los soldados enfermaron y al final tuvieron que salir de regreso a su colonia de Jamaica.

Las tensiones hispano-británicas continuaron por sus cauces y nuevamente vinieron otras escaramuzas, donde intervenían tropas de los tres imperios. Uno de esos tropiezos tuvo lugar en 1748 en la llamada Batalla de la Habana, en aquel entonces la tercera ciudad en importancia del hemisferio occidental. La derrota inglesa correspondió a las fuerzas bajo las ordenes del Almirante Charles Knowles, quien visitó la Habana ocho años después y estudió en detalle las defensas de la ciudad y elaboró un plan para cuando llegase una nueva oportunidad.

La Guerra de los Siete Años se inició en 1754 en tres continentes. El Caribe se volvió un escenario violento. Los británicos se decidieron tomar la Habana, para ello prepararon una expedición con cincuenta naves de guerras y fragatas, todas dotadas de un total aproximado de 2000 cañones, además de un ejército de 10 000 soldados a fin de ocupar y gobernar Cuba, lugar al que llegaron el 6 de junio de 1762. Los ingleses sabían lo difícil que era conquistar la Habana pero ya existía un plan preparado por el Almirante Charles Knowles, consistente en la entrada de las tropas por la ensenada de Cojímar, y de ahí seguir rumbo para el Morro y las canteras llamadas Las Cabañas, cuyas colinas dominaban ciertamente el Morro. El mando inglés estaba en manos de los Almirantes Sir George Pocock y Sir George Kepler, su plan de ataque se haría de acuerdo a lo planeado por Knowles.

En el área de La Cabaña, donde todavía no había la actual fortificación que todos conocemos, se hicieron trincheras y en el combate inminente se dio orden de disparar a los primeros ingleses llegados y retirarse a la plaza existente. Los caseríos pobres aledaños se incendiaron para evitar que los ingleses se parapetaran dentro de los mismos. Así y todo, los ingleses tomaron Guanabacoa y La Cabaña (la fortaleza aún no existía, fue solo el lugar) con extrema facilidad, emplazaron cañones que se acopló con el fuego desde el mar. Luis de Velasco era el encargado de la defensa de la Habana y en honor a la verdad, él y sus soldados, aún heridos, se batieron con el enemigo, el que supo reconocer la dignidad y coraje de su adversario. Otro que hizo enorme resistencia fue el Alcalde de Guanabacoa, José Antonio Gómez, más conocido como Pepe Antonio, un verdadero héroe, que organizó una tropa con los vecinos de esta localidad habanera. Pepe Antonio y los suyos lucharon hasta el final. Sin embargo, fue destituido en plena confrontación bélica y murió días después.

La guerra en cuestión concluyó con la rendición española el 12 de agosto de 1762. El gobernador español Fernando de Prado y Malleza había recibido previamente una oferta de capitulación de la parte inglesa. Lo peor de todo fue que las autoridades españolas no tomaron ninguna precaución con el dinero existente, por lo que los ingleses se llevaron un botín de varios millones de pesos en plata y once barcos de guerra. La parte inglesa sufrió de enormes bajas cuando parte de su ejército enfermó de fiebre amarilla.

Con la rendición española, en la Habana entró el Almirante de flota George Keppel, tercer Conde de Albemarle, como nuevo gobernador de toda la parte occidental de la isla, o sea del Cabo de San Antonio hasta la actual provincia de Matanzas.

Independientemente del botín perdido en esta guerra, la nueva administración propició muchas cosas favorables para la economía cubana. Los británicos o casacas rojas como les llamaron en Cuba abrieron el comercio de la isla con sus colonias en Norte América. Alimentos, animales útiles y otros bienes comenzaron a llegar al país. Se aumentó la importación de esclavos del África Occidental, algo que a los españoles igualmente gustaba, pero que no lo hacían en ese momento con la misma agresividad de los británicos. Esos esclavos eran traídos para trabajar e incrementar la producción azucarera. La población de la isla fue al principio fría con los nuevos ocupantes británicos. Sin embargo, esa aversión fue desapareciendo y hubo varios matrimonios entre casacas rojas y cubanas.

Todas las cosas tienen sus desventajas y los comerciantes británicos vieron un peligro de baja de los precios del azúcar de subir la producción en la isla. Los comerciantes británicos sugirieron entablar negociaciones con los españoles, quienes no se resignaban a perder la llave del Golfo.

Fue por eso que británicos y españoles se sentaron a discutir en el llamado Tratado de Versalles once meses después que la Habana fuera ocupada por Gran Bretaña. El tratado se firmó el 6 de julio de 1763, que ponía fin a la Guerra de los Siete Años. Gran Bretaña entregaba la parte occidental de Cuba de vuelta a España, la que en compensación entregaba Florida a los británicos. Ese canje fue una recomendación de los franceses, los que aconsejaron hacerlo a no ser que España quisiera también perder México y buena parte de América del Sur. La entrega de Florida no fue muy bienvenida por la opinión pública británica, ya que entendía que esa península era más pobre que Cuba.

Ahora, ¿quién era George Keppel? este personaje histórico nació el 8 de abril de 1724 en Londres. Keppel fue soldado y era noble, descendiente de una familia holandesa que era pariente de los Príncipes de Orange. El movimiento de la familia a Inglaterra tuvo lugar en el siglo XVII.

George Keppel

George Keppel

Keppel se inició militarmente en los Guardias Coldstream en 1738, llegó a ser teniente-capitán del primer regimiento de Dragones en 1741 cuando solo tenía 17 años. Luego combatió a los franceses en la Batalla de Fontenoy en 1745. En aquel entonces él era asistente del Príncipe Guillermo, Duque de Cumberland. En 1755 se convirtió en coronel del Tercer Regimento de los Dragones y en 1756 promovido a Mayor General y luego Teniente-General en 1759. Luego de abandonar Cuba, Kepler llegó a ser general en mayo de 1772, año en el que murió posteriormente.

Bibliografía consultada

Anon. British occupation. Cubahistory.org. http://www.cubahistory.org/en/british-occupation-and-us-independence/british-occupation.html

Anon. Toma de La Habana por los ingleses. Enciclopedia de historia y cultura del Caribe. http://www.encaribe.org/es/article/toma-de-la-habana-por-los-ingleses/1139

Portuondo del Prado Fernando. 1965. Historia de Cuba (1492-1898), Editorial Pueblo y Educación.

Escrito por Ricardo Labrada (29 febrero de 2016)

Algunos artículos de la Constitución cubana de 1940

“Había una vez una república. Tenía su Constitución, sus leyes, sus libertades, Presidente, Congreso, tribunales; todo el mundo podría reunirse, asociarse, hablar y escribir con entera libertad. El gobierno no satisfacía al pueblo, pero el pueblo podía cambiarlo y ya sólo faltaban unos días para hacerlo”.
Fidel Castro en su defensa del 16 de octubre de 1953

La constitución en cuestión se aprobó el 1 de julio de 1940 en Guáimaro, Camagüey, la cual estuvo vigente hasta que Fulgencio Batista diera el golpe de estado del 10 de marzo de 1952. Debe hacerse notar que la constitución existió hasta la fecha indicada, pero que algunos de sus artículos no se cumplían realmente. Uno es el caso del latifundio, que se verá más abajo, así como otros. Esta constitución de haberse cumplido habría hecho de Cuba algo realmente único en América Latina y el mundo.

El texto de la constitución es largo, por lo que aquí solo reproducimos algunos de los artículos que más pueden interesar a la población.

Título IV – Derechos fundamentales

Sección primera. De los derechos individuales

Art. 20- Todos los cubanos son iguales ante la Ley. La República no reconoce fueros ni privilegios.
Se declara ilegal y punible toda discriminación por motivo de sexo, raza, color o clase, y cualquiera otra lesiva a la dignidad humana.

Art. 24- Se prohíbe la confiscación de bienes. Nadie podrá ser privado de su propiedad sino por autoridad judicial competente y por causa justificada de utilidad pública o interés social, y siempre previo al pago de la correspondiente indemnización en efectivo fijada judicialmente.
La falta de cumplimiento de estos requisitos determinará el derecho del expropiado a ser amparado por Tribunales de Justicia, y en su caso reintegrado en su propiedad.
La certeza de la causa de utilidad pública o interés social y la necesidad de la expropiación corresponderá decidirlas a los tribunales de Justicia en caso de impugnación.

Art. 25- No podrá imponerse la pena de muerte. Se exceptúan los miembros de las Fuerzas Armadas por delitos de carácter militar y las personas culpables de traición o de espionaje en favor del enemigo en tiempo de guerra con nación extranjera.

Art. 26- La Ley Procesal Penal establecerá las garantías necesarias para que todo delito resulte probado independientemente del testimonio del acusado, del cónyuge y también de sus familiares hasta el cuarto grado de consanguinidad y segundo de afinidad. Se considerará inocente a todo acusado hasta que se dicte condena contra él.

En todos los casos las autoridades y sus agentes levantarán acta de la detención que firmará el detenido, a quien se le comunicará la autoridad que la ordenó, el motivo que la produce y el lugar adonde va a ser conducido, dejándose testimonio en el acta de todos estos particulares.

Son públicos los registros de detenidos y presos.
Todo hecho contra la integridad personal, la seguridad o la honra de un detenido será imputable a sus aprehensores o guardianes, salvo que se demuestre lo contrario. El subordinado podrá rehusar el cumplimiento de las órdenes que infrinjan esta garantía. El custodio que hiciere uso de las armas contra un detenido o preso que intentare fugarse será necesariamente inculpado y responsable, según las Leyes del delito que hubiere cometido.

Ningún detenido o preso será incomunicado.
Solamente la jurisdicción ordinaria conocerá de las infracciones de este precepto, cualesquiera que sean el lugar, circunstancias y personas que en la detención intervengan.

Art. 30- Toda persona podrá entrar y permanecer en el territorio nacional, salir de él, trasladarse de un lugar a otro y mudar de residencia, sin necesidad de carta de seguridad, pasaporte u otro requisito semejante, salvo lo que se disponga en las Leyes sobre inmigración y las atribuciones de la autoridad en caso de responsabilidad criminal.
A nadie se obligará a mudar de domicilio o residencia sino por mandato de autoridad judicial y en los casos y con los requisitos que la Ley señale.
Ningún cubano podrá ser expatriado ni se le prohibirá la entrada en el territorio de la República.

Art. 32- Es inviolable el secreto de la correspondencia y demás documentos privados, y ni aquélla ni éstos podrán ser ocupados ni examinados sino a virtud de auto fundado de juez competente y por los funcionarios o agentes oficiales. En todo caso, se guardará secreto respecto de los extremos ajenos al asunto que motivará la ocupación o examen. En los mismos términos se declara inviolable el secreto de la comunicación telegráfica, telefónica y cablegráfica.

Art. 33- Toda persona podrá, sin sujeción a censura previa, emitir libremente su pensamiento de palabra, por escrito o por cualquier otro medio gráfico u oral de expresión, utilizando para ello cualesquiera o todos los procedimientos de difusión disponibles.
Sólo podrá ser recogida la edición de libros, folletos, discos, películas, periódicos o publicaciones de cualquier índole cuando atente contra la honra de las personas, el orden social o la paz pública, previa resolución fundada de autoridad judicial competente y sin perjuicio de las responsabilidades que se deduzcan del hecho delictuoso cometido.
En los casos a que se refiere este artículo no se podrá ocupar ni impedir el uso y disfrute de los locales, equipos o instrumentos que utilice el órgano de publicidad de que se trate, salvo por responsabilidad civil.

Art. 34- El domicilio es inviolable y, en su consecuencia, nadie podrá entrar de noche en el ajeno sin el consentimiento de su morador, a no ser para socorrer a víctimas de delito o desastre; ni de día, sino en los casos y en la forma determinados por la ley. En caso de suspensión de esta garantía será requisito indispensable para penetrar en el domicilio de una persona que lo haga la propia autoridad competente, mediante orden o resolución escrita de la que se dejará copia auténtica al morador, a su familia o al vecino más próximo, según proceda. Cuando la autoridad delegue en alguno de sus agentes se procederá del mismo modo.

Art. 35- Es libre la profesión de todas las religiones, así como el ejercicio de todos los cultos, sin otra limitación que el respeto a la moral cristiana y al orden público. La iglesia estará separada del Estado, el cual no podrá subvencionar ningún culto.

Art. 36- Toda persona tiene derecho a dirigir peticiones a las autoridades y a que le sean atendidas y resueltas en término no mayor de cuarenta y cinco días, comunicándosele lo resuelto. Transcurrido el plazo de la ley, o en su defecto, el indicado anteriormente, el interesado podrá recurrir, en la forma que la Ley autorice, como si su petición hubiese sido denegada.

Art. 37- Los habitantes de la República tienen el derecho de reunirse pacíficamente y sin armas, y el de desfilar y asociarse para todos los fines lícitos de la vida, conforme a las normas legales correspondientes, sin más limitaciones que la indispensable para asegurar el orden público.
Es ilícita la formación y existencia de organizaciones políticas contrarias al régimen del gobierno representativo democrático de la República, o que atenten contra la plenitud de la soberanía nacional.

Art. 38- Se declara punible todo acto por el cual se prohíba o limite al ciudadano participar en la vida política de la nación.

Art. 39- Solamente los ciudadanos cubanos podrán desempeñar funciones públicas que tengan aparejada jurisdicción.

Título V – De la Familia y la Cultura
Sección primera. Familia

Art. 43- La familia, la maternidad y el matrimonio tienen la protección del Estado.
Sólo es válido el matrimonio autorizado por funcionarios con capacidad legal para realizarlo.
El matrimonio judicial es gratuito y será mantenido por la ley. El matrimonio es el fundamento legal de la familia y descansa en la igualdad absoluta de derechos para ambos cónyuges; de acuerdo con este principio se organizará su régimen económico.
La mujer casada disfruta de la plenitud de la capacidad civil, sin que necesite de licencia o autorización marital para regir sus bienes, ejercer libremente el comercio, la industria, profesión, oficio o arte y disponer del producto de su trabajo.
El matrimonio puede disolverse por acuerdo de los cónyuges o a petición de cualquiera de los dos, por las causas y en la forma establecidas en la ley.
Los Tribunales determinarán los casos en que por razón de equidad la unión entre personas con capacidad legal para contraer matrimonio será equiparada, por su estabilidad y singularidad, al matrimonio civil.
Las pensiones por alimentos a favor de la mujer y de los hijos gozarán de preferencia respecto a cualquier obligación y no podrá oponerse a esa preferencia la condición de inembargable de ningún sueldo, pensión o ingreso económico de cualquier clase que sea.
Salvo que la mujer tuviera medios justificados de subsistencia o fuere declarada culpable, se fijará en su beneficio una pensión proporcionada a la posición económica del marido y teniendo en cuenta a la vez las necesidades de la vida social. Esta pensión será pagada y garantizada por el marido divorciado y subsistirá hasta que su ex cónyuge contrajera nuevo matrimonio, sin perjuicio de la pensión que se fijará a cada hijo, la cual deberá ser también garantizada. La Ley impondrá adecuadas sanciones a los que en caso de divorcio, de separación o cualquiera otra circunstancia, traten de burlar o eludir esa responsabilidad.

Art. 44- Los padres están obligados a alimentar, asistir, educar e instruir a sus hijos, y éstos a respetar y asistir a sus padres. La Ley asegurará el cumplimiento de estos deberes con garantías y sanciones adecuadas.

Art. 45- El régimen fiscal, los seguros y la asistencia social se aplicarán de acuerdo con las normas de protección a la familia establecidas en esta Constitución. La niñez y la juventud estarán protegidas contra la explotación y el abandono moral y material. El Estado, La Provincia y el Municipio organizarán instituciones adecuadas al efecto.

Art. 46- Dentro de las restricciones señaladas en esta Constitución, el cubano tendrá libertad de testar sobre la mitad de la herencia.
Sección segunda. Cultura

Art. 47- La cultura, en todas sus manifestaciones, constituye un interés primordial del Estado, son libres la investigación científica, la expresión artística y la publicación de sus resultados, así como la enseñanza, sin perjuicio, en cuanto a ésta, de la inspección y reglamentación que al Estado corresponda y que la Ley establezca.

Art. 48- La instrucción primaria es obligatoria para el menor en edad escolar, y su dispensación lo será para el Estado, sin perjuicio de la cooperación encomendada a la iniciativa municipal. Tanto esta enseñanza como la pre-primaria y las vocaciones serán gratuitas cuando las imparta el Estado, la Provincia o el Municipio. Asimismo lo será el material docente necesario.
Será gratuita la segunda enseñanza elemental y toda enseñanza superior que imparta el Estado o los Municipios, con exclusión de los estudios preuniversitarios especializados y los universitarios. En los Institutos creados o que se creasen en lo sucesivo con categoría de preuniversitarios, la Ley podrá mantener o establecer el pago de una matricula módica de cooperación, que se destinará a las atenciones de cada establecimiento.

Art. 53- La Universidad de La Habana es autónoma y estará gobernada de acuerdo a sus estatutos y con la ley que los mismos deban anteponerse.
El Estado contribuirá a crear el patrimonio universitario y al sostenimiento de dicha Universidad, consignando a este último fin, en sus presupuestos nacionales, la cantidad que fije la Ley.

Art. 54- Podrán crearse Universidades oficiales o privadas y cualesquiera otras instituciones y centros de altos estudios. La Ley determinará las condiciones que hayan de regularlos.

Art. 55- La enseñanza oficial será laica. Los centros de enseñanza privada estarán sujetos a la reglamentación e inspección del Estado: pero en todo caso conservarán el derecho de impartir, separadamente de la instrucción técnica, la educación religiosa que deseen.

Art. 56- En todos los centros docentes, públicos o privados, la enseñanza de la Literatura, la Historia y la Geografía Cubana, y de la Cívica y de la Constitución, deberán ser impartidas por maestros cubanos por nacimiento y mediante textos de autores que tengan esa misma condición.

Título VI – Del Trabajo y de la Propiedad

Art. 66- La jornada máxima de trabajo no podrá exceder de ocho horas al día. Este máximo podrá ser reducido hasta seis horas diarias para los mayores de catorce años y menores de dieciocho.
La labor máxima semanal será de cuarenta y cuatro horas, equivalentes a cuarenta y ocho en el salario, exceptuándose las industrias que, por su naturaleza, tienen que realizar su producción ininterrumpidamente dentro de cierta época del año, hasta que la Ley determine sobre el régimen definitivo de esta excepción.
Queda prohibido el trabajo y el aprendizaje a los menores de catorce años.

Art. 67- Se establece para todos los trabajadores manuales e intelectuales el derecho al descanso retribuido de un mes por cada once de trabajo dentro de cada año natural. Aquellos que, por la índole de su trabajo u otra circunstancia, no hayan laborado los once meses, tienen derecho al descanso retribuido de duración proporcional al tiempo trabajado.
Cuando por ser fiesta o duelo nacional los obreros vaguen en su trabajo los patronos deberán abonarles los salarios correspondientes.
Sólo habrá cuatro días de fiesta y duelos nacionales en que sea obligatorio el cierre de los establecimientos industriales o comerciales o de los espectáculos públicos, en su caso. Los demás serán de fiesta o duelo oficial y se celebrarán sin que se suspendan las actividades económicas de la Nación.

Art. 68- No podrá establecerse diferencia entre casadas y solteras a los efectos del trabajo.
La Ley regulará la protección a la maternidad obrera, extendiéndola a las empleadas.
La mujer grávida no podrá ser separada de su empleo, ni se le exigirá efectuar, dentro de los tres meses anteriores al alumbramiento, trabajos que requieran esfuerzos físicos considerables.

Art. 71- Se reconoce el derecho de los trabajadores a la huelga y el de los patrones al paro, conforme a la regulación que la Ley establezca para el ejercicio de ambos derechos.

Sección segunda. Propiedad

Art. 87- El Estado cubano reconoce la existencia y legitimidad de la propiedad privada en su más amplio concepto de función social y sin más limitaciones que aquellas que por motivos de necesidad pública o interés social establezca la Ley.

Art. 88- El subsuelo pertenece al Estado, que podrá hacer concesiones para su explotación, conforme a lo que establezca la Ley. La propiedad minera concedida y no explotada dentro del término que fije la Ley, será declarada nula y reintegrada al Estado.

Art. 90- Se proscribe el latifundio y a los efectos de su desaparición, la Ley señalará el máximo de extensión de la propiedad que cada persona o entidad pueda poseer para casa tipo de explotación a que la tierra se dedique y tomando en cuenta las respectivas peculiaridades.
La Ley limitará restrictivamente la adquisición y posesión de la tierra por personas y compañías extranjeras, y adoptará medidas que tiendan a revertir la tierra al cubano.

Art. 91- El padre de familia que habite, cultive y explote directamente una finca rústica de su propiedad, siempre que el valor de ésta no exceda de dos mil pesos, podrá declararla con carácter irrevocable como propiedad familiar, en cuanto fuera imprescindible para su vivienda y subsistencia, y quedará exenta de impuestos y será inembargable e inalienable salvo por responsabilidades anteriores a esta Constitución.
Las mejoras que excedan de la suma anteriormente mencionada abonarán los impuestos correspondientes en la forma que establezca la Ley. A los efectos de que pueda explorarse dicha propiedad, su dueño podrá gravar o dar en garantía siembras, plantaciones, frutos y productos de la misma.

Título VII – Del sufragio y de los oficios públicos

Sección primera. Sufragio

Art. 97- Se establece para todos los ciudadanos cubanos como derecho, deber y función el sufragio universal, igualitario y secreto.
Esta función será obligatoria; y todo el que salvo impedimento admitido por la Ley, dejare de votar en una elección o referendo será objeto de las sanciones que la Ley le imponga y carecerá de capacidad para ocupar magistratura o cargo público alguno durante dos años, a partir de la fecha de la infracción.

Preparado por Esteban Hernández (26 febrero de 2016)

Los presidentes de Cuba de 1902 a 1976

La dictadura es el sistema de gobierno
en el que lo que no está prohibido es obligatorio”.
Enrique Jardiel Poncela, novelista español (1901-1952)

Muchas generaciones de cubanos no conocen ni una tercera parte de los presidentes que ha tenido Cuba en el pasado. La historia recoge hechos que nadie tiene el derecho de esconderlos, sean estos malos o buenos. El ser humano es imperfecto en su manera de obrar, los presidentes también, unos cometen más errores, otros menos, pero sean virtuosos o no, nadie debe ocultar el quehacer de estas personas. Tampoco todo es en blanco y negro, eso es una forma discriminatoria de tratar la historia, más bien eso es absolutismo a conveniencia.

De hecho Cuba es el país de América Latina que más presidentes de facto (no electos por voto directo de la población) haya tenido y eso no es ningún mérito para la historia del país. No es propósito aquí discutir lo que hizo de bueno uno u otro, pero si decir quienes fueron y cómo llegaron al poder todos los presidentes hasta 1976. El resto de la historia, pienso, que las actuales generaciones lo conocen.

En 1901 se aprueba la primera constitución de Cuba, influenciada por los Estados Unidos, que incluyó muy a propósito la llamada Enmienda Platt, que les otorgaba a los americanos el derecho a intervenir militarmente en el país cada vez que así lo entendieran necesario. En 1901 tuvieron lugar las primeras elecciones libres en el país.

Cuba se convirtió en república el 20 de mayo de 1902. Ese día se izó por primera vez, en el Castillo del Morro y en el Palacio de los Capitanes Generales, la bandera de la estrella solitaria, el emblema de la Patria. Ese día se oyeron las famosas palabras del general Máximo Gómez: “¡Creo que hemos llegado!”.

Su primer presidente fue el bayamés Tomás Estrada Palma, quien ya había sido Presidente de la República de Armas del 29 de marzo de 1876 al 19 de octubre de 1877. Estrada Palma también había participado junto a Martí en la organización del Partido Revolucionario Cubano. De hecho fue delegado del partido durante todo el tiempo de la guerra, al final de la cual y con la rendición de España, aprobó la disolución del Partido, algo muy discutible, por entender que ya había cumplido su misión. Estrada Palma intentó reelegirse en 1906, la rebelión interna más el descontento popular dieron lugar a la primera intervención de los norteamericanos en el período republicano a solicitud de Estrada Palma, impotente con la revuelta nacional. La solicitud de ayuda a los EEUU se realizó el 12 de setiembre de 1906, la que fue aceptada. Vino la intervención y con ellos William H. Taft, secretario de guerra de EEUU, quien asumió el cargo de gobernador provisional, el que duró hasta el 13 de octubre de 1906 cuando Charles Edward Magoon, ex gobernador del Canal de Panamá, llamado por los cubanos como “El Hombre de Cera”, asumió el puesto de gobernador provisional en Cuba.

El 29 de enero de 1909, el espirituano y General de Brigada José Miguel Gómez, del Partido Liberal, ganó las segundas elecciones cubanas. Fue tanto lo que robó este “patriota” que le llamaron Tiburón popularmente, pero como solía dar sus cositas a sus secuaces, pues entonces surgió el famoso dicho de “Tiburón se baña pero salpica”. El “patriota” dejó el poder el 20 de mayo de 1913 y con otra intervención americana debido a la insurrección de los Independientes de Color, movimiento que agrupaba a negros, muchos de ellos ex mambises contra la ocupación colonial española y que se sublevaron por el grado de racismo manifestado por el gobierno del Tiburón.

El siguiente presidente fue el matancero y General Aurelio Mario García Menocal (oriundo de Jagüey Grande), del Partido Conservador Nacional, quien tuvo la gracia de gobernar por dos períodos consecutivamente en Cuba, 1913-1917 y 1917-1921. García Menocal también necesitó de intervenciones norteamericanas para poder afianzar su poder. Una de ellas fue en 1917, siempre para combatir a los llamados indígenas, la población negra sublevada por el grado de racismo imperante en la sociedad cubana.

El siguiente presidente fue el jurista, poeta y escritor Alfredo Zayas y Alfonso, habanero y del Partido Popular Cubano, más conocido como El Chino por su paciencia asiática, quien asumió el poder el 20 de mayo de 1921 y se mantuvo por todo su mandato hasta 1925. Me decía mi abuela que para ella Zayas fue de lo mejor que le pudo pasar a Cuba en el pasado. Zayas y Alfonso no combatió durante la guerra de independencia al estar desterrado en España durante toda la contienda bélica. La llamada Enmienda Platt dentro de la constitución cubana permitía a los EEUU intervenir cada vez que así lo entendieran necesario. Fue Zayas el primero que luchó por derogar esta enmienda, igualmente se opuso a la ocupación de la Bahía de Guantánamo por los norteamericanos. De hecho, Zayas había ganado las elecciones de 1916, pero a los norteamericanos no les interesaba tener a Cuba gobernada por una persona como él, por lo que con su intervención afianzaron a García Menocal en el poder. Igualmente Zayas negoció el regreso de la Isla de Pinos al territorio nacional, que mediante el tratado Hay-Quesada se recuperó la isla en cuestión, en manos de los americanos desde 1898. Dicen algunos historiadores que ese día algunas fuerzas de izquierda del país protestaron, no se entiende cómo estos oposicionistas sistemáticos del pasado, puedan protestar cuando se está recuperando un territorio nacional ocupado. Otro mérito de Zayas fue permitir la libertad de prensa sin censura, la que ha existido por muy poco tiempo en la historia del país.

El siguiente presidente fue otro “patriota”, General del ejército mambí, que conste, se trata del villareño Gerardo Machado y Morales (oriundo de Camajuaní), del Partido Liberal, quien ganó las siguientes elecciones y tomó posesión el 20 de mayo de 1925. Este hombre tiene el mérito de haber construido la carretera central y el Capitolio de la Habana, pero utilizó el poder a su favor todo lo que quiso. En 1929 se reeligió y a partir de 1930 Cuba vivió toda una revoltura en su sociedad. Surgieron movimientos de protesta y se acrecentó la represión. Por razones que no logro entender, EEUU no intervino militarmente, nadie se lo prohibía y la Enmienda Platt estaba en vigor. En lugar de eso, los Estados Unidos buscaron una salida pacífica enviando a la isla al Sr. Summer Welles como mediador. El General “patriota” se vio obligado a huir en 1933 tras una huelga general. Se instaló en los EEUU, donde murió tranquilamente en Miami en 1939.

Presidentes cubanos electos Estrada Palma, José M. Gómez, García Menocal, Zayas, Machado, Grau San Martín, Batista y Prío Socarrás

Presidentes cubanos electos en Cuba: Tomás Estrada Palma, José Miguel Gómez, Mario García Menocal, Alfredo Zayas, Gerardo Machado, Ramón Grau San Martín, Fulgencio Batista y Carlos Prío Socarrás

Fue así que comenzaron a aparecer los primeros presidentes de facto, esos que nadie los elige, designados de dedo. El primero fue Alberto Herrera, quien se hizo cargo de La presidencia, a la salida de Machado del país, el 12 de agosto de 1933. Herrera fue como el programa de Gaspar Pumarejo en la Cuba de los 50, “Reina por un día”, pues el 13 de agosto de 1933 entregó el poder al hijo del Padre de la Patria, Carlos Manuel de Céspedes y Quesada, hombre bien visto por los norteamericanos y que ocupó la presidencia del 13 de agosto de 1933 al 4 de septiembre del mismo año. Las fuerzas represivas cubanas no aceptaron el mandato del hijo del Padre de la Patria y para mandarlo a su casa, organizaron un golpe de estado que tuvo como uno de sus líderes al tristemente célebre sargento, luego coronel y general, Fulgencio Batista y Zaldívar (oriundo de Banes, Oriente). El golpe de estado llevó a la llamada Pentarquía al poder, la cual estaba compuesta por el Dr. Ramón Grau San Martín, Sergio Carbó (político y periodista), Porfirio Franca (banquero), José Miguel Irisarri (Abogado) y Guillermo Portela y Möller (Profesor universitario de leyes), pero la misma duró lo mismo que un merengue a la puerta de una escuela, fue echada abajo el 10 de septiembre de 1933, mientras que el nuevo presidente fue el médico y profesor universitario Ramón Grau San Martín del Directorio Estudiantil Universitario, quien tampoco duró mucho. En el período inmediato a la toma de Grau San Martín (oriundo de la Palma, Pinar del Río) como presidente de facto, los militares simpatizantes de Machado tomaron el Hotel Nacional en la Habana, rebelión que fuera aplastada por los militares bajo las órdenes del nuevo coronel Fulgencio Batista.

El 10 de enero de 1934 se efectúa una entrevista entre Grau, Batista y Jefferson Caffery, nuevo embajador de los Estados Unidos, que dio por resultado la renuncia de Grau San Martín el 16 de enero de 1934. En su lugar, Batista, con el apoyo de la Junta Revolucionaria, nombraron al Ingeniero Carlos Hevia y Reyes Gavilán, entonces ministro de agricultura de Grau, como nuevo presidente de Cuba. Hevia fue otro merengue nacional, dos días después renunciaba por imposición de Batista, quien designaba al periodista y escritor cubano (aunque nacido en Perú) Manuel Márquez Sterling, quien fue presidente por solo seis horas.

Acto seguido Batista nombró a Carlos Mendieta y Montefur, hombre muy opuesto a Machado, como nuevo presidente, que se caracterizó por las represiones en el movimiento obrero cubano pero que logró eliminar la Enmienda Platt de la constitución cubana. En realidad eso fue un arreglo, producto de las conversaciones de Batista, el nuevo hombre fuerte para los americanos en Cuba, con el embajador americano Jefferson Caffery. Mendieta estuvo en el poder hasta el 10 de diciembre de 1935 y fue tan criticado que le pasó el poder a su secretario de estado José Agripino Barnet y Vinajeras, hombre nacido en Barcelona, España, quien tomó posesión el 11 de diciembre de 1935-1936.

Barnet sabía que él no era hombre del gusto de los cubanos, no tenía realmente apoyo, por lo que organizó la primera elección libre después de 1924. Miguel Mariano Gómez del Partido Acción Republicana e hijo del ex-presidente José Miguel Gómez fue el presidente electo, quien duró siete meses en el poder. El 24 de diciembre de 1936 fue destituido por el Congreso. Miguel Mariano había sido alcalde de la Habana y realmente no contó con el debido apoyo del congreso para poder gobernar.

Con la renuncia del presidente electo, el Dr. Federico Laredo Brú, del Partido Unión Nacionalista, tomó posesión el 24 de diciembre de 1936. Laredo Brú, oriundo de Remedios, Las Villas, graduado de leyes en la Universidad de la Habana y Coronel del ejército mambí, logró durante su mandato la ley de nueve centavos sobre el saco de azúcar que había costado la presidencia a su predecesor, fijó la zafra azucarera a casi tres millones de toneladas al año y con un precio por encima de los 1,7 centavos la libra. Eso, además, de dar autonomía a la Universidad de la Habana, crear el Servicio Técnico de Salud Pública y el Consejo Nacional de Tuberculosis. Se redactó una nueva Carta Magna que dio lugar a una Asamblea constituyente, que fuera presidida por Grau en 1939 y posteriormente por Márquez Sterling, la que se encargó de redactar la nueva Constitución para Cuba.

Otros presidentesCarlos M. de Céspedes y Quesada, Carlos Hevia, Mendieta, José Barnet, Miguel Mariano Gómez, Laredo Bru, Urrutia Lleó, Dorticós Torrado

Otros presidentes: Carlos Manuel de Céspedes y Quesada, Carlos Hevia, Carlos Mendieta, José Barnet, Miguel Mariano Gómez, Laredo Bru, Manuel Urrutia Lleó, Osvaldo Dorticós Torrado

El siguiente presidente electo fue el Coronel, luego General, Fulgencio Batista y Zaldívar, quien vino apoyado por la Coalición Socialista-Popular. Batista tomó posesión el 20 de mayo de 1940 y poco después, el 5 de junio de 1940 se promulgó la muy avanzada Constitución de 1940, una verdadera guía de la democracia. El mandato de Batista se extendió hasta 1944.

Grau San Martín del Partido Revolucionario Cubano Auténtico fue el siguiente presidente, electo el 1 de junio de 1944. Durante los 4 años de presidencia del médico, se consiguió elevar el precio de la libra de azúcar en el mercado estadounidense de 2.65 a 3.10, ajustando dicho precio al índice del coste de vida en los Estados Unidos, y en julio Cuba firmó la Carta de las Naciones Unidas como país fundador de la ONU. La corrupción durante el gobierno de Grau alcanzó altos niveles.

El siguiente presidente electo fue Carlos Prío Socarrás, también del Partido Revolucionario Cubano Auténtico, el que estuvo en el poder de 1948 hasta el 10 de marzo de 1952 cuando Batista diera su segundo golpe de Estado en la historia de la república de Cuba. Aclaro que he visto una afirmación escrita sobre Prío en wikipedia, donde dice que él se suicidó el 5 de abril de 1977. Según los entendidos en el tema, a Prío lo mataron en la puerta de su casa en Miami y su asesino aún se desconoce. Prío era un hombre retirado que sabía mucho de mucha gente y de muchas cosas, era realmente un ser viviente incómodo. A Prío le llamaban El Presidente Cordial, para todos tenía una sonrisa. Quien dude de lo que afirmo, que lea a Bianchi Ross, en un artículo interesante sobre la muerte de Prío, aparecido en Juventud Rebelde del 2012. De hecho, fue Carlos Prío el último presidente electo por el voto popular en Cuba.

Fulgencio Batista y Zaldívar instauró su poder, con el beneplácito de Washington, y para darle un barniz democrático al asunto, convocó a elecciones. Para hacer ver que el asunto era de democracia, Cuba tuvo una marioneta como presidente interino de nombre Andrés Domingo Morales del Castillo, de 1954 a 1955. En las amañadas elecciones, con mucha lógica, el vencedor fue Batista, quien tuvo que huir el 1 de enero de 1959 bajo el empuje de las fuerzas revolucionarias.

Carlos Piedra fue presidente de Cuba por unas horas, la huelga general estaba en pie y Piedra no era realmente de piedra para aguantar la tormenta que le venía encima. Con la llegada al poder del gobierno revolucionario, se nombró al espirituano (de Yaguajay), el Dr. Manuel Urrutia Lleó, ex-miembro del Tribunal Supremo como nuevo presidente de Cuba en 1959. La idea planteada inicialmente fue un gobierno provisional para dar paso a elecciones libres y democráticas. Las divergencias entre Urrutia y el primer ministro Fidel Castro fueron agudas, por lo que el segundo renunció a sabiendas que todo un pueblo lo apoyaba, la renuncia fue un paso para obligar a Urrutia a renunciar, quien se oponía a la promulgación de la segunda ley de Reforma Agraria, la misma que daba la propiedad de buena parte de la tierra del país al Estado. El 17 de julio de 1959 era designado como nuevo presidente el Dr. Osvaldo Dorticós Torrado, oriundo de Cienfuegos, quien estuvo en ese puesto hasta el 2 de diciembre de 1976.

Con la nueva constitución de Cuba y los nuevos arreglos del sistema en el país en la década de los 70, Dorticós Torrado pasó a ocupar el cargo de Ministro de Justicia, y en 1983 se suicidó, cuyas razones, al menos, uno las desconoce.

Bibliografía consultada

Anon. Rasgos de la historia de Cuba hasta 1952. http://www.komentaria.com/cuba/roberto-tariche/cap5.html

Anon. Fulgencio Batista. Biografías y vida. http://www.biografiasyvidas.com/biografia/b/batista.htm

Anon. Gerardo Machado. Biografías y vida.
http://www.biografiasyvidas.com/biografia/m/machado_y_morales.htm

Anon. Presidentes de Cuba. Historia de Cuba. http://aguadadepasajeros.bravepages.com/cubahistoria/presidentes_de_cuba.htm

Anon. Presidentes de Cuba. Historia de Cuba. http://cubanhistory1902.blogspot.com.es/2010/11/presidentes-de-cuba_09.html

Anon. Tomás Estrada Palma. Biografías y vida. http://www.biografiasyvidas.com/biografia/e/estrada_palma.htm

Anon. Alfredo Zayas Alfonso. Enciclopedia del Caribe. EnCaribe. http://www.encaribe.org/es/article/alfredo-zayas-alfonso/659

Bianchi Ross Ciro.2012. Cómo murió Carlos Prío Socarrás. digital@juventudrebelde.cu, 21 de abril. http://www.juventudrebelde.cu/columnas/lectura/2012-04-21/como-murio-carlos-prio-socarras/

Escrito por Esteban Hernández (7 de febrero de 2016)

Gambia y Binta Kinteh

Donde existe la esclavitud, es negada la dignidad humana, y avergüenza
a todos los que dicen ser misericordiosos o comprometidos
con los débiles y vulnerables del mundo”.
Kofi Annan, ex -secretario general de la ONU

Uno de los países más pequeños de África al Sur del Sahara es Gambia, país que posee playas muy visitadas por los británicos, cuyas fronteras terrestres son circundadas por el  Senegal.

Algunos datos sobre Gambia, país del África occidental, cuya capital es Banjul, aunque posee otra ciudad más grande, Serekunda. Su superficie es de apenas 10 mil quinientos quilómetros cuadrados, con una población de un millón novecientos mil habitantes, compuesta por unas treinta una etnias, donde sobresalen los Mande o Mandinka y los Wolof principalmente, lo cual implica que son varios los dialectos que habla su población. El nombre del país responde a que el llamado río Gambia atraviesa este pequeño país y desemboca en el Océano Atlántico. Económicamente depende de su agricultura, siendo los cultivos del maíz y del maní sus principales rubros.

Gambia se independizó de Gran Bretaña en 1965, se convirtió en República y ha sufrido de sublevaciones, una de ellas ocurrió en 1981 cuando algunos rebeldes con ideas de izquierda radical, tomaron el poder, el cual les duró poco, ya que la vecina Senegal intervino y se creó una confederación en 1982, la que llamaron Senegambia, que se disolvió en diciembre de 1989, con lo cual Gambia volvió a su estado original.

En el pasado Gambia era uno de los puntos preferidos por los colonialistas para apresar población que convertían en esclavos, los que usualmente iban a parar a una islita llamada Goré, que queda frente a la costa de Dakar, capital de Senegal. Allí los amontonaban en condiciones infrahumanas, algunos morían, mientras que los sobrevivientes eran enviados como esclavos a varios países de América. Unos terminaban en EEUU, otros en las islas del Caribe.

En 1991 tuve la oportunidad de visitar este país por razones de trabajo. Allí había un proyecto en materia de control de malezas parásitas en maíz, financiado por el PNUD y ejecutado por la FAO. Me tocó supervisar el proyecto y a tal efecto visité Gambia en setiembre del año ya indicado.

La capital de este país es pequeña y realmente no le encontré atractivo. Los turistas ingleses si abundan en los hoteles a lo largo de las playas. En el recorrido por las zonas agrícolas donde operaba el proyecto, veía que era algo difícil trasladarse de un lugar a otro sin tocar algo del territorio de Senegal. Las etnias del sur de este país son las mismas que en Gambia. Después del recorrido, el coordinador del proyecto, un especialista de Gana, me llevó a un lugar que se llama Albreda/Juffureh. Previamente me había dicho que el héroe de la novela “Raíces”, obra del escritor norteamericano Alex Haley, había nacido y vivido allí hasta que fue apresado y esclavizado. Conocía de esta obra por la serie que vimos por la TV en Cuba.  El coordinador del proyecto no habla ninguno de los dialectos del país, pero por suerte ahí estaba Sonko, técnico medio graduado en Costa de Marfil, quien además de ser Mandinka, hablaba bien los dialectos del lugar, el francés y el inglés.

Alex Haley, autor de Raíces, y LeVar Burton en el papel de Kunta Kinte

Alex Haley, autor de la novela “Raíces”, y LeVar Burton en el papel de Kunta Kinte en el serial TV

Al llegar allí Sonko me dijo de hablar con Binta Kinteh, prima de la séptima generación de Kunta Kinte o luego llamado Tobey Waller en EEUU. Sonko obviamente sirvió de traductor. Ante todo me identifiqué como cubano, ella me preguntó que dónde quedaba eso, o sea Cuba. Le dibujé en papel un mapa rústico y le señalé los lugares adonde eran llevados los esclavos, islas del Caribe, Venezuela y EEUU. Binta enseguida me corrigió, me dijo que los Mandinkas jamás han sido esclavos, los trataron de esclavizar, pero no lo lograron. Ella se refería a la dignidad de su pueblo.

Binta Kinteh

Binta Kinteh

Hablando ya de Cuba, le dije que en nuestro país había llegado una buena parte de los Mandinkas que fueron apresados. Muchas de sus costumbres pasaron a integrarse de cierta manera en las entonces existentes, incluso su música se hizo sentir igualmente. Hay una canción, cuyo estribillo no lo conocía bien, siempre me decía que era Chichiricú Mandinga, se lo dije a Binta, la que enseguida me rectificó, lo correcto es Kekereké Mandinga. Kekereké significa como una forma de dar vivas o alegría en su lengua.

Al inicio era yo quien preguntaba, luego ella pasó a preguntar. Lo primero fue que si conocía a Alex, el escritor de la novela. Ella creía que todo el mundo en Occidente se conoce de la misma manera que todos se conocen en Juffureh. Obviamente le dije que sabía que existía y conocía su obra pero no más. A continuación esto fue lo que me dijo:

“Alex vino aquí, se identificó como descendiente de mi primo Kunta, compartió con nosotros, aquí no tuvimos secreto para él, Juffureh era también su casa. Él vio cómo vivimos, no tenemos nada, y nos prometió que nos ayudaría a mejorar nuestra vida, hacer de Juffureh un lugar de interés para todos los turistas. Sin embargo, después que terminó su trabajo, más nunca supimos de él y no sucedió realmente nada. Juffureh siguió siendo tan conocido como antes y sin ninguna mejoría”.

Hizo una pausa y me preguntó sin rencor: ¿Sabe Ud. por qué no ha vuelto?

¿Qué podía saber yo sobre eso?, me dio pena que se le haya hecho una promesa para luego no cumplirla. La gente de Juffure les habría bastado con unos pocos miles de dólares para poder mejorar la vivienda y el lugar, incluso convertir el lugar en un verdadero museo para los turistas.

Alex Haley publicó su libro en 1976 y mi dialogo con Binta fue en 1991, había pasado quince años y no les llegó nada a los familiares de Kunta, aunque a decir verdad en Albreda/ Juffureh se han hecho algunas cositas que hacen más atractiva la visita. No tengo idea si lo hicieron los gobiernos de Gambia o fue por donaciones del exterior. Alex Haley murió en 2010.

Binta murió hace unos años, y mi traductor, Sonko, quien tiene igual nombre que el jefe de la comunidad de Juffureh, llegó a ser Ministro de Agricultura en Gambia. No sé si sigue en esta función. Tampoco sé dónde están las fotos que me saqué con Binta, ya de ese encuentro hacen 25 años. Su hijo me vendió una figurilla que él usualmente hace con madera.

Escrito por Ricardo Labrada (23 febrero de 2016)

Le llamaron Grito de Baire pero……

“Sólo la libertad trae consigo la paz y la riqueza”
José Martí

Hoy, 24 de febrero de 2016, se cumplen 121 años del inicio de la guerra de independencia de Cuba contra el colonialismo español. Lo interesante es que se le haya llamado Grito de Baire cuando en realidad la rebelión tuvo lugar en varias partes de la entonces provincia de Oriente y mucho más dentro del área que hoy ocupa la provincia de Guantánamo.

Esta fecha hasta 1960 era festiva en Cuba, después no lo fue más y sin ninguna explicación que recuerde. La rebelión fue organizada por José Martí y la sublevación tuvo lugar en varias partes del país. Hubo alzamiento pero sin acción militar en Ibarra, Matanzas, donde Juan Gualberto Gómez fue su guía; en Jagüey Grande, Matanzas, guiado por Martín Marrero, en Los Charcones; Aguada de Pasajeros, actual provincia de Cienfuegos con los habaneros Joaquín Pedroso, Alfredo Arango y Charles y Jorge Aguirre al frente. Donde sí hubo acción militar fue en Bayate, Manzanillo, bajo la guía del experimentado Bartolomé Masó; en Santiago de Cuba, cuyo líder fue otro avezado militar cubano, Guillermo Moncada; en Bayamo, liderados por los coroneles Joaquín Estrada Castillo, Esteban Tamayo y José Manuel Capote; en Guantánamo, guiados por el general Pedro “Periquito” Agustín Pérez; en Jiguaní, actual provincia de Granma, comandado por el coronel Fernando Cutiño Zamora, y por último en Baire, con Saturnino Lora como jefe de la sublevación.

El periodista, abogado, profesor e historiador Regino E. Boti en su libro “24 de febrero de 1895” de 1923 aclara muchos aspectos del inicio de esta guerra. Fue Guantánamo la región que tuvo la participación más activa y destacada ese día por ser la zona del país mejor preparada para el levantamiento. En realidad Pedro Agustín Pérez ya estaba alzado en la manigua desde octubre de 1894 a la vez que existían núcleos patrióticos en más de nueve localidades y cada una de ellas contaba con uno o dos jefes. Los hermanos Antonio y José Maceo conocían de esta situación y por eso escogieron esta zona para desembarcar en sus costas.

La orden de levantamiento se firmó en Nueva York el 29 de enero de 1895, mientras que Martí embarcó hacia Santo Domingo para encontrarse con el general Máximo Gómez. Fue en Montecristi donde ambos suscribieron el famoso Manifiesto, donde se exponían los propósitos de la guerra. Estando en Santo Domingo fue que Martí y Gómez se enteraron del inicio de la rebelión el 24 de febrero. Martí a ese respecto escribió: “Yo evoqué la guerra: mi responsabilidad comienza con ella, en vez de acabar… Ahora hay que dar respeto y sentido humano y amable al sacrificio”. Inmediatamente Martí y Máximo Gómez se dispusieron embarcar a Cuba. Un barco frutero los dejó frente a los acantilados de la costa de Baracoa el 11 de marzo, de allí llegaron a la playita de Cajobabo y a los tres días de la marcha por zonas inhóspitas de la Sierra, se encontraron con los primeros sublevados liderados por el terror de los españoles, el león José Maceo, quien había librado batalla previamente en Arroyo Hondo.

Grupo de mambises cubanos

Grupo de mambises cubanos

Antonio Maceo desembarcó también por la zona guantanamera, en Duaba, el 1 de abril de 1895 junto con otros 22 expedicionarios, entre los cuales se encontraban José y Flor Crombet. Maceo se internó en la entonces provincia de Oriente y se incorporó a las fuerzas insurrectas de Mayarí. Desde allí trasmitió una circular comunicando a todos los rebeldes que asumía la jefatura de todas las tropas en la provincia de Oriente.

No fue hasta el 5 de mayo de 1895 que se reunieran los tres líderes, Martí, Máximo Gómez y Antonio Maceo, la que se desarrolló en el ingenio La Mejorana muy próximo al pueblo Dos Caminos de San Luis. En esa reunión Martí planteó la necesidad de reunir en asamblea a la representación del pueblo, eso con el fin de dar forma republicana a la revolución. Maceo, por su parte, era partidario de crear una junta de generales con mando, él no era amigo de un gobierno con predominio de organismos civiles. Al final el propósito martiano venció, y Martí y Máximo Gómez emprendieron la ruta para llegar a Camagüey, territorio donde no había habido ninguna insurrección. Igualmente esperaban encontrarse con Bartolomé Masó y otros jefes en ese viaje.

Los tres líderes cubanos

Los tres líderes cubanos

La incorporación de Camagüey se logró después de la muerte de José Martí. El viejo marqués de Santa Lucía, uno de los fundadores de la primera república en armas, se mostró dispuesto a participar en esta empresa independentista.

Todos sabemos que la guerra se intensificó, vino la invasión que puso a las tropas españolas en perfecto jaque. Como dijo un jefe mambí: “Después de la invasión, todo era cuestión de tiempo”.

Había muerto algunos de los líderes como Martí, Antonio y José Maceo, pero la revolución continuó. La respuesta de los opresores fue la más criminal que se pueda pensar, la reconcentración, plan realmente fascista que buscaba aislar a los insurrectos de la población civil. Cualquier insurrecto sería juzgado sumariamente, eso incluía a aquellos que publicaran cualquier noticia sobre los rebeldes y su avance en esta guerra. El Capitán general Valeriano Weyler Nicolau, mallorquino de nacimiento, marqués de Tenerife, enano imperfecto (sólo medía 152 cm), fue el inventor de este plan, que ordenó requisar los caballos y los alimentos que se produjeran para trasladar los mismos al pueblo más cercano que tuviera destacamento. La reconcentración como tal aparece descrita en la siguiente disposición: “Todos los habitantes en los campos o fuera de la línea de fortificación de los pueblos, se reconcentrarán en el término de ocho días en los pueblos organizados por las tropas. Será considerado rebelde y juzgado como tal, todo individuo que transcurrido ese plazo se encuentre en despoblado”.

El número de muertos con esta reconcentración fue elevado, sobre todo de niños, mujeres y ancianos. España tenía un ejército de 182 mil soldados en la isla, los que fueron reforzados con otros miles más de soldados. Así y todo, la revolución no se detuvo, el pueblo cubano resistió y ya en 1898 las tropas españolas se mostraban desmoralizadas ante tantas derrotas en el campo de batalla. La última colonia española en América estaba a punto de independizarse del yugo español, el que se extendió por espacio de 387 años.

Resultados de la reconcentración de Valeriano Weyler

Resultados de la reconcentración de Valeriano Weyler

Gran parte de lo aquí escrito proviene del libro de “Historia de Cuba (1492-1898)” de Fernando Portuondo del Prado (Editorial Pueblo y Educación, 1965). Además de:

Escrito por Ricardo Labrada (24 febrero de 2016)