La derrota del equipo Cuba en la XII Serie Mundial Amateur (México 1951)

La oportunidad con frecuencia se presenta
disfrazada en forma de derrota temporal
Napoleon Hill (1883-1970, escritor estadounidense)

Del evento de referencia y otros similares se dice que no hay mucha información disponible, incluso baseball-reference.com comparte igual opinión, por lo que el presente artículo trata de dar un poco más de detalles de la justa mundial amateur de 1951, la que se desarrolló del 1 al 19 de noviembre de 1951 en Ciudad México.

La participación cubana no estaba segura a raíz de los problemas surgidos en anteriores certámenes, sobre todo el de 1950. La Unión Atlética Amateur cubana, a través de su Secretario Laureano Prado, había solicitado llevar a tribunales las malas prácticas ocurridas en la edición XI de este certamen en Managua, Nicaragua (1950) y se había llegado a la decisión de no participar en la XII edición. En la anterior ocasión, Cuba perdió en la final 13-11 con Puerto Rico, pero la corona pasó a manos de Cuba cuando se supo que los boricuas tenían tres peloteros profesionales en su nómina. Finalmente, Cuba accedió a participar al tratarse de México como anfitrión, otro de los tres países (Guatemala) que reclamaron revisión de la XI Serie.

Antes de iniciarse el evento, los nicas protestaron el calendario de juego previsto. El respeto a la Federación Internacional de Béisbol entonces parecía ser nulo. Esa organización estaba probablemente pasando uno de los peores momentos de su existencia.

La nómina cubana fue la siguiente:

Director: Oscar Reyes
Aux: Antonio “Quilla” Valdés
Receptores: Feliciano Foyo y Luis Estrada
Cuadro: Rouget Avalos 1B, Rafael “Fello” Suárez y Derubín Jacomé 2B, Antonio “Pancho Villa” Armas 3B, Leonardo Seijo SS
Jardineros: A. Reyes, Enrique Tamayo, Eddy Marcos, Pedro Echevarría, Celso Quintero
Lanzadores: Ibrahim Brull, Gonzalo Naranjo, Armando “Manguito” Puentes, José “Cheín” García, Erasmo “Mingolo” del Monte, Miguel Fernández.

Como se observa, el plantel traía peloteros de varias provincias y clubes de la Unión Atlética Amateur.

En este torneo debutaton con sus equipos nacionales, figuras que luego lograron destacarse a varios niveles del béisbol profesional, como fueron el receptor Marcos Cobos y el inicialista-jardinero Elías Osorio de Panamá, el infielder venezolano Pompeyo Davalillo y el antesalista-torpedero Félix Mantilla de Puerto Rico.

El evento tuvo la participación de once países, donde se hacía notar la ausencia de EE.UU. Como dijera René Molina, el famoso comentarista cubano, a ese país no era que le interesara participar en un torneo amateur al disponer de fuertes ligas profesionales a varios niveles.

El Sr. Manuel Gual Oidal, secretario de educación pública de México, lanzó la primera bola del primer juego, efectuado en el Parque Delta del DF mexicano el viernes 1 de noviembre de 1951, en el que México derrotó a Guatemala 5-4. En el partido, los derrotados anotaron 2 en el primer inning y sendas carreras en el tercer y cuarto inning, en la quinta México se rebeló y fabricó 5 a costa del abridor Gerardo Valdizán. Domingo Sepúlveda disparó triple de 3 carreras en ese rally.

Al siguiente día, le tocó a Cuba jugar contra Puerto Rico, juego efectuado en el parque Venustiano Carranza, el típico placer, según palabras del director del equipo cubano, Oscar Reyes. Tan malas eran las condiciones de ese terreno, que posteriormente el ejecutivo del evento ordenó solo jugar en el parque Delta de la capital mexicana. Cuba perdió con anotación de 13-12 frente a Puerto Rico en 10 entradas En el partido se utilizaron 10 lanzadores por ambos conjuntos, los boricuas 6 y los cubanos 4, marca en el béisbol amateur. La decisión del juego fue cuando el jardinero izquierdo Sotero Ortiz disparó su cuarto hit del juego, roletazo al cuadro que lo llevó a segunda y hit impulsor del inicialista Jiménez. De los cuatro hits de Sotero, 3 fueron dobles, para establecer marca para un bateador en un juego de estas justas, la que posteriormente fue empatada por sus compañeros Carlos “Memelo” López y Ramón “Monchito” Maldonado frente a los envíos de los lanzadores de Guatemala en esa justa. Nunca es bueno arrancar mal, pero más vale así si luego el equipo se compone.

Box score juego PR vs Cuba 2 noviembre 1951

Box score juego PR vs Cuba 2 noviembre 1951

En otros juegos del 2 de noviembre, Guatemala derrotó a El Salvador 9-3, las 7 primeras de los guatemaltecos fabricadas en las dos primeras entradas. Colombia no llegó a tiempo para su juego con Panamá y perdió por forfeit. República Dominicana derrotó a Costa Rica 7-4. Venezuela, gracias a una pobre defensa nica, cometió 6 errores, se impuso 12-8.

El 3 de noviembre, Cuba venció a Panamá 8-2, por los panameños jonronearon el jardinero izquierdo Grenald en el cuarto capítulo y otro del receptor Marcos Cobo en el sexto. En el segundo inning, Cuba fabricó dos por hits de Reyes y Tamayo más 3 boletos. En el quinto fabricaron dos más por doble de Tamayo al jardín central. En la novena entrada, Seijo conectó jonrón con Pedro Echevarría en base. Ganó “Manguito” Puentes y perdió Osorio.

Boxscore juego Cuba vs Panamá 3 noviembre 1951

Boxscore juego Cuba vs Panamá 3 noviembre 1951

Al siguiente día, Cuba le ganó 8-7 a República Dominicana con rally de 7 anotaciones en la séptima entrada, pero los dominicanos ripostaron con 1 en el séptimo y a 3 per cápita en el octavo y el noveno, por lo que el juego se empató y se decidió en el 13er inning por sencillo y doble, buen relevo de Cheín García. Por Cuba abrió Gonzalo Naranjo, quien fue relevado por Suárez en la octava entrada. Costa Rica venció a México 11-8, Nicaragua vapuleó a Guatemala 25-4. Venezuela 7 Colombia 6.

El 5 de noviembre, Cuba venció a Venezuela 6-2. En el capítulo de apertura, de Armas y Quintero anotaron las dos primeras del Cuba. En el quinto, fabricaron 2 por sencillo de Reyes y jonrón de Suárez. En el octavo, dobles de Avalos y de Armas, mientras que el lanzador Brull, ganador del juego al cubrir toda la ruta, se encargaba de conectar jonrón en el noveno. México perdió 5-1 contra Colombia. Puerto Rico, con Héctor Maldonado en el montículo, derrotó a Nicaragua 9-6 y así mantuvo su invicto. Costa Rica venció 10-1 a Guatemala.

El 6 de noviembre, le tocó a México perder 5-4 contra Cuba, con pitcheo completo del zurdo Armando “Manguito” Puentes, quien así logró su segunda victoria del torneo. Puentes ponchó a 15 bateadores mexicanos y flaqueó al final del partido cuando México estuvo a punto de empatarlo. Observen el trabajo, al cual fue sometido Puentes durante toda esta justa, lanzadores que trabajaban una vez a la semana en la liga amateur, como así lo hizo notar René Molina en aquel momento. Cuba anotó en el primer inning, con dos outs, por error del jardinero central Rubén López sobre batazo de Tamayo y sencillo de Seijo que trajo la primera. México ripostó por sencillos de Humberto Martínez y del lanzador abridor Arnulfo Manzo sumado a wild de Puentes. En la cuarta entrada, sencillos de Avalos y Tamayo trajeron la segunda, mientras que en la quinta entrada hubo otra más por imparables de Reyes y Avalos. Las dos últimas fueron fabricadas en el noveno cuando Cuba dejó también las bases llenas. México reaccionó, llenaron las bases y Sepúlveda conectó fly al derecho que pifió el jardinero Echevarría, con lo cual entraron 2, pero el tiro, tratando de sacar out a Sepúlveda, algo sin éxito, lo aprovechó el mismo lanzador Manzo para anotar la cuarta de su equipo. Con Sepúlveda en segunda, Puentes metió el brazo para sacar en fácil rolata a sus manos de Beto Ortiz, con lo cual se sellaba la derrota de los mexicanos y del lanzador Arnulfo Manzo. Venezuela le ganó por los pelitos a El Salvador 4-3, juego decidido por doble del receptor Dickson Bell. Nicaragua venció 3-1 a Panamá, juego ganado por Moisés Nino Ovando. Colombia venció 7-1 a Guatemala.

Box score Cuba vs Mexico 6 noviembre 1951

Box score Cuba vs Mexico 6 noviembre 1951

En la jornada del 7 de noviembre, Cuba le ganó a Guatemala por forfeit. Ambos equipos se presentaron a las 9 de la mañana en el Delta Park, donde fueron informados que jugarían en el segundo turno del día a partir de las 12:30, hora en la que los cubanos se presentaron y no así los de Guatemala. Venezuela derrotó a Panamá 8-3. La sorpresa fue la lechada de 4-0 que Colombia les propinó a los boricuas, los que iban hasta ese momento solos en el primer lugar de la justa. Colombia anotó todas sus carreras en la misma primera entrada. Enrique Castillo fue el autor de la blanqueada. México derrotó 12-2 a El Salvador.

Al siguiente día, fue Colombia la blanqueada con pitcheo del habanero Gonzalo Naranjo, y victoria del equipo Cuba venciera 5-0. Naranjo no concedió base, un pelotazo, cuatro imparables, entre ellos triple del torpedero Pedro Ortiz en la novena entrada, mientras ponchaba a 9 bateadores. Así, el equipo Colombia ratificó su mote de “hitless wonder” (La maravilla que no batea) en este torneo. En otros juegos, Venezuela derrotó a México 7-1. Rep. Dominicana venció 9-8 a Panamá, juego en el que los quisqueyanos anotaron la decisiva en el noveno para dejar a los panameños al campo. Nicaragua venció 6-3 a Costa Rica.

Box score Cuba vs Colombia 8 noviembre 1951

8 noviembre 1951

El 9 de noviembre, Cuba no jugó, pero Nicaragua derrotó a El Salvador 37-5, juego en que los nicas dispararon 32 imparables. Venezuela estrujó fuerte a Puerto Rico con marcador 10-0. Los venezolanos batearon 17 hits en este juego, lechada de Blas Rodríguez. Panamá derrotó a Guatemala 16-2, con ofensiva de 20 hits por los del Canal. México cayó derrotado 7-3 antes Rep. Dominicana. Panamá derrotó 9-3 a México, equipo que fue una decepción para su afición.

El 10 de noviembre, Cuba tampoco jugó, lo que aprovechó Venezuela para meterse en el primer lugar al vencer a Guatemala 12-4. Los venezolanos batearon 18 hits, un equipo muy ofensivo. Puerto Rico le ganó a Rep. Dominicana 9-4, con buena actuación del zurdo Ángel Ortiz.

El 12 de noviembre, Cuba le ganó con anotación decente de 4-0 a El Salvador, el santiaguero Erasmo del Monte cubrió toda la ruta por los cubanos. Panamá arrolló con 21 hits a Puerto Rico, al que le ganó 21-14, juego en el que los boricuas utilizaron 8 lanzadores, o sea todos los que había y los que tuvo que inventar. Venezuela derrotó 8-2 a Rep. Dominicana. Costa Rica venció increíblemente a Colombia 1-0. Al finalizar la jornada, Cuba y Venezuela iban abrazadas con 8 victorias y 1 derrota, mientras Costa Rica disfrutaba el tercer lugar con 1 juego de ventaja sobre Rep. Dominicana, Puerto Rico y Nicaragua.

El 13 de noviembre, Cuba logró victoria de 6-1 sobre Costa Rica, con lo cual consiguió su novena victoria de la justa y clasificar para la siguiente ronda. El bayamés Ibrahim Brull lanzó todo el tiempo por el Cuba, permitió 7 hits y ponchó a 9. Panamá derrotó a El Salvador 12-7, Rep. Dominicana a Guatemala 5-3.

Box score juego Cuba vs Costa Rica 13 noviembre 1951

Box score juego Cuba vs Costa Rica 13 noviembre 1951

El 14 de noviembre, Cuba no jugó, ya estaba clasificada. Venezuela ganó su desafío 7-6 a los ticos, Rep. Dominicana 11-5 a Nicaragua, Colombia 6-5 a El Salvador, Puerto Rico a México 8-1.

El 15 de noviembre, Puerto Rico apabulló a Costa Rica 25-5 para convertirse en el cuarto clasificado para los play off. El equipo boricua disparó un total de 25 imparables y Costa Rica usó a todo su cuerpo de serpentineros. Puerto Rico estuvo a punto de ser eliminado, tomó un segundo aire realmente. Panamá les ganó a sus hermanos colombianos 2-0.

Los cuatro clasificados fueron Cuba, Venezuela, Rep. Dominicana y Puerto Rico. Venezuela iba de favorita para llevarse el título, las apuestas estaban 10-8 a su favor y en contra de Cuba. De Puerto Rico nadie hablaba.

Ronda Preliminar SM 1951

Puerto Rico enseñó las uñas, victoria de 17-1 sobre Venezuela, con 21 hits conectados, victoria para el lanzador Eugenio Encarnación en el play off, iniciado el viernes 16 de noviembre. El aire tomado antes del final de la justa estaba ahí aún. Por su parte, el lanzador del equipo de la Universidad, Armando “Manguito” Puentes, de nuevo en el montículo, dominó a los dominicanos, para vencerlos 14-1. Cuba disparó 14 imparables. Esta fue la tercera victoria de Puentes en esta justa.

Box score juego Cuba vs Rep. Dominicana en play off

Box score juego Cuba vs Rep. Dominicana en play off

El sábado 17 de noviembre, Cuba resbaló de mala manera frente a un Venezuela crecido después de la paliza recibida el día anterior a manos de Puerto Rico. Previo a este juego se informó que tres peloteros de la nómina venezolana habían sido dados de baja por indisciplina. Ellos fueron el conocido Pompeyo Davalillo, el receptor Dickson Bell e Israel Arredondo. Así y todo, con solo 15 jugadores a manos, Venezuela inició el juego agresivamente al anotar 3 carreras en la misma primera entrada producto de 3 sencillos y una base por bolas. En el segundo capítulo, Cuba ripostó con 1 y en el quinto ligaron 5 indiscutibles para fabricar 5 anotaciones. En esa entrada, el lanzador abridor Brull inició el ataque con sencillo, imitado acto seguido por Fello Suárez y Pedro Echevarría, Rouget Avalos le siguió con doble impulsor de 3, Pancho Villa Armas se ponchó, Celso Quintero entró en circulación por error y Avalos anotó, Eddy Marcos disparó triple que trajo a Quintero con la quinta y última de los cubanos en este juego. Venezuela ripostó con 2 para empatar, con hits de Arevalo, Arismendi y Pelayito Chacón, no hay peor cuña que la del mismo palo. En el sétimo, el antesalista Martín Castillo disparó jonrón a costa de los envíos del relevista del Teléfonos, José “Cheín” García, perdedor del encuentro. Brull fue sustituido por García en la quinta entrada, relevo sin mucho éxito, ya que García también permitió las del empate. Gonzalo Naranjo lanzó la novena entrada de ese juego por Cuba. Por Venezuela abrió Andrés Quintero, relevado en la quinta entrada por Blas Rodríguez, quien lanzó el resto del juego y supo dominar a la artillería cubana. El mismo Blas fue el que inició el juego anterior contra Puerto Rico y había explotado en la primera entrada.

Box score Cuba vs Venezuela play off

Box score Cuba vs Venezuela play off

El juego decisivo entre Puerto Rico y Cuba tuvo lugar el 19 de noviembre. Por Cuba abrió “Manguito” Puentes, con solo dos días de descanso, al que los boricuas le anotaron cinco en la misma primera entrada. Gonzalo Naranjo vino al rescate y mantuvo dominio sobre la artillería de los puertorriqueños hasta la séptima entrada. Choly ponchó a 11 bateadores adversarios, casi nada. Cuba fue anotando a cuenta gotas, 1 en el primero por base a Suárez y hit de Armas, en el cuarto otra por dobles de Tamayo y del mismo lanzador Naranjo, en el quinto otro hit de Armas impulsor de Seijo que había recibido boleto, la quinta carrera por hits de Tamayo, Foyo y Naranjo. Fíjense que el futuro lanzador de los Piratas de Pittsburgh y del Almendares impulsó 2 carreras en este juego. El empate llegó por hit de Celso Quintero, luego empujado por el tercer imparable de Tamayo. Puerto Rico fabricó las dos decisivas en el mismo séptimo capítulo por imparable de Ramón Conde, sacrificio de Cándido Jiménez, robo de tercera, base a Ramón Maldonado, wild pitch que trajo a Conde con la ventaja, Maldonado pasó a segunda y hit impulsor de Bill Figueroa. En el noveno, Cuba anotó una, pero se quedó corta. Esta se logró por la vía de par de boletos a Eddie Marcos y a Tamayo, hit del emergente Echevarría por Foyo, que trajo a Marcos con la sexta del conjunto cubano. Suárez se ponchó, pero Leonardo Seijo llenó las bases con boleto, el jardinero Reyes se metió en conteo de 3-2 hasta que sacó fuerte rolata por el campo corto que Figueroa logró fildear para pisar segunda y lograr el out 27 y el título de campeón de la XII serie mundial amateur de béisbol.

Ronda final SM 1951

Venezuela se llevó la medalla de plata al vencer a Rep. Dominicana 13-8, donde la sorpresa fue que dos de los tres sancionados, Davalillo y Bell volvieron a vestir el uniforme del equipo. Ninguno de los dos, ni tampoco el ejecutivo de este equipo accedieron a dar explicaciones de esta reinstauración. El conjunto venezolano se caracterizó por mover continuamente a los lanzadores a los jardines y viceversa en sus juegos. En este último, Erasmo Arismendi, Blas Rodríguez y Andrés Quintero se relevaban mutuamente, uno entraba al montículo, el sustituido iba a los jardines. Esto hace recordar los juegos de la provincial habanera en los 60 cuando Agustín Marquetti abría como jardinero derecho y luego lo traían como relevista. Que conste, Marquetti  lanzaba con tremenda velocidad.

Puerto Rico sacó aire en esta carrera de fondo y mereció la victoria, conjunto que tenía la edad promedio de 19 años de sus jugadores. Eran jóvenes y buenos peloteros, excelentes bateadores, los que supieron sacar experiencia en cada juego, asó lo hayan perdido, para luego imponerse. Merecida victoria, que nadie puso o pone en duda.

Nómina del equipo de Puerto Rico:

Director: José “Pepe” Seda
Receptores: Melquiades Silva Anderson e Ismael Guasp
Cuadro: Cándido Jiménez 1B, Ramón “Wito” Conde 2B, Félix Mantilla 3B Bill Figueroa SS, Miguel Nano Miró
Jardineros: Sotero Ortiz (3B), Bill Figueroa, Ramón “Monchito” Maldonado, Carlos “Memelo” López, Miguel Marota Pérez
Lanzadores: Eugenio Encarnación, Ángel Ortiz, Juan Antonio Hernández Massini, Héctor Rito Maldonado, Jaime “El Látigo” Córdoba, Fernando Sevilla

En cuanto al Cuba, en una justa tan prolongada como esta, el pitcheo no se comportó al nivel requerido. Recordemos que en esa época y hasta los 70, los equipos amateurs eran de 18 peloteros, no eran nóminas extensas. Esta vez llevaron 6 serpentineros, algunos de ellos abridores de una vez a la semana, al final de la justa esa carga cobró factura, una evidencia clara fue el uso desmedido de Puentes por parte del director Oscar Reyes. El Cuba, por su experiencia, supo varias veces sacar el extra para llevarse la victoria, este no era un equipo joven realmente. Avalos, de Armas, Echevarría y Derubín Jacomé no eran ningunos nuevos en esta plaza, lo cual ayudó que a la hora buena respondieran con el bateo y las anotaciones para llevarse victorias cerradas en extrainning. Si de hablar de destacados se trata, el jardinero del Miramar Enrique Tamayo fue un bateador peligrosísimo en casi todos los partidos. En lo referido al pitcheo, Gonzalo Naranjo estuvo inmenso, mientras que Puentes y Brull aportaron mucho con su laboriosidad.

Enrique Tamayo

Enrique Tamayo

Venezuela mantuvo un juego estable durante toda la justa. Probablemente su derrota contra Puerto Rico en el play off los haya eliminado de la discusión del título. No obstante, dieron muestras de garras después de ese juego perdido al vencer al Cuba en la siguiente jornada. La nómina de este equipo, con algún que otro detalle incompleto, fue:

Receptores: L. Boyer y Dickson Bell
Cuadro: Damaso Pérez 1B, Pelayo Chacón Jr. 2B, Martín Castillo 3B, A. Gil SS, Pompeyo Davalillo, Ismael Arredondo
Jardineros: D. Rubinstein, Leonardo Arevalo (P), Antonio Torres, Andrés Quintero (P), Erasmo Arismendi
Lanzadores: Blas Rodríguez, Ángel Guillén, E.P. Bolaños, Jorge Idrogo, Ballanos

Gonzalo Naranjo

Gonzalo Naranjo

Ibrahim Brull 2

Ibrahim Brull

En cuanto a las figuras ofensivas, hay que hablar del boricua Sotero Ortiz, el que bateó para .432 al conectar 19 hits en 44 turnos, además de llevarse los lideratos de carreras anotadas y bases robadas. Los líderes ofensivos aparecen a continuación. Sin embargo, no así los líderes en pitcheo, renglón nada destacado con los carrerajes salvajes de muchos partidos de esta justa.

Sotero Ortiz

Sotero Ortiz

Líderes bateo SM 1951

La prensa de la época publicó un Todos Estrellas defensivo, pero el ofensivo debe estar oculto en algún archivo, igual suerte debe haber tenido el box score de la derrota del Cuba con Puerto Rico, habrá que ir a San Juan a buscarlo.

Todos Estrellas defensivo

 Marcos Cobo C Panamá
Stanley Cayaso 1B Nicaragua
Domingo Sepúlveda 2B México
Manuel Pina 3B. Rep. Dominicana
Eugenio Houradau, SS Panamá
Alfonso Crawford OF Costa Rica
Felipe Malcolm OF Panamá
Ricardo Oberto OF Panamá
Celedonio Navarro P Colombia

Fuentes

Anon. 1951. Vencida Cuba al inaugurar. Diario de la Marina, 3 nov., pp 18

Anon. 1951. Puentes venció a Panamá 8-2. Diario de la Marina, 4 nov., pp 19

Anon. 1951. Cuba logró su segundo éxito al vencer a los dominicanos 8-7. Diario de la Marina, 6 nov., pp 20

Anon. 1951. Nuevo triunfo alcanzó. Diario de la Marina, 7 nov., pp 18

Anon. 1951. Cuba venció por forfeit. Diario de la Marina, 8 nov., pp 19.

Anon. 1951. Naranjo lanzó 9 escones. Diario de la Marina, 9 nov., pp. 19

Anon. 1951. Nicaragua logró 37 anotaciones. Diario de la Marina, 10 nov., pp. 19

Anon. 1951. Venciendo a Guatemala pasó a ocupar Venezuela el primer lugar de la duodécima serie mundial. Diario de la Marina, 11 nov., pp. 19

Anon. 1951. Cuba se anotó nueva victoria en la Serie Mundial Amateur 4-0. Diario de la Marina, 13 nov., pp. 19

Anon. 1951. Ibrahim Brull logró la novena victoria en el clásico. Diario de la Marina, 14 nov., pp. 19

Anon. 1951. Clasificó Puerto Rico para la serie play off. Diario de la Marina, 16 nov., pp. 19

Anon. 1951. Sufrió Cuba su primera derrota del play off frente a Venezuela. Diario de la Marina, 18 nov., pp. 19

Anon. 1951. Derrotando a Cuba, Puerto Rico se coronó campeón. Diario de la Marina, 20 nov., pp. 19

Molina René. 1951. Rápidas amateurs. Diario de la Marina, 21 nov., pp. 19

Ramos Raúl. 2018. Los héroes del 51: Campeones de la Serie Mundial de Béisbol Aficionado. Con las bases llenas, nov. 18. https://conlasbasesllenas.com/los-heroes-del-51-campeones-de-la-serie-mundial-de-beisbol-aficionado/

Secades Eladio. 1951. Ha perdido brillantez el Baseball Amateur. Bohemia, 11 nov., pp 92-94, 100.

Escrito por Esteban Romero, 20 mayo de 2020

Visitando Mónaco

Parece que todo el mundo vive bien en Mónaco.”
Roger Moore (1927-2017, actor inglés)

Monaco 2

En mi niñez llegó a mis oídos la palabra Mónaco, llamada Múnegu en monegasco, asociada a la bella actriz estadounidense Grace Kelly, la cual se convirtió en princesa al casarse con el monarca de ese pequeño estado, el segundo de menor territorio después del Vaticano. Por supuesto, en revistas como Bohemia y Vanidades de entonces no dejaban de hablar de Montecarlo, el distrito más importante allí y de su famoso casino. En 1972, cuando estuve un tiempo en Europa occidental, no faltaban las menciones asiduas a los príncipes y princesas en las revistas o diarios más leídos.

Sala de la Ópera

Sala de la Ópera. Foto del autor

La curiosidad personal existía y bastaba en algún momento decidir visitarlo por algunas horas. Su fama radica en sus casinos, la pista para la carrera del Gran Premio, la que antes uno puede apreciar en la película “Grand Prix (1966)” del director John Frankenheimer, y su bahía, con un mar azul de encanto. Con sus regulaciones, Mónaco es paraíso fiscal convencional, con un centro de negocios para proveerse de servicios bancarios y para constituir sociedades, atraídos por su régimen fiscal.

Casino de Montecarlo

Casino de Montecarlo

El pequeño estado, en las partes bajas de los Alpes, tiene 202 ha de superficie y una población de 38 700 habitantes, según censo de 2018.  Sus fronteras son exclusivamente con Francia. Sin embargo, la distancia entre Mónaco y Ventimiglia, Italia, es de 26 km, por lo que, en días festivos, los italianos, sobre todos los que viven en la Liguria, acostumbran visitar Mónaco. De hecho, Mónaco era un principado italiano, creado por Francesco Grimaldi en 1297, con ayuda de soldados disfrazados de franciscanos. Los Grimaldi eran familia patricia de Génova, la que constituyó la dinastía más antigua de Europa. Este principado estuvo ligado a Italia hasta que los franceses lo invadieron y se anexaron el Condado de Niza en 1860. Hasta ese momento, en Mónaco se hablaba italiano, además del monegasco, dialecto ligur. Un acuerdo con Francia se firmó en 1865 y el absolutismo de la monarquía reinante se abolió pocos años después. Desde 1869, los residentes allí no pagan impuestos sobre la renta, ni sobre los beneficios de sus inversiones, ni por el impuesto de sucesión. Las compañías internacionales tampoco pagan impuestos ni las compañías locales que desarrollen tres cuartas partes de sus actividades en el Principado.

Como todo en esta vida, Mónaco evolucionó en el siglo XX y su constitución de 1911 sufrió cambios en 1917 y en 1930, originado por enredos de familia, reconocimiento de hijos y otras cositas más típicas de las coronas. Rainiero III (Rainier Louis Henri Maxence Bertrand Grimaldi) ascendió al poder en 1950 y tuvo también sus contratiempos con el Consejo Nacional, fue él quien se casó con la actriz Grace Kelly en 1956. Ejerció como príncipe soberano hasta su muerte, el 6 de abril de 2005.

Adan y Eva en Montecarlo

Escultura en bronce de Adán y Eva de Fernando Botero. Foto del autor

De los lugares famosos vistos en las visitas están el Casino de Montecarlo, creado por el príncipe Carlos III y explotado desde 1863, además de sus alrededores, y la Sala Garnier de la Opera, en ambos casos sus exteriores, donde se puede apreciar la belleza del mar azzurro, los jardines y la escultura de Adán y Eva por Fernando Botero. Si dispone de tiempo, puede visitar un amplio jardín botánico. No faltan cafetería, restoranes, clubes, pero sí Ud. no es rico, mejor vaya a otro lugar similar en la vecina Niza, Francia.

Pista de carrera de automóviles en Mónaco

Pista de carrera de automóviles en Mónaco

Fuentes

Anon. Mónaco. http://abrircuentamonacooffshore.es/es-monaco-un-paraiso-fiscal/

Anon. 2011. ¿Qué es realmente el Principado de Mónaco? INFOBAE.com, 2 jun. https://web.archive.org/web/20110705114558/http://america.infobae.com/notas/28362-iquestQue-es-realmente-el-Principado-de-Monaco

Anon. Grace Kelly. IMDB.com. https://www.imdb.com/name/nm0000038/bio?ref_=nm_ov_bio_sm

 

Escrito por Ricardo Labrada, 16 mayo de 2020

Para batear, ¿bate ligero u otro más pesado?

Si hay algo científico en el deporte es batear en el béisbol.”
Ted Williams

Ted Williams hitting 2

Ted Williams

Hace unos años Bobby Salamanca publicaba un artículo referido a este tema, el cual leí con interés. Salamanca hablaba de Ernie Banks, el tremendo torpedero de los Cachorros de Chicago, todo un slugger en su tiempo. Salamanca, aparte de describir parte de la carrera de este grande del béisbol, hablaba del bate que Banks utilizaba, nada pesado, usaba un 33, ya que aseveraba que con un barquillo así podía hacer swings rápidos con la recta más veloz que le pudieran lanzar.

No era solo Ernie Banks, el grande del bateo de todos los tiempos se llama Ted Williams, un pelotero muy estudioso de los lanzadores adversarios y de su propio bateo. El gran Teodoro afirmaba preferir el bate ligero, el cual usaba todo el tiempo que pudiera. Lo escogía y si le daba resultado, lo preservaba el mayor tiempo posible.

Williams pesaba el bate con precisión, a veces el que venía como de 33 onzas, o sea un poco más de 2 libras, aparecía con 33.5, otro hasta se podía acercar a las 34 onzas. La famosa fábrica de bates de Louisville le puso en una ocasión media docena de bates, el cual Williams los pesó, midió y demostró que no eran iguales, que poseían desviaciones de peso y forma.

Los bates que Williams utilizó en su carrera jamás llegaban a las 34 onzas, podían ser de 33 y hasta 32 onzas, con los cuales pudo conectar enormes jonrones sobre lanzamientos en la zona baja.

Cuando se comenzó a utilizar el alquitrán de pino, resina o aceite sobre los bates para poder mejorar el agarre. Muchos peloteros dejaban esas sustancias sobre los bates por una semana o más. Williams los limpiaba todas las noches con alcohol y luego los llevaba a la oficina de correo más cercana para pesarlos.

Lo interesante es que grandes jonroneros de todos los tiempos como lo fueron Mickey Mantle, Harmon Killebrew y Willie Mays igualmente comenzaron a utilizar bates ligeros en momentos iniciales de su carrera. Otro grande del bateo, Stan Musial, usaba bates entre 32 y 33 onzas de peso. Hank Aaron los prefería de 35 pulgadas de largo, pero de 33 onzas de peso también. Los bates de Ken Griffey Jr. oscilaban entre 33-34 onzas al inicio de su carrera, luego utilizó otros de menor peso, hasta 31 onza.

Tony Gwynn, todo un maestro de bateo de todos los tiempos, usó durante sus primeras doce temporadas en la MLB bates de 31 y 32.5 onzas de peso. Posteriormente utilizó bates entre 33 y 30.5 onzas, con más preferencias por aquellos más livianos. Gwynn admitía que con un bate así, se podía esperar que la bola navegara a la zona de strike y conectarla en el último momento. En la temporada de 1994, cuando Gwynn promedió la barbaridad de .394, él utilizó un solo bate durante la temporada, algo realmente increíble cuando la mayoría de los bateadores suelen quebrar sus bates.

Eso no quiere decir que no haya habido buenos bateadores con el uso de bates más pesados. Ty Cobb gustaba usar un bate de 40 onzas al inicio de la temporada, pero en la medida que iba avanzando el campeonato, utilizaba bates de menos peso, como de 36 onzas. George Sisler utilizaba bates que oscilaban entre 38 y 42 onzas, mientras que para Babe Ruth los preferidos eran entre 40 y hasta 54 onzas, una verdadera barbaridad.

Los bateadores familiarizados con sus bates tienen el don de poder escogerlos con los ojos cerrados, les basta tomarlos en sus manos para saber si es el barquillo de su preferencia. Ted Williams, Musial y Tony Gwynn podían hacerlo sin ninguna dificultad.

Así que los auxiliares de bateo deben aconsejar a sus pupilos en estos aspectos, bate ligero, swing más rápido, aunque esto no es una regla fija. Cada bateador debe escoger el bate, con el cual se sienta más cómodo y con el cual produzca los batazos de la victoria de su equipo.

Fuentes

Kurkjian T. 2006. Since Williams, no greater hitter than Gwynn. ESPN, 26 Dic. https://www.espn.com/mlb/hof07/columns/story?columnist=kurkjian_tim&id=2708775

Seidel M. 1991. Baseball life: Ted Williams. Univ. Nebraska Press, Lincoln & London, 404 p.

Williams, Ted & John Underwood. 1970. The Science of Hitting. New York: Simon & Schuster, 76 p.

 

Escrito por Esteban Romero, 17 mayo de 2020

 

Una visita a Lucerna y su puente de madera, el más antiguo de Europa

Lucerna está íntimamente relacionada con la luz, que la
hace brillar en millones de matices bajo los rayos de sol.”
Anon.

Lucerna y su puente de Madera 2

Torre de agua y puente de la capilla, Lucerna. Foto del autor

Lucerna está en la parte central y germánica de Suiza, a orillas del lago de los Cuatro Cantones (Vierwaldstättersee) y cerca de los montes Pilatus y Rigi de los Alpes suizos.

El interés familiar en visitarla era por su puente, el llamado Kapellbrücke o Puentes de la Capilla, construido en 1365 con restos de fortificaciones de la ciudad. El mismo une a la parte vieja con la nueva de la ciudad cruzando el río Reuss. Su longitud inicial era de 285 m, mientras que ahora son solo 204 m.

Lucerna 3

Puente de madera en Lucerna. Foto del autor

El 17 de agosto de 1993 el puente sufrió un incendio devastador, lo que obligó a su restauración en sólo 8 meses. El incendio fue causado por el fuego del motor de una lancha que estaba debajo del puente. Por suerte, las partes laterales del puente no se afectaron tanto, pero sí su parte central. Allí se presentaban pinturas, las no afectadas por el incendio fueron allí dejadas.

Lucerna y el río Reuss

Parte vieja de Lucerna y el río Reuss. Foto del autor

En el medio del puente se encuentra la Wassertum o Torre de Agua, construcción octogonal del 1300, era parte de una muralla, posee una altura de unos 34 metros. Esta torre ha servido para vigilancia en el pasado, luego archivo de la ciudad, tesorería, prisión y cámara de torturas. Allí ahora hay ventas de suvenires.

Lucerna 5

Otra vista de la parte vieja de Lucerna y el río. Foto del autor

Lo interesante del puente y la torre es que sus construcciones fueron realizadas cuando Lucerna, conjuntamente con Berna, Zurich y Zug, para liberarse del dominio de los Habsburgo de Austria, lo cual ocurrió definitivamente en 1385.

Fue una visita breve realmente, lo suficiente para admirar su puente y torre, además de las edificaciones de la parte vieja de la ciudad. Lucerna, como toda Suiza, ordenada, recogida y limpia, nada en desorden.

 

 

Escrita por Ricardo Labrada, 15 mayo de 2020, con información consultada en línea.

Una visita al principado de Liechtenstein

La prosperidad depende más en apreciar
lo que tienes que querer lo que no tienes.”
Albert Geoffrey (1924-2017, actor inglés)

Entrada Liechstenstein

Hace más de 25 años mi familia visitó Suiza por un fin de semana, lo que se aprovechó para una visita breve al principado de Liechtenstein, el cual está situado en los mismos Alpes, con fronteras compartidas con Suiza y Austria, las cuales distan 25 km entre sí. Cuando aquello no teníamos GPS, por lo que el viaje en auto desde Zurich se hizo más largo de lo debido. Muchas veces parábamos por el camino y preguntábamos, los agricultores nos respondían con alguna incredulidad, se preguntarían ¿para qué diablos esta gente quiere visitar Liechstentein? Pura curiosidad, se trata de uno de los estados más pequeños de este mundo, escasamente 160 km2 el cuarto más pequeño de Europa después del Vaticano, Mónaco y San Marino. Su población pasa de 34 mil habitantes según censo de 2011, cuyo 34% es alemán. La moneda nacional es el franco suizo.

Según algunas fuentes, incluido Wikipedia, Liechtenstein es el resultado de la unión de los enclaves de Vaduz y Schellenberg. Esta fusión fue posible debido a la compra de esos dominios por parte del príncipe Juan Adán Andrés de Liechtenstein en 1712. La idea fue integrar este territorio al Sacro Imperio Romano Germánico. El emperador Carlos VI les dio la bienvenida en 1719 y decidió que se llamara Liechtenstein en honor al príncipe Antonio Florián de Liechtenstein.  La unificación con Alemania duró hasta 1866 para su suerte y futuro destino.

Iglesia en Lichteinstein 2

Parroquia en Schaan. Foto del autor

Por ser tan pequeño este país, cuando llegamos nos hicimos idea de que estábamos en su capital, Vaduz. Nos equivocamos. Liechtenstein tiene once municipios, que en algunos textos aparecen como ciudades. Vaduz es la capital, pero el municipio más grande y poblado es Schaan, adonde habíamos ido a parar, el cual está al norte de Vaduz. Es por esa razón que no les puedo hablar de agencias bancarias, ya que estas están en Vaduz.

Marlene y yo en Lichteisnstein 2

El autor con su entonces pequeña hija en el centro de Schaan. Foto del autor

Una tranquilidad increíble, todo limpio, ordenado, nada del tráfico de las grandes ciudades. Entré en un baño público, gratuito, por cierto, donde se podía comer. Estaba todo limpio, sin males olores y ordenado.

Su parroquia estaba cerrada, alrededor de la cual había muchos árboles de manzanas, las que nadie toca. No vimos mucho, paisaje cansado estábamos de haber visto en el trayecto desde Zurich, por lo que su campiña era continuidad de la vista en Suiza.

Siempre me han hablado que este país era paraíso fiscal, cierto, pero nadie me dijo del nivel de industrialización que posee, algo que he sabido en fechas recientes.

Lichteinstein 2

En Liechtenstein radica la Hilti Corporation, Hilti Aktiengesellschaft o Hilti AG, también conocida como Hilti Group, fundada en 1941, productora y comercializadora de productos para la construcción. Lo mismo producen martillos percutores, que equipos contraincendios, sistemas de instalaciones, además de taladros eléctricos, taladros angulares, aparatos de nivelación láser, motosierras y sujetadores). La otra gran industria es Ivoclar Vivadent AG, radicada en Schaan, una empresa reconocida por ser innovadora en el campo de la estomatología con productos y sistemas para el trabajo de los dentistas.

Estas industrias arrojan que Liechtenstein es uno los países de mayor industrialización en el mundo. El 40 por ciento de sus trabajadores están vinculados a estas empresas. Si bien es cierto que el mundo financiero es importante en Liechtenstein, solo el 10 por ciento de los empleados del país trabajan en este sector financiero. Si bien es cierto, que la política de impuesto es una de las más bajas del mundo, tampoco es errado decir que el país vive de lo que depositan los grandes millonarios de Europa y América del Norte. Su presupuesto anual se calcula sea de 3.5 mil millones.

Lo cierto es que los ingresos de un ciudadano de este país son muy superiores a la de Alemania. El país carece de delincuencia y deuda nacional, todo gracias a la no participación en guerras y su carácter neutral como su vecino Suiza.

Un consejo, no se les ocurra ir en invierno por carretera, les será difícil llegar, por lo accidentado del relieve, la nieve y el frío. Mejor hágalo en verano como nosotros hicimos, así disfrutará del verdor de los campos y las imponentes alturas de los Alpes. Puede ser que, por esas dificultades, el país sea el segundo menos visitado de Europa. Tampoco tiene aeropuerto, ni grandes terminales de tren.

Fuentes

Gebel Titus. 2019. Lo que podemos aprender de Liechstenstein. Mises wire, 9 March. https://mises.org/es/wire/lo-que-podemos-aprender-de-liechtenstein.

Wikipedia.com

 

Escrito por Ricardo Labrada, 13 mayo de 2020

De la historia del béisbol cubano, Antonio María García “El Inglés”

La cosa más fuerte que posee el beisbol de hoy son sus ayeres.”
Lawrence Ritter (1922-2004, escritor de economía y béisbol)

Antonio María García el Inglés

Es aconsejable recordar a todas esas figuras que en épocas pretéritas lograron deleitar a los aficionados cubanos al béisbol. Siempre se discute mucho quién fue el pelotero cubano más completo de todos los tiempos, difícil que se pongan de acuerdo al respecto. No obstante, hablemos aquí de uno de los que fue considerado como el mejor en el siglo XIX, opinión compartida por ex-peloteros y conocedores de este deporte, como fueron Abel Linares, Camilo Pérez, Tinti Molina, Antonio María de Cárdenas, Manuel Calcines, Ramón S. Mendoza y Alfredo Suárez entre otros. El pelotero es Antonio María García Callaghan, conocido como El Inglés, apodo que se podría suponer venga por línea materna. Callaghan es apellido de origen gálico, irlandés en este caso. No obstante, según afirma el bull pen de baseball-reference.com, el apodo se debe a su fluidez en inglés, aparte de haber tenido una instrucción esmerada, información corroborada por González Echeverría (2004).

El Inglés nació en Matanzas en 1868 y jugaba todas las posiciones, pero se destacaba más recibiéndole a los lanzadores o jugando en los jardines, era hombre de poder y rápido en las bases. Su debut fue con el Almendares en 1892, donde se mantuvo hasta 1895. Luego jugó, por ese orden, con Habana (1986-89), Fe (1889-91), Almendares (1892), Águila de Oro (1892-93), Almendares (1993-95), Almendarista (1897-1900), Fe (1901), Almendares- Fe (1902 y 1905). Fueron varios lideratos alcanzados por este gran pelotero:

  • Co-líder en triple (1) en la temporada de 1885-86
  • Líder en hits (26), en dobles (6) y bateo (.448) en la temporada de 1888
  • Líder en veces al bate (65), hits (24), dobles (6), triples (4), jonrón (1), slugging (.538) y bateo (.369 en la temporada de 1889-90
  • Líder en slugging (.419) en la temporada de 1890-91
  • Líder de bateo (.362) en la temporada de 1892
  • Co-líder en dobles (4), co-líder en jonrones (2) y líder en bateo (.385) en la temporada de 1892-93

El famoso John McGraw pasó por la Habana en 1889 y lo invitó a que firmara para jugar con los Orioles de Baltimore de aquella época. El Inglés se negó, ya que no le hacía falta irse fuera para vivir bien en Cuba. La Directiva del Habana le pagaba 500 pesos mensuales entonces, vestía bien y frecuentaba la famosa Acera del Louvre, para ser más exacto esquina de Prado y San Rafael en la Habana, donde mismo ahora está el Gran teatro de la Habana Alicia Alonso.

El Inglés se mantuvo jugando pelota mientras pudo para luego dedicarse a funciones de director. Abel Linares le dio las riendas de aquellos primeros All Cubans itinerantes e igualmente jugó alguna que otra vez con los Cuban Stars. Su final en el béisbol fue como árbitro.

Los últimos años de su vida fueron en extremo tristes, el alcoholismo fue su “nuevo deporte”, el cual lo aniquiló completamente. Sobre las causas de esta adicción no se sabe mucho. Lo cierto es que vivía de la ayuda de sus amigos, el Dr. López Valle le consiguió un empleo en la Secretaria de Sanidad, que casi no pudo ejercer, dormía en una caseta del Almendares Park. Finalmente, falleció el 24 de julio de 1923 en la Habana producto de anemia perniciosa, tenía entonces 55 años. Para poderlo ubicar en el féretro hubo que cortarle sus dos piernas, ya que el morir ambas estaban dobladas. Sus restos descansan en el cementerio de Colón de la Habana y a su carrera beisbolera se le rindió honores cuando en 1939 fue exaltado al Salón de la Fama de Cuba, entre los 10 primeros que integraron este sitial de honor.

Fuentes

Anon. Antonio María García. Baseball-reference.com. https://www.baseball-reference.com/bullpen/Antonio_Mar%C3%ADa_Garcia

Anon. Antonio María García. Seamheads.com. https://www.seamheads.com/NegroLgs/player.php?playerID=garci01ant

González Echevarría R. 2004. La gloria de Cuba. Ed. Colibrí, España, pp 195 y 456.

Romero E. Base personal de datos.

Secades Eladio. 1954. Recuerdos gráficos de la historia del baseball en Cuba. Bohemia, 3 enero, pp 63-75

 

Escrito por Esteban Romero, 11 mayo de 2020

Recuerdos de un grande de la receptoría, Juan Castro García

Ningún lanzador de béisbol tendría utilidad sin un
receptor que pueda recibir bien la bola rápida.”
Casey Stengel

En la mañana del 15 de junio de 2020, mi esposa me informaba del fallecimiento de uno de los grandes receptores de la pelota de Serie Nacional, Juan Castro García, pelotero al que siempre admiré por su juego.

No es mi intención repetir lo que otros cronistas harán, quisiera decir cómo vi a Juan abrirse paso y llegar a ser dueño de la posición de receptor del equipo Cuba, que, a muy pesar de sus facultades, no le resultó fácil.

Recuerdo haber visto jugar a otros dos hermanos de sus hermanos, fueron Luis, muy ponchón, por cierto, y Genaro. Si no me falla la memoria, Genaro llegó a desempeñarse como receptor y lanzador.

El bueno de ese trío, que no quepa dudas, fue Juan, el que debutó en la serie de 1973-74 con los Vegueros. Su nombre comenzó a sonar en la III Serie Selectiva (1977). Un compañero de trabajo me habló de un tablazo enorme que Juan había disparado en el Latino. ¿No lo viste? Fue la pregunta, no lo podía ver, a esa hora ya estaba durmiendo después una jornada completa en el campo. “Lo que te perdiste, tiene tremendo poder ese muchacho”, añadió el compañero.

En esa Selectiva, Pinar venía dirigido por el astuto José Miguel Pineda. El conjunto trajo cuatro receptores, uno se podía desenvolver en la inicial como en los jardines, era Luis Giraldo Casanova; los otros eran los ya veteranos Arturo Díaz y Jesús Escudero. Pineda sabiamente le empezó a dar juego a Castro, sabía de las condiciones del muchacho, tenía entonces 23 años, con alguna experiencia en series nacionales.

El compañero de trabajo me habló de su poder al bate, pero no le dio tiempo a ver que Juan tenía que elevar su tacto con la pelota, la que muchas veces esquivaba su bate y perecía por la vía del K. Si me llamó la atención su brazo, respetable y su movilidad alrededor del plato. Mascoteando era bastante bueno, recibirles a hombres como Julio Romero, Rogelio García, Jesús Guerra y otros con buena piedra en sus lanzamientos, no era cosa de juego. Pinar en esa serie quedó en tercer lugar, muy meritorio, superando su performance de las dos primeras selectivas. En la cuarta quedó empatado en la cima con Las Villas, luego decidido en play off, que ganaran los villareños, en la quinta campeones por primera vez en selectivas. Previamente Vegueros había ganado la serie nacional de 1977-78. Todas esas victorias se deben a la calidad de su dirección, sus peloteros, sus lanzadores, además de haber poseído un receptor defensivo de primera calidad, como lo fue Juan Castro. 

Su selección al equipo Cuba no fue fácil. Acostumbraba ir a los juegos nocturnos de entrenamiento de la selección cubana cada vez que el trabajo me lo permitía. En un juego de entrenamiento para los Juegos Centroamericanos de 1982 en la Habana me cuestioné en voz alta por qué Juan Castro, con todas sus habilidades como receptor, que a mi entender era mejor bateador que Alberto Martínez, no era escogido para integrar la selección nacional. ¿Para qué lo habré dicho? A mi lado había un fanático villareño, quien muy enojado dijo y redijo, como si lo que hubiera dicho fuera un sacrilegio. Pero bueno, al Latino van fanáticos de todos los lares cubanos y hay que dejarlos con su opinión, sea ella errada.

Me acordé mucho del fanático poco después, Juan Castro fue escogido por primera vez al Cuba en 1982. El primer juego de aquella justa fue entre un Cuba muy estreñido contra la selección de Panamá. El estreñimiento proporcionado por su entonces director, Servio Borges, el que se había dado el lujo de mandar de vuelta a Pinar nada más y nada menos que a Alfonso Urquiola, Rogelio García, Julio Romero y Luis Giraldo Casanova, quienes llegaron tarde al entrenamiento, como si los cubanos fuéramos alemanes en nuestro comportamiento. Una buena amonestación era necesaria, pero nada más. Juan Castro, Félix Pino, Giraldo González y Fernando Hernández tuvieron mejor suerte y lograron hacer el Cuba. Castro abrió en la alineación del primer juego junto a Muñoz 1B, Pedro Jova 2B, Cheito 3B, Agustín Arias SS, Fernando Hernández, Víctor Mesa y Lourdes Gurriel en los jardines. Falló en su primera vez al bate, qué desgracia para el hombre de San Cristóbal, eran muchos fanáticos que pensaban como el villareño de referencia y los abucheos no se dejaron de escuchar. A la próxima vez al bate, Servio lo sacó por un emergente. En definitiva, Cuba perdió ese día, la hecatombe era predecible. Molesto salimos muchos del estadio, aun así, no faltó otro fanático del centro del país para decir que los jardines estaban bien. Sí, gracias, ninguno sienta a Luis Giraldo, no tardé en responderle. Tampoco el público fue justo con Juan Castro.

Para suerte de Cuba, el equipo no asistió a la XXVII Serie Mundial, que se efectuó en Corea del Sur en 1982. No se asistió por razones políticas, nada que ver con el deporte. No obstante, el Cuba estaba en una crisis temporal, quita a su director vitalicio y no ha pasado nada. Así se hizo, le tocó entonces a José Miguel Pineda dirigir al equipo cubano a la VI Copa Intercontinental, en Amberes, Bélgica (1983), pero, al parecer, la comisión técnica decidió no llevar a Juan Castro en el equipo, decisión, que no hay porque dudar, probablemente no aceptada por el mismo Pineda. Los receptores para esta edición fueron Alberto Martínez y Pedro Medina. Cuba ganó el torneo al vencer a EE.UU. en play off, con memorable relevo de Braudilio Vinent.

El equipo cubano tenía otro compromiso en ese año 1983, los Juegos Panamericanos en Caracas. Para su desgracia, dos pilares de ese conjunto, su one-two L.G. Casanova y Pedro José “Cheito” Rodríguez, no pudieron hacer el equipo por problemas físicos. Sustituir a esos dos grandes no es fácil. La tercera base podría ser cubierta por Leonardo Goire, pero no era bateador de poder, por lo que se decidió incluir al oriental Ramón Otamendi, hombre capaz de chocar la bola y de llevarla lejos, mientras que a Pedro Medina se le dio la misión de alternar como designado con Amado Zamora, por lo que no tendría que mirar a los arreos, ya que Juan Castro fue incluido junto a Alberto Martínez. Supongo que Pineda debe haber dicho, esta es la mía. Juan Castro fue el regular de la posición detrás del plato y tuvo el debido apoyo de su director.

La solución mejor no pudo ser, Otamendi jugó de maravillas, Juan Castro defendió y bateó, Medina promedió .667, un poco por debajo de Juanito (.700). Gurriel (.526) y Pacheco (.500) fueron otros pilares del bateo cubano. En el juego de los EE.UU. contra Cuba, los norteños anotaron la primera carrera e iban delante 1-0 hasta el sexto cuando Juan Castro jonroneó para comenzar un rally de 8 carreras. El equipo cubano jugó sin derrotas, fue el verdadero inicio de la carrera del pinareño con los equipos cubanos.

Castro fue el receptor del Cuba en la XXVIII Serie Mundial, efectuada en Cuba (1984). Vino la VII Copa Intercontinental, la que tuvo lugar en Edmonton (1985). Nuevamente hubo serios problemas para integrar la selección. Pedro José y Alberto Martínez fueron sancionados por tener unos dólares. Pineda fue designado nuevamente director y por razones que desconozco, mandó a Medina de vuelta a Cuba. El deseo del timonel era traer a Pedro Luis Rodríguez como segundo receptor del equipo, mala suerte, Pedro Luis estaba en otra selección, fue sancionado, con otros dos peloteros, por una indisciplina y fue enviado de regreso a Cuba. Víctor Mesa tuvo fractura en una de sus extremidades en juego de exhibición contra EE.UU. y se vio obligado a regresar y ser hospitalizado. Así que, entre sanciones y lesiones, la cosa no pintaba bonita para ganar este torneo. Las soluciones aplicadas fueron situar al difunto, entonces joven matancero Lázaro Contreras a suplir el puesto de Víctor Mesa, Orestes Kindelán llegó a Canadá para fungir como segundo receptor, Omar “Niño” Linares debutaría en la antesala del conjunto sustituyendo al gran Cheito Rodríguez.

Los cambios surtieron efecto, el equipo cubano quedó entre los cuatro semifinalistas junto a Corea del Sur, Taiwán y Japón. Les tocó a los criollos jugar con los chinos en la semifinal, que jueguito aquel, los taiwaneses le tenían cogida la medida a los cubanos y hasta la séptima entrada la victoria pintaba amarilla. El relevo de José Luis Alemán fue decisivo para mantener la ofensiva rival silenciada en las postrimerías, mientras que Juan Castro y Lourdes Gurriel hacían de las suyas bate en mano para lograr el empate y luego la carrera de la ventaja, marcador final 8-7.  

Juan Castro fue receptor del equipo cubano hasta la Serie Mundial efectuada en Italia (1988). Ya no había fanático que pusiera en duda su utilidad como principal cátcher de la selección nacional. Pero en Cuba hay fanáticos que no deciden nada y ejecutivos que pueden mal decidir. Terminada la XIV Serie Selectiva (1988), Juan Castro había planteado jugar una serie nacional más y así dar tiempo para buscar un sustituto efectivo para el equipo Cuba. Así fue, jugó con los Vegueros en 1989, luego no fue llevado a la selección nacional, o sea que él cumplió su promesa, no así aquellos que decidían. A la Intercontinental en San Juan de Puerto Rico (1989), Pedro Luis Rodríguez y José Raúl Delgado fueron los receptores seleccionados.

No jugó más, pero por su experiencia, podía dirigir y enseñar fuera de Cuba. Eso fue lo hizo durante años en Italia. Castro era hombre de carácter y no gustaba que le pusieran el pie. Famosa fue su tangana con Lázaro Vargas en juego de serie selectiva, pero en Italia tuve la oportunidad de verle como manager del Bologna en un juego que por esas cosas de la vida puso por la TV una de las emisoras nacionales italianas no muy vistas. Ese desafío concluyó con derrota para el Bologna, lo nunca visto, Juan Castro salió disparado del banco a golpear al árbitro principal una vez terminado el juego. Supongo que entre peloteros y otros árbitros la sangre no haya llegado al río.

Otro fanático del centro del país, en una peña virtual, se cansaba de hablar sobre Juan Castro, qué cómo era posible que ese hombre haya estado tantas veces como receptor regular de la selección nacional. Hablaba sin fundamentos. Hasta que un día le envié estos datos: Como receptor en series nacionales, cometió 112 errores en más de 9 mil 400 entradas. Posee el mejor promedio de menos passed balls cometidos, 157 en 7580 lances a lo largo de 16 series nacionales. 

Aparte de esas cifras, cogió tratando de robar a un 47% de los que lo intentaron. A ese respecto, oí otro detalle, creo que lo dio Yiqui Quintana cuando narraba en Cuba, él que afirmaba que Juan Castro tenía una amplitud grande de visión, que le permitía vigilar a esos intrusos que querían salirle al robo. Lo mejor de todo era que los lanzadores se sentían muy seguros con él detrás del plato. Rogelio García afirma que había veces que no se necesitaba de señas.

Si bien fue un gran receptor, creo que su labor como director de equipos en series nacionales fue modesta realmente.

Finalmente, un resumen de sus datos biográficos para aquellos que no los conocen o no lo han leído. Nacido el 31 de enero de 1954 en San Cristóbal, entonces provincia de Pinar del Río. Bateaba a la derecha. Jugó en Series Nacionales para los Vegueros a partir de 1973 hasta 1989, con una serie intercalada con los Forestales (1976-77), mientras que en Selectivas estuvo desde 1975 hasta 1988.

Internacionalmente integró los equipos Cuba en:

  • Juegos Centroamericanos- La Habana (1982), Santiago de los Caballeros (1986)
  • Juegos Panamericanos- Caracas (1983), Indianápolis (1987)
  • Copas Intercontinentales-  Edmonton, Canadá (1985), La Habana (1987)
  • Campeonatos Mundiales- La Habana (1984), Holanda (1986), Parma, Italia (1988)

En series nacionales dirigió a los equipos Sancti Spíritus (2007-09) y Pinar del Río (2011-12). Durante varias temporadas fungió como director de equipos en la liga italiana.

Que descanse en paz el gran campeón, un lugar tiene entre los grandes receptores que han representado a Cuba y le han dado tantos triunfos.

Escrito por Esteban Romero el 15 junio de 2020, consultando datos de su archivo personal y de la web http://cuban-play.com/estadisticas/de-por-vida-series-nacionales/.

“La llamada de lo salvaje (2020)”

Las historias más bellas siempre
comienzan con destrucción.”
Jack London

La llamada de lo salvaje afiche

El filme de referencia, The call of the wild en su título original, está basado en una famosa obra de Jack London y que ha sido llevada al cine en varias ocasiones, pero todos sabemos que una cosa es el libro y otra es el filme. Sin embargo, esta vez les puedo asegurar que, si existe versión más parecida al libro, esta se aproxima en más de un 95%. Así que, ante todo, hay que felicitar al director Chris Sanders por esta realización tan similar a la obra de London.

En todo filme los protagonistas son seres humanos, en este caso los aplausos son para un perro, Buck, como en la novela, el cual tiene que luchar contra innumerables vicisitudes al ser llevado por ladrones al mismo Yukón de Alaska. Este can es un cruce de San Bernardo y de Collie escocés, el cual vivía en Santa Clara, California, como todo un bitongo en casa de gente adinerada y un buen día unos rufianes vieron en él la oportunidad de hacer algún dinero y mandarlo al norte frío y nevado.

No es para describir toda la peli, la realidad es que la interpretación del perro es de lo mejor que uno pueda ver en pantalla. Es un perro con sentimiento e hiperinteligencia. Sus movimientos, reacciones y decisiones parecen ser de un ser humano y no de un animal. Lo mejor es la interpretación del perro, aunque puede que haya sido más de un perro con igual cruce el que haya actuado, algo que quien suscribe desconoce. Como se trata de una peli, todo vale a fin de que la misma sea lo más fiel a la novela y logre el debido impacto en el espectador.

Entre los actores estaban Harrison Ford, con una excelente actuación; el afro-francés Omar Sy, igualmente muy bien ajustado al rol concedido; la canadiense Cara Gee, la que luce como una descendiente de esquimal en el filme; y otro inglés, el malvado Dan Stevens. Todos ellos lograron complementar el éxito de la peli, donde, repito, el perro fue el protagonista y debería ser quien opte por el Globo de Oro y el Oscar al mejor actor, ¿por qué no? Tampoco se puede dejar de mencionar a los perros del trineo y a los lobos de las áreas circundantes, donde cada uno jugó su papel para dar más colorido a esta cinta.

Este es un filme para todas las edades y muy aconsejables para niños mayores de 7 años. La violencia existente no llega a ser la desquiciante de las películas actuales, aparte de ser poca, no hay escenas porno de ningún tipo y si mucha interacción positiva entre la mayoría de los personajes y el perro Buck.

 

Escrito por Esteban Hernández, 11 mayo de 2020

Obra, virtudes y defectos de Cecil B. DeMille, reconocido director y productor de cine

Hago películas para la gente y no para los críticos.”
Cecil B. DeMille

Cecil B. DeMille (Ann)

Cecil B. DeMille Cortesía doctormacro.dom

Cuenta la leyenda que en el 1913 dos personas estaban enfrascadas en la producción de obras teatrales, de las que sacaban su poco de ganancia. Un buen día, uno de ellos sugirió aventurarse en el mundo del cine. Aquellas dos personas eran el productor Jesse L. Lasky y el futuro director de cine Cecil B. DeMille, quienes cuando decidían su nueva aventura fueron alcanzados por un vendedor de guantes en quiebra, quien al conocer de la nueva idea no tardó en incluirse y poner algo de sus entonces magros fondos, se trataba de Samuel L. Goldwin (previamente se apellidaba Goldfish), cuñado de Lasky, ambos judíos, Lasky nacido en California y Goldwin en Polonia. La madre de DeMille era de origen judío también. Así fue que surgió la Lasky Film Company, que años después se convertiría en la Paramount Pictures. La realidad fue que DeMille comenzó a triunfar en el séptimo arte utilizando argumentos nada importantes o muy sencillos en sus filmes, pero que gustaban al público. Sin embargo, en su carrera llegó a dirigir filmes con temas bíblicos, épicos o de historia de los EE.UU.

Igualmente fue promotor de algunas estrellas de cine, como fue el caso de Gloria Swanson, Claudette Colbert y Charlton Heston entre otros. Incluso William Boyd, famoso como el vaquero Hopalong Cassidy, fue otro de los que estuvo de la mano de DeMille.

Cecil Blount DeMille nació el 12 de agosto de 1881 en Ashfield, Massachussets, hijo de padre y madre dramaturgos, por lo que el teatro le llegó desde la cuna. Su padre murió cuando tenía 12 años, pero su madre se hizo cargo de todo al crear una escuela para niñas y continuar dando clases de interpretación. DeMille en su juventud comenzó a estudiar en la Academia de Artes Dramáticos de Nueva York, donde ya su hermano William igualmente cursaba estudios. Cecil debutó como actor en teatro en 1900, con el tiempo aprendió el arte de escribir guiones y más tarde el de dirigir.

La primera película, considerada el primer largometraje en el cine, que esta nueva compañía produjo fue “The squaw man (1914)” (El prófugo) protagonizada por Dustin Farnum, cuya dirección recayó en DeMille en colaboración con Oscar Apfel, quien con la llegada del cine sonoro optó por interpretar papeles de personas de carácter. Se planeó inicialmente filmar la peli en Arizona, pero cuentan que DeMille, una vez llegado al lugar, decidió regresar en el mismo tren, ya que la capa de nieve era enorme. Su destino final fue en Los Ángeles, donde adquirió una amplia parcela con una casa de campo, donde se filmó la peli de referencia y la que le reportó unos 225 mil dólares de ganancia. Fue así que comenzó la carrera como cineasta de este director-guionista-productor, conocido por sus ideas conservadoras y y connotado opositor de los sindicatos en todo el mundo. También fue partidario de la persecución y prohibición de varios actores, actrices y directores por sus verdaderas o supuestas convicciones de ideas de izquierda o comunistas durante la caza de brujas de McCarthy. No era tampoco de buenas relaciones con otros realizadores, trató de sacar al director Joseph L. Mankiewicz de la presidencia del Directors Guild (Gremio de Directores), algo que no logró debido a la firme oposición de George Stevens y John Ford. Se le propuso la figura de Burt Lancaster para protagonizar “Sansón y Dalila (1949)” y “El mayor espectáculo del mundo (1952)”, lo que no aceptó por el hecho que Lancaster era un liberal demócrata, eso a pesar que era el actor más adecuado en físico para esos roles. Los dobles (stunts) en los filmes de batallas se quejaban siempre de la indiferencia de DeMille ante las lesiones de esos intérpretes y la muerte de caballos.

DeMille Afiches

En el período de 1919 a 1923, DeMille realizó varias comedias, y después se concentró en temas bíblicos como “Los diez mandamientos (1923)” con Theodore Roberts, y “Rey de reyes (1927)” con H.B. Warner en el papel de Jesús. Su primer film sonoro fue el drama “La incrédula (1929)” con Lina Basquette, al que le siguieron:

  • El remake de su primer oeste, “El prófugo (1931)” con Warner Baxter y Lupe Vélez
  • Los filmes históricos “El signo de la cruz (1932)” con Fredric March y Charles Lauhgton en el papel de Nerón,
  • “Cleopatra (1934)” con Claudette Colbert y Warren William,
  • “Las Cruzadas (1935)” con Loretta Young y Henry Wilcoxon
  • El oeste biográfico “Buffalo Bill (1936)” con Gary Cooper en el papel de Wild Bill Hickok, y Jean Arthur
  • El drama histórico “Corsarios de Florida (1938)” con Fredric March en el papel del pirata Jean Lafitte
  • El oeste “Unión Pacífico (1939)” con Barbara Stanwyck y Joel McCrea, cuya trama aborda la construcción de la línea ferrea en California
  • El film de acción “Policía montada del Canadá (1940)” con Gary Cooper, Madeleine Carroll y Paulette Godard

En el período de 1936 a 1945 creó y dirigió el show “Lux Radio Theatre”, al cual se invitaban actores, actrices, directores, productores y otros relacionados con el mundo del cine.

DeMille Afiches 2

En las siguientes décadas dirigió:

Sansón y Dalila

Una parte del escenario de “Sansón y Dalila”

  • El film de acción “Piratas del mar Caribe (1942)” con Ray Milland y John Wayne
  • El film de aventura “Los inconquistables (1947)” con Gary Cooper y Paulette Goddard
  • Los dramas “Sansón y Dalila (1952)” con Victor Mature y Hedy Lamarr,
  • “El mayor espectáculo del mundo (1952)” con Charlton Heston y James Stewart
  • Su último film, el remake “Los diez mandamientos (1956)”, esta vez con Charlton Heston, Yul Brynner y Edward G. Robinson

Como actor tuvo un pequeño papel en el clásico “El crepúsculo de los dioses (1950)” dirigido por Billy Wilder, y donde pudo actuar junto a una de sus estrellas promovidas, Gloria Swanson, la que actuó en seis de sus filmes. Como productor su última película fue el remake de “Los bucaneros (1958)” dirigido por su entonces yerno, Anthony Quinn, con Yul Brynner, mientras que también se presentó como narrador del corto “The heart of show business (1957)” (El corazón del negocio del espectáculo) con Harry Belafonte y Cantinflas. Como mérito a sus realizaciones, se estableció un premio, para directores y actores/actrices destacados, que lleva su nombre, y se otorga anualmente en el conocido certamen de Globo de Oro.

Su sobrina, Agnes de Mille fue coreógrafa de la obra teatral Oklahoma, que poco después fue llevada al cine.

Nominado para OSCAR como mejor director por “El mayor espectáculo del mundo (1952)”, y como mejor film por “Los diez mandamientos (1956)”. Obtuvo este premio como mejor film por “El mayor espectáculo del mundo (1952)”, así como premios en honor a su carrera y el Irving Thalberg en 1950 y 1953, respectivamente.

Nominado para DGA como mejor director por “El mayor espectáculo del mundo (1952)”. Por igual film recibió Globo de Oro en igual categoría, así como el primer premio con su nombre en dicho certamen. Obtuvo Palma de Oro en el festival de Cannes por “Unión Pacífico (1939)”.

En resumen, dirigió 80 filmes entre 1914 y 1956, productor de 86, guionista de 22 y actuó en 19 películas. Falleció el 21 de enero de 1959 en Hollywood, Los Ángeles, a causa de una enfermedad cardiaca.

Fuentes

Greenfeld Josh. 1959. Cecil B. DeMille: el patriarca de Hollywood. Bohemia, 22 febr. pp 44-46.

Stephan Ed. Minibiography Cecil B. DeMille. IMDB.com. https://www.imdb.com/name/nm0001124/bio?ref_=nm_ov_bio_sm

 

Escrito por Esteban Hernández, 3 mayo de 2020

El carbón como factor del calentamiento del planeta y la afectación de la franja de coral

La emblemática Gran Barrera de Coral de Australia está
experimentando su tercer evento de blanqueamiento de
corales en cinco años. El blanqueamiento de 2020 es grave y
está más extendido que los eventos anteriores”.
Universidad James Cook

Calentamiento global

Uno no sabe cómo cambiarán las cosas después que se supere esta calamidad provocada por el coronavirus, pero si es evidente que la energía sucia, entiéndase petróleo, gas y carbón, ha provocado el calentamiento del planeta en 1.5 grado. Cualquiera puede preguntarse qué pasa con ese resultado térmico, pues muchas cosas adversas, una de ellas es el blanqueamiento de la gran barrera de coral de los océanos, proceso de debilitamiento de los arrecifes de coral que se manifiesta con la pérdida de color o muerte de los protozoos simbiontes.  Esta afectación es la tercera vez que ocurre en el último lustro y se debe al fuerte calentamiento de las aguas y su acidificación.

El culpable principal de este fenómeno adverso es el CO2 producido por la quema de combustibles fósiles como el carbón, gas y petróleo. Lo peor es que se llegue a un punto de irreversibilidad, algo que puede suceder de continuar este proceso de depauperación. A esta situación contribuyen los países productores y consumidores de carbón. Veamos las estadísticas, para identificar los responsables de este infortunio.

Carbón 10 primeros productoresLógicamente, aquellos que producen carbón, son, por consiguiente, los mayores consumidores. La salud del planeta depende en buena medida de la salud de los océanos, la que se afectará cada vez más de continuar la depauperación del clima y el ambiente en general. La destrucción de la franja de coral se añade a las tantas agresiones de la biodiversidad del planeta que se producen de manera permanente.

Carbón primeros consumidores

Llegado a este punto, no queda otra alternativa que la gestión ciudadana mancomunada a fin de exigir a los gobiernos la reducción del consumo de carbón y destinar más fondos para el consumo de energías renovables y la búsqueda de nuevas fuentes menos agresivas con el ambiente.

Fuentes

Anon. 2018. Ranking mundial de los principales países consumidores de carbón 2018. Statista. https://es.statista.com/estadisticas/635491/paises-lideres-en-el-consumo-de-carbon/

Hernández Henar. 2018. El carbón seguirá siendo la principal fuente de energía en el mundo. Atalayar. https://atalayar.com/content/el-carb%C3%B3n-seguir%C3%A1-siendo-la-principal-fuente-de-energ%C3%ADa-en-el-mundo

Montojo Marta. 2019. Un informe de la ONU denuncia a los países productores de combustibles fósiles. Climatica. https://www.climatica.lamarea.com/informe-onu-brecha-produccion-combustibles-fosiles/

Elcacho Joaquim. 2020. La Gran Barrera de Coral sufre el peor episodio de blanqueamiento de la historia. La Vanguardia, 7 abr. https://www.lavanguardia.com/natural/20200407/48373751163/gran-barrera-coral-australia-peor-blanqueamiento-historia-universidad-james-cook-calentamiento-agua-crisis-climatica.html

 

Escrito por Ricardo Labrada, 3 mayo de 2020

“Crown heights (2017)” y cómo condenar a un inocente

Donde no hay humanidad, no hay justicia.”
Abhijit Naskar (1991, India, neurólogo y escritor)

Crown heights

El título de este film, dirigido por Matt Ruskin, responde al de un barrio céntrico de Brooklyn, Nueva York, que, por lo visto, está muy poblado de afro-estadounidenses y de otros provenientes de Haití, Trinidad y otras islas del Caribe.

La trama no es muy complicada, es tomada de hechos reales, que una vez más demuestran las enormes debilidades del sistema judicial y penitenciario de un país.  Una vez más queda claro el nivel de pobreza y miseria de algunas de estas familias negras, las que sobreviven como medios de distribución de drogas en muchos casos. La peli sugiere que los casos de homicidios hay que cerrarlos como sea, así sean inocentes los condenados culpables. Según una estadística aparecida al final del film, hay más de 2.5 millones de presidiarios en EE.UU., de los cuales, se estima 120 mil son inocentes. Imaginemos a un inocente condenado a cadena perpetua, ¿quién le devuelve la vida perdida en prisión cuando se demuestre la injusticia? Eso, si se llega a demostrar, lo cual no parece siempre muy probable.

La corrupción policial, por un lado, los jueces entregados a falsas pruebas y a procedimientos dudosos de verificación, donde una palabra mal utilizada sin intenciones se puede convertir en caso de perjurio, todo eso demuestra que hay muchas cosas que no funcionan bien. A ello hay que sumar el régimen carcelario, de espanto, cuando las zurras a los presidiarios pueden ser incontenibles y terminan con aislamiento severo del reo golpeado.

De esta película ni se habla, sus actrices y actores no son muy conocidos, su trama es un clavo duro de asimilar para los que proclaman la existencia de otro ambiente agradable e irreal. Condenamos las tiranías y las dictaduras sin piedad, algo muy justo, pero no queremos aceptar las imperfecciones de la llamada democracia, nos da miedo hablar al respecto cuando se trata de groseras violaciones de los derechos humanos.

Es de felicitar al director y al resto del equipo que realizó esta película. Más cinematografía seria y basados en la realidad es lo que la humanidad necesita, y no la caterva de filmes de acción o ciencia ficción sin sentido que en la actualidad se producen y no enseñan nada.

 

Escrito por Esteban Hernández, 20 abril de 2020

Chuck Connors, pelotero y actor de cine

No quiero que mis hijos crezcan con la idea que no
hay nada destructivo este mundo. Quiero que ellos
sepan que hay bueno y malo, que pueden afectar nuestras
vidas fisicamente, como es el caso de las armas que matan y
las drogas dañinas para todos, por lo que no todo significa
que estemos bien.”
Chuck Connors

Chuck-Connors-Rifleman-Comic

En el béisbol cubano se vio jugar a la figura del gigante Chuck Connors, medía 196 cm., defendiendo la primera base del Almendares, equipo que se coronase campeón en las temporadas de 1948-49 y 1949-50, así como en la Serie del Caribe de 1949 en la Habana. Dos años después de jugar en Cuba, Connors se convirtió en actor de cine para luego convertirse en héroe de la serie televisiva “El hombre rifle (1958-63)” encarnando el papel de Lucas McCain.

Veamos algunos datos biográficos de este pelotero-actor. Kevin Joseph Aloysius Connors nació en Brooklyn, Nueva York, hijo de padres irlandeses, inmigrantes del Dominio de Terranova, Canadá. Su padre era estibador en los muelles de la Gran Manzana y su madre, ama de casa. Lógicamente, era una familia católica, y Chuck fungió como monaguillo en la Basílica Nuestra Dama de la Ayuda Perpetua en su barriada.

Mientras cursaba estudios primarios y secundarios, mostraba sus habilidades en el deporte. Logró destacarse tanto en baloncesto como en béisbol, por lo que no le fue difícil obtener beca para la Universidad de Seton Hall, en South Orange, estado de Nueva Jersey. Esos estudios fueron detenidos cuando se alistó en las fuerzas armadas en 1942, donde fue instructor de tanques de guerra en Fort Campbell, Kentucky, y después en West Point, Nueva York.

Ya libre de su servicio en las fuerzas armadas, Connors comenzó a jugar baloncesto con el recién estrenado equipo Boston Celtics de la NBA, pero su pasión era el béisbol y los Dodgers, por lo que en cuanto lo firmaron, abandonó el deporte de las canastas para entrenar y jugar con los Dodgers Newport News de la Liga Piedmont (clase B).

Chuck Connors basketball

Es prudente aclarar que profesionalmente Connors ya había jugado béisbol con los Dodgers Newport en 1940, que entonces eran parte de la Liga Nordeste Arkansas (clase D) y con los Marineros Norfolk en 1942 de la misma liga Piedmont.  Su llegada a Grandes Ligas ocurrió con los Dodgers de Brooklyn en 1949, con una sola vez al bate sin consecuencias. En la temporada de 1951, regresó, pero para jugar con los Cachorros de Chicago, participando en 67 juegos, y promediando .238 al bate, con 8 extrabases, incluido par de jonrones. En la siguiente temporada, jugó regular para los Angelinos de los Ángeles de la Liga Costa del Pacífico (AAA), con un desenvolvimiento modesto ofensivamente.

Chuck Connors, en la temporada de 1948-49 de la Liga Cubana, bateó para .257, con 15 extrabases y 35 empujadas. En la I Serie del Caribe (1949) en la Habana su bateo fue desbordante, lo que se evidencia con el astronómico promedio de .409, además de co-liderar en dobles (3) y empujar 5 carreras. En 1949-50 bateó mucho en el inicio de la temporada, pero luego hubo un notable descenso y fue mandado a casa antes de la Serie del Caribe debido a bajo rendimiento. Así y todo, tuvo mejor promedio de bateo, .287, pero con menos extrabases y carreras empujadas, 10 y 17, respectivamente.

Este pelotero-actor clasifica como uno de los doce deportistas que han logrado jugar en las ligas máximas de dos deportes muy populares en EE.UU. como la NBA y la MLB.

Chuck Connors baseball

Su paso por el mundo del cine comenzó en 1952, cuando actuó como capitán de policía en la comedia “La impetuosa” de George Cukor protagonizada por dos grandes de la pantalla, Katharine Hepburn y Spencer Tracy. Luego actuó como actor de reparto, a veces no acreditado, en filmes o seriales para la TV, como filmes para el cine. Muchas veces interpretó papeles de villano o tipo duro. El que suscribe le recuerda así en algún que otro capítulo de “La Ley del Revolver (1956)”, pero logró su apogeo cuando encarnó a Lucas McCain como hombre rifle en el serial del mismo nombre desde 1958. Su carrera se extendió sin glorias hasta después de su muerte, siempre en filmes o seriales.

En resumen, actuó en 136 títulos entre 1952 y 1992. Dirigió una película en 1982, “Había una pequeña niña”, y escribió guiones para su serial de Hombre Rifle. Su fallecimiento ocurrió el 10 de noviembre de 1992 en Los Ángeles, California, producto de cáncer pulmonar y neumonía.

 Fuentes

Anon. Chuck Connors. Baseball-reference.com. https://www.baseball-reference.com/players/c/connoch01.shtml

Anon. Chuck Connors. IMDB.com. https://www.imdb.com/name/nm0175200/?ref_=nv_sr_srsg_0

Figueredo, Jorge S. 2003. Cuban Baseball: A Statistical History, 1878-1961. McFarland & Company, Inc. Publishers, Jefferson, North Carolina-London. pp. 306-324

 

Escrito por Esteban Romero, 18 abril de 2020

En el quincuagésimo aniversario de su desaparición, recuerdos sobre los Beatles

La realidad deja mucho a la imaginación.”
John Lennon

Beatles Please Please me

No es muy difícil rememorar algo de la juventud vivida, la que cuando la tuvimos, realmente no supimos apreciar en toda su extensión, pero como dice el refrán, nadie nace sabiendo.

Hace cincuenta años que la agrupación musical de los Beatles desapareció de la escena. En estos días he podido conocer un poco más sobre esos músicos, que me hicieron bailar en múltiples ocasiones, a veces de manera delirante. Según Wikipedia, ya en 1956 John Lennon era parte de un grupo llamado Skiffle Craze, algo así como Locura de Craze. Supongo que el grupo haya sido de Liverpool. Lennon después pasó a tocar con The Quarry Men, donde Paul McCartney lo conoció en 1957. El joven Pablito tenía 15 años, pero era todo un artista guitarra en mano, por lo que no dudaron en incluirlo en el grupo. McCartney, a su vez, invitó a su amigo George Harrison a que se uniera al grupo. Harrison tenía 14 años en enero de 1958. Los Quarry cambiaron de nombre y pasaron a llamarse Johnny and the Moondogs (Johnny y los Perros Lunares). En 1960, se incluyó el bajista Stuart Sutcliffe, quien fue promotor de la idea de crear un grupo musical nuevo y original, en el cual Pete Best fue su primer baterista.

¿De dónde le vino el nombre? Buscaron algo que supiera a insecto. Ya había un grupo llamado The Crickets (Los Grillos). Entonces pensaron en Escarabajos (Beetles), y ahí fue cuando a Lennon se le ocurrió cambiar una E por una A. La música se le llamaba Beat, que se puede traducir como Golpe o Ritmo figuradamente. Así surgió el nombre de Beatles, grupo que tocaba lo mismo en Liverpool que en Hamburgo, Alemania. En la medida que fueron tomando fama, se hacía necesario un representante y un productor. Brian Epstein fue su representante por largo tiempo, mientras que George Martin les proporcionó la debida producción.

El grupo tuvo la baja de Sutcliffe en 1961, mientras que Best se separó en 1962, fue entonces que entró el conocido Ringo Starr. Su primer album de larga duración fue Please Please Me, que fuera lanzado el 22 de marzo de 1963 en el Reino Unido, fecha que puede considerarse como el inicio de la Beatlemanía.

El grupo tocaba piezas de figuras conocidas en el mundo del rock, como fueron Roll over Beethoven de Chuck Berry, Twist and shout (también conocida como Shake it up, baby) de Phil Medley y Bert Russell; Mr Moonlight de Roy Lee Johnson; y Hard day’s night de Alun Owen, así como canciones originales, casi siempre de la autoría de Lennon & McCartney, como fueron Love me do, Please Please me, I saw her standing there, Ask me why, She loves you, Help, Can´t buy me love, From me to you, Yesterday, All you need is love entre otras.

Ni idea tenía en 1962, estando en Cuba, de la existencia de este grupo, ni que existiera un ritmo llamado Twist, que fuera muy popular entonces en los EE.UU. En setiembre de 1962 estaba en la URSS, donde la música más popular para bailar era el Charleston con ritmo de foxtrot o swing, no siempre permitido en todos los bailes estudiantiles, ya que se entendía que era un producto americano. Así que a aprender a bailar waltz, no hubo más remedio, y alguna pieza más con ritmo de caballito que se tocara, lo cual no fue obstáculo para que el twist llegara a nuestros oídos a mediados de 1963, más que todo por los discos que traían consigo los estudiantes africanos.

No fue hasta octubre de 1964, ya en Kiev, que oí por primera vez una canción de los Beatles, Can´t buy me love, y luego Twist & Shout, ambas en un single que era propiedad de un estudiante somalí. Aquel compañero me invitó a que bailara la primera pieza mencionada, obviamente como twist y no lo defraudé. Poco a poco llegaban los álbumes de larga duración de los Beatles, cuyas canciones arrebataban a los jóvenes. Así y todo, era un producto del imperialismo y en la URSS estaba prohibida su reproducción en bailes públicos o estudiantiles, algo que se mantuvo por largo tiempo. La prohibición incluía cualquier música que se pareciera a la de los Beatles y los Rolling Stones.

En Cuba trataron de opacar la Beatlemanía con el ritmo Mozambique, el cual duró poco realmente. En honor a la verdad, no recuerdo haber oído que existiera prohibición, pero sí no se oía en ninguna radioemisora nacional, ni siquiera se mentaban en los medios públicos. En 1965, la Reina Isabel II designaba a los Beatles como miembros de la Orden del Imperio Británico, nombramiento a propuesta del Primer Ministro Harold Wilson, el cual hasta ese momento se le otorgaba solo a veteranos de guerra y a líderes civiles. Silencio absoluto en la Habana y el resto del territorio nacional.

Unos estudiantes cubanos de economía agrícola en la URSS habían viajado de práctica a Cuba en el verano de 1967 y regresaron a la URSS a bordo de un buque soviético, donde viajó inesperadamente un alto dirigente del gobierno cubano, cuyo nombre prefiero reservarme. Los estudiantes, por costumbre, se reunían en la noche, ponían alguna música pop y a bailar, pero con la presencia de ese dirigente, se dedicaron a hacerlo en lugares reservados y a veces en hora de la madrugada, querían bailar y que no los oyeran. Usualmente esos bailes se hacían en la noche, donde está la cancha de volibol, el que se juega con una pelota atada a una cuerda y así evitar que cayera al mar, o en su lugar, al lado de la piscina, pero ni hablar de hacerlo en esos lugares tan públicos en el barco. Fue así que comenzaron a esconderse para bailar lo que querían, que no era solo poner a los Beatles o la música pop, a los cubanos bastante nos gusta movernos con el son y el bolero también. Los estudiantes ignoraban que la seguridad personal del dirigente estaba al tanto de todo y le informaba sobre lo que ocurría a su alrededor. Sorpresa tuvieron cuando el alto dirigente se personó sorpresivamente en uno de esos bailes reservados y les pidió que siguieran con libertad. El buque, después de atravesar el Bósforo, paró brevemente en Bulgaria, donde a esa persona la estaban esperando, luego iría a la URSS.

Sea por lo que sea, un mes después de este hecho, se comenzó a oír música pop de todo tipo en la radio cubana. La prohibición encubierta desapareció, algo que los cubanos deben agradecer a esos estudiantes. La música no intoxica a nadie, alegra y da deseos de vivir. Fue desde entonces que los Beatles aparecieron en la radio cubana conjuntamente con otros grupos como los Rolling Stones, Monkeys, Mama & the Papa, Beach Boys y otros.

Nunca he llegado a entender la razón para erigir un monumento a John Lennon en la Habana. No lo critiqué, aunque no lo entendí entonces ni tampoco ahora. Una bonita explicación de los hechos reales no hubiera venido mal, pero no la hubo.

Es prudente aclarar que las llamadas democracias populares, Hungría, Polonia, Checoslovaquia, Bulgaria, Yugoslavia y Rumania, no llegaron a aplicar tales prohibiciones. Allí se oía de todo y los grupos nacionales trataban de imitar a los occidentales. Lo hacían como una manera de contrarrestar las trasmisiones de occidente, que venían todas con mucha Beatlemanía. No había necesidad de identificar esa música con el imperialismo. Bastaba hospedarse en el Stadt Berlín de la RDA o DDR para uno darse cuenta de la competencia que mantenían las radioemisoras de las dos partes de Berlín. Les aseguro que la oriental superaba en calidad de música pop a la occidental, aunque Ud. no lo crea.

La triste noticia de la desaparición de los Beatles llegó en 1970, para aquellos, como el que suscribe, que le teníamos como ídolos, fue un duro golpe. No cabía en nuestras cabezas que se fueran y que no les oiríamos más tocando juntos. Unos decían que era por McCartney, otros por Ono, la compañera de Lennon, en fin, nadie sabe la verdad a ciencia cierta. Tuve la suerte de ir a Inglaterra en 1972 por unos meses, donde adquirí álbumes y libretos sobre ellos. En las victrolas de los pubs no faltaban sus canciones, que uno trataba siempre de oír. La realidad fue que se fueron para no volver, aunque su recuerdo perdura por esa revolución musical que nos dio varios momentos de alegría.

Escrito por Ricardo Labrada, 15 abril de 2020, con información de la historia de los Beatles consultada en Wikipedia.

IX Serie del Caribe de béisbol (1957)

La diferencia entre lo imposible y posible
está en la propia determinación del pelotero.”
Tom Lasorda

Marianao campeón S Caribe 1957

La temporada de 1956-57 trajo otro nuevo campeón, los Tigres del Marianao, el que logró sacar ventaja de 4.5 sobre el Cienfuegos, cuya actuación, sobre todo la del lanzador Camilo Pascual, fue bastante buena. Camilo tuvo imponente record de 15-5, con 6 lechadas, 153 ponches propinados y PCL de 2.04, lo que le valió su segundo MVP de forma consecutiva. De haber ganado Pedro Ramos 4 juegos más, tuvo temporada de 8-6, habría habido de todo en la pugna por el banderín, ya que a los Elefantes ofensiva no les faltó. Archie “Pocopelo” Wilson (.285), Curt “Curita” Roberts y Lorenzo “Chiquitín” Cabrera (.310) tuvieron faenas ofensivas destacadas para este conjunto. Marianao, el nuevo campeón, llevaba 20 años sin sonrisas. La primera vez que este conjunto ganó campeonato fue en la temporada de su debut en 1922-23, entonces guiado por su fundador, Merito Acosta, y sacaron ventaja de 3 juegos sobre el Habana y 8 sobre el Almendares. En 1936-37, bajo la dirección de Martín Dihigo, Marianao se llevó su segundo banderín, entonces con ventaja de 1 juego sobre el Santa Clara y 5.5 sobre el Almendares.

Esta vez los tigres vinieron dirigidos por Napoleón Reyes, ex-grandeliga y que jugara para el Cienfuegos y el Almendares en la pelota profesional cubana, además de haber dirigido y ganado campeonato en la invernal venezolana con el Pastora. Esta fue la segunda temporada de Napoleón al frente de los felinos, la que contó con el efectivo bateo de Asdrúbal Baró (.307) y el gran Orestes Miñoso, líder de los bateadores (.312). Los jardines se completaron con el veloz ambidextro Solly Drake, quien aportó a la causa ofensivamente al liderar los departamentos de anotadas (52), bases robadas (12) y las de dobles (14), mientras que la receptoría era defendida por el grandeliga Hal Smith, y el cuadro por Julio Bécquer Villegas 1B, Patricio “Witty” Quintana 2B, Hal Bevan 3B y José Valdivielso SS, pelotero obtenido del Almendares a cambio de Tony Taylor. El cuerpo de lanzadores era encabezado por Miguel Fornieles, el futuro senador y miembro del Salón de la Fama, Jim Bunning, además de Rudy Minarcin, Bill Werle, Enrique Maroto, los zurdos Fred Hahn y Rodolfo Arias, y el legendario Conrado Marrero en la temporada de su despido como lanzador activo.  Entre Fornieles y Bunning hubo 22 victorias, a 11 per cápita, el resto tuvo un desenvolvimiento inferior y a veces mediocre, por lo que un refuerzo de pitcheo parecía necesario, pero no lo hubo. Ese hombre se llamaba Camilo Pascual y es de dudar que él hubiera aceptado jugar con un equipo que le cambió por unos bates en medio de la temporada de 1953-54. Se dice y no se cree, así de buenos eran los entrenadores de pitcheo del Marianao, cambiaron al mejor lanzador en el último lustro de la pelota profesional cubana y un hombre que brilló en las Grandes Ligas.

Sin refuerzo alguno, Marianao se pintaba de favorito por jugar en terreno propio, el Grand Stadium del Cerro, pero los adversarios no era que vinieran a pasear. Por el siempre peligroso Puerto Rico vinieron esta vez los Indios de Mayagüez, dirigidos por Mickey Owen, que contó con Humberto Martí Ramírez, Bob Speake 1B, Bob Aspromonte 2B, Herb Plews 3B, B. Harrell SS y Félix Torres en el cuadro; Luis “Canena” Márquez, José “Tronquito” García y Gene Smith en los jardines; Pete Wojey, José “Pantalones” Santiago, Duke Maas, William de Jesús, Bob Smith, Florentino Rivera como lanzadores.

Venezuela esta vez fue representada por los Leones de Caracas y no vino dirigido por timonel cubano, el director del conjunto fue Clay Brian. La receptoría estaba a cargo de John Roseboro, Rudi Regalado 1B, Pompeyo Davalillo 2B, Luis “Camaleón” García 3B, Alfonso “Chico” Carrasquel SS, un cuadro de lujo, además de Fernando Basante, Luis Ávila y Albino Bob en la reserva. En los jardines estaban Tom Burgess, Bob Wilson, Luis Urdaneta y Jim Williams, todos de experiencia. Los lanzadores fueron los de siempre, Emilio Cueche, Julián Ladera, Bob Blaylock, Manuel Fernández, John Jancse, Margarito Suárez y Werner “Babe” Birrer. Realmente el conjunto venezolano tenía equipo para dar batalla y aspirar a su primer triunfo en serie del Caribe.

Panamá trajo al Cerveza Balboa como representativo, equipo dirigido por el experimentado receptor-director panameño, Edric Leon Kellman. Su cuadro era defendido por Harold Gordon 1B, Hiram Alonso Brathwaite 2B, Clyde Parris (3B), Héctor López (SS). Los jardineros fueron John Glenn, Clarence Moore, Pedro Osorio y Reginaldo Grenald, Al Pinkston, mientras que entre los lanzadores estaban Winston Brown, George Brunet, el derecho holandés Allen Romberger, Ronnie Sheetz, Carlos Thome, Stanley Arthur y Bob Trice, quien también podía defender los jardines. A pesar que muchos de los apellidos son de origen inglés, no nos confundamos, varios de estos peloteros son panameños, como son los casos de Brathwaite, Parris, Kellman, Reginaldo Grenald, Winston Brown y Stanley Arthur.

Esta serie arrancó el sábado 9 de febrero con juego entre el Mayagüez y el Caracas, con un Grand Stadium del Cerro abarrotado, se calculó cerca de 45 mil aficionados allí reunidos. La primera bola fue lanzada por el comisionado de Grandes Ligas y también miembro del Salón de la Fama, Ford Frick. Ese primer juego fue una pateadura del Caracas sobre los lanzadores boricuas, que concluyó con anotación de 10-3, victoria para Babe Birrer y derrota para Bob Smith. Caracas conectó 14 hits, incluido jonrón del receptor Roseboro, mientras el equipo boricua disparó 7 entre ellos, jonrón de “Canena” Márquez. Caracas anotó 7 de sus carreras en las primeras cuatro entradas. Defensivamente el juego dejó que desear, Caracas cometió 2 errores por 3 de sus rivales. A segunda hora Jim Bunning puso a los panameños a comer de su mano, dispersó bien los siete hits permitidos, entre los que se incluye cuadrangular de John Glenn en la sexta entrada, única complicada para Bunning al permitir otro hit de Charles y regalar base a Pinkston, pero resolvió el asunto sacando los siguientes tres outs y ayuda de fildeo de Baró sobre línea peligrosa de Héctor López. Los tigres anotaron 3 en el cuarto cuando Solly Drake disparó hit, Baró lo imitó y Miñoso siguió la imitación para traer la primera, acto seguido Hal Smith tocó con idea de sacrificarse, pero su toque fue tan perfecto, que llegó safe a primera, bases llenas, Bécquer conectó Texas que trajo a Baró, pero Smith fue cogido en round down para el primer out, Miñoso a tercera y anotó con fly de sacrificio de Bevan. Es bueno señalar que en la tercera entrada el jardinero panameño Pedro Osorio le robó todo un extrabase al camarero cubano Witty Quintana. Marianao agregó la puntilla en el octavo, sobre los envíos del relevista Thome, por base y robo de Drake, con sencillo impulsor de Baró. El abridor del Balboa, el derecho Ronnie Sheetz, fue un digno rival de Bunning.

El Estadio del Cerro

El Estadio del Cerro en la IX Serie del Caribe

Llegó el domingo 10 de febrero, fecha que no podré olvidar, era mi primera asistencia a juegos de Serie del Caribe en estadio. A primera hora, Mayagüez contra Balboa. No olvidaré la figura del gigante John Glenn patrullando el jardín derecho del Balboa, qué brazo tenía ese afro-estadounidense. Los boricuas batearon más y mejor, once imparables, para llevarse su primera victoria, esta vez 7-1 sobre el Balboa, equipo que cometió la barbaridad de 6 errores. El mismo lanzador, ganador del juego, el derecho Pete Wojey, jonronéo por el Mayagüez, a la vez que ponchaba a 12 bateadores y así empataba record para un serpentinero en estas Series del Caribe que ostentaba Humberto Robinson de Panamá, pero que lo había logrado lanzando once entradas y no nueve como Wojey. George Brunet cargó con la derrota. Los Tigres como visitantes se enfrentaron a los Leones de Caracas en el segundo juego, que abrieron los bigleaguers derechos Bob Blaylock y Miguel Fornieles. El partido se fue tempranamente del lado de los Tigres, que tuvieron como mayor inspiración a Solly Drake, quien bateó de 4-4, además de realizar un fildeo de película. En la misma primera entrada Marianao mordió con 2 carreras sobre los envíos de Blaylock, mientras Caracas ripostaba en ese mismo inning por jonrón de Chico Carrasquel, que fue todo lo que le pudieron hacer al lanzador habanero, quien permitió un total de 3 incogibles. Marianao anotó 2 en el tercero y 3 en el séptimo para apuntalar la victoria y su invicto en la justa. El marcador final fue idéntico al del primer juego de esa fecha, 7-1.

Pete Wojey

Pete Wojey

El lunes 11 de febrero fue el día de las sorpresas, Caracas y Balboa se fajaron en un bonito duelo sostenido entre los derechos Emilio Cueche y Winston Brown. Balboa marcó en el primer inning por base a Glenn y batazo difícil de Brathwaite, el que Carrasquel recogió incómodo, pero tiró mal a la inicial, con lo que el gigante logró anotar la quiniela de este juego. No hubo más gracias a doble matanza iniciada por el siempre eficiente Pompeyo Davalillo. En la cuarta entrada, el jardinero Osorio conectó mansa rolata pifiada por Camaleón García, el receptor panameño Marcos Cobos forzó a Osorio y el inicialista Hal Gordon disparó línea fuerte, la que al caer burló al jardinero central Wilson, con lo cual Cobos anotaba la segunda carrera del Balboa, ambas sucias, pero son válidas, así las lleves a la tintorería. Caracas amagó y logró anotar una en el séptimo por infield hit de Wilson, rolata de Williams al cuadro, que movió al corredor a segunda, hit de Regalado al jardín central, Wilson llegó a tercera, desde donde anotó cuando Camaleón cedió el segundo out con otra rolata dentro del cuadro. Caracas perdió 2-1 en buena medida al cometer 3 marfiladas.

Winston Brown

Llegó el postre de la jornada, muy dulce para los boricuas y amargo para los cubanos. José Santiago fue el abridor del Mayagüez, uno que sabía cómo dominar a los conjuntos cubanos. Por el Marianao, Bill Werle fue el abridor, hombre que ese día no traía nada  en sus lanzamientos. Los boricuas le marcaron 2 en el segundo por hit del jardinero izquierdo José “Tronquito” García, triple de Gene Smith y hit del inicialista Speake para concretar el par de carreras, pero pudo haber más, Aspromonte disparó hit y el receptor Martí convirtió su machucón en un incogible, se llenaron las bases y sin la sombra de un solo out. Napoleón no aguantó más y trajo a Vicente López. En honor a la verdad, Napoleón lo sacó por la enorme bulla del público cubano que pedía ducha para el norteamericano. Entonces sucedió un hecho inesperado, el lanzador José “Pantalones” Santiago conectó fly a lo corto del centro-derecho, al que Drake le entró bien para fildear y devolver al cuadro, la bola fue cortada por Julio Bécquer, el que se percató que Speake estaba fuera de base, pasó la bola a Bevan que se apresuró para tocarlo. Increíble, Aspromonte estaba también fuera de base, a metro y medio de la almohadilla de tercera, a Bevan le bastó con tocarlo, y se consumó la triple matanza por la extraña combinación de 8-3-5. En el sexto, Canena disparó triple y Tronquito lo trajo con hit, todo eso frente a los envíos de Vicente López, que fue más tarde sustituido por un bateador emergente, mientras que el zurdo Fred Hahn se hacía cargo del montículo y en el octavo le desprestigiaron el apellido (Hahn en alemán significa gallo). Tronquito nuevamente conectó doble, su tercer hit del juego, y Gene Smith sonó otro batazo que Baró mal fildeó, la bola se le fue entre las piernas, fatal, entraron 2 más y el gallo se fue a las duchas también. Entró Enrique Maroto, al que Canena Márquez le conectó jonrón en la novena entrada. Los del Mayagüez batearon 16 hits, mientras que el Marianao se iba con tres sencillos repartidos entre Valdivielso, Hal Smith y Julio Bécquer. Santiago ponchó a 8 y cedió una sola base por bolas. Marcador 6-0. Como escribiera Eladio Secades: “Para blanquear a los cubanos en su patria hay que tener pantalones”, realmente los tuvo.

Box score del juego Mayagüez vs Marianao (11 febrero de 1957)

Box score Mayagüez vs Marianao

José Tronquito García

José “Tronquito” García

Esa victoria empató al Mayagüez con el Marianao en la cima, nuevamente un abrazo de los equipos de las dos alas de un mismo pájaro. Comenzaba la segunda vuelta, no carente de sorpresas. Otra vez los venezolanos no creyeron en boricuas, Julián Ladera se encargó de dominar al Mayagüez, para lograr victoria final de 7-3. El equipo boricua tuvo una última inspiración en la novena entrada, cuando el marcador iba 7-1 a favor del Caracas. El productivo Tronquito disparó sencillo y el inicialista Speake disparó jonrón para poner el marcador final 7-3. En el juego del cierre entre Marianao y Balboa, a Napoleón se le ocurrió abrir con el legendario Conrado Marrero, un hombre de muchos méritos en su carrera, pero no precisamente en la temporada de 1956-57, su última, por cierto. Es de imaginarse que el Guajiro de Laberinto por su coraje acostumbrado le haya pedido la pelota a Napoleón y que el timonel de los Tigres haya pensado en el milagro de la victoria, pudo haber sido, pero no fue, algo que se supo ya en la cuarta entrada. Balboa volvió a apostar por su lanzador, el derecho Ronnie Sheetz, al que temprano los cubanos le marcaron dos por boleto a Solly Drake, robo de segunda, otro boleto a Baró, Miñoso se ponchó con una curva impecable, pero el receptor Hal Smith despachó sencillo al central que el jardinero Glenn dejó escapar, con lo cual anotaron Drake y Baró. En la cuarta entrada vino la rebelión panameña, Héctor López conectó imparable, Clyde Parris lo imitó, Osorio se sacrificó, jugada muy discutible, ya que no había out y era bateador de fuerza. López entró por hit del receptor Cobos y Marrero se fue a las duchas, su lugar lo ocupó el que debió haber abierto este desafío, Jim Bunning, quien obligó a Gordon a batear para doble play, cuya jugada en la inicial fue muy discutida, y nuevamente tuvo como protagonista al árbitro venezolano Olivo, quien como de costumbre, aguantó toda la perreta del Balboa. No lo creerán, la ofensiva del Marianao estuvo silenciada completamente hasta la octava entrada, un solo hit, pero en el octavo el torpedero Valdivielso inició la entrada con sencillo, toque de sacrificio de Drake, ponche a Baró con passed ball intercalado, Valdivielso a tercera, y Miñoso sonó fuerte rolata por el mismo centro que trajo la tercera de su equipo. Marcador 3-1 a favor del Marianao. Panamá conectó 6 hits, pero solo uno frente a los envíos de Bunning. Sheetz volvió a demostrar clase y de haber tenido ofensiva de apoyo, habría merecido la victoria.

A los Tigres les bastaba con ganarle al Caracas el juego del 13 de febrero, ya que George Brunet del Balboa pintaba de blanco al Mayagüez, al dejarlos en 4 imparables, mientras que los de Panamá fabricaban 5. Era la primera lechada que recibía un representativo de Puerto Rico en Series del Caribe. Así, el juego de conclusión de la jornada revestía importancia para los de Cuba, pero las cosas no siempre son como uno quiere. Caracas marcó una en el segundo y otra en el tercero, ésta por jonrón de Bob Wilson, a costa de los envíos de Miguel Fornieles. El Marianao reaccionó en la parte baja del tercero, el abridor Babe Birrer retiró al octavo y noveno bateadores, pero Valdivielso sonó imparable, Drake le siguió con otro similar, Baró sonó uno por el mismo centro que trajo al torpedero matancero a la goma, y Miñoso no se podía quedar atrás y disparaba el suyo, mientras Drake empataba el partido. Marianao amagó sin éxito, Birrer lograba siempre meter el brazo y poner cordura en la ofensiva de los Tigres. Fue en el séptimo que Balboa volvió a reaccionar, esta vez por base a Carrasquel, hit por la banda izquierda de Basante y otro de Davalillo, el cual Miñoso intentó fildear de cordón de zapato, le llegó en la puntica, pero la pelota se le fue a un lado, Carrasquel anotó, mientras que Basante anotaba por otro sencillo. Dos carreras de ventaja con un Birrer en forma en la séptima entrada. Orlando Leroux bateó de emergente por Fornieles, y el gallo Hahn se hizo cargo del montículo, al que Roseboro y Carrasquel le batearon de hit con dos outs, base intencional al emergente Camaleón por Basante, y Napoleón se llevó al gallo a las duchas a la vez que traía al criollo Vicente López, quien se encargó de ponchar al lanzador Birrer. Parte baja de la novena entrada, como decía Buck Canel, no se vaya que está se pone bueno. Napoleón mandó a Juan “Cachano” Delís de emergente por Hal Bevan. El santiaguero roleteó por tercera, Camaleón le entró bien, pero la pelota se le cayó a la hora de tirar a primera. A esa hora no se pueden cometer errores. Witty Quintana sonó hit entre primera y segunda. Roseboro quiso sorprender a Delís en segunda y metió la bola donde no debía, ambos corredores avanzaron a segunda y tercera, esta última era el empate. Aldo Salvent bateó de emergente por Vicente López y sonó línea sólida al jardín izquierdo que trajo las dos necesarias para el empate. Salvent se corrió hasta segunda con el tiro a la goma. Emilio Cueche sustituyó a Birrer. Valdivielso tocó para sacrificarse, Regalado recogió y pensó en sacar a Salvent en tercera, pero el tiro fue malo, ya que el corredor cubano anotó la decisiva cómodamente y así dejar al Balboa en el terreno y en fase de llanto. Como se dice, la guapearon y la ganaron, esa es la realidad de este juego que coronó al Marianao campeón, segunda victoria consecutiva de un conjunto cubano en Series del Caribe y cuarta en general para los elencos cubanos.

Box score juego Caracas vs Marianao, 13 febrero de 1957

Box score Caracas vs Marianao S Caribe 1957

En la jornada final, Winston Brown nuevamente dominó la ofensiva del Caracas, para que el Balboa se impusiera 4-0. Los panameños batearon 12 incogibles por 3 los perdedores. Lo interesante de este juego fue que los panameños alinearon con peloteros nacionales, no hubo extranjeros y eso tuvo sus motivos. Seis peloteros, a saber, Ronald Sheetz, George Brunet, el holandés Allen Romberger, Alfred Pinkston, John Glenn y Robert Trice habían pedido un pago extra por dieta, lo cual discutieron con los ejecutivos del Balboa, que inicialmente acordaron pagar, pero sucede que 24 horas después, esos mismos peloteros amenazaron al tesorero de la liga panameña con ir a una huelga en plena Serie del Caribe, lo que llegó a oídos del vicepresidente de la Liga, quien sin ninguna contemplación ordenó despedir a todos esos peloteros, no pagarle ninguna dieta extra e incluso retener el dinero que les correspondía por haber jugado en la Serie. Fue por esa razón que Panamá alineó con sus criollos de la siguiente forma: Gordon 1B, Brathwaite 2B, Héctor López SS, Clyde Parris 3B, Osorio RF, Cobos C, Moore CF, Grenald LF, Brown P. Muchos apellidos anglo-sajones, pero todos eran panameños.

En el juego del cierre, Marianao derrotaba al Mayagüez 8-3. Ambos equipos batearon 11 hits cada uno. Marianao podría haber dado descanso a algunos de sus regulares y no lo hizo, pues era de honor ganarle al Mayagüez, como así sucedió. Bécquer jonroneó y Valdivielso disparó triple por los vencedores.

Tabla de posiciones S Caribe 1957

En el orden ofensivo, Marianao contó con el bateo y corrido desbordante de Solly Drake, quien se llevó el título de bateo, hits, anotadas y bases robadas. Su labor fue secundada por Miñoso (.391) y Hal Smith (.273). Se puede decir que, sin ser una ofensiva abundante, la misma casi respondió a la hora buena, excepto en el juego que fueran dominados por Pantalones Santiago. La ofensiva panameña fue casi siempre modesta, donde sobresalieron el inicialista Hal Gordon (.412) y el camarero Archie Brathwaite (.333). Mayaguez, sin llegar a ser lo que otros equipos boricuas han logrado bate en mano, tuvo en el inicialista Bob Speake (.391), José “Tronquito” García (.364) y Canena Márquez (.375) a sus mejores exponentes barquillo en mano. Por los Leones de Caracas, Rudy Regalado (.292), Pompeyo Davalillo (.381) y Chico Carrasquel (.292) fueron los mejores a la ofensiva en su equipo.

Líderes bateo S Caribe 1957

En cuanto a pitcheo, Marianao contó con sus dos ases, Jim Bunning y Miguel Fornieles, para poder hacer de más de la mitad de sus victorias. Sin embargo, a la hora de hablar de este renglón, el aplauso se lo llevan los panameños, cuyos lanzadores disertaron incluso en las derrotas, como fue el caso del derecho Ronnie Sheetz, quien perdió dos juegos contra el Marianao, a los que siempre les lanzó bien. Un poco de ofensiva panameña habría revertido alguna de esas derrotas en victoria. Winston Brown estuvo grande, demostrado por sus dos triunfos y demostraciones en el montículo. Otro tanto a favor de George Brunet, quien ganó uno y perdió otro, pero lanzó para meritorio PCL de 1.75. Los boricuas tuvieron presentaciones impecables de José “Santiago” Pantalones, lanzador de un solo juego en estas cortas series, además del pitcheo de Pete Wojey, encargado de ponchar a 12 bateadores en el juego que ganó.  Por Caracas sacó la cara el laborioso Emilio Cueche, quien no tuvo suerte o respaldo defensivo de sus compañeros. Las labores de Julián Ladera y Birren pueden ser catalogadas de buenas igualmente. Se puede decir que esta ha sido la Serie del Caribe, de las primeras doce, con más dominio del pitcheo.

Líderes pitcheo S Caribe 1957

El Todos Estrellas fue conformado por:

Hal Smith      Marianao               C
Bob Speake      Mayagüez           1B
Pompeyo Davalillo   Caracas     2B
Clyde Parris      Balboa                3B
José Valdivielso    Marianao       SS
Orestes Miñoso     Marianao      LF
Solly Drake           Marianao       CF
Canena Márquez   Mayagüez    RF
Winston Brown     Balboa         Lanzadores
Jim Bunning          Marianao
Napoleón Reyes    Marianao     Director
Solly Drake           Marianao      MVP

Solly Drake

Orestes Miñoso

Fuentes

Anon. 1957 Caribbean Series. Baseball-reference.com. https://www.baseball-reference.com/bullpen/1957_Caribbean_Series

Anon. 1957. Tres Verdades: el ejemplo de Panamá. Bohemia, 24 febr. pp 72.

Figueredo, Jorge S. Cuban Baseball: A Statistical History, 1878-1961. McFarland & Company, Inc. Publishers, Jefferson-North Carolina-London. 544 p.

Secades Eladio. 1957. Cuba fue escenario de la Serie del Caribe. Bohemia, 17 febr. pp 76-79.

Diario de la Marina. 1957. Páginas deportivas del 10 al 16 febr.

 

Escrito por Esteban Romero, 14 abril de 2020

Nota: Este será el último artículo sobre las primeras series del Caribe en el blog. Un libro, con los detalles de las 12 primeras series (hasta 1960), está en preparación final. Los detalles serán dados en su momento, los interesados en adquirirlos pueden escribir a estebanbbmv@yahoo.com.

De igual manera hay uno terminado sobre las Series Selectivas, cuya publicación se realizará poco después que termine el actual confinamiento por el coronavirus. Los detalles se darán a conocer posteriormente.

 

 

Una visita a El Escorial, España

El Escorial no solo fue la obra arquitectónica más importante
de la Contrarreforma católica, sino también y, sobre todo
la imagen de la grandeza y severidad de la monarquía de
Felipe II; una monarquía que, como el monasterio,
estaba aislada y encerrada en sí misma.”
Anon.
vlcsnap-2020-04-04-12h39m07s558

Nuestra primera visita familiar a España con carácter turístico fue en las navidades y fin de año 1995. Entre los lugares a visitar planeado estaba el Escorial, del cual había visto varios videos cortos en vuelos de Iberia. Por lo visto en imágenes, el Escorial se me presentaba majestuoso, por lo que una de las prioridades en ese viaje fue su visita.

Muy temprano en la mañana dejamos Aranjuez, donde habíamos pernoctado en la noche del 29 al 30 de diciembre. De ahí fuimos a rumbo, pasando por el lado de Madrid. Nos guiábamos por un libro de mapas, en aquella época no había GPS aún. Paramos en una gasolinera y un empleado de allí nos indicó claramente cómo llegar. Teníamos una idea vaga de que el lugar se ubicaba en la Sierra de Guadarrama. Luego supimos que era una sobre una ladera del Monte Abantos, a tan sólo 50 kilómetros de Madrid.

Jardín de los Frailes, Escorial

Jardín de los Frailes

La visita mejor no pudo ser mejor y no hubo decepción alguna, pero a cualquiera que desee visitar este lugar, les aconsejo dedicar un día completo. Hay mucho que ver y requiere tiempo.  

Un poco de historia, el Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial surgió a raíz de una promoción hecha por el monarca Felipe II como forma de celebrar la victoria en la batalla de San Quintín, en la que tropas de España se enfrentaron a las de Francia en 1557. En realidad, fue una guerra de dos reyes opuestos, Felipe II por España y Enrique II de Francia. Para esta victoria, Felipe II se valió de las unidades militares españolas en Nápoles y de las existentes en los Países Bajos. La construcción de este monasterio ocurrió entre 1563 y 1584. La primera piedra se colocó el 23 de abril de 1563 y la construcción contó con la guía de Juan Bautista de Toledo, quién al morir en 1567, fue reemplazado por otro Juan Bautista, pero italiano, Giovanni Battista Castello. El lugar era para rendir culto al monarca y a su familia. De hecho, su deseo era que sus restos allí descansaran. Precisamente el 22 de abril de 1567, Felipe II firmó la Carta de Fundación y Dotación del Monasterio. El monasterio fue finalizado el 13 de setiembre de 1584.

La Basílica del Escorial

La Basílica. Foto del autor

Altar de la Basílica

Altar de la Basílica. Foto del autor

En El Escorial hay mucho que ver, como la biblioteca, Palacio de Felipe II o Palacio de Austrias, Palacio de los Borbones (los aposentos de los Infantes en el lado noreste del patio), la Basílica, la Cripta, el Convento, Salas capitulares con muchos cuadros de pintura, la Sala de las Batallas y los Jardines de los Frailes.

Panteón dinastico o Cripta Real 2

Panteón dinastico o Cripta Real, Foto del autor

Ahí uno se informa que todo se hizo a gusto de Felipe II, el que, desde su lecho, podía ver el altar mayor de la basílica del monasterio, construido como residencia y panteón real, además de culto a los santos y sus reliquias.

Panteón de los infantes

Panteón de los infantes. Foto del autor

Sala de pinturas

Sala de pintura. Foto del autor

Las pinturas que se muestran en El Escorial son todas de enorme belleza y valor. Personalmente me llamó la atención las del pintor italiano Luca Giordano y del pintor flamenco Michiel Coxcie entre otras.

Fotos del autor

 

Escrito por Ricardo Labrada, con información consultada en línea, el 13 abril de 2020.

Lennie Pearson, otro pelotero destacado en la Liga Cubana de béisbol

El béisbol es un juego de carrera, credo y color.
La carrera es a la primera base. El credo es las
reglas del juego. El color es cambiante, los
homeclub de blanco y los visitadores de grises.
Joe Garagiola (1926-2016 ex pelotero MLB)

Lennie Pearson

Esta vez toca rememorar a todo un atleta, y que nadie lo dude. Se trata de uno que se destacó como jugador de fútbol americano, baloncesto y béisbol en sus años de estudios pre-universitarios, pero que finalmente se dedicó al béisbol de por vida.

Su nombre es Leonard Curtis Pearson, más conocido como Lennie, nacido el 23 de mayo de 1918 en Akron, Ohio, en el seno de una familia de 10 hermanos, donde él era el benjamín. Su crianza ocurrió en East Orange, Nueva Jersey, y fue allí donde se destacó como deportista a nivel escolar. Medía 185 cm y su peso era el adecuado para jugar cualquier deporte de los más populares en los EE.UU., no en balde, se le llegó a apodar como Hoss (forma vulgar de decir caballo, horse). Era tan bueno en baloncesto, que la ejecutiva afro-estadounidense, Effa Manley, lo quiso dejar jugando en el equipo de Newark de forma permanente, pero el béisbol le atraía más, deporte que comenzó a jugar oficialmente en 1937 en las filas de las Águilas de Newark. No es el único caso de pelotero que le sucede esto, el estelar lanzador Sandy Koufax fue toda una estrella en el baloncesto durante sus años estudiantiles.

Inicialmente Pearon fue jardinero, posición que tuvo que dejar cuando su fuerte brazo derecho se dañó jugando fútbol americano, por lo que no le quedó más remedio que pasar a jugar a la inicial, posición reservada para aquellos que batean realmente. Lástima, el brazo de Pearson era tan potente que acostumbraba a jugar con el miembro del Salón de la Fama, Monte Irvin, alternando como lanzador y receptor en sus años de estudiante. Su paso a la inicial lo llevó a perfeccionar su defensiva en esa posición, como se dice en Cuba, las cogía todas, buenas o malas. Como bateador derecho era una especie de Jorge Soler, las curvas lo dominaban, deficiencia que superó bajo la guía del miembro del Salón de la Fama, George “Mule” Suttles.

Cuando se le propuso integrar el equipo de baloncesto en Newark, ya Pearson llevaba 3 años jugando pelota en la Liga Nacional Negro II. En lugar de jugar ese invierno con las canastas, se fue a la invernal puertorriqueña de béisbol, para integrar el Caguas.

Pearson debutó en equipo semipro, los Triángulos de Orange, en 1937. Poco después lo hizo con las Águilas de Newark de 1937 a 1941, luego 1944 y 1946-48. Su última temporada, no registrada por Seamheads.com fue con los Gigantes Elite de Baltimore en 1949, equipo en el que fungió como director-jugador y en la que bateó .332. En su trayectoria en las Ligas Negro siempre demostró fuerza y oportunidad al bate. En 12 temporadas registradas en esos circuitos bateó para promedio de .293 con 162 extrabases. Tuvo siete temporadas con promedios ofensivos por encima de .290.

Lennie Pearson labor ofensiva LN

Este pelotero fue parte del llamado “Big four” (Los cuatro grandes) de las Águilas que se coronaron campeones en la serie mundial de 1946 al vencer al campeón de la Liga Americana Negro, los invencibles Monarcas de Kansas City. En esa serie Pearson se despachó a gusto al batear para astronómico .393. De 1941 a 1945 fue escogido para jugar en los juegos de Estrellas, con la excepción de 1944, temporada en la que jugó también baloncesto para el equipo Renaissance.

Además de sus facultades de buen bateador y defensor de la inicial, Pearson sabía robar. No era un Papa “Cool” Bell, ni nada parecido, pero sabía coger tiempo y salir al robo en el momento justo.

La ruptura de la barrera racial en el béisbol le tomó cuando ya tenía más de 30 años. Así y todo, logró jugar en Ligas Menores, primero con Cerveceros Milwaukee (1950-51) en la Asociación Americana (AAA), luego con los Jefes de Hartford en 1951 y finalmente en la Liga Provincial (D) con los Reales Drummondville (1953). Ya en estas lides, Pearson distaba mucho del destacado pelotero de las Ligas Negro. Su promedio ofensivo fue de .188.

Vamos a la Liga Cubana, Pearson jugó por primera vez en Cuba con el Habana de Miguel Ángel González en la temporada de 1946-47, equipo en el que se mantuvo durante cuatro temporadas, en las cuales demostró perseverancia y eficiencia al bate. En tres temporadas consecutivas fue líder en veces al bate, 1946-47 (265), 1947-48 (338) y 1948-49 (341), lo que da una idea de que era pelotero de jugar a diario. Tres veces fue líder en carreras impulsadas, 1946-47 (45), 1948-49 (54) y 1949-50 (55), lo que indica la utilidad y oportunidad de su bate. En la temporada de 1949-50 fue también líder en dobles conectados (19). En 1946-47 el Habana quedó en segundo lugar, pero Pearson fue el inicialista del Todos Estrellas. En 1947-48 se coronó campeón, victoria conseguida también gracias al bateo de tres peloteros de Ligas Negro, Henry Kimbro (.346, líder de los bateadores), Hank Thompson (.318 y 51 empujadas), y Pearson (.284 con 13 extrabases y 49 empujadas) e inicialista del Todos Estrellas al igual que los dos primeros mencionados. En 1948-49, nuevamente el Habana segundo después del Almendares, temporada en la que Pearson bateó 19 extrabases. La debacle habanista vino en la temporada de 1949-50, cuando el equipo se apoderó del sótano. Así y todo, Pearson disparó 11 jonrones entre sus 30 extrabases y nuevamente fue escogido para el Todos Estrellas de la justa. Muy sencillo, cuatro temporadas con la tropa de Miguel Ángel, en tres de ellas fue el inicialista estrella.

Pearson regresó a Cuba en la temporada de 1950-51, pero para jugar con el Almendares, equipo que quedó a un juego de diferencia del campeón Habana. Pearson alternó en la inicial con Hank Workman y jugó menos que en las anteriores justas. Su promedio fue un pobre .200.

A su retiro del béisbol, decidió abrir una taberna, para lo cual contó con el apoyo financiero de Effa Manley, la misma que lo quería como baloncestista y no como pelotero.

Su fallecimiento tuvo lugar el 7 de diciembre de 1980 en East Orange, Nueva Jersey, cuando solo tenía 62 años.

Fuentes

Anon. Lennie Pearson. Seamheads.com. https://www.seamheads.com/NegroLgs/player.php?playerID=pears01len

Figueredo, Jorge S. Cuban Baseball: A Statistical History, 1878-1961. McFarland & Company, Inc. Publishers, Jefferson-North Carolina-London. 544 p.

Riley J.A. 1994. Biographical Encyclopaedia of the Negro Leagues Baseball. Carroll & Graf Publishers, Nueva York, p. 612-613.

 

Escrito por Esteban Romero, 12 abril de 2020

José Ferrer, un buen actor-director caribeño en el cine de todos los tiempos

La verdad es que hice buenas actuaciones
en los 50, luego me fui en caída libre.”
José Ferrer

Charles Bickford izq. con José Ferrer en Vorágine (1949)

José Ferrer yace en cama y Charles Bickford aparece a la izquierda en “Vorágine (1949)”. Cortesía doctormacro.com

En el cine de Hollywood, los actores latinos han sido tratados muchas veces como mercancía sexual. Basta mencionar los nombres de los actores mexicanos Gilbert Roland y Ricardo Montalbán para uno darse cuenta. Incluso otros estadounidenses, pero de origen latino, como César Romero y Mel Ferrer, han sido incluidos en esa lista de machos atractivos, muy usados en el cine con fines de atracción, al menos mientras fueron jóvenes.

En este artículo se hablará de un latino, caribeño para ser más específico, pero que distaba mucho de ser el latin lover gustado en Hollywood. Se trata de un actor, también director, que realmente tenía una extraordinaria capacidad histriónica, que logró éxitos en el teatro como en el cine en el pasado.

Su nombre es José Vicente Ferrer de Otero y Cintrón, más conocido como José Ferrer, nacido el 8 de enero de 1912 en Santurce, Puerto Rico, a quien se le puede considerar como el mejor actor-director del área del Caribe que haya pasado por Hollywood, muy recordado por sus interpretaciones en papeles de villano en varios filmes de acción-aventura o incluso en dramas. Ferrer era hijo de padre abogado y se dice que su abuelo paterno fue uno de los que apoyó las luchas independentistas en Puerto Rico. Cuando el niño José tenía 2 años, su familia decidió trasladarse al territorio de los EE.UU., concretamente a Nueva York. Sin embargo, su educación primaria y secundaria tuvo lugar en Rolle, Suiza, por lo que es de suponer que el joven José haya aprendido francés y alemán, además de haber cursado clases de piano. Luego pasó estudios universitarios, arquitectura en este caso, en la Universidad de Princeton, que concluyó en 1933. No está claro por qué escribió una tesis sobre el naturalismo francés y el arte literario de la naturalista española Emilia Pardo Bazán (1851-1921).

En su tiempo en universidad no descuidó su interés por la música, fundó la orquesta José Ferrer & his Pied Pipers (Gaiteros de varios colores), donde lo mismo tocaba el piano, el clarinete y el saxofón, o cantaba, y dirigía su grupo musical.  Su estrecha relación con la música lo acompañaría a través de su carrera, facilitando su entrada al mundo del teatro. Su inclinación por las artes lo llevaron a cursar estudios de literatura y lenguas romances en la Universidad de Columbia.

Su vocación artística incluía la interpretación, en 1934 debutó como actor en un teatro de Long Island. Luego fue reclutado por el director del Suffern Country Playhouse. Su debut en Broadway fue en 1935, en la obra “A slight case of murder” (Un caso ligero de asesinato), el cual se reprodujo 69 veces en teatro. Luego actuó con éxito en las obras “Brother rat” (Hermano rata), “Charley’s aunt” (La tía de Charley), interpretó el papel del villano Yago en “Otelo” y el de Cyrano de Bergerac, que le valió un premio Tony como mejor actor. Toda esta labor teatral se desarrolló durante más de una década, hasta 1948.

En el cine, algo viejo, tenía 35 años, debutó en el drama “Juana de Arco (1948)” de Victor Fleming con Ingrid Bergman, donde interpretó el papel del rey Carlos VII de Francia, el delfín, o sea el villano monarca, al que Juana de Arco sirvió en vida. Su actuación convenció, al extremo de obtener nominación para Oscar como mejor actor de reparto. A continuación, encarnó el papel del cínico y perverso hipnotista David Korvo en el film de cine negro “Vorágine (1949)” de Otto Preminger y protagonizado por Gene Tierney y Richard Conte, pero donde la mejor actuación realmente corrió a cargo de Ferrer. Su perversidad encubierta supo reflejarla magistralmente en su papel. A continuación, actuó en el drama “Crisis (1950)” de Richard Brooks con Cary Grant, donde interpretó el papel de un dictador latinoamericano, de nombre Raoul Farrago.

Protagonizó “Cyrano de Bergerac (1950)” de Michael Gordon, donde una vez más encarnó el papel del famoso poeta y espadachín, cuya actuación le mereció Globo de Oro y el Oscar como mejor actor, primero obtenido por actor latino en Hollywood. A pesar del éxito de Ferrer, la película dejó pérdidas. La estatuilla de mejor actor fue donada a la Universidad de San Juan por el agraciado, la cual fue robada cuando este centro docente estaba en renovación.

El actor-director John Huston le dio el papel principal, el del pintor Henri de Toulouse-Lautrec, futuro Conde, a Ferrer en la película biográfica “Moulin Rouge (1952)”. Ferrer preparó unas almohadillas que le ayudaron a caminar de rodillas en varias escenas. Por esta formidable actuación recibió una nueva nominación de Oscar como mejor actor, que incompresiblemente se le otorgó a Gary Cooper por su casi silenciosa actuación en el oeste “Solo ante el peligro (1952)”.

“Miss Sadie Thompson” o “La bella del Pacífico (1953)” de Curtis Bernhardt y protagonizado por la estelar Rita Hayworth, fue la primera incursión de Ferrer en película musical, algo que le venía muy bien debido a sus dotes como músico.

Otra actuación para recordar tuvo en el drama-film bélico “El motín del Caine (1954)” de Edward Dmytryk con Humphrey Bogart, Fred MacMurray y Van Johnson. Mucha gente habla de las actuaciones de Humphrey Bogart, a veces sin mencionar esta, donde el gran actor se lució con un papel que no dejó dudas de su capacidad histriónica, pero sucede que a Ferrer le tocó interpretar el papel de un abogado defensor militar, lo que hizo con su maestría acostumbrada. Si bien no hubo nominación para Oscar, los premios BAFTA le nominaron como mejor actor extranjero por esta película.

Nuevamente en el mundo musical, interpretó el papel del compositor estadounidense Sigmund Romberg en el drama “Profundamente en mi corazón (1954)” de Stanley Donen con Merle Oberon. Le siguieron principalmente dramas de su propia dirección, como “The shrike (1955)” (El alcaudón) con June Allyson, “The great man (1956)” (El gran hombre) con Dean Jagger, “Yo acuso (1958)” con Anton Walbrook, donde interpreta el papel del Capitán Alfred Dreyfus, y la comedia “The high cost of loving (1958)” (El alto costo de amar) con Joanne Gilbert. Igualmente dirigió en ese período el filme bélico “El infierno de los héroes (1955)” con Trevor Howard.

En la década de los 60, sus actuaciones fueron mucho menos notables que en los 50. Así actuó en papeles de reparto:

  • Del drama “Return to Peyton Place (1961)” (El regreso a Peyton) de su dirección con Jeff Chandler y Eleanor Parker
  • Del drama –film aventura “Lawrence de Arabia (1962)” de David Lean con Peter O’Toole, Alec Guinness, Omar Sharif y Anthony Quinn, cuyo papel Ferrer entendió como su mejor actuación en cine
  • De los dramas “La historia más grande jamás contada (1965)” de George Stevens con Max Von Sydow,
  • “El barco de los locos (1965)” de Stanley Kramer con Vivien Leigh y, Simone Signoret,
  • “Cervantes (1966)” de Vincent Sherman con Gina Lollobrigida y Louis Jourdan,
  • “Españolear (1969)” de Jaime Jesús Balcázar con José Alfayate y Rafael Anglada

También en ese período protagonizó:

  • El drama “El fugitivo del tren de Berlín (1963)” de Rolf Hädrich, película que versa sobre el espionaje entre las dos Alemania entonces existentes.
  • La comedia “Enter laughing (1967)” (Entrar sonriendo) de Carl Reiner con Shelley Winters

En lo sucesivo hasta el final de su carrera, actuó:

  • En papel secundario del drama “Paco (1975)” de Robert Vincent O’Neill con Richard C. Adams y Salvatore Basile
  • Protagonizó el drama “Forever young, forever free (1976)” (Eternamente joven y libre) de Ashley Lazarus con Karen Valentine
  • En papeles de reparto del drama “El viaje de los malditos (1976)” de Stuart Rosenberg con Faye Dunaway y Lee Grant
  • Del film de horror “La centinela (1977)” de Michael Winner con Chris Sarandon y Cristina Raines, filmes en los que Ferrer interpreta el papel de sacerdote
  • Del drama “Fedora (1978)” de Billy Wilder con William Holden y Marthe Keller
  • De las comedias “La comedia sexual de una noche de verano (1982)” dirigida y protagonizada por Woody Allen con Mia Farrow,
  • “Soy o no soy (1983)” de Alan Johnson con Mel Brooks
  • Del film de acción “Dune (1984)” de David Lynch con Francesca Annis y Leonardo Cimino
  • Su última presentación en la gran pantalla, en el film de crimen “Laam Gong Juen ji Faan Fei jo fun wan” (1992) (la leyenda de Nam Kong) del director Lawrence Ah Mon con Charles Heung.

Ferrer actuó en varias obras y series televisivas, entre ellas:

  • Los dramas “Gideon’s trumpet (1980)” (La trompeta de Gedeón) de Robert E. Collins con Henry Fonda,
  • “Blood and orchids (1986)” (Sangre y orquídeas) de Jerry Thorpe con Kris Kristoferson
  • El serial comedia “Newhart (1982)” de Barry Kemp

También continuó a la par su carrera en el teatro. También dirigió otros dramas, como:

  • “La feria del estado (1962)” con Pat Boone y Bobby Darin
  • El film para la TV “A conflict of interest (1982)” (Un conflicto de interés) con Ed Binns y Sidney Eden

Su hijo, Miguel Ferrer es también actor, y José es tío político del actor George Clooney.

Ferrer fue el primer actor en recibir la Medalla Nacional de Artes de los EE.UU. en 1985. En resumen, actuó en 121 películas entre 1948 y 1991, director de siete y guionista de un film.

 Fuentes

Anon. Jose Ferrer. IMDB.com. https://www.imdb.com/name/nm0001207/?ref_=fn_al_nm_1

Lechner Ernesto. 2018. José Ferrer, polifacético. AARP, 12 oct. https://www.aarp.org/espanol/entretenimiento/cine-y-television/info-2018/jose-ferrer-pionero-hispano-hollywood-ernesto-lechner.html

 

Escrito por Esteban Hernández, 10 abril de 2020

Henry Kimbro, otro que brilló en el béisbol de las Ligas Negro y la Liga Cubana

En las Ligas Negro han jugado de los mejores
peloteros de la historia del béisbol.”
Mark Kurlansky (1948, escritor estadounidense)

Henry Kimbro

Otro pelotero de las Ligas Negro que salta a la vista, cuando uno revisa la base personal de datos de béisbol, es el jardinero Henry Kimbro, uno de esos tantos olvidados y reconocido como un pelotero de calidad en los circuitos en que jugó, cuyas incursiones en la Habana, en los campeonatos de la Liga Cubana, igualmente fueron de buen nivel, además de dejar records para guardar.

Henry Allen Kimbro, también conocido como Jimbo, nació el 10 de febrero de 1912 en la parte occidental de la ciudad de Nashville, Tennessee, en el seno de una familia pobre, cuyo cabeza de familia se dedicaba a cuidar un cementerio y a la vez poseía una huerta para producir hortalizas. Su madre realizaba labores de lavandería. Kimbro fue el quinto hijo en esa humilde familia.

Según relata Chris Rainey, Kimbro en su niñez cursó escuela con mucha dificultad. Primero terminó la primaria hasta sexto grado, pero la secundaria distaba de su casa entre 12-15 km. Imagínese caminar eso diariamente, lo que se traduce en más de 25 km diarios, lo cual no incentivó al adolescente a seguir estudios, por lo que comenzó a trabajar en una gasolinera, aprendió algo de mecánica y a conducir coches y autos pesados, lo cual le vino bien, pues muchas veces reparó el bus en que viajaban con su equipo. Este pelotero medía 173 cm y era fornido.

Su inicio en el béisbol fue en un equipo itinerante en el otoño de 1935. Kimbro era visto por todos como un pelotero rápido. Su reclutamiento corrió de la mano de Tom Wilson. En el siguiente año jugó para los Gigantes Elites, equipo que se movió a Columbus, Ohio y en 1937 a la capital de EE.UU. En ese mismo año formó parte del equipo itinerante de las estrellas de Satchel Paige, cuya dirección corría a cargo del experimentado Oscar Charleston. Los Gigantes Elite continuaron con sus mudadas y cayeron en Baltimore, Maryland, en 1938. En todos esos conjuntos, Kimbro era el defensor del jardín central y primer bate, tenía buen tacto para batear y su velocidad era indudable.

Su primer viaje a la Habana, en 1939, fue con los Grises de Homestead dirigido por Cum Posey, en el cual jugaban varias estrellas, hoy día miembros del Salón de Cooperstown. ¿Quiere alguien mejor equipo que este con Josh Gibson como receptor, Buck Leonard en 1B, Sammy Hughes 2B, Willie Wells SS, Sam Bankhead, Vic Harris, Henry Kimbro y Fat Jenkins en los jardines? Eran las llamadas Series Americanas y este conjunto propinó pollona de 6 al seleccionado nacional. Ninguno de los lanzadores cubanos, Martín Dihigo, René Monteagudo, Tomás de la Cruz, Luis Tiant Sr. pudieron dominar y vencer a los Grises. Hacía rato que algo igual no sucedía en estas series.

A Kimbro le gustó la Habana y puede ser que algo más. El caso fue que se quedó e integró el Almendares, dirigido por Adolfo Luque, donde compartiría faenas en los jardines con Alejandro Oms y Rogelio “Mantecao” Linares. Este equipo ganó el campeonato, al aventajar por 2 juegos al Cienfuegos, y 4 al Santa Clara y al Habana. Kimbro no defraudó al batear de 194-57, .294, con 5 dobles y 3 triples, además de llevarse el liderato de bases robadas (18).

A partir de 1941, jugó con los Yankees Negros de Nueva York. Su director entendió que Kimbro estaba listo para responsabilidades mayores y lo situó como tercero en la alineación. Craso error, su promedio se redujo a .242, no cabía dudas, Kimbro era hombre proa. Su carrera en las Ligas Negro era de un continuo movimiento entre Nueva York y Baltimore, pero más con este último. Seamheads.com reporta 12 temporadas de juego en la Liga Nacional Negro, además de haber jugado en seis juegos de Estrellas, cinco con la selección del Este y una con la del Sur. En realidad, jugó desde 1935 hasta 1948 en equipos itinerantes y en Ligas Negro. En las 12 temporadas registradas, bateó para .302 producto de 653 hits en 2162 veces al bate, incluido 108 dobles, 47 triples y 29 jonrones, 68 bases robadas y 283 empujadas.

Es indispensable aclarar que Seamheads.com da sus registros hasta 1948, pero Kimbro continuó jugando con los Gigantes Elite hasta inicios de los 50.

Sin embargo, su vida tuvo mucho que ver con la pelota cubana, adonde fue nuevamente a jugar en la temporada de 1946-47 con el Habana de Miguel Ángel González, donde además de jugar, conoció a una joven, maestra de escuela, de nombre Erbia de la Cándida Del Rosario Mendoza, de la cual Kimbro se enamoró. Es importante aclarar que Kimbro había tenido dos parejas con anterioridad, con la primera tuvo un hijo y con la segunda una hija, pero todo parece indicar que nunca se llegó a casar. Según cuenta Rainey, el asunto aquí se le complicó, ya que las salidas con la novia, con mano pedida oficialmente, era con chaperonas, caso contrario, a romper sillones en casa de la novia. Al final se casaron, pero no fue de inmediato, mientras duró el noviazgo, Kimbro iba a la Habana a jugar o a visitar sencillamente la ciudad.

En la temporada de 1946-47, el bateo de Kimbro dejó mucho que desear, solo .238 y robó 12 bases, aventajado por Héctor Rodríguez del Almendares, con 15. De hecho, la ofensiva en general de esta versión del Habana fue escasa. Almendares se coronó campeón con 2 juegos de ventaja sobre el Habana.

En la siguiente temporada, todo cambió, con un calendario aumentado a 72 juegos, el Habana triunfó por estrecho de margen de un juego sobre el Almendares. Kimbro tuvo mucho que ver con la victoria de su equipo, al conectar 104 hits, record para la Liga Cubana, y promediar ofensivamente .346, líder en ambos departamentos. En esos conjuntos, Kimbro compartía faenas en los jardines con Pedro Formental y Francisco Quicutis principalmente.

La temporada de 1948-49 devolvió al Almendares al sitial de honor, equipo que le sacó 8 juegos de ventaja al Habana. Kimbro bateó para promedio de .278, pero no fue realmente la estrella de la temporada anterior. No obstante, trabajó un total de 72 bases por bolas, demostrando su paciencia en el home, o sea promedió una base por desafío. Nunca se le vio hacerle swing al primer lanzamiento.

Cuando Jackie Robinson rompió la barrera racial, ya Kimbro estaba viejo y no llamó la atención de ningún cazatalento. Que sepa este autor, Kimbro jamás ha estado en papeleta para su exaltación al Salón de la Fama de Cooperstown y sus numeritos son bastante buenos.

Su matrimonio con la cubana tuvo lugar el 5 de setiembre de 1952 en Nashville, del cual nacieron dos niñas y un varón, los que con frecuencia viajaban a Cuba durante la década de los 50.

Kimbro era usualmente invitado a actividades organizadas por la MLB y con participación de peloteros de las desaparecidas LigasNegro. Su salud se deterioró debido a problemas cardiacos y falleció el 11 de julio de 1999 en su natal Nashville, donde descansan sus restos.

Fuentes

Anon. Henry Kimbro. Seamheads.com. https://www.seamheads.com/NegroLgs/player.php?playerID=kimbr01hen

Figueredo Jorge S. 2003. Cuban Baseball: A Statistical History, 1878-1961. Jefferson, North Carolina: McFarland & Company, Inc. 544 p.

Rainey Craig. Henry Kimbro. SABR. https://sabr.org/node/40835.

Riley J.A. 1994. Biographical Encyclopaedia of the Negro Leagues Baseball. Carroll & Graf Publishers, Nueva York, p. 478.

 

Escrito por Esteban Romero, 9 abril de 2020

 

Torneo de béisbol de los I Juegos Panamericanos (1951)

“Todo lo que necesitas en esta vida es confianza y
perseverancia, entonces el triunfo será seguro.”
Mark Twain (1835-1910, orador y
humorista estadounidense

Un poco para vivir de las glorias pasadas del llamado béisbol aficionado, se hará un recordatorio de los varios torneos de béisbol en el marco de estos juegos del pasado. Anteriormente se ha hablado en otros artículos sobre los torneos de béisbol de Sao Paolo 1963 y Winnipeg 1967.

Algunos cronistas deportivos se han quejado, con mucha razón, de la carencia de información y estadisticas del béisbol en estos primeros juegos. Lamentablemente estas competencias coincidieron con la Serie del Caribe de 1951, por lo que en Cuba, al menos, nadie iba a prestar mucha atención a lo que sucediera en Buenos Aires, sede para nada beisbolera. Revisada parte de la prensa de la época, poco es lo que se encuentra y es, por lo tanto, lo que aquí se ofrece. No obstante, perseverando en la búsqueda se ha encontrado nuevos datos e informaciones, con las cuales se enriquece el artículo originalmente publicado en agosto de 2019.

Este torneo se efectuó en los días del 27 de febrero al 6 de marzo de 1951, con la participación de ocho conjuntos, dos de ellos entonces sin tradición en el béisbol, como fueron Brasil y el anfitrión Argentina.

El equipo cubano estuvo integrado por los siguientes peloteros:

Director: Fabio de la Torre.
Receptores: Argelio Brito
Cuadro: Juan Izaguirre, Derubín Jacomé, Mario Díaz, Jorge Silva, Leonardo Seijo, José García y Gerardo Muiño
Jardineros: Ángel Scull, Juan Vistuer, Gilberto Delgado, Aurelio Herrera
Lanzadores: Juan Ravelo, Nelson Campver, Gustavo “Reglanito” Martínez, Osvaldo Orgalles, Luis Fiuza y Celso Oviedo.

Ángel Scull

Usualmente los equipos Cuba amateurs hasta esa fecha eran a base de peloteros de la Unión Atlética Amateur, la que tenía una especie de apartheid con los peloteros negros cubanos, por lo que la presencia de Ángel Scull, oriundo de Manguito (Central Mercedes), Matanzas, nuevamente en el equipo Cuba demostraba la pujanza de los peloteros afrocubanos. Cronológicamente los primeros peloteros afrocubanos en selecciones Cuba fueron el receptor Carlos Colás en 1940, Rafael Villa Cabrera en 1941, Pablo García Álvarez en el VI Mundial en Caracas (1944), y otro matancero, Edmundo Amorós, el mismo Ángel Scull y Martiniano Garay en los VI Juegos Centroamericanos, efectuados en Guatemala (1950).

Este conjunto solo tuvo una piedra en su camino a la victoria y fue la derrota infligida por el conjunto de Venezuela. El conjunto americano, cuya nómina aparece incompleta, fue en realidad el equipo de la Universidad de Wake Forest y no una selección nacional:

Director: Taylor Sanford
Receptor: Alton “Tunney” Brooks
Jardineros: Frank Wehner, Junie Floyd, Ellsworth “Kay” Rogers
Cuadro: Bob Colufti, Jack Stallings, Wiley Warren, Jack Liptak
Lanzadores: Stanley Johnson, Don Woodlief, Max Eller, Dick McCleney

El primer juego de los cubanos en la justa, el 27 de febrero de 1951, fue contra el peligroso México y el eficiente lanzador Nicolás Genestas, serpentinero que había sido líder en PCL y % de ganados en la XI Serie Mundial, la que tuvo lugar en Managua, Nicaragua (1950). Los cubanos arrancaron agresivos en ese juego y anotar dos por medio de hit de Seijo, Jacomé tocó que burló al antesalista mexicano, batazo que ganó categoría de doble, línea de Scull que el torpedero no pudo retener y permitió la anotación de Seijo, acto seguido infield hit de Juanito Izaguirre, con lo cual anotó Jacomé. En la cuarta entrada, añadieron la tercera y última del juego por medio triple de Izaguirre y sencillo de Herrera al jardín derecho. Por su parte, el abridor cubano Juan Ravelo limitaba la ofensiva mexicana a un sencillo y los blanqueaba para anotación final de 3-0. En esa jornada, Colombia derrotó a Nicaragua 5-4. Los Nicas anotaron 3 en la parte alta del noveno, pero se quedaron cortos. La derrota nica fue más que todo debido a una pobre defensa, 6 errores.  Por su parte, Venezuela apabulló a Brasil 22-1, el zurdo Mejías trabajó cómodo y permitió solo 5 sencillos. Por los vencedores, Matos y Valillo conectaron de jonrón. En este juego, Brasil cometió la barbaridad de 18 errores, mientras los venezolanos bateaban 20 incogibles. El equipo de EE.UU. hizo algo similar con el de Argentina, al vencer por marcador abultadísimo de 29-3.

El 28 de febrero no hubo juegos debido a las lluvias. El 1 de marzo se reanudaron los desafíos, cuando Nicaragua esta vez aprovechó la debilidad defensiva de los venezolanos para derrotarlos 8-6. En la misma primera entrada, los nicas aprovecharon 2 errores para anotar las dos primeras del juego. El inicialista de los nicas Stanley Cayaso conectó dos imparables y doble para impulsar 5 carreras. Los nicas batearon 10 hits y cometieron un solo error. Los norteamericanos continuaron con sus prácticas de bateo y vapulearon al débil Brasil 23-4. México acabó con los argentinos, marcador de 19-5. Los mexicanos conectaron 13 hits los que se combinaron con 9 errores por parte del equipo de las Pampas. El Cuba tuvo que sudar la gota gorda para poder vencer a Colombia. Gustavo “Reglanito” Martínez abrió por el equipo cubano y permitió sendas anotaciones de sus rivales en los dos primeros innings, pero en el sexto el receptor Argelio Brito puso las cosas en orden al disparar triples con las bases llenas. En el octavo agregaron 2 más para vencer con anotación de 5-2. Luis Fiuza fue el vencedor del encuentro, quien relevó al Reglanito en la quinta entrada. Llama la atención que Mario Díaz fue el receptor que había abierto por el Cuba y precisamente en la sexta entrada lo había sustituido Brito.

Como se ve, EE.UU. había ganado contra los equipos más débiles, mientras que Cuba jugó con dos de los fuertes, por lo que el abrazo de ambos en el primer lugar era de ventaja para los criollos.

El 2 de marzo, la cita de los cubanos fue con los nicas, encuentro nada fácil, lo que se evidencia por la duración del mismo, 11 entradas. Nelson Campbell fue el abridor por los cubanos, el que permitió sendas anotaciones rivales en el primer y tercer inning, en el séptimo Fiuza lo sustituyó, pero el relevista saltó en el octavo producto de tres carreras, y fue sustituido por Osvaldo Orgalles. Cuba había anotado una en el inning de apertura, pero el abridor Justo los mantuvo en un puño hasta que en la parte baja del octavo los cubanos se desbordaron para anotar 3. El empate vino en la novena entrada sobre los envíos del relevista Poveda sustituido por Flores. Por Cuba lanzaron también Celso Oviedo y el jardinero Delgado. La carrera de la victoria entró en las piernas del Reglanito, quien corrió como emergente por Juanito Izaguirre. Marcador final 6-5. Nicaragua bateó 12 indiscutibles por 11 de los cubanos, ambos equipos cometieron 3 errores cada uno. En esta jornada, Brasil quiso dar sorpresa al anotar 4 carreras en el primer tercio frente a México, pero de un susto temporal no pasó este asunto, ya que los mexicanos se la arreglaron 16 carreras. Nuevamente la defensiva fue de juegos infantiles, México cometió 7 por 8 los perdedores. Venezuela se dio banquete a costa de Argentina, 30 hits para victoria de 31-0, hubo jonrón, triple, dos sencillos y dos bases de Prieto. A pesar del carreraje, se cometieron 5 errores, 3 de los perdedores. Los de EE.UU. se las vieron fea con el conjunto colombiano, desafío que se fue a extrainning (12 entradas) también. EE.UU. anotó dos en la parte alta del duodécimo para vencer 7-5. Stanley Johnson, que cubrió toda la ruta, fue el vencedor de este partido.

Al siguiente día, Venezuela opuso fuerte resistencia al equipo cubano, al que derrotó 4-3 en 14 entradas. Victoria para Blas Rodríguez, quien cubrió todo el desafío por los venezolanos. La decisiva cayó de caballito cuando el relevista Oviedo, había entrado por Ravelo en la octava entrada, concedió base por bolas al torpedero Sánchez con las bases llenas en el décimo cuarto capítulo.  Venezuela había marcado 2 en el primero y 1 en el cuarto, mientras que Cuba marcó 2 en el sexto y empató en el octavo. El juego terminó calientico por inconformidad del equipo cubano con el árbitro principal, el cual abandonó el parque escoltado por la policía. En otros juegos, Brasil 8 Argentina 6, juego que llegó empatado a 2 hasta la undécima entrada, en la cual Argentina marcó 4 pero Brasil ripostó con 6 para llevarse la victoria. Nicaragua 9 EE.UU. 8, juego en que los del Norte marcaron 6 en el noveno, pero se quedaron cortos. Una curiosidad beisbolera, México dejó a Colombia al campo cuando el jardinero izquierdo Luis Sánchez robó el home. El lanzador colombiano se viró a segunda, lo que fue aprovechado por Sánchez en tercera. Los errores se pagan caro, ¿qué significaba el pelotero mexicano en segunda para los colombianos cuando la victoria estaba en tercera? Marcador final 6-5.

Llegó el enfrentamiento entre los dos favoritos, Cuba y EE.UU., con un solo vencedor por la clásica milla, Cuba. El marcador final fue de 8-1. Reglanito Martínez disertó y dominó a sus rivales, mientras que Ángel Scull, jugando el jardín derecho, impulsó 3 con triple y jonrón. El jardinero izquierdo Oviedo igualmente jonroneó. Cuba aseguró el juego al marcar 4 en la séptima entrada. EE.UU. se salvó de la lechada al anotar 1 en el octavo. El abridor y perdedor de EE.UU. fue Max Eller, relevado por Dick McCleney en el octavo. Con esta victoria Cuba aseguraba un empate en el sitial de honor. En otros juegos, Colombia derrotó a Argentina 18-3, los de las Pampas cometieron 12 errores, además de permitir 11 imparables. México derrotó a Venezuela 8-1, Nicaragua a Brasil 10-1 y también en el mismo día a Argentina, 14-2.

La victoria del Cuba fue finalmente gracias a que los EE.UU. derrotaron a los mexicanos 9-3. El equipo de México estaba a medio juego del Cuba, por lo que su derrota le puso la victoria final al Cuba en sus manos. Stanley Johnson ejerció dominio a partir de la cuarta entrada al no permitir más anotaciones al equipo mexicano, mientras EE.UU. fabricaba 9 carreras. México y EE.UU. terminaron empatados en el segundo lugar, cada uno con dos derrotas. Venezuela derrotó 7-2 a Colombia para empatar con Nicaragua en el cuarto lugar. México, EE.UU., Nicaragua y Venezuela acordaron no efectuar juegos de desempate.

El promedio de asistencia a los juegos de béisbol efectuados siempre estuvo alrededor de 4000 aficionados, cifra que se duplicó cuando se enfrentaron cubanos y norteamericanos. La tabla 1 detalla las posiciones finales de los equipos.

Tabla final de posiciones

Juanito Izaguirre de Cuba resultó ser co-líder en hits (13) empatado con Israel Arredondo de Venezuela, éste último fue el líder en dobles de la justa. Cinco jugadores quedaron empatados en el liderato de triples (2), mientras que el matancero Ángel Scull lideraba los jonroneros (3) junto a Frank Wehner de EE.UU., e igualmente encabezaba a los impulsadores (13) y los robos de base (4). Wehner fue el líder en anotadas (13), mientras que el campeón de bateo fue el mexicano Fernando García (.423).

Juan Izaguirre

Juan Izaguirre

En el área de pitcheo, sobresalió el cubano Juan Ravelo (1-0), mientras que el norteamericano Stanley Johnson (3-0, 25 ponches y 30 entradas lanzadas) encabezó el departamento de ganados al no perder encuentro alguno.

Fuentes

Anon. 1951 Pan American Games. Baseball-reference.com. https://www.baseball-reference.com/bullpen/1951_Pan_American_Games

Anon. 1951. Cuba perdió una gran oportunidad al perder 4-3 en 14 innings frente a Venezuela, Diario de la Marina 4 marzo

Anon. 1951. Con Reglanito Martínez en el box, Cuba venció a Estados Unidos en baseball con score de 8-1 Diario de la Marina, 6 marzo pp 18

Anon. 1951. Conquistó Cuba el primer campeonato de baseball Panamericano. Diario de la Marina, 7 marzo, pp 18

Molina René. 1951. Rápidas Amateurs. Diario de la Marina, 6 marzo, pp 19

Archivos personales del autor.

Escrito por Esteban Romero, 10 agosto de 2019, revisado y complementado el 14 mayo de 2020

VIII Serie del Caribe de béisbol (1956)

Para mantenerse jugando béisbol, uno tiene que aprender todos
los días. Cuando dejas de sacar outs es mejor retirarse.”
Anon.

Equipo CFGOS campeón

Desde la temporada de 1945-46 cuando ganó el Cienfuegos no hubo más campeón de temporada que el Habana o el Almendares, cuyos dominios concluyeron con convincente victoria de los Elefantes del Cienfuegos en la temporada de 1955-56. Fueron nueve campeonatos consecutivos con Leones o Alacranes en la cima. El nuevo campeón sacó cómoda ventaja de 6 juegos sobre el Marianao y el Habana, mientras que el Almendares, esta vez guiado por Conrado Marrero, se apoderó del sótano y quedó a 10 juegos del primer lugar.

La victoria de los verdes se debió en primer lugar a su excelente pitcheo, con un dúo que le aportó 25 victorias, el novato del año, el pinareño Pedro Ramos con 13 triunfos, y el curveador Camilo Pascual con 12, quien por su bajo PCL logrado se llevó con razón el MVP del torneo. El trabajo de ambos se vio secundado por modestas labores de Sandalio Consuegra, René “Látigo” Gutiérrez y el oriundo de la Toscana, Italia, el ex-grandeliga derecho Marino Pieretti. La ofensiva, por su parte, fue bien repartida entre hombres como Curt Roberts (2B), Bob Boyd (1B), Humberto Fernández (SS), Archie “Pocopelo” Wilson (LF), Ultus Álvarez (CF) (líder en jonrones, con 10), además del experimentado receptor Rafael Noble. El equipo lo tenía todo y, al parecer, el mentor Oscar Rodríguez, no estuvo interesado en llevar ningún refuerzo para la VIII Serie del Caribe, que se disputó en Ciudad Panamá del 10 al 15 de febrero de 1956.

Mizell, embajador Gardner y Cam Pascual en 1956

El zurdo Wilmer “Vinagre” Mizell, el embajador Arthur Gardner de EE.UU. y Camilo Pascual en el momento de recibir su premio MVP de la temporada 1955-56.

Además de los peloteros mencionados, el Cienfuegos llevó a Milton Smith defendiendo la antesala, Prentice Browne como jardinero derecho, los también jardineros Pedro Cardenal, Juan Vistuer y Roberto F. Tapanes, los infielders Ossie Álvarez, Tony Campos, ausentes en la lista que da Figueredo en su libro, y Jorge López; los receptores Emilio Cabrera y Sergio García; y los lanzadores Seth Morehead, Lorenzo Oñate y Gene Bearden.

El representativo de Puerto Rico fue esta vez los Criollos de Caguas, dirigidos por Ben Geraghty, que contó con Bill Cash como receptor, Lou Limmer 1B, Daryl Spencer 2B, Víctor Pellot 3B, Félix Mantilla SS, mientras los jardines eran defendidos por Charles Harmon, Ramón Maldonado y Wes Covington. Los lanzadores fueron los conocidos Roberto Vargas, el dominicano Chichi Olivo, el zurdo Tom Lasorda, Bill Phillips y Desiderio de León. En el banco también estaban Eugenio Ramón Guevara, Luis Antonio de León, Rafael Zavala, Ray Murray, Juan Ramón Guzmán y Pedro Alomar.

Le tocó al Chesterfield representar a Panamá en su propio patio, conjunto dirigido por Standford Graham, los receptores Quilliam Queen, Byron y Thomas Hughes. En el cuadro estaban Elías Osorio (1B), Héctor López (2B), Clyde Parris (3B), Pablo Bernard (SS), Frank Austin y Eugenio Houradou, mientras que los jardineros fueron Bill Stewart, Danny Schell, Bobby Prescott, David Roberts, el eterno Joe Tuminelli y Galvin Byron. La lista de los lanzadores vino encabezada por Humberto Robinson, además de George Brunet, Don Elston, Jerry Davis, Russ Grimsley, Alberto Osorio, Wally Burnette y Marcelo Gordon.

El Valencia representó a Venezuela y su director fue el cubano Regino Otero, probablemente de los tres mejores que haya tenido la Liga invernal de Venezuela en su historia, además del auxiliar cubano, el experimentado Reinaldo Cordeiro. El receptor fue Ed Bailey, Tommy Brown /1B), Howard Phillips (2B), Eduardo Monasterio (3B), Jesús Mora (SS), Inocencio Acosta; en los jardines, Ben Downs, y dos hijos del pelotero cubano Pelayo Chacón, Elio y Pelayito, Carlos Castillo, Antonio Martínez y Víctor García. Los lanzadores, Emilio Cueche, Julián Ladera, Francisco Cirimele, Ronald Mrozinski, Dick Farrell y Jim Pearce.

Regino Otero y Reinaldo Cordeiro

Regino Otero y Reinaldo Cordeiro

Esta vez el torneo se pintó de verde tempranamente, aquí el favorito estaba para imponerse, todos los entendidos sabían que era el Cienfuegos, equipo que tenía los tres componentes del juego muy bien ajustados. No hubo leones, ni alacranes, hubo elefantes de colmillo largo y tendido.

El juego inaugural, el viernes 10 de febrero, tuvo al Caguas de Puerto Rico de rival contra el Valencia de Venezuela, donde los boricuas vieron a sus lanzadores recibir castigo a partir de la quinta entrada, para que la tropa de Regino Otero triunfara 6-1. En la séptima entrada de ese juego el receptor Ed Bailey del Valencia le conectó jonrón al zurdo Tom Lasorda, que, por cierto, fue el único que batearon los del equipo venezolano durante toda esta justa. La única de Puerto Rico y su único imparable en el partido fue por jonrón del jardinero Ramón Maldonado en el inicio del segundo inning. Los de Valencia conectaron 9 incogibles. Turk Farrell se llevó la victoria y Paul Stuffel la derrota.  A segunda hora los anfitriones enfrentados a los Elefantes, Camilo Pascual contra Ross Grimley. La ofensiva de los paquidermos fue abusadora realmente. Fabricaron racimo de 6 en el inicio de la cuarta entrada, luego fueron añadieron hasta llegar a 13. El mismo Camilo Pascual conectó 4 sencillos en ese juego, mientras que el antesalista Milton Smith disparaba el único jonrón de este desafío. El Chesterfield se animó algo cuando anotó 2 en la misma cuarta entrada, luego 2 más en el sexto y 1 en el séptimo, pero Camilo estaba lanzando sin mucho esfuerzo a sabiendas del respaldo ofensivo que poseía. Final 13-5, con 16 hits del conjunto cubano, verdadero aviso a sus adversarios.

El sábado 11 de febrero, Cienfuegos se enfrentó al Valencia. Nuevamente la ofensiva verde se vio tempranamente al anotar 6 en el primer tercio de juego frente a los envíos de Emilio Cueche. Grave error de Regino Otero, pensar que la eficiencia de Cueche contra los cubanos se repetiría. El Almendares de la serie anterior no era ofensivamente nada comparada con la del Cienfuegos de 1956. Pedro Ramos abrió por el conjunto cubano y recibió severo castigo en la novena entrada cuando el juego marchaba 9-1 a favor del Cienfuegos. En el final de ese inning, con 2 outs y las bases llenas, Látigo Gutiérrez entró a lanzar para sacar el out 27. Valencia anotó 4 y se quedó corta. El conjunto cubano disparó 13 incogibles, que sumado a los 16 del día anterior hacían un total de 29. A segunda hora, Caguas venció 5-3 al Chesterfield con buena labor de Chichí Olivo en el montículo. Elias Osorio jonroneó por el Chesterfield y el inicialista Limmer por el Caguas.

Tercer día de justa, jornada dominical a base de Cienfuegos contra el Caguas en el primer turno, que fue el primer y único resbalón del conjunto cubano, que permitió al Caguas empatar en la cima. Sandalio “Potrerillo” Consuegra no pudo dominar a los boricuas, los que batearon 11 hits incluido tres cuadrangulares, de Víctor Pellot, Limmer y Maldonado nuevamente. Por los Elefantes ese día trabajaron los lanzadores Morehead, Pieretti y Bearden, única vez que pudieron hacerlo en esta serie. El Cienfuegos se vio dominado por Taylor Phillips y reaccionó algo en las postrimerías, pero no lo suficiente. La anotación final fue de 7-4. Recuerdo a Felo Ramírez y Buck Canel narrando este juego por la radio, me daba la sensación que nuevamente el equipo cubano sería derrotado por Puerto Rico como sucedió en la Serie anterior. Supongo que Oscar Rodríguez haya dicho que un juego lo gana cualquiera, pero no un campeonato. El segundo juego de esa jornada fue un duelo de pitcheo entre Jim Pearce de los Industriales de Valencia contra Don Elston del Chesterfield. El recordado bigleaguer panameño, Héctor López, hombre que llegara a jugar con los Yankees, disparó jonrón para poner su equipo adelante. El Valencia empató en la cuarta entrada, por lo que ambos equipos se fueron hasta la undécima entrada abrazaditos, hasta que el jardinero Bill Stewart sacudió una en zona buena para jonronear y darle la victoria al Chesterfield. Ambos equipos conectaron 7 incogibles per cápita.

La segunda vuelta comenzó el lunes 13 de febrero. Caguas salió a comerse al Valencia y lo logró con pateadura de 10-2. El defensor de la intermedia Daryl Spencer y el jardinero Charles Harmon jonronearon por los boricuas, que lograron disparar 14 imparables por 6 de los perdedores. Llegó el juego del cierre, Chesterfield contra Cienfuegos. No es errado pensar en que los directores de equipos tengan sus corazonadas. Siempre uno recuerda a Casey Stengel al poner a Don Larsen a lanzar en el quinto juego de la Serie Mundial de 1956, todos sabemos lo que hizo ese lanzador ese día; la otra corazonada fue en la misma serie, el director Walt Alston de los Dodgers puso al relevista Clem Labine a lanzar en el sexto juego y logró la victoria con buen dominio sobre la ofensiva de los Yankees. Algo similar aquí ocurrió, el director Oscar Rodríguez designó a su relevista, el guanabacoense René “Látigo” Gutiérrez, para lanzarle al conjunto panameño, mientras que los locales pensaron en la victoria con el eficiente Humberto Robinson, para quien esta vez no hubo piedad. La ofensiva del Cienfuegos respondió con 6 carreras incluido el primer jonrón de Pocopelo y el segundo de Milton Smith, mientras que el Látigo lanzaba espesa lechada de solo 2 hits. Ante las adversidades hay que crecerse y eso fue lo que los Elefantes hicieron.

René "Látigo" Gutiérrez

René “Látigo” Gutiérrez

El martes 14 de febrero, día del amor, no creo que lo haya sido para el Valencia, equipo que se tuvo que enfrentar al Cienfuegos a primera hora, quien envió a Camilo Pascual al montículo y el habanero recetó medicina de 4 hits y lanzó la segunda lechada consecutiva de este equipo. Ofensivamente el Cienfuegos anotó 3 en el tercero y para que no hubiera ninguna sorpresa, otras 4 en el noveno. El inicialista Bob Boyd y el jardinero Ultus  Álvarez se encargaron de conectar de jonrón en la novena entrada. Turk Farrell caminó bien las primeras tres entradas hasta que en el cuarto le marcaron 3 carreras por 5 imparables y un passed ball. En el segundo turno, hubo sorpresa, el Chesterfield apabulló al Caguas 13-5 y ponía a este equipo en desventaja para poderse llevar el cuarto trofeo consecutivo de conjuntos boricuas en Series del Caribe. El dominicano Chichi Olivo recibió fuerte castigo y cargó con la derrota, mientras que la sonrisa fue para Ross Grimsley.

La jornada final del campeonato trajo el esperado encuentro entre Caguas y Cienfuegos. El Caguas necesitaba ganar para empatar y provocar un juego extra, a los verdes les bastaba con una victoria y terminar con el dominio boricua e iniciar el cubano. Pedro Ramos fue el abridor por los Elefantes y el derecho Paul Stuffel por el Caguas. En la misma primera entrada, Humberto Fernández disparó jonrón para marcar la primera del desafío, luego en el cuarto, Cienfuegos anotó 3 más. Ramos mantuvo su dominio, con algunas situaciones comprometidas, en tres ocasiones le llenaron las bases, hasta que en la séptima, Limmer jonroneó y el Caguas repitió con otra más en la octava, pero se quedaron cortos. Caguas conectó 7 incogibles, Cienfuegos 5, pero ligaron mejor. Fue así que los Elefantes se coronaron campeones de la Serie del Caribe de 1956, la tercera que lograba un conjunto de la Liga Cubana.

En el desafío de despedida, Panamá volvió a desplegar una enorme ofensiva, con 16 imparables que se tradujeron en 18 anotaciones, o sea los del Istmo anotaron 31 carreras en los dos últimos juegos, y pensar que el Látigo los había dominado por completo. En ese último encuentro, el Chesterfield conectó cinco jonrones, dos de Osorio, uno de Clyde Parris, otros de Héctor López y de Danny Schell. Es de destacar que en esta serie se batearon 29 jonrones y 12 de ellos correspondieron al Chesterfield.

La tabla final del evento quedó como sigue a continuación.Tabla de posiciones 1956 S Caribe

Ofensivamente el representativo cubano estuvo imponente. El veterano Rafael Noble promedió para .400 y se llevó el título de bateo, departamento casi exclusivo reservado para peloteros en equipos cubanos. La única vez que lo perdieron fue en 1955 a manos de una estrella como Willie Mays. Noble también trabajó 11 bases por bolas y su slugging fue de .654, por lo que mereció el MVP de la justa. El curita Roberts promedió .375, con 6 anotadas y .542 de slugging; Bob Boyd logró promedio de .304 y 10 empujadas; Milton Smith disparó par de jonrones y su slugging fue de .522. Humberto Fernández anotó 10 carreras (líder).

Rafael Noble

Rafael Noble

En el Chesterfield sobresalió el bateo de poder del chitreano Elías Osorio, el que disparó 3 cuadrangulares, mientras que Héctor López despachaba dos. El bateo del conjunto representativo de Puerto Rico estuvo muy distante del alcanzado por su predecesor en 1955. La voz cantante esta vez estuvo a cargo del inicialista Lou Limmer, el que promedió .350, slugging de .850 y 8 empujadas; y el jardinero Ramón Maldonado, .348 con .696 de slugging.  Los Industriales de Valencia estuvieron muy débiles en su bateo en general.

Humberto Fernández

Humberto Fernández

Líderes de bateo S Caribe 1956

En cuanto al pitcheo, Camilo Pascual se llevó los aplausos, 18 entradas lanzadas, 12 ponches y 2 victorias, que incluye una lechada. Pedro Ramos lanzó bien el juego decisivo y se llevó dos victorias al igual que su compañero Pascual, mientras que el Látigo Gutiérrez disertó contra la fuerte ofensiva del Chesterfield para pintarlos de blanco y llevarse el departamento de PCL inmaculado. Por el resto de los equipos, los de mejores desempeños fueron Don Elston del Chesterfield, quien ganó uno y no perdió, mientras que Taylor Phillips del Caguas hizo otro tanto en 19.1 innings de labor.  El pitcheo del Valencia no fue el mejor, basta señalar que el eficiente Emilio Cueche esta vez permitió 17 limpias en 8 entradas lanzadas.

líderes de pitcheo S Caribe 1956

El triunfo clamoroso para los Elefantes, el mejor y el más inspirado de los que haya representado a Cuba en las Series del Caribe, como dijera Eladio Secades, se logró precisamente por la óptima combinación de ofensiva, defensiva y bateo.

Regino Otero y Oscar Rodríguez

Regino Otero felicita a su paisano Oscar Rodríguez después que el Cienfuegos se coronara campeón de la justa

El Todos Estrellas de esta justa se detalla a continuación:

C    Rafael Noble Cienfuegos
1B  Lou Limmer  Caguas
2B Curt Roberts  Cienfuegos
3B Víctor Pellot  Caguas
SS  Humberto Fernández Cienfuegos
LF  Ramón Maldonado Caguas
CF  Bill Stewart  Chesterfield
RF Bobby Prescott Chesterfield
Lanz. Der. Camilo Pascual Cienfuegos
Lanz. Z.    Ross Grimsley  Chesterfield
MVP  Rafael Noble Cienfuegos
Director  Oscar Rodríguez  Cienfuegos

Curt Roberts

Curt Roberts, el curita, con el Cienfuegos

Fuentes

Anon. 1956 Caribbean Series. Baseball-reference.com. https://www.baseball-reference.com/bullpen/1956_Caribbean_Series

Figueredo, Jorge S. Cuban Baseball: A Statistical History, 1878-1961. McFarland & Company, Inc. Publishers, Jefferson-North Carolina-London. 544 p.

Secades Eladio. 1956. El gran gesto de la VIII Serie. Bohemia 26 febrero, pp 92.

Torres, Ángel. 1997. La leyenda del béisbol cubano: 1878-1991.  Angel Torres Publishing Company. 308 p.

 

Escrito por Esteban Romero, 7 abril de 2020

“Fences (2016)”, triste realidad

La segregación racial debe verse como lo que es,
un sistema diabólico y una nueva forma de esclavitud
encubierta con algunas sutilezas complejas.”
Martin Luther King

Fences

En este mundo nadie sabe mejor que es la segregación racial, que aquellos que la sufren o la sufrieron. Saber que uno es rechazado por el color de la piel y que se vea sometido a la pobreza o a los peores empleos, es algo que golpea mentalmente a las personas oprimidas hasta el día de su muerte.

Este filme dirigido y protagonizado por Denzel Washington con trama de August Wilson nos muestra un poco de la vida de los pobres negros en una barriada de EE.UU. El título en inglés significa Cercas o Vallas, cualquiera puede pensar que se llama así por una valla de madera en construcción en la casa, donde se desarrolla el filme, pero en realidad se trata de una metáfora muy bien utilizada. En un ambiente de pobreza, como el que viven o vivieron miles de familias afro-estadounidenses, muchos terminan en la cárcel acusados de robos, los que cometen realmente para comer, otros sirven de instrumentos de venta y distribución en el narcotráfico, servicio que realizan por unos centavos, cuya tajada gorda es para la mafia, la que a su vez financia las campañas electorales de varios alcaldes, representantes y senadores. Las oportunidades laborales se limitan al deporte, muy segregado hasta finales de la década de los 40; a la música, algo que les nace y lo realizan muy bien, o a los trabajos más duros y sucios que se puedan tener, como es el de basurero por unos centavos nuevamente.

Esta realidad se muestra en la cinta fehacientemente. Sin embargo, la trama trata de entrar en el pensamiento de los afectados, su comportamiento con los suyos, sus virtudes y sus defectos, en definitiva, un argumento que hace reflexionar que el daño de la segregación no es sólo económico, es también psíquico. No deja de faltar en esos núcleos familiares afro-estadounidenses la violencia de género en mayor o menor grado, la discriminación a la mujer y los vicios de siempre, sobre todo el alcoholismo.

Personalmente no creo que a algunos guste ver una película así, sobre todos aquellos que siempre concluyen que a ellos eso no les tocó ni les toca, pero quienes deseen conocer realidades y adentrarse un poco dentro de ellas, no les defraudará.

Todos conocemos la calidad histriónica de Denzel Washington, demostrada una vez más en esta película. No obstante, no es osado decir que los aplausos los merece Viola Davis con su interpretación de madre y esposa abnegada. El joven actor afro-inglés Jovan Adepo se desenvolvió muy bien en su papel, pero Russell Hornsby estuvo a una altura superior en las escenas en que participó. Otro tanto se puede decir de Mykelti Williamson en el papel de hombre enajenado producto de la pobreza o miseria, a la que siempre se vio sometido.

 

Escrito por Esteban Hernández, 7 abril de 2020, con información consultada en IMDB.com

 

Aclaraciones sobre la economía de EE.UU.

Sitúo la economía como lo primero y lo más importante,
y a la deuda pública como uno de los grandes peligros a temer:”
Thomas Jefferson

El toro de wall street

Muchas personas que viven en los EEUU no saben bien cómo se mueve la economía de ese país, algunos ni siquiera saben que muchos valores de la moneda nacional dependen de una serie de factores externos, ni de que existe una deuda enorme, que realmente resulta impagable. Por lo que aquí se informa brevemente cuál es el estado de esas finanzas hasta finales de abril 2020.

Ante todo, las equivalencias:

  • 1 trillion americano es un 1 billón en español, o sea 1012
  • 1 billion americano es mil millones en español

Usaremos las cifras en español y no las americanas en este texto.

Según la oficina del Tesoro de EE.UU., la deuda de este país en abril 27 de 2020 es de 24.7 billones de dólares, con más precisión $24,712,305,448,595. Por lo que:

  • Cada persona que vive en EEUU tiene una deuda de $75,009
  • Por cada casa son $192,196.
  • Esa deuda viene a ser el 115% de la economía nacional
  • 8 veces el ingreso federal anual
  • 53% más que la deuda combinada de cada casa en EEUU

Parte de esa deuda se ha vendido en bonos de estado a varios países, fue cuando el dólar se convirtió en un papelito sin respaldo en oro. Se inventaron los bonos y hasta hace poco China tenía la mayor cantidad de ellos, pero las cosas como han cambiado, es ahora Japón el que tiene 1.27 billones adquiridos, China tiene 1.09 billones, Reino Unido 403 mil millones, Brasil 285 mil millones, Irlanda 282 mil millones, Luxemburgo 260.8 mil millones (qué economía en un pedacito de tierra) y Suiza con 243.7 mil millones.

Poseer bonos del Tesoro de EEUU ayuda a la economía china a crecer. La demanda por los bonos eleva el valor del dólar. Eso hace que las exportaciones chinas sean más baratas que las americanas, por lo que sus ventas aumentan, de lo cual se benefician también los consumidores en EEUU, al comprar más barato.

Si China exigiera su deuda de una vez, la demanda del dólar caería en picada. Si lo hiciera paulatinamente, el dólar de todas formas descendería en su valor, algo que no le conviene tampoco a China, ya que el valor del yuan japonés crecería con relación al dólar. Para que China haga algo inesperado, dependerá del crecimiento de sus ventas en los países vecinos con una reducción gradual de sus ventas en EEUU, pero los consumidores americanos tendrán que pagar más por sus productos.

Ah, para que no se hagan ideas falsas, China es la primera potencia económica en el mundo, pero por tener mil 300 millones de habitantes y aún no disponer de un estándar de vida elevado, tiene que necesariamente continuar creciendo a ritmos de 8-10% anuales.

Fuentes

Amedeo Kimberly & Anderson Somer G. 2020. US Debt to China, How Much, Reasons Why, and What If China Sells. The balance, Apr. 19. https://www.thebalance.com/u-s-debt-to-china-how-much-does-it-own-3306355

Anon. 2020. Be informed: national debt. Just facts. https://www.justfacts.com/nationaldebt

 

Escrito por Ricardo Labrada, 29 abril 2020

Una visita a la isla de Córcega, Francia

El Sol le hizo tanto el amor al mar que
acabaron engendrando a Córcega.”
Antoine de Saint-Exupéry (1900-44
aviador y escritor francés)

Vista de Corcega

Una Vista de Corcega. Foto del autor

Por casualidad me topé en estos días de confinamiento por el coronavirus con un DVD, donde tenía grabada gran parte de la visita que hiciéramos de turismo a Córcega, isla al norte de la otra isla, la de Cerdeña, en la primavera de 2009.

Mis referencias sobre Córcega eran que allí había nacido Napoleón Bonaparte. En 1969 vi un filme francés, del director José Giovanni, que se titulaba “La ley del sobreviviente (1967)”, donde pude apreciar lo accidentado que era su relieve, montañas por doquier. Al llegar a Italia supe con más detalle que Córcega o Corsica había sido parte de la República de Génova y que pasó a manos de Francia cuando las autoridades de la isla se vieron obligadas a firmar el tratado de Versalles en mayo de 1768. Como ha sucedido con casi todas las islas del Mediterráneo, Córcega fue invadida desde la antigüedad hasta la edad media por etruscos, fenicios, griegos, romanos y otros. Pasaba de una mano a la otra.

Para ir a Córcega desde Italia, lo mejor es tomar un ferry sea del Puerto de Livorno o de Génova, en nuestro caso, Livorno era más factible, ya que en dos horas y media podíamos llegar desde Roma en auto. Luego el trayecto de Livorno a Bastia, Córcega, se demora entre tres y cuatro horas. No resulta aburrido, ya que el ferry pasa bastante cerca de la isla Elba.

Vistas de Bastia. Fotos del autor

Bastia está en la parte nordeste de la isla, distante de otros puntos importantes como Ajaccio en el sudoeste, y Porto Vecchio y Bonifacio en la parte meridional. Las distancias son cortas, pero en un territorio montañoso, con carreteras sencillas y sinuosas, no hay forma que el auto vaya a más de 60 km/hora, por lo regular 45 km/hora es muchas veces lo permitido, si es que no uno quiere perecer en accidente. Córcega tiene una longitud de 185 km de norte a sur y una anchura promedio de 50 km de este a oeste.

El lugar para quedarnos fue en la llamada Île Rouge o Isla Roja, precisamente en un hotel llamado La Pietra que está sobre el islote del mismo nombre. La historia cuenta que el puerto de Île Rouge fue fundado en 1758 y estaba estratégicamente posicionado para cortar el tráfico entre Génova, Calvi y San Fiorenzo. Al lado del hotel había un embarcadero, al cual llegaba diariamente un ferry procedente de Marsella.

Isla de Pietra cerca de la Ile Rouge

Isla de Pietra cerca de la Ile Rouge. Foto del autor

Hotel La Pietra

Hotel La Pietra. Foto del autor

Nuestro objetivo no era quedarnos estacionados en la Île Rouge, era el de visitar la isla hasta donde pudiéramos. Fue cuando descubrimos que para ir al sur de la isla era necesario casi pasar por Bastia nuevamente y de ahí bajar por una carretera sencilla para poder llegar a Ajaccio, capital de Córcega y lugar de nacimiento de Napoleón. La ciudad es pequeña, pero con atractivos, sobre todo su paseo de mar, además de tener mercados a lo largo del Cours de Napoleón, vía principal, y en los callejones perpendiculares. Las cafeterías o bares no faltan y el ambiente es chic verdaderamente. Apenas a siete km de Ajaccio están las Islas Sanguinarias, donde no mataron a nadie, sencillamente se llaman así por el color rojo que las caracteriza. Son pequeños cayitos. También está la torre genovesa de Punta della Parata, que data de 1550 y tiene 12 metros de altura. Las torres genovesas abundan en toda la isla, es como una herencia de su pasado con esta región de la Liguria.

Miriam en Ajaccio

La esposa del autor en el Cours de Napoleón, Ajaccio. Foto del autor

Yo en casa de Napoleón, Ajaccio

El autor en la entrada de la casa donde nació Napoleón Bonaparte en Ajaccio. Foto del autor

Malecón de Ajaccio

El paseo del mar en Ajaccio. Foto del autor

Islas Sanguinarias

Islas Sanguinarias y Torre de la Punta della Parata a la derecha. Foto del autor

El dialecto corso tiene parecido con el italiano, diría que más escrito que hablado. No debemos confundir italiano con el ligur, lengua que se habla en Génova localmente. Por lo que es de suponer que guarde mucho parecido con el ligur. De todas maneras, todo el mundo habla francés y puede que uno se encuentre alguno que hable el italiano, que no fue nuestro caso.

Vista de montaña con cima nevada, Corcega 2

Vista de montaña con cima nevada. Foto del autor

Playa Algajola, Corcega

Playa Algajola. Foto del autor

Otra parte interesante es el extremo sur de la isla, donde aparece la ciudad de Bonifacio, fundada en el siglo IX y lugar de asentamiento de los genoveses desde el 1195. La ciudad aparece sobre un promontorio rocoso, donde se combinan playas, cuevas y un mar con agua cristalina. Al tomar una lancha para hacer un recorrido por los acantilados vecinos,  encontraremos cuevas bellísimas, con estalactitas en los techos sobre nuestras cabezas. En el recorrido también se verá la costa septentrional de la isla de Cerdeña.

Paseo Bonifacio 13

Vista de la parte superior de Bonifacio. Foto del autore

Algo de lo que se puede apreciar en el paseo en lancha desde Bonifacio. Fotos del autor

Paseo Bonifacio 11

Paseando en lancha desde Bonifacio. Foto del autor

Estalagtitas Corcega

Estaláctitas en los acantilados. Foto del autor

Costa de Cerdeña desde Bonifacio, Corcega

Vista de la Costa de Cerdeña desde Bonifacio. Foto del autor

Bonifacio 5

Otra vista de Bonifacio y su torre. Foto del autor

De regreso, de Bonifacio a la Île Rouge, uno puede parar y conocer la ciudad de Porto Vecchio (Puerto Viejo), que posee un embarcadero atractivo. A lo largo de estos recorridos, uno aprecia el verdor de la vegetación y lo nevado de sus montañas más empinadas, una combinación realmente bella de paisajes.

Porto Vecchio 2

Embarcadero en Porto Vecchio. Foto del autor

La Île Rouge es una ciudadela que posee todos los servicios necesarios, además de mercadillos. De ahí se puede ir en tren hasta la ciudad de Calvi.

En cuanto a Bastia, es probablemente la ciudad más moderna de Córcega por el hecho de poseer un gran puerto. Allí domina en espacio la plaza San Nicolás, muy extensa y en la que se encuentra el monumento a Napoleón, que al principio uno piensa que es en honor a algún emperador romano por la forma en que se presenta a este emperador francés. Hay otro monumento en honor a los caídos en las dos guerras mundiales. El puerto principal es para los ferris que llegan a la isla, pero tiene también hay uno muy pintoresco para embarcaciones menores.

Plaza San Nicolás en Bastia

Plaza San Nicolás en Bastia. Foto del autor

Embarcadero de lanchas en puerto de Bastia

Embarcadero de lanchas en puerto de Bastia. Foto del autor

Las playas de Córcega son casi todas de arena e invitan a cualquier turista a darse un baño. Mi esposa no dudó en hacerlo en una playa cerca de la Île Rouge.

Monumento a Napoleón en Bastia

Monumento a Napoleón en Bastia. Foto del autor

Monumento a los caídos en las dos guerras en Bastia

Monumento a los caídos en las dos guerras en Bastia. Foto del autor

Me imaginé que la población corsa no daba mucho la bienvenida a los turistas, por suerte me equivoqué. Todo lo contrario, muy amables en general. Personalmente, creo que Córcega merece más de lo que tiene. Es de suponer que ese carácter salvaje que la isla presenta se quiera preservar. Sin embargo, podría tener mejores autovías y que conectaran mejor a sus regiones. Dar esa vuelta enorme desde la Île Rouge para llegar a Ajaccio y o al sur, no parece muy lógico. Como quiera que sea, sus paisajes invitan a visitarla y no una vez.

 

Escrito por Ricardo Labrada, 5 abril 2020

VII Serie del Caribe de béisbol (1955)

Cuando me pongo el uniforme, me siento
el hombre más orgulloso de la tierra.”
Roberto Clemente

Santurce 1955

La temporada de 1954-55 en la Liga Cubana resultó en un nuevo triunfo del Almendares, guiados nuevamente por Bobby Bragan. Según los expertos de aquella época, fue una temporada pálida, pues los alacranes se despegaron rápidamente y no hubo pelea como tal por el banderín. Eso provocó la apatía de la afición y su ausentismo en las gradas, lo que se tradujo en pérdidas para el torneo. Entre los peloteros destacados del Almendares en esta temporada están Rocky Nelson nuevamente, quien disparó 13 cuadrangulares e impulsó 57 carreras, líder en ambos departamentos; Ángel Scull, líder de bateo (.370) y bases robadas (12), mientras que Joe Hatten co-lideró, junto con Ed Roebuck del Habana, el de juegos ganados (13), y fue segundo solo de su compañero George “Red” Munger en PCL (2.85). Fue una temporada con algunas ausencias por falta de permiso de sus equipos, fueron los casos de Orestes Miñoso, Sandalio Consuegra y Miguel Fornieles por parte de los Medias Blancas de Chicago, y de Camilo Pascual por los Senadores de Washington. Tres peloteros cubanos, futuros bigleaguers, debutaron en esta temporada, Tony Taylor con el Marianao, Román Mejías con el Almendares y Francisco “Panchón” Herrera con el Habana.

Por lo tanto, Almendares iba por segundo año consecutivo a discutir título en Serie del Caribe, la que se disputaría del 10 al 15 de febrero en el Estadio Universitario de Caracas, Venezuela. Este equipo, como todo conjunto de la Liga Cubana, se pintaba como uno de los favoritos. No obstante, hay que decir que sus ases de pitcheo eran dos zurdos, el cienfueguero bigleaguer Lino Donoso y Joe Hatten, a cuya lista hay que agregar a otro zurdo, Roger Bowman. Eso motivó que la mayoría de los equipos se fortalecieran ofensivamente con bateadores derechos. Bobby Bragan, director de los alacranes, confiaba en lo que pudiera hacer el derecho Red Munger, hombre que había estado lesionado y que a su regreso al montículo no mostró nada de efectividad. Bragan había usado poco a Conrado Marrero en esa temporada, pero existía una esperanza en el derecho Raúl “Salivita” Sánchez, pelotero que había jugado previamente con el Marianao. El Almendares, en detalle, venía con Nelson en 1B, Al Federoff 2B, Héctor Rodríguez 3B, Willy Miranda SS, Lee Walls, Ángel Scull y Earl Rapp en los jardines, y el entonces prospecto de los Yankees, Gus Triandos como receptor. Otros dos lanzadores en nómina fueron los derechos Al Lyons y Gonzalo Naranjo, ambos ya prospectos de Grandes Ligas.

El otro favorito era Puerto Rico, representado nuevamente por los Cangrejeros de Santurce, dirigidos por Herman Franks, además de una ofensiva temible, encabezada por los futuros miembros del Salón de Cooperstown, Roberto Clemente y Willie Mays, además de Buzz Clarkson en la antesala, Bob Thurman en los jardines, Don Zimmer en el campo corto, y Harry Chiti como receptor. El cuerpo de lanzadores era encabezado por Bill Greason, Rubén Gómez, San Jones y el dominicano Jorge o George “Garabato” Sackie entre otros.

Venezuela no perdía las esperanzas de llevarse su primer título. Esta vez los Navegantes de Magallanes, equipo con sede en Valencia, era el representativo de este país, guiado por el experimentado director Lázaro Salazar. Este equipo, terminada la temporada, hizo un canje de peloteros, mediante el cual se hacían de los servicios de los lanzadores Emilio Cueche y José “Carrao” Bracho, además del jardinero cubano Pablo García, quien había jugado poco en esa temporada con el Cienfuegos en la liga Cubana. El Almendares protestó el canje, pero no halló oídos, ni aprobación de parte del comisionado de Ligas Menores, George Trautman. El conjunto trajo a Bob “Televilla” Skinner 1B, Camaleón García 3B, Chico Carrasquel SS, Pablo García, Bob Lennon, Dalmiro Finol y George Wilson compartiendo los jardines, mientras que Guigui St Claire fue el receptor. Los lanzadores Cueche, Bracho, ya mencionados, Ramón Monzant, Bill Kennedy y Joe Margoneri.

Panamá, como siempre considerada la Cenicienta del evento, eso a pesar de haberse coronado campeón en la II Serie (1950), nuevamente fue representada por el Carta Vieja bajo el mando de Al Kubski una vez más. Ray Dabek fue el receptor, con un cuadro a base de Fred Maroleski 1B, Milt Graff 2B, Clyde Parris 3B y Bill Hardin SS. En los jardines con Howard Phillips, Johny Kropf y Guildford Dickens, mientras que los lanzadores fueron Humberto Robinson, Billy Harris, Ernie Lawrence, Alberto Osorio, Victor Stryska y Charles Douglas entre otros. Como se ve, los conjuntos panameños se caracterizaban entonces por una fuerte presencia de estadounidenses y muy baja de peloteros nacionales.

El partido inaugural fue entre Santurce y Almendares, el jueves 10 de febrero, pero antes la primera bola fue lanzada por el tristemente célebre dictador venezolano Marcos Pérez Jiménez, mientras que el receptor del Almendares recibía el lanzamiento. En este desafío los Cangrejeros anotaron 4 carreras en la cuarta entrada para derrotar al Almendares 6-2. Nuevamente Rubén Gómez amarró corto a los alacranes, mientras que el galleguito Don Zimmer, el Popeye americano, que jugara en la temporada de 1953-54 para el Marianao y el Cienfuegos, se encargaba de disparar jonrón por el equipo boricua. En este juego los alacranes batearon tres hits. Era la sexta victoria de Gómez en Series del Caribe y la cuarta a costa de equipos cubanos. A segunda hora, el Magallanes aplastaba al Carta Vieja 9-0, con lechada a la cuenta de Carrao Bracho y derrota de Bill Harris.

Rubén Gómez

Rubén Gómez

Al siguiente día, el primer juego fue entre Carta Vieja y Santurce, todo un duelo de los lanzadores Bill Greason por los Cangrejeros y Ernie Lawrence por el Carta Vieja. Ambos conjuntos conectaron 5 hits, Puerto Rico anotó dos carreras para llevarse la victoria (2-1) producto de jonrón de Zimmer en la primera entrada y otro más del mismo lanzador Greason en la quinta. Panamá hizo una en el séptimo. A segunda hora vino el juego esperado por la afición, Magallanes y Almendares, con los lanzadores Joe Hatten y Emilio Cueche en la lomita, donde ambos cubrieron toda la ruta, pero la victoria le tocó a uno y fue al Almendares 1-0. Magallanes bateó 4 incogibles por 2 del Almendares. Este partido se vio interrumpido durante 45 minutos producto de una protesta y la gritería del público, que se produjo en la séptima entrada cuando Camaleón García abrió la entrada con hit, al receptor Gus Triandos se le escapó la bola y Camaleón se quedó a medio camino, por lo que Triandos lo puso out. Luego Dalmiro Finol disparó difícil batazo por tercera, sobre el cual Héctor realizó un maravilloso fildeo en posición incómoda y tirar a primera. El tiro había sacado a Rocky Nelson de su posición, pero logró hacerse de la pelota y tocar con dificultad al corredor antes de llegar a la inicial. El árbitro de primera, el venezolano Roberto Olivo, cantó out, y ahí fue donde la Mula tumbó a Genaro. El público comenzó a gritar, a abuchear la jugada, por si fuera poco, a lanzar objetos al terreno, algunos que de milagro no golpearon a Rocky Nelson y al árbitro Olivo. Lázaro Salazar protestó la jugada, pero Olivo se mantuvo en su decisión, el público continuó con su alboroto hasta que el árbitro principal Rice pidió cordura, pero a oídos sordos, por lo que terminó expulsando al director del Magallanes, el habanero Lázaro Salazar. Cueche permitió el primer hit del Almendares en la séptima entrada, todo ocurrió después de la tangana prolongada, por lo que su brazo estaba algo frío. Le dio base a Rapp y el hit se lo conectó Rocky Nelson, hubo base intencional a Gus Triandos, pero Rapp anotaba por fly de sacrificio, la que a la postre decidiría el partido. Realmente el venezolano mereció la victoria, pero así es la pelota. La expulsión de Salazar no era muy justificada, ya que él trató de aplacar los ánimos, sin dejar de protestar la jugada. Protesta sí, violencia no.  Destaca la tremenda ética profesional del árbitro Roberto Olivo, quien dejó a un lado su nacionalidad y cantó el out debidamente sin importarle más nada al efecto. Como curiosidad, he buscado el nombre completo del árbitro principal de este juego, quien, al parecer, fue John LaClaire Rice, activo desde 1948 hasta 1973. Coincidió que a partir de 1955 comenzó a trabajar en las Grandes Ligas, y en la temporada de 1953-54 había oficiado en la Asociación Americana.

Bronca de Salazar con Rice

La bronca de Lázaro Salazar con el árbitro Rice

El juego que no se debió perder fue frente al Carta Vieja de Panamá, iniciado por “Salivita” Sánchez por el Almendares y Humberto Robinson por los panameños. La tropa del Canal anotó la primera en el inning de apertura, pero los alacranes ligaron hits del mismo Salivita, siempre fue buen bateador, Héctor Rodríguez y Lee Walls, con base intercalada al peligroso Rocky Nelson, para así anotar dos e irse arriba en el marcador en la tercera entrada, pero los panameños, estimulados por un público que pedía la derrota del conjunto cubano, logró empatar en el sexto capítulo. En el octavo hubo rebelión panameña, pero no pasaron, Red Munger relevó a Sánchez y logró dar el cero con las bases llenas después de haber propinado pelotazo al bateador Dickens. Munger fue sustituido por bateador emergente en el noveno, su puesto lo ocupó el zurdo Lino Donoso, quien liquidó el noveno sin problemas, pero en el décimo se apareció Guildford Dickens para desaparecer la pelota, mientras que el receptor Ray Dabek lanzaba y salvaba juego para su equipo. Esta derrota fue de hecho la que sacó al Almendares de la pelea por la justa. En el juego del cierre, Santurce volvió a ganar, esta vez en duelo de once entradas, con faenas en el montículo de Ramón Monzant por el Magallanes y Sad Sam Jones por los Cangrejeros. El zuliano Monzant, en las primeras 8 entradas, permitió siete hits y dos carreras, la primera empujada por Buster Clarkson en las piernas del Galleguito y la segunda por uno de los dos hits que Clemente le conectó.  Abrazaditos estaban a 2 carreras per cápita, las que anotaron a una por cada entrada inicial del juego, entre ellos cuadrangular de Roberto Clemente, cuando en la undécima resucitó un “muerto” de nombre Willie Mays, quien llevaba 14 veces al bate sin conectar de hit en la Serie. Su resurrección se tradujo en jonrón de 2 carreras para dejar al Magallanes al campo.

Willie Mays

Willie Mays

En el segundo juego, entre Santurce y Almendares del 13 de febrero, los boricuas pensaron que la medicina de nombre Rubén Gómez volvería a funcionar con pocos días de descanso para el lanzador en cuestión. No fue así, Rocky Nelson le conectó jonrón y los alacranes lograron fabricar 6 anotaciones en las primeras 6 entradas, Gómez explotó y se fue hasta con una mano lesionada, pero Santurce no se amilanó y en ese mismo sexto capítulo anotaron 3. A partir del octavo comenzó el desfile de lanzadores del Almendares, primero Donoso, después Munger y finalmente Lyons. En la misma novena entrada, Zimmer volvió a jonronear para empatar el desafío a 6 carreras y poquito después vino el gran Willie Mays, quien sonó línea sólida, válida para empujar la decisiva y dejar al Almendares en el terreno. Así que Mays decidió dos juegos consecutivamente sin posibilidad de apelación. La anotación final 7-6, Santurce bateó 13 hits y el Almendares 9. La victoria correspondió al relevista Garabato Sackie. En este juego sucedió un incidente muy desagradable. El lanzador zurdo Roger Bowman de los alacranes había sido relevado en la octava entrada y al llegar al dugout descargó toda su furia con palabrotas, algunas ofensivas, sobre el jardinero Earl Rapp, lo que al final provocó una riña muy gringa entre ambos. Rapp había mal fildeado dos batazos en esa entrada, así y todo, nada justificaba esa actitud agresiva de Bowman.

George Garabato Sackie

George “Garabato” Sackie

El día de los enamorados de 1955 transcurrió sin amor alguno para el Carta Vieja, apabullado por el Santurce (13-4), y para el Almendares, vencido por el Magallanes 6-4. Harry Chiti conectó jonrón por los del Santurce, equipo que bateó 16 imparables para respaldar la labor de Bill Greason y asegurar la tercera corona consecutiva para equipos boricuas y la cuarta en estas Series. Por su parte, los alacranes fueron fumigados nuevamente por Emilio Cueche, mientras que Joe Hatten no tuvo el dominio de su primera presentación y permitió ofensiva ganadora de los Navegantes, El partido concluyó 6-4, Gus Triandos disparó jonrón por el Almendares.

Bill Greason

La última jornada era de puro entretenimiento, aunque los Navegantes deseaban llevarse el segundo lugar y lo lograron cuando en el partido del cierre de la Serie vencieron al Santurce, su única derrota en la Serie, 7-2. Victoria para Joe Margoneri y derrota para Garabato Sackie. En este desafío, Willie Mays conectó su segundo jonrón de la serie. En el juego inicial de esta jornada final, los alacranes vencieron 3-2 al conjunto Carta Vieja. Fue un bonito duelo entre Gonzalo Naranjo por el Almendares y Ernie Lawrence por los de Panamá. Interesante hacer notar la raquítica ofensiva del equipo cubano, una constante en este torneo. Aquí cinco incogibles que incluyó el segundo jonrón de Triandos.

De esta manera, la tabla final quedó como sigue a continuación:

tabla final serie 1955

Las derrotas del equipo cubano fueron ante lanzadores experimentados, dos de ellos bigleaguers como fueron Rubén Gómez con los Gigantes de Nueva York y Humberto Robinson con los Bravos de Milwaukee. En cuanto a Cueche, excelente lanzador-bateador y jardinero, se mantuvo por buen tiempo jugando la Liga Internacional con los Reyes del Azúcar. No obstante, como quiera que se desea justificar, Bobby Bragan se llevó la peor actuación de conjunto de Liga Cubana en Serie del Caribe. Santurce continuó con la dinastía de los conjuntos boricuas, pero esta sería una victoria final durante la llamada primera etapa que se prolongó hasta 1960. En lo adelante, las cosas cambiarían mucho.

En el orden individual hay que resaltar la labor ofensiva del prospecto de los Dodgers, Don Zimmer, desbordado al bate (20-8, .400 y 3 jonrones). Willie Mays bateó lo que quiso después de haber estado en un letargo de 14 vb sin hit, para al final conectar dos jonrones, empujar 9, anotar 6 y archivar un slugging de .855. Roberto Clemente no se quedó atrás (.577), mientras que Clarkson (.313), Harry Chiti (.333) y Bob Thurman (.318) aportaron a la causa ofensiva a la hora buena.

La figura principal de la ofensiva venezolana fue el cubano Pablo García (12-6, .500), además de Jack Lohrke (.348 y slugging de .478), George Wilson (.381, 5 empujadas y 762 slugging) y Televilla Skinner (.280, con 2 jonrones y 4 empujadas. Por el Almendares, Rocky Nelson, a quien esta vez sí se le permitió jugar en la Serie, se llevó el liderato de bateo de la justa (18-8, .471), algo al parecer casi siempre destinado a bateadores de la Liga Cubana.  Gus Triandos aportó en fuerza al bate, con par de jonrones y 7 empujadas. Por el Carta Vieja, fue el jardinero izquierdo Guildford Dickens el encargado de encabezar la ofensiva de su equipo (.364) y encargado de disparar los dos únicos jonrones del conjunto panameño, uno de ellos decisivo.

Líderes de bateo

Líderes bateo serie 1955

Roberto Clemente

En lo referido al pitcheo, sobresalieron Bill Greason, con sus dos victorias para el Santurce, además de la sólida presentación de Rubén Gómez en el partido inaugural de la Serie contra el Almendares. Sad Sam Jones igualmente aportó una victoria y un PCL notable (1.50). Por los Navegantes, José Bracho volvió a ser el consistente de siempre (2-0, PCL 0.53), mientras que Cueche tuvo menor suerte, pero aun así mostró clase (1-1, 2.00), no fue así para Monzant, el cual perdió un desafío. Por el Almendares, Hatten estuvo bien dentro de lo que cabe (1-1, 2.00), Gonzalo Naranjo lanzó muy bien el juego que se le encomendó (3.00 PCL), Munger, Donoso y Bowman estuvieron por debajo de sus posibilidades. Bragan no pareció ser muy confiado con los brazos de los lanzadores cubanos, es posible que eso le haya pasado cuenta.  Salivita no lo hizo mal, aparte de que la vida posteriormente demostró que era un mejor lanzador relevista. Por Panamá, Humberto Robinson, con su misión de ganarle a los conjuntos representativos de Cuba. Esta vez a Victor Skystra no se le vio casi lanzar. Ernie Lawrence perdió dos juegos con marcadores muy apretados. Con equipos mejores ofensivamente, Lawrence podría haberse llevado la victoria.

Líderes en pitcheo

Líderes pitcheo serie 1955

De esta forma, el Todos Estrellas quedó conformado de la siguiente manera:

C– Harry Chiti- Santurce
1B– Rocky Nelson- Almendares
2B– Jack Lohrke- Magallanes
3B– Buster Clarkson- Santurce
SS– Don Zimmer- Santurce
LF– Guildford Dickens- Carta Vieja
CF– Willie Mays- Santurce
RF– George Wilson- Magallanes
L–    Emilio Cueche
Bill Greason
Sad Sam Jones

El mejor director fue Herman Franks del Santurce y el MVP correspondió a Don Zimmer.

don zimmer

Don Zimmer

Fuentes

Anon. 1955 Caribbean Series. Baseball-reference.com. https://www.baseball-reference.com/bullpen/1955_Caribbean_Series

Figueredo, Jorge S. 2003. Cuban Baseball: A Statistical History, 1878-1961. McFarland & Company, Inc. Publishers, Jefferson, North Carolina-London. 544 p.

Secades Eladio. 1955. Firmamento de los deportes. Bohemia, 13 febr., pp. 85-88.

Secades Eladio. 1955. Firmamento de los deportes. Bohemia, 20 febr. pp. 83-88

Torres, Ángel. 1997. La leyenda del béisbol cubano: 1878-1991.  Angel Torres Publishing Company. 308 p.

Ulacio Alex. 2014. El “Escuadrón del Pánico” de 1955, cuando Willie Mays vino a Venezuela. Desde el Bull Pen, 7 febr. http://desdeelbullpen.blogspot.com/2014/02/el-escuadron-del-panico-de-1955-cuando.html

 

Escrito por Esteban Romero, 2 abril de 2020

“Dos vidas (2012)”, realidad del pasado y el presente

Lo más importante en el mundo es la familia y el amor.”
John Wooden (1910-2010 entrenador deportivo)

Dos vidas afiche

El tiempo pasa y las historias sobre las operaciones de la llamada Stasi de la Alemania Oriental han quedado al descubierto y sobre esa base han surgido algunos filmes con tramas veraces, entre ellos “La vida de los otros (2006)”, que ha recorrido buena parte de los cines de este planeta, y ahora el film que nos ocupa, “Dos vidas (2012) (Zwei Leben, en alemán), de producción noruego-germana, bajo la dirección de Georg Maas y Judith Kaufmann, con el protagonismo de la experimentada actriz escandinava Liv Ullmann y la alemana Julianne Köhler en el papel principal.

Para los que no conocen que es la Stasi, se les informa que es una forma abreviada de llamar al Ministerium für Staatssicherheit (Ministerio para la Seguridad del Estado) de la desaparecida República Democrática Alemana, DDR o RDA o también llamada Alemania Oriental. La Stasi fue un órgano que llegó a contar con más de 91 mil espìas, además de más de 180 mil informantes civiles (Inoffizielle Mitarbeiter o IM). Toda una red que lograba infiltrar sus agentes en distintas partes del mundo. De hecho, fue creada e inspirada por el KGB de la URSS. La Stasi llegó a acumular una enorme información sobre sus ciudadanos y otros de varias partes del mundo.

Tan pronto el Muro de Berlín cayó en 1989, la Stasi fue disuelta, pero la información acumulada quedó intacta y se corría el riesgo de su destrucción. El pueblo alemán, a sabiendas de esta situación, se lanzó a tomar la sede de los archivos y evitar la desaparición de esos archivos, lo cual tuvo lugar el 15 de enero de 1990. Con esa acción, muchos agentes oficiales e informales quedaron al descubierto, por lo que era menester de muchos de ellos poner su vida en otro lado y esconder su propia identidad, algo que no era nuevo, pues los agentes de las SS hicieron algo similar al término de la II Guerra Mundial.

El presente film es una muestra de los enredos de la Stasi, en este caso en Noruega. Algo de la trama es predecible, como es la suplantación de personalidades desaparecidas con otras, aunque lo importante es conocer como se pudo fraguar todo eso. Luego el juego de sentimientos. Los seres humanos no son robots, sean agentes o no, sienten y padecen, y es ahí donde al final la persona que desea ser sincera, al menos una vez en su vida, decide abrirse y declarar todo lo realizado. Al mismo tiempo, la reacción agria de los seres queridos, engañados en este caso, es algo natural. El valor de la película radica ahí mismo, mostrar los sentimientos, como estos pueden echar abajo cualquier ideología o práctica nociva. Los jefes o instructores de los agentes diseñan a sus discípulos a su manera, pero al final los sentimientos logran sobreponerse a todas esas enseñanzas de fidelidad a una causa de dudoso valor humano.

El filme lo mantiene a uno en vilo todo el tiempo, el enredo no se descubre hasta el mismo final cuando todas las cartas realmente quedan abiertas sobre la mesa. Es posible que algunas partes no queden claras, sobre todo cuando la agente encubierta viaja a Alemania. También surge la duda si la Stasi tuvo fuerza, aún después de disuelta, para tratar de mantener algunos de sus secretos. Los agentes decían que ya ellos no existían, cierto, pero ¿de dónde salían los fondos para su movimiento fuera de Alemania y disuelta la Stasi?

Fuentes

Anon. Dos Vidas (2012). IMDB.com. https://www.imdb.com/title/tt1783422/reference

Román Silvia. 2007. ¿Qué fue la Stasi? ElMundo.es, 14 febr. https://www.elmundo.es/metropoli/2007/02/16/cine/1171580404.html

 

Escrito por Esteban Hernández, 31 marzo de 2020

Los tipos de toques de bola en el béisbol

Juan Pierre es muy peligroso, es capaz de tocar bien la bola
con las bases llenas. Preferiría a Mike Lowell en esa situación.”
Doug Davis (lanzador en la MLB, 1999-2011)

Toque de bola

El gran sabio Albert Einstein afirmaba que el béisbol era deporte inteligente, y no se equivocaba, ya que en el mismo se pueden hacer jugadas inesperadas y cambiar la decoración del juego. Béisbol no es juego solo de fuerza, es deporte de fuerza e inteligencia. Realmente cuando solo se quiere jugar a la fuerza de sus batazos, pierde mucho de su belleza.

En la época actual hay muchos  que critican y hasta abogarían por la supresión del toque de bola. Es cierto que a veces el toque no tiene sentido, pero eso depende del momento y de la anotación del encuentro, para más detalles ver el artículo de este blog “El toque de bola: abuso y omisión (Romero 2017)”.

Históricamente se considera que el torpedero Dickey Pearce fue el promotor del toque de bola, el cual comenzó a popularizarse a partir de la década de los 80 del siglo XIX. No obstante, hubo resistencia para su uso en muchos equipos. Ya iniciado siglo XX se aceptó, sobre todo por el dominio del pitcheo, el cual podía hasta usar la bola ensalivada como lanzamiento.

En cuanto a Pearce, fue pelotero nacido en 1836 en Brooklyn, Nueva York, jugó de 1871 a 1877 en las Mayores, también fungió como director-jugador en 1872 y 1875, a su retiro se dedicó a las actividades de arbitraje de juegos. Pearce aseveró en una entrevista, que él había visto como la pelota caminaba bateado desde distintos ángulos, lo importante era que la bola rodara y no saliera de aire. Practicó el toque repetidamente hasta que lo introdujo como parte de su ofensiva en el juego. El receptor y torpedero Tom Barlow fue otro que le gustó la idea del toque por sorpresa, aunque en honor a la verdad, era un bateador sumamente débil.

Era una época que las vallas de los jardines se hallaban a distancias considerables del home, cuando batear un jonrón era como poner los pies en la Luna. Los Cachorros de Chicago jugaban en un terreno con una distancia de 535 pies entre el home y el jardín central. Los jonrones de aquella época eran más dentro del terreno, por lo que la ofensiva tenía que basarse en velocidad en las bases, donde el toque no quedaba fuera de las jugadas. Hoy vemos que hay jugadores hasta en las Mayores que no saben tocar la bola. Ordenarles hacer algo así es entregar un out seguramente.

El primer principio del toque es que tocas primero y corres después. Tratar de correr antes de entrar en contacto con la pelota crea una desventaja personal, la que por lo general falla. El segundo principio, tocar sobre bolas de strike, de lo contrario toma o acumula la bola en tu conteo. El tercer principio, toca con el primer strike, no te pongas a hacerte el villano. Si te lanzan el strike, toca necesariamente. Si no tocas, te puedes meter en dos strikes y al final caer en la sartén, como decía el gran Bobby Salamanca. Si logras la base, muy bien o mejor que ceder un out.

Vamos a ver los distintos tipos de toques existentes, toda una ciencia al respecto, y lo que nos aconseja los instructores al efecto:

El toque de sacrificio, ese que se realiza a fin de mover un compañero en base, casi siempre en primera. Algunos auxiliares suelen mandar a tocar por sorpresa en ese caso, a otros no, con la esperanza siempre que el cuadro se ponga nervioso y cometa algún error en el tiro o a la hora de fildear. Lo mejor es enseñar el toque en cuanto el lanzador está levantando su pie para lanzar. Como ya se dijo, no se debe dejar pasar el primer strike, ya que sería una oportunidad perdida. Tocar y luego correr, no querer hacer las cosas a la inversa.

En el momento del toque, los ojos deben seguir fijamente todo el tiempo al lanzamiento y cuando este va llegando al home, se alinea la bola con el bate. Se debe retroceder con el bate ligeramente antes que la bola haga contacto, bate rígido provoca un rebote con fuerza y la misma puede ir de aire a manos de unos de los peloteros a la defensa. El toque busca poner la pelota en tierra de nadie, ponérsela incomodo a los defensas, por lo que al retroceder se reduce la fuerza del impacto.  No menos importante es que el contacto sea con la parte inferior del corazón del bate ya que si se le da por la parte superior, la bola saldrá de aire.

En Cuba ha habido buenos tocadores, donde sobresalen Eulogio Osorio y Wilfredo Sánchez, ambos cuando tocaban parecía que ponían la pelota con la mano donde querían.

Toque de arrastre o de sorpresa (drag bunt), que debe realizarse por sorpresa y con rapidez. El bateador debe moverse al frente del borde delantero del plato y encuadrarse para ejecutar el toque. Más que velocidad se debe buscar la forma de colocar la pelota a lo largo de la línea, para el bateador derecho por tercera y para el zurdo por la primera. Para que eso sea realidad, hay que alinear el bate de manera que este forme un ángulo recto con el de tercera base cuando se quiere que corra por la línea de tercera, e igualmente lo inverso cuando lo que se desea es que corra por la de primera. Puede salir a la zona de foul, pero eso no debe desanimar al bateador, nada es perfecto. El buen toque es aquel que el antesalista o el inicialista dejan caminar con la esperanza de que la pelota salga a zona de foul, ya que de otra manera el out es irrealizable.

Hay muchos peloteros de fuerza que pudieran en períodos de slump tocar la bola y embasarse, sobre todo a aquellos que le hacen la formación defensiva en una sola dirección del terreno. Cody Bellinger es uno de esos jugadores que sabe aprovechar tales situaciones, le hacen la formación como bateador zurdo, mientras que él empuja en toque la bola por tercera base y logra hasta dobles.

Toque de empuje (push bunt), uno de los toques de mi predilección. El bateador derecho suele tocar empujando la bola por la parte opuesta de primer base que, si logra pasar al lanzador, hace imposible realizar el out sea por el segunda o el primera bases. El bateador zurdo hace lo contrario, empuja la bola por el lado de tercera, donde nuevamente al ponerla en territorio corto para el antesalista y torpedero, le da la posibilidad de llegar quieto a primera.  Un toque de este tipo por bateador derecho con hombre en primera base, le crea una tremenda dificultad al inicialista en el orden defensivo. Estos toques, bien ejecutados, sacan de paso a la defensa de cualquier equipo. Hay otro toque parecido, toque de puñetazo (slug bunt), que es cuando el bateador toca tempranamente la bola con el antesalista cargado para fildearlo, pero que la pelota sale entre el lanzador y el antesalista en dirección al campo corto.

Con un poco de memoria, creo no equivocarme al decir que Ramón Luna fue el primero que exitosamente usó este tipo de toque de empuje en Series Nacionales de Cuba. Luna era uno de los mejores tocadores que se haya visto en estas lides. Fue líder en sacrificios en la XV Serie Nacional (1975-76), con 5, y en la XX (1980-81), con 10. Los jardineros orientales Oscar Rodríguez y Jorge García Carrión fueron buenos en los toques de empuje también, sin olvidar al activo granmense Roel Santos.

El toque de presión o suicida (squeeze bunt), una jugada agresiva, la que se ejecuta cuando hay corredor en tercera base. Este toque requiere que corredor y bateador estén sincronizados, cuya acción comienza en cuanto el pie alzado del lanzador toca tierra, o sea el corredor sale hace a home y el bateador se encuadra para tocar en ese momento. Si el toque sale, lo más probable es que el corredor logre anotar, pero atención, el bateador tiene que estar atento a su corredor compañero. Vi hace un par de temporadas una jugada nefasta, el bateador se entretuvo, no siguió las señas y el corredor fue puesto out después del lanzamiento que el bateador ni siquiera intentó tocar. Que conste que sucedió en Grandes Ligas y el bateador era un cubano, el corredor venezolano, me reservo sus nombres, aunque el corredor no tuvo culpa. Al final el bateador se ponchó, no hubo anotación y si regaño con razón de parte de su director. Le pasó por estar entretenido en un momento crucial del partido. Lo más ridículo de esto fue que el bateador no quería hablar con su director y este obligó a que lo escuchara.

Fuentes

Anon. 2017. Types of bunt. Valor baseball university. https://valorbaseballuniversity.com/bunting/2017/9/3/types-of-bunt

Coverston Travis. 2015. Swinging Bunt: Baseball Terminology. The baseball journal, 28 dic. http://www.thebaseballjournal.com/terminology/swinging-bunt-baseball-terminology/

Littlefield Bill. 2016. Not dead yet: The unpredictable history of baseball’s bunt. Wbur.com, 21 mayo, https://www.wbur.org/onlyagame/2016/05/21/baseball-bunting-history-mlb-butler.

McKenna Brian. Dickey Pearce. SABR, https://sabr.org/bioproj/person/db8ea477

Romero Esteban. 2017. El toque de bola: abuso y omisión. Deportescineyotros.wordpress.com. https://deportescineyotros.wordpress.com/2017/06/19/el-toque-de-bola-en-el-beisbol-abuso-y-omision/

 

Escrito por Esteban Romero, 31 marzo de 2020

VI Serie del Caribe de béisbol (1954)

No importa lo bueno que su equipo sea, al final perderá
 una tercera parte de los juegos en calendario. No importa cuán
malo sea su equipo, al final ganará una tercera parte de los juegos
 en calendario. Es esa tercera parte la que hace la diferencia.”
Tom Lasorda

Equipo Caguas campeón Serie del Caribe 1954

Equipo Caguas campeón Serie del Caribe 1954

El campeonato de 1953-54 concluyó con la cadena de tres coronas consecutivas del equipo Habana, el cual vino esta vez dirigido por Salvador Hernández, mientras que el Almendares, a base de mucha ofensiva, dirigidos por el ex-receptor-infielder Bobby Bragan, que algunos autores dicen que fue el primer no cubano en realizar la faena de timonel en la Liga Cubana, lo cual no es cierto, ya que con anterioridad, Bill Earle,  Vernon “Lefty” Gómez y Billy Herman habían dirigido a equipos de la Liga Cubana.  A fin de cuentas, Bragan condujo al Almendares a la la victoria, con ventaja de 8 juegos sobre el Cienfuegos y 9 sobre el Habana. La ofensiva almendarista fue liderada por el inicialista Rocky Nelson (.352), campeón de bateo; el segunda base Forrest Jacobs (.319), un Willy Miranda desconocido, quien bateó para promedio de .304; el antesalista Héctor Rodríguez (.290); los tres jardineros, Earl Rapp, Ángel Scull y Sam Chapman, todos montados sobre los .300. Entre el receptor Ray Orteig, Nelson y Rapp conectaron 24 jonrones. Todo ello ayudó a que el pitcheo, basado en los brazos de Cliff Fanin (13-4), Jim Walsh (8-3), Conrado Marrero y Joe Hatten, ambos con registros personales de 7-5, pudieran ganar con suficiente ventaja frente a sus adversarios. De hecho, la temporada se fue de un solo lado desde temprano. El Almendares sufrió un primer percance cuando los Cardenales de St Louis ordenaron el regreso de Rocky Nelson al entrenamiento primaveral. Su lugar fue ocupado por el inicialista cubano Julio Bécquer Villegas del Marianao, el que había bateado para promedio de .296 en la temporada. Como lanzador de refuerzo se llevaron al zurdo Clarence Iott (8-4) del Habana, no muy convincente para la justa que se avecinaba.

Ray Orteig

Ray Orteig

A pesar de la amenaza azul, el favorito volvía a ser el conjunto boricua, esta vez representado por los Criollos de Caguas, que venía dirigidos por su director-receptor. Mickey Owen, famoso por haber sido el cátcher regular de los Dodgers de Brooklyn en la Serie Mundial de 1941 contra los Yankees, quien recibió a sus lanzadores en los primeros cinco juegos, además se hizo famoso cuando en el cuarto juego, que iba 4-3 a favor  de los Dodgers, dejó el caer el tercer strike sobre el bateador Tommy Henrich, quien quedó con vida y permitió a los Yankees anotar 4 carreras para finalmente lograr la victoria 7-4 y luego ganar los siguientes juegos para llevarse la serie mundial. Owen murió en julio del 2005 debido a Alzheimer, que le aquejó por un largo tiempo. En el sexto partido de esta Serie del Caribe, Luis St Claire fue el cátcher. En ese equipo militaban dos jardineros de Grandes Ligas, uno era el boricua-neoyorquino Manuel “Jim” Rivera y el otro era Hank Aaron, el que no pudo asistir a la serie debido al inicio del entrenamiento primaveral de su equipo. Así y todo, Caguas traía un buen conjunto a base Víctor Pellot en 1B, Jack Cassini en 2B, Rance Pless en 3B, Félix Mantilla en SS, Rivera, Jim Howerton y Luis “Canena” Márquez en los jardines, mientras que en su pitcheo estaban Rubén Gómez, Luis “Tite” Arroyo, el dominicano Chichi Olivo, Corky Valentine, Brooks Lawrence y Jack Sanford. No lucía tan temible como el Santurce de 1953, así y todo, era un conjunto muy integral.

George Raft con los del Almendares

George Raft, actor de cine y uno de los entes ligados al juego en la Habana, visitó al Almendares en su estancia en Puerto Rico.

Luis "Camaleón" García

Luis “Camaleón” García

La Serie comenzó el 18 de febrero de 1954 en el parque Sixto Escobar de San Juan de Puerto Rico. El partido inaugural fue a base de Venezuela contra Cuba, que decepción, primera derrota cubana a manos de un conjunto venezolano en estas justas después de 10 victorias consecutivas. El Almendares arrancó en punta y logró anotar sus 5 carreras en las primeras cuatro entradas, pero el zurdo Hatten flaqueó en el octavo y llegó la sorpresa con cohetes de Johnny Temple, Wally Moon, Camaleón García y Luis Oliveros buenos para empujar las 6 necesarias para llevarse el triunfo. El noveno inning no se jugó por haber rebasado el límite de tiempo este desafío. Junior Walsh cargó con la derrota, mientras que Howie Fox salvaba el desafío. El Almendares reclamó este juego al alegar que Luis Oliveros, el hombre que disparó el hit decisivo, no estaba en la lista de los elegibles para participar en la actual serie. Una extraña reclamación, la que al final no prosperó. Oliveros jugó toda la temporada con el Pastora en Venezuela.

A segunda hora el Carta Vieja dio otra sorpresa al vencer al Caguas 4-1, partido en el que el zurdo Victor Stryska logró dominar a los boricuas a lo largo del partido. Así que dos favoritos y ambos vencidos en jornada inaugural.

En la siguiente jornada, el Almendares no creyó en los envíos del panameño Humberto Robinson, al que apabullaron tempranamente. El equipo cubano disparó 16 incogibles y anotó 13 carreras, mientras que Conrado Marrero amarraba bien cortico a los panameños, a quienes blanqueó, concedió un boleto y los dejó en cinco hits.  El receptor Ray Orteig del Almendares disparó dos jonrones e impulsó 6 carreras, mientras que Julio Bécquer conectaba doble y par de sencillos en 4 veces al bate.  En el siguiente desafío, duelo entre los lanzadores Rubén Gómez del Caguas y Thornton Kipper del Pastora. Venezuela arrancó con 2 carreras en la cuarta entrada producto de jonrón de Camaleón García, pero el Caguas empató en el sexto y anotó la decisiva por hit de Jim Rivera, sacrificio y fly a lor jardines que lo llevó a tercera, para luego anotar a causa de un enredo con la pelota de parte de Camaleón García, todo eso ocurrido en la octava entrada. Los boricuas batearon 7 hits y los de Venezuela 5, en realidad fue un buen juego de béisbol.

La siguiente jornada trajo un Pastora impetuoso ofensivamente, al anotar 9 carreras producto de 7 incogibles y 5 errores de la defensiva del Carta Vieja. El derecho Ramón Monzant cubrió toda la ruta y se llevó la victoria. El jardinero y futuro bigleaguer Billy Queen jonroneó en este juego, además de la ofensiva de Camaleón García.

El plato fuerte fue a base de Caguas contra Almendares, otro buen duelo entre el derecho afro-estadounidense Brooks Lawrence del Caguas y el zurdo Cliff Fannin del Almendares. En la segunda entrada, el jardinero central Chapman disparó jonrón y eso fue todo lo que logró anotar el conjunto cubano. Los boricuas anotaron 3 en el inning de la suerte, donde hubo par de jonrones, uno del jardinero Bill Howerton y otro del antesalista Rance Pless, para llevarse su segunda victoria. Ambos equipos batearon 6 hits.

Sam Chapman

Sam Chapman

El domingo 21 de febrero comenzó la segunda vuelta de este interesante torneo. Esta vez no hubo sorpresa, Almendares venció al Pastora 4-1 mediante pitcheo del zurdo Clarence Iott, tomado como refuerzo y con muchas dudas respecto a su efectividad en estas lides tan cortas. Iott no decepcionó y dominó a la hora buena, ya que permitió 9 imparables de los venezolanos. Nuevamente el juego fue detenido una vez concluida la octava entrada por haber rebasado el límite de tiempo.

Clarence Iott

Clarence Iott

En el segundo turno de esa jornada dominical, otro juego fuerte y emocionante, empatados a tres llegaron al noveno. El Caguas había anotado 3 en el primer tercio del juego, pero los panameños respondieron con 1 en el cuarto y 2 en el octavo. Entre las anotaciones de Panamá hubo jonrón de Ray Dabek. Abrazados estuvieron hasta el undécimo cuando Caguas anotó 3 carreras. El pitcheo boricua se comportó a gran altura mediante envíos del relevista derecho dominicano Diomedes “Chichi” Olivo, quien sustituyó al abridor Jack Sanford, y luego del experimentado Luis “Tite” Arroyo. Humberto Robinson nuevamente cargó con la derrota al permitir las 3 decisivas de este desafío.

Almendares no se podía permitir más derrotas si realmente aspiraba a llevarse el triunfo, pero eso no le importaba al Carta Vieja, que con el derecho Bill Hockenbury en la lomita, venció al Almendares 5-1, con derrota para el derecho Bob Muncrief. Hockenbury lanzó de maravillas, mantuvo a la artillería del Almendares silenciada completamente durante las 5 primeras entradas del juego solo permitió 2 hits a la fuerte ofensiva de los alacranes. En la cuarta entrada, Carta Vieja anotó las dos que decidirían el partido, donde se combinaron doble de Bobby Prescott, hit impulsor de Tuminelli, quien robó la segunda, passed ball del receptor Emilio Cabrera, sustituto de Orteig, el que sufrió fractura de uno de sus dedos, y error del jardinero Earl Rapp.

Con la derrota cubana, al Caguas le bastaba con ganarle al Pastora en el siguiente juego. Los boricuas no decepcionaron, ganaron fehacientemente 7-1. El derecho Corky Valentine dejó en cinco incogibles a los venezolanos, mientras que la ofensiva del Caguas anotaba 5 en el primer tercio a costa del perdedor Ralph Beard.

La última jornada de la serie fue de puro trámite para Puerto Rico, pero no así para el resto de los conjuntos que luchaban por ubicarse en la segunda posición. Al final hubo empate, ya que Carta Vieja venció 2-1 al Pastora, con dominio nuevamente de Víctor Stryska, mientras que el Almendares le anotó 4 en la misma primera entrada a Chichi Olivo y Junior Walsh caminaba toda la ruta, para finalmente vencer al Caguas 4-2.

La tabla de posiciones quedó como aparece a continuación.

Tabla posiciones serie 1954

Como comentario adicional, se puede decir que Puerto Rico mereció la victoria, su cuerpo de pitcheo solo permitió 10 carreras limpias en los 6 desafíos en que participó. La ofensiva, sin ser la de la V Serie (1953), fue la suficiente para lograr las victorias. Por primera vez un pelotero no cubano se llevaba el liderato de bateo, fue el caso de Manuel “Jim” Rivera, quien promedió .400. Rivera estaba entonces en ascenso, había debutado con los Carmelitas de St Louis en 1952, luego pasó a los Medias Blancas de Chicago, con los que se mantuvo hasta 1961. Su ofensiva en esta serie le hizo merecedor del MVP de la justa. No menos importante fue la ofensiva de Víctor Pellot, quien promedió .348 y del camarero Jack Cassini (.333), quien había jugado 5 temporadas anteriormente en la Liga Cubana, una con el mismo Almendares y luego 4 con el Cienfuegos.  Los lanzadores Corky Valentine, Brooks Lawrence, Rubén Gómez, además del relevista Tite Arroyo brillaron en sus presentaciones. Arroyo lanzó 7.1 en tres apariciones que limitaron la ofensiva rival.

Jim Rivera

Jim Rivera

El Almendares, si bien no decepcionó, tampoco lució lo que se esperaba. Su ofensiva estuvo menguada a falta de Rocky Nelson. Es justo destacar que los jardineros Sam Chapman (.391) y el matancero Ángel Scull (.391) estuvieron a la altura de las expectativas. Lo mismo se puede decir del pitcheo de Conrado Marrero y el refuerzo Clarence Iott, mientras que Fannin y Muncrief no lograron el resultado deseado.

Carta Vieja quedó empatado con el Almendares, conjunto que adoleció de baja ofensiva, con las excepciones del veterano Joe Tuminelli (.391) y del jardinero Bob Prescott (.381). Sin embargo, contó con un pitcheo magistral de parte del derecho Víctor Stryska, quien registró PCL de 0.50 en 18 entradas lanzadas.

Pastora luchó, pero no llegó, y se tuvo que conformar con el cuarto lugar. Camaleón García (.348) fue el principal baluarte de la ofensiva venezolana, quien se llevó el liderato de empujadas (9). Los lanzadores Monzant y Beard se llevaron una sonrisa per cápita, mientras que Emilio Cueche mostró su valor como apagafuegos al lanzar 8.1 y registrar PCL de 1.11.

Líderes BateoLíderes bateo serie 1954

Líderes PitcheoLideres pitcheo serie 1954

Todos Estrellas serie 1954

Como ya se dijo Jim Rivera se llevó el MVP de este torneo.

Fuentes

Anon. 2020. 1954 Caribbean Series. Baseball-reference.com https://www.baseball-reference.com/bullpen/1954_Caribbean_Series.

Figueredo, Jorge S. 2003. Cuban Baseball: A Statistical History, 1878-1961. McFarland & Company, Inc. Publishers, Jefferson, North Carolina-London. 544 p.

Kako Vázquez Edwin. Serie del Caribe 1954 Puerto Rico. 1800 Béisbol. https://www.1800beisbol.com/baseball/deportes/serie_del_caribe/serie_del_caribe_1954_puerto_rico/

Secades Eladio. 1954. Un mirador en el firmamento de los deportes. Bohemia, 21 febr. pp 86-87.

Secades Eladio. 1954. El mejor equipo ganó la Serie del Caribe. Bohemia, 28 febr. pp 86-88.

Secades Eladio. 1954. Puerto Rico logró el campeonato de la Sexta Serie del Caribe al vencer a Venezuela con score de 7 a 1.  Diario de la Marina, 23 febr., pp 18.

 

Escrito por Esteban Romero, 28 marzo de 2020

 

La vida de Lucky Luciano y su paso por la Habana

En esta vida, lo único importante es no ser nunca el muerto”.
Lucky Luciano

Lucky Luciano

La figura de Salvatore Lucania, más conocido como Charles “Lucky” Luciano, es muy popular, sobre todo por su presencia en muchos filmes con tramas mafiosas. En realidad, fue el jefe más poderoso que haya tenido el crimen organizado en los EE.UU. durante buena parte de las décadas de los 30 y los 40.

Luciano nació el 11 de noviembre de 1896 en Lercara Friddi, Sicilia. A la edad de 6 años emigró con su familia a los EE.UU. Su llegada fue por la isla de Ellis. Su padre era albañil y la familia se asentó en la ciudad de Nueva York. Su vida en la Gran Manzana fue la de juntarse con pandilleros asiduos al robo de cualquier cosa. El niño Salvatore aprendió pronto el oficio, a los 10 años practicaba atraco, robo en tiendas y extorsión, todo lo cual preocupaba a su padre, el que le buscó un empleo en una fábrica de sombreros, donde lo que ganaba se lo gastaba jugando en un garito. Aprendió temprano el oficio y a los 16 años cumplió 6 meses en prisión por venta de heroína. Fuera de la prisión, ya apodado Lucky por la suerte en los juegos, hizo grupo con otros futuros notables gánsteres, entre ellos el judío Meyer Lansky y su coterráneo Frank Costello.  Tan destacado era Luciano que Giusseppe Masseria no dudó en reclutarlo en su pandilla de delincuentes. Su ascenso fue impresionante al convertirse en segundo al mando de ese grupo, muy dedicado al contrabando de licores, prostitución y narcotráfico. A la vez que ascendía aparecían sus rivales, fue por eso que estando en Staten Island fuera secuestrado por cuatro hombres en un automóvil, golpeado, apuñalado repetidamente con un picahielo y le cortaron la garganta de oreja a oreja. Luciano no dijo nada de sus secuestradores a la policía, a los que él personalmente conocía.

En Nueva York operaban cinco familias mafiosas y su rivalidad aparecía con frecuencia. Masseria se creía rey de los mafiosos en la ciudad, realmente lo era, solo que su lugarteniente Luciano tenía otras ideas y proyecciones. En el período de 1930-31 estalló una guerra entre los grupos mafiosos de Masseria y Salvatore Maranzano, de la cual Luciano se aprovechó al invitar a su jefe, Masseria, a un almuerzo y luego asesinarlo. Según relata Cervera (2018), el asesinato ocurrió al mediodía del 15 de abril de 1931, en el restaurante el Nuevo Villa Tammara de Nueva York. Masseria fue abandonado en un momento por sus guardaespaldas a la vez que Luciano disparaba sobre el cuerpo de su jefe, o sea una escena que ya hemos visto en alguna que otra película sobre la mafia. Así Luciano servía en bandeja la cabeza de su jefe a Maranzano, cuyas ideas eran similares a las de Masseria, los que solo confiaban en personal italiano y si era siciliano mucho mejor. Luciano entendía que las capacidades del negocio del crimen no tenían por qué limitarse a personas de una sola nacionalidad. Por eso entró en contacto con mafiosos judíos como Bugsy Siegel y el mencionado Lansky, sin dejar a un lado a poderosos italianos como Vito Genovese, Albert Anastasia y Joe Adonis.

Una vez eliminado Masseria, Maranzano decidió organizar una reunión cumbre a la cual asistirían representantes de las cinco familias operantes en Nueva York y hasta incluso de otros estados de la Unión. Maranzano pidió paz y cooperación a la vez que nombraba a Luciano jefe del grupo de Masseria. Como ven, otra escena vista en película.  Luciano, ambicioso al fin, no tenía idea de detenerse, su objetivo era convertirse en capo di tutti, fue así que, en combinación con la mafia judía, logró eliminar físicamente a Maranzano, quien se consideraba capo di tutti i capi (jefe de todos los jefes) en la ciudad.

Su ascenso continuó, ya era el capo supremo, y parejamente aumentaba su fortuna. En 1927 era todo un millonario con su cara marcada por la viruela que sufrió a su llegada a EE.UU. Así y todo, gustaba de la música clásica, muy parecido a su colega Al Capone en Chicago, al igual que las obras de arte y las bellas mujeres. Sin embargo, se equivocó al enamorarse de la hija de un policía, el que le dio una buena tunda y le lesionó su ojo derecho, lo que le obligó a usar gafas para esconder su defecto.

En 1935 tuvo un gran tropiezo cuando el fiscal Thomas Dewey logró evidencias suficientes sobre los manejos de la prostitución, muchas veces con chicas de corta edad, la extorsión permanente, el tráfico de drogas y otros cargos, que valieron para condenar a Luciano a una pena de 30-50 años en la prisión de Clinton en Dannemora, Nueva York, en 1936.

Era hacerlo prisionero, pero nada detenía su acción criminal desde la misma cárcel. Mandaba órdenes de aquí para allá. Para su suerte, el lujoso Crucero Normandie explotó en el puerto de Nueva York, por lo que la inteligencia naval estimó oportuno pedir ayuda a Luciano a fin de asegurar la seguridad en los muelles. Bastó que el siciliano ordenara el fin de los sabotajes en los muelles. Por esa razón fue liberado en 1946 y deportado a Roma.

Como no era hombre de quedarse quieto en su país natal, en 1946 decide comenzar sus acciones en la Habana, adonde llegó procedente de Río de Janeiro el 2 de octubre. Su llegada fue en Camagüey, de donde se trasladó a la Habana. Allí organizó, conjuntamente con Meyer Lansky, una reunión en la planta alta del hotel Nacional, parecida a una cumbre, de los líderes de la mafia estadounidense y la Cosa Nostra siciliana, en la que participaron los primos de Al capone, Rocco y Joseph, los hermanos Fischetti, Frank Costello y Umberto Anastasia entre otros invitados. La reunión tuvo lugar el 22 de diciembre de 1946. Un personaje muy conocido por todo el mundo, el cantante italo-americano Frank Sinatra fue el encargado de amenizar con sus canciones en las noches, a la vez que hacía llegar un millón de dólares a Luciano, algo que fuera confirmado por el mismo FBI de EE.UU. En esa reunión se tomó una importante decisión asesinar al mafioso judío Bugsy Siegel, quien en esos momentos construía el hotel Flamingo en la Habana. Para suerte del condenado, su ejecución demoró algo y se materializó el 20 de junio de 1947 en los Ángeles. Otra decisión fue crear toda una red de tráfico de heroína.

En la Habana, Luciano estuvo albergado en una suite en el octavo piso del Hotel Nacional, aunque también tenía una residencia en Miramar con terrazas sobre el mar. El siciliano continuó siendo el putañero de siempre, campeaba a su antojo. El presidente Grau San Martín, uno de los mandatarios cubanos que más acción permitiera a las pandillas criminales en el país, se hacía el sordo cuando el gobierno de EE.UU. le señalaba la presencia de Luciano en la Habana. El jefe mafioso solía fotografiarse con jóvenes bellas y lo hacía sin preocuparle mucho.

Según Bianchi Ross (2007), en Cuba, Luciano tenía entre sus amistades al senador Paco Prío, hermano del futuro presidente de la República, Carlos Prío; a Pablo Suárez Aróstegui, esposo de una de las sobrinas del Presidente Grau; Indalecio Pertierra, dueño del hipódromo y del cabaret Montmartre, hombre influyente que le proporcionó guardaespaldas cubanos a Luciano. El jefe mafioso invirtió mucho dinero y compró legisladores, jueces y oficiales de policía, a los que invitaba a sus fiestas y le regalaba lo inimaginable.

Como el presidente Grau no tenía la menor intención de entorpecer la actividad de Luciano, el gobierno estadounidense suspendió el envío de medicinas a Cuba, medida severa que puso a pensar al presidente y a su vez galeno, por lo que no le quedó más remedio que detener a Luciano e internarlo en el campamento de Tiscornia, donde le arreglaron un expediente a fin de expulsarlo del país.

Todas las pistas indican que por detrás de esta detención y deportación estuvo la mano de Meyer Lanski, quien se convirtiera en dueño absoluto del crimen organizado en la Habana. A Luciano le tocó su turno, solo que no murió como sus antecesores Masseria y Maranzano.

A su regreso a Italia, lideró la campaña electoral de los liberales sicilianos, organizó el atentado de asesinato del presidente de Panamá Remón Contrera ocurrido el 2 de enero de 1955, algo no confirmado, pero sí sospechado. Luego se dedicó a escribir sus memorias y en su megalomanía decidió que las mismas podían ser llevadas al cine. Para su felicidad, muchos actores han interpretado el papel de este personaje tristemente célebre, incluso hay un film de 1973 que lleva su nombre por título, que fuera dirigido por Francesco Rossi, mientras Gian-Maria Volonte interpreta el papel de Luciano.

Murió de infarto el 26 de enero de 1962 en el aeropuerto Capodichino de Nápoles. Su muerte ocurrió de forma extraña, algo que nunca se ha aclarado. Sus restos fueron, por propio deseo, sepultados en el cementerio de la Catedral de St John en Queens, Nueva York.

Fuentes

Alfaro Julio. 2017. ¿Por qué mataron a Remón?, una pregunta recurrente. La Estrella de Panamá, 31 dic. https://www.laestrella.com.pa/nacional/171231/remon-mataron-pregunta-recurrente

Amiguet Teresa. 2012. La misteriosa muerte del legendario capo “Lucky” Luciano. La Vanguardia, 16 enero. https://www.lavanguardia.com/hemeroteca/20120126/54244606671/la-misteriosa-muerte-del-legendario-capo-lucky-luciano.html

Anon. 2015. Luciano, Lucky. Encyclopædia Britannica. Encyclopædia Britannica Ultimate Reference Suite.  Chicago.

Bianchi Ciro. 2007. Luciano en persona. 6 marzo.  https://wwwcirobianchi.blogia.com/temas/personajes/pagina/6/

Cervera César. 2018. La traición de Lucky «Luciano» al mafioso más grosero que ha conocido Nueva York. ABC.es 19 enero. https://www.abc.es/historia/abci-traicion-lucky-luciano-mafioso-mas-grosero-conocido-nueva-york-201801171551_noticia.html?ref=https%3A%2F%2Fwww.google.com%2F

Largo Gontzal. 2008. Cuando la Habana era de la Mafia. Diario Vasco, 25 agosto https://www.diariovasco.com/20080825/gente/cuando-habana-mafia-20080825.html

Reyes Ortiz Igor. 1994. Lucky Luciano en el Malecón. El País, 18 agosto. https://elpais.com/diario/1994/08/18/internacional/777160813_850215.html

 

Escrito por Ricardo Labrada, 25 marzo de 2020

“Serpico (1973)” y la corrupción policial

La corrupción policial se basa en mirar para otro lado y
proteger a alguien, pero no hace su trabajo.”
Anon.

Serpico afiche

Hace buen rato había visto esta película de producción italiana, estrenada en 1973, dirigida por Sidney Lumet y con el excelente protagonismo de Al Pacino, pero por esas cosas me dio por volverla a ver, además de revisar el comentario que había enviado años antes como crítico en la Base Internacional de Datos de Cine (IMDB.com) sobre este filme, cuya trama está basada en la biografía del policía de referencia.

Se puede decir que policías como Francesco Vincent Serpico no son muy frecuentes, sobre todo en aquellos ambientes donde dinero y droga campean por su respeto. Frank o Paco, como así también le llamaban, es un italo-americano, cuyos padres napolitanos le dieron buena educación formal, valores de respeto muy fieles a sus creencias cristianas. Al llegar a la policía se creyó haber llegado al órgano supremo de imponer justicia, pero el mito poco después se desplomó.

No es nada nuevo saber que los cuerpos de policía en muchos lugares son sobornados, son ellos los que dan vida a la mafia muy estrechamente vinculados a los poderes políticos locales. Senadores, representantes, jueces, jefes de órganos policiales, en fin, un tejido extenso y complejo, donde cada cual trata de sacar su tajada. Tampoco faltan los corderos, aquellos que distribuyen la “medicina”, casi siempre lumpen de familias pobres o miserables, que son los que pagan al final los platos rotos. Son ellos los que van a la prisión, mientras que los corruptos les condenan por haber violado las leyes. Paradójico pero cierto.

Serpico se opuso a toda esa podredumbre, jamás la aceptó y las consecuencias eran de esperar. Enredado sin haber hecho nada delictivo, se vio amenazado de vida, al final, después de sufrir física y moralmente, decidió tomar otro rumbo en la vida, ya que luchar contra ella solo no es nada gratificante. En nada cambió la medalla que se le concedió por sus extraordinarios servicios, de hecho, la rechazó y tomó un nuevo rumbo en su vida lejos de la patria que le vio nacer.

Cualquier lector puede decir que el problema está en los EE.UU. o en Nueva York, lo cual es un error. En varios lugares del planeta hay policía corrupta y que poco hace por imponer justicia. Desgraciadamente la propia corrupción gubernamental a cualquier nivel, municipal, provincial o estatal, viralmente contamina a los órganos de represión y provoca estas situaciones.

 

Escrito por Esteban Hernández, 24 marzo de 2020, con información consultada en IMDB.com

 

 

V Serie del Caribe de béisbol (1953)

Cuando les hablo a los peloteros latinos en la actualidad, muchos no
tienen idea del trabajo que pasamos en el pasado para triunfar.”
Orlando Cepeda (miembro del Salón de la Fama de Béisbol)

Nota: Se hizo una pausa en la redacción de artículos sobre las series del Caribe con el fin de recopilar informaciones sobre el tema

Equipo PR campeón serie del Caribe 1953

Santurce, campeón Serie del Caribe (1953)

La temporada de 1952-53 de la Liga Cubana terminó con victoria para los Leones del Habana, dirigidos por el eterno Miguel Ángel González, quien se le vio por última vez como timonel del equipo que fuera su propietario.

El Habana trajo una artillería de todas las dimensiones, encabezada por Pedro Formental, Edmundo Amorós y Lou Klein. El primero lideró el departamento de dobles (18), bases por bolas (50) y empujadas (57). Por su parte, Amorós bateó para astronómico .373 (220-82) y llevarse el liderato de bateo, mientras que Lou Klein dejaba record de 16 jonrones para una justa invernal cubana.

El Habana tuvo la oposición acostumbrada de los Alacranes, los que quedaron en tercer lugar, ya que los Tigres de Marianao empataron y se llevaron el segundo lugar. Ambos equipos quedaron a 6 juegos de los Leones. En el caso del Marianao hubo dos jugadores que sobresalieron. El primero de ellos es el siempre recordado Orestes Miñoso, quien estableció record de 67 anotadas en estos campeonatos, co-lideró también triples (5), bases robadas (13) y promedió .327 (266-87) ofensivamente. El otro destacado fue el novato del campeonato, Miguel Fornieles, quién ganó 12 juegos y lideró el departamento de PCL (2.33).

Así que el Habana ganaba su tercer cetro consecutivamente en la década de los 50 e iba a revalidar su título de campeón de la Serie del Caribe 1952 jugando en terreno propio.

En la confianza está el peligro, aunque no es de creer que un hombre con tantas horas de vuelo en la pelota profesional como el reglano Miguel Ángel, se haya confiado y mucho menos viendo la clase de equipo que Puerto Rico traía a este evento.

Como siempre ocurre, días u horas antes de comenzar el evento en la Habana, Miguel Ángel recibía la noticia que ni él lanzador italo-brookliniano Mario Picone, ni el receptor Dick Rand podían participar en la Serie del Caribe. La negativa con Picone venía de los Gigantes de Nueva York, puro egoísmo, Picone a fin de cuentas lanzó en la temporada de 1953 con los Molineros de Minneapolis de la Asociación Americana, mientras que Rand era el receptor de reserva de los Cardenales de St Louis, quien jugó en sólo 9 partidos de la Liga Nacional en 1953.

Enseguida los expertos, esos que se sobran en nuestra pelota cubana, aconsejaron a Miguel Ángel que llevara a Rafael Noble como receptor, hombre de fuerza al bate y experiencia detrás del plato, y al novato Miguel Fornieles en lugar de Picone. Los consejos muy valiosos, pero Miguel Ángel es de aquellos que tienen su propia opinión y muy difícil de cambiarla. El reglano llamó directamente a los gerentes de los dos equipos de la Liga Nacional involucrados. Sabía lo que hacía, ya que había jugado en ambos conjuntos y tenía estrechas relaciones con ellas. Bastó esa llamada y asunto solucionado, Picone y Rand se quedaron.

Mario Picone y Dick Rand

Mario Picone y Dick Rand

El conjunto cubano tenía un trío de jardinero muy ofensivo con Formental y Amorós en las esquinas y Bob Usher en el central, mientras que en la reserva estaban Alejandro Crespo y Oscar Sardiñas. En el cuadro no le faltaba nada, Bert Haas en 1B, la araña Jorgensen en segunda, Lou Klein en tercera y Damon Philllips como torpedero, Rand era el receptor secundado por el experimentado Andrés Fleitas e Isaac Seoane. El cuerpo de lanzadores venía con Bob Alexander, Adrián Zabala, Jiquí Moreno, Gilberto Torres, el ya mencionado Picone, Limonar Martínez, John Thompson y Carlos “Patato” Pascual entre otros.

Los boricuas traían un Santurce que metía miedo, dirigido por el torpedero Buster Clarkson, nada del otro mundo ni en la posición, ni como director, pero con suficiente experiencia para conducir un equipo que por momentos lucía más una selección de estrellas de Ligas Negro que un seleccionado boricua. Así la receptoría era defendida por Joe Montalvo, la inicial por Pepe St Clair, el versátil Dodger Junior Gilliam en segunda, el entonces joven Víctor Pellot-Power en la antesala y Clarkson en el campo corto. En los jardines, Willard Brown y Bob Thurman, palabras mayores en las Ligas Negro, además de Luis “Canena” Márquez. El staff de pitcheo era a base de Santiago Pantalones, un verdugo para los cubanos; el apodado Cuna, Ellis Ferguson “Cot” Deal, Alva “Bobo” Holloman, Roberto Vargas y Rubén Gómez.

Panamá repitió con el Chesterfield, otra novena cuajada de peloteros estadounidenses, bajo la dirección de Stanford Graham, con Calvin Byron C, el cubano Roberto Fernández Tapanes en la inicial, Pablo “Manito” Bernard en segunda, Clyde Parris en tercera y Frank Austin en el SS. Joe Tuminelli aparecía como reserva de este cuadro. Los jardineros principales fueron Bobby Prescott, Dave Roberts y Nat Pepples. Los lanzadores fueron los panameños Humberto Robinson, otro que gustaba ganarles a los cubanos; Patricio Scantlebury, Alberto Osorio, además de Peter Nicolis, Hisel Patrick y Johnny Hagler.

Venezuela venía dirigido por el inmortal Martín Dihigo, donde Piper Davis y Guillermo Vento corrían con la receptoría, Lloyd Gearhart en 1B, Henry Schenz 2B, Pompeyo Davalillo 3B y Chico Carrasquel SS. Mitt Nielsen, Dalmiro Finol y Gale Wade fueron los jardineros regulares. Entre los lanzadores se destacaban José “Carrao” Bracho, Mono Zuloaga, Dick Starr y Charles Bishop.

El torneo fue inaugurado con juego entre Panamá y Puerto Rico el 20 de febrero, donde la artillería boricua se dio banquete al conectar 14 hits y anotar 15 veces para llevarse victoria de 15-6, con victoria para Rubén Gómez y derrota para Hisel Patrick. Víctor Pellot conectó lo que fue el batazo más largo de la justa, un enorme cuadrangular, lo imitó en esta faena el mismo Rubén Gómez con otro cuatriesquinazo.  A segunda hora los Leones del Habana comieron Leones de Caracas, juego realmente de batazos, donde los de Cuba anotaron 10 contra 7 de los venezolanos. Carlos “Patato” Pascual, en rol de relevista, se llevó la victoria.

Al siguiente día, nuevamente los boricuas se llevaron la victoria, esta vez sobre el Caracas con anotación de 7-4. Bobo Holloman se llevó la victoria con la ayuda del cerrador Ellis Ferguson “Cot” Deal, juego en el que Willard Brown conectó su primer jonrón y Junior Gilliam lo imitaba, mientras que Dalmiro Finol la desaparecía por el Caracas. En este partido se conectaron 25 incogibles, 13 por parte de los vencedores. A segunda hora, Mario Picone demostró por qué Miguel Ángel insistió en tenerlo en su staff, al caminar toda la ruta y derrotar 6-1 al Chesterfield de Panamá. Lou Klein disparó jonrón en este juego, mientras que la derrota era para el zurdo Pat Scantlebury.

El domingo 22 de febrero se cerraba la primera vuelta de esta serie. El derecho Charlie Bishop del Caracas pintaba de blanco a los panameños y estuvo a punto de logra el cero hit, cero carreras. La anotación final fue de 3-0, con 5 hits conectados por Venezuela y 1 de Pablo Bernard por Panamá. El plato fuerte llegó en el segundo juego de esta jornada, con dos equipos invictos. El Habana salió con ínfulas y anotó una en el segundo inning, pero el Santurce empató en esa misma entrada y una después tomaba ventaja de 3-1, la que se mantuvo a puro Pantalones hasta que el Habana anotó 4 carreras en la octava y novena entradas. No obstante, esa ventaja no fue preservada por Patato Pascual, a quien los boricuas le anotaron 3 en el noveno para dejar al Habana al campo y con derrota de 6-5. El inicialista Bert Haas jonroneó por el Habana y Willard Brown hizo otro tanto por el Santurce.

En la segunda vuelta, Santurce continuó con su racha victoriosa, al vencer a Panamá 6-3. La ofensiva de Panamá conectó 14 hits contra 13 de los boricuas, pero no lograron aprovechar los hombres en base que tuvieron. Alberto Osorio fue el lanzador castigado y perdedor de este desafío, mientras que Cot Deal se llevaban su segunda victoria, todo un caballo de hierro en este torneo. El director y torpedero Clarkson del Santurce cometió dos errores en este partido, por cierto, las únicas marfiladas de este conjunto en esta serie. El Habana volvió a comer leones de Caracas, la victoria fue con anotación de 6-4 a la cuenta de Bob Alexander. Los bateadores del Habana conectaron 14 incogibles por cinco los perdedores.

Llegó el martes 24 de febrero, era el penúltimo día del calendario de la serie. Una victoria boricua y una derrota cubana, chirrín chirrán, como decía el difunto Bobby Salamanca. Eso mismo fue lo que sucedió. Bobo Holloman lanzó sin problemas para ganarle a Venezuela 9-2. La ofensiva boricua fue a base de 13 incogibles incluido jonrón de Willard Brown y del receptor Joe Montalvo, mientras que a segunda hora el Habana caía sorpresivamente contra el Chesterfield de Panamá 5-3. Nuevamente Humberto Robinson fue el verdugo con ayuda de relevo decisivo de Pat Scantlebury. Cuba bateó más (11 hits) pero aprovechó menos. Los panameños dispararon 10 incogibles incluido jonrón de Bobby Prescott. Si Cot Deal se convirtió en el lanzador victorioso del torneo, Patato Pascual fue lo inverso al archivar su segunda derrota en la serie.

La última jornada fue para completar el calendario, ya nada cambiaba respecto a los dos primeros lugares. Así Panamá aseguró la tercera posición al vencer al Caracas 3-2, juego ganado por Scantlebury y derrota para Carrao Bracho. El jardinero Peeples conectó de jonrón este desafío. En el juego del cierre de la serie, nuevamente Santurce impuso su clase al vencer al Habana 7-3. El pitcheo habanista flaqueó al permitir 16 imparables de los bateadores del Santurce, donde se incluyó el segundo jonrón de Junior Gilliam y el cuarto de Willard Brown (líder). Roberto Varga se llevó la sonrisa y derrota para John Thompson

La tabla final de posiciones aparece a continuación.

Tabla final de posiciones

Junior Gilliam

Junior Gilliam

Los líderes ofensivos más destacados fueron Willard Brown, el que acaparó varios departamentos, además de promediar .417 en esta justa. El cubano Pedro Formental fue líder en hits conectados, triples y en promedio de bateo. En el área de pitcheo sobre salieron los lanzadores Alva Holloman y Cot Deal del Santurce. No en balde este equipo ubicó 5 jugadores en el Todos Estrellas. La elección del MVP no ofrecía dudas, Willard Brown por la clásica milla. Pensar que este pelotero inició parte de su carrera en Cuba cuando jugó para el Marianao en 1937-38. Ya desde entonces recibía el apodo de Jonrón. Junior Gilliam, quien promedió .545 ofensivamente, mostró la calidad que lo llevó a regular dentro de los Dodgers y a obtener el premio de Novato del Año de 1953 en la Liga Nacional. Puerto Rico tuvo otros pilares ofensivos en Buster Clarkson (.467), Bob Thurman (.474) y Montalvo (.375), ese equipo mostró una fuerza al bate extraordinaria, capaz de apoyar las deficiencias que pueda haber tenido su pitcheo.

Willard Brown

Willard Brown

Líderes individuales

Bateo

Ofensiva serie caribe 1953

Pitcheo

pitcheo serie caribe 1953

El Todos Estrellas quedó conformado con:

C – Joe Montalvo (Santurce)
1B – Bert Haas (Habana)
2B – Junior Gilliam (Santurce)
3B – Lou Klein (Habana)
SS – Buster Clarkson (Santurce)
OF– Willard Brown (Santurce)
OF– Nat Peeples (Chesterfield)
OF– Pedro Formental (Habana)
Lanzador (d) – Alva Holloman (Santurce)
Lanzador (z) – Pat Scantlebury (Chesterfield)
Manager – James “Buster” Clarkson (Santurce)

Buster Clarkson-director-jugador

Buster Clarkson-director-jugador

El MVP del torneo fue a manos del futuro miembro del Salón de la Fama, el jardinero Willard Brown, quien se llevó los lideratos de carreras anotadas, dobles, jonrones y carreras impulsadas.

Fuentes

Figueredo, Jorge S. 2003. Cuban Baseball: A Statistical History, 1878-1961. McFarland & Company, Inc. Publishers, Jefferson, North Carolina-London. 544 p.

Kako Vázquez Edwin. Serie del Caribe 1953 Santurce. 1800beisbol.com https://www.1800beisbol.com/baseball/deportes/serie_del_caribe/serie_del_caribe_1953_santurce/

Molina René. 1953. Este es el mejor Habana que ha figurado en la Serie del Caribe. Bohemia, 22 febr., pp 76-78.

Secades Eladio, 1953. Estos Yankees Negros de Puerto Rico. Bohemia, 1 marzo, pp 86-88.

Secades Eladio. 1954. Un mirador en el firmamento de los deportes. Bohemia, 21 febr., pp 86-88.

 

Escrito por Esteban Romero, 23 marzo de 2020