Dos hombres en favor de la abolición de la esclavitud, Gerrit Smith y John Brown

Él (Gerrit Smith) como otros nos entregaron la oratoria, la propaganda escrita y el fervor emocional necesario para mantener constantemente las buenas causas ante el público”. Volney Harrow (historiador, Universidad de Siracusa, Estado de Nueva York)

Gerrit Smith

Gerrit Smith

Creo que por haber interferido como lo he hecho, en nombre del pobre despreciado, no hice nada malo, sino lo correcto … Estoy listo para mi destino.” Palabras de John Brown poco después de su detención en octubre de 1859

John Brown2

John Brown

La historia de los EE.UU. presenta la vida de muchas personas altruistas y amantes de las buenas causas, entre ellas sobresalen la de Gerrit Smith y el controvertido abolicionista John Brown, los que dedicaron sus vidas a la causa de la libertad, sobre todo la de los esclavos negros en su país.

Gerrit Smith nació el 6 de marzo de 1797 en Utica, Estado de Nueva York, en el seno de una familia, cuyo padre era un colono del Condado de Madison y socio de uno de los comerciantes y terratenientes más grandes del país, John Jacob Astor. En la familia de Smith había una hermana, Cornelia Smith Cochrane, a la que Gerrit siempre estuvo apegada, y dos hermanos.

Desde temprana edad Gerrit se vio obligado a trabajar con los esclavos en la propiedad de su padre. Fue así que nació y creció su simpatía por los esclavos, cuyas vidas eran extremadamente miserables. Su vida como estudiante del Hamilton College, en Clinton, Estado de Nueva York, no fue nada buena, ya que se caracterizó por ser una persona desordenada, fumaba, bebía e incluso jugaba cartas, todo lo cual él mismo escribió en una carta publicada en 1868.

En 1822 Smith se casó con Ann Carroll Fitzhugh, cuyo padre fue uno de los fundadores de la ciudad de Rochester, y a la cual en familia llamaban Nancy. Este matrimonio duró hasta el final de la vida de los cónyuges y del mismo nacieron ocho hijos.  Ya en ese entonces iba apareciendo la persona de ideas reformistas que lo caracterizó toda su vida. Rechazó la esclavitud y participó en muchas actividades antiesclavistas, le molestaba la postura de la iglesia con respecto a este asunto, por lo que decidió crear su propia iglesia en Peterboro, donde preconizaba, lo que él llamó, la religión de la razón.

Para Smith, con mucha razón, la verdadera religión era aquella que se expresaba en valores verdaderos de la política. Desde 1825 era miembro de la Sociedad Americana de Colonización, de la cual se separó al convencerse que esta institución lo que menos buscaba era la emancipación de los esclavos y en su lugar abogaba por devolverlos a sus lugares de origen, algo que en estos tiempos del siglo XXI aún abogan muchos supremacistas blancos. Fue entonces que pasó a integrar la Sociedad Americana Antiesclavista.

En 1827 se había promulgado la ley que abolió la esclavitud en el Estado de Nueva York. Smith donó alrededor de 20 hectáreas de tierra en Adirondack, Nueva York septentrional, para el asentamiento de 2000 ex-esclavos, lo que les permitiría votar e incluso poder producir para su supervivencia.

Su conversión completa al abolicionismo llegó en 1835 cuando presenció cómo se atacó a una reunión antiesclavista en Utica. En 1840 llegó a liderar al Partido Libertad, por el cual fue candidato a presidente de los EE.UU. en 1848, 1856 y 1860. En 1852, no se presentó como candidato, pero sí representó a los Estados de Madison y Oswego en el Congreso en el período de 1853-54, cargo al cual renunció. En ese período abogó por la anexión de Cuba como vía para abolir la esclavitud imperante en la isla.

Smith sostuvo una relación muy estrecha con el líder del partido demócrata, Frederick Douglass, a quien ayudó a que cambiara su enfoque político. Douglass era partidario de la persuasión moral impulsada por los Garrisonians, o sea aquellos partidarios de la emancipación de los esclavos sin compensación para los esclavistas, mientras que Smith le ayudó  a creer más en la acción política. Douglass reconoció el aporte de Smith a sus ideas en su segunda autobiografía, la que dedicó al gran filántropo, titulada “My Bondage and My Freedom” (Mi esclavitud y mi libertad).

Se opuso al monopolio de la tierra, en síntesis al latifundismo, por lo que abogó y entregó tierras a familias de indigentes, entre ellas, muchas de esclavos liberados, en Peterboro, importante punto del llamado Ferrocarril Subterráneo. Desde 1850 había aportado dinero para pagar por los los infractores de la segunda Ley de Esclavo Fugitivo, la cual respondía a las exigencias del sur esclavista, donde el esclavo no tenía oportunidad de testificar ni de ser sometido a un juicio justo. Como resultado de esa ley tan discriminatoria, algunos estados del norte decretaron sus propias leyes al efecto, todo lo cual era caldo de cultivo para que en diciembre de 1860 el estado de Carolina del Sur justificara su acto de secesión.

Las ideas de Smith eran una mezcla de radicalismo con ideas conservadoras, ya que desde mediados del siglo XIX fue partidario de las acciones del abolicionista John Brown, a quien entregó una granja en el Condado de Essex, Estado de Nueva York, pero cuando este último fue arrestado en la batalla de Harpers Ferry, en el Estado de Virginia en octubre de 1859, Smith se declaró inocente y enfermó temporalmente. Luego ya recuperado estuvo del lado de la Unión, y responsabilizó a ambas partes en conflicto, Norte y Sur por la esclavitud. Por otro lado, se ofreció para proporcionar la fianza necesaria para la liberación de Jefferson Davis, presidente de los estados confederados durante la guerra y arrestado al final de esta conflagración. Smith consideraba que su detención y juicio, que no se llegó a efectuar, eran una injusticia.

Smith murió el 28 de diciembre de 1874 en la ciudad de Nueva York, en casa de su sobrino, el General John Cochrane, hijo de su hermana Cornelia Smith Cochrane.

Se puede decir que Smith fue el ideólogo de la abolición de la esclavitud en los EE.UU. Sin embargo, un gran activista al respecto fue John Brown, hombre que nació el 9 de mayo de 1800 en Torrington, Connecticut, en el seno de una familia calvinista, de pocos recursos, la que le obligó de por vida confrontar serios problemas económicos. En su vida cotidiana trabajó como curtidor y desde niño rechazó el maltrato a los esclavos. Pudo presenciar estos desmanes con niños negros de su edad, algo que le resultó aborrecible.

En su juventud pensó hacerse cura, algo a lo que renunció para seguir el ejemplo de su padre como comerciante. En 1820 se casó por primera vez, matrimonio del cual tuvo varios hijos. Su esposa murió, por lo que se volvió a casar y tuvo nuevamente una enorme prole.

A pesar de su pobreza, Brown, hombre muy religioso, fue otro de los que contribuyó a la causa del Ferrocarril Subterráneo, entregó tierras a los afroamericanos libres, igualmente creó la Liga de Galaaditas, cuyo propósito era el de proteger a los ciudadanos negros de los cazadores de esclavos. En 1849, Brown se asentó en la comunidad afroestadounidense de North Elba, Nueva York, que se había creado con tierra donada por Gerrit Smith. Posteriormente, en 1855, cuando cinco de sus hijos se habían asentado en Kansas, Brown decidió trasladarse al lugar a raíz de la recién aprobada Acta de Kansas-Nebraska, la que echaba abajo el Compromiso de Missouri. La disputa era entonces si estos territorios se definían esclavistas o no. Ya en ese momento, Brown tenía la convicción de que la esclavitud se eliminaría por vías violentas. Abogaba por la organización de guerrillas que ajusticiaran a los esclavistas. En 1856, un grupo de hombres bajo su mando mataron a cinco colonos esclavistas en Pottawatomie Creek.  Precisamente durante el verano del año 1856, en el territorio de Nueva Inglaterra, Brown se dedicó también a recolectar dinero para la causa de su guerra contra los esclavistas.

En una ocasión y a raíz de la muerte en combate de uno de sus hijos, Brown dijo: “No habrá paz en esta tierra hasta que la esclavitud no desaparezca”. Él era del criterio que Dios le había dado la tarea de combatir a la esclavitud por todos los medios posibles. Su plan también era de crear comunidades de ex-esclavos en las montañas de Maryland y Virginia.

En 1857 decidió marchar directamente al Sur esclavista, para lo cual previamente sostuvo reuniones con muchos activistas antiesclavistas. A principios de 1858 envió a su hijo John Jr. a visitar e inspeccionar los alrededores de Harpers Ferry, Condado de Jefferson en Virginia Occidental, sitio donde se guardaba arsenal militar. Su idea era invadir el sur, liberar los esclavos, armarlos para su defensa y declarar un estado libre con una nueva constitución. En 1858, Brown y sus hombres liberaron a un grupo de esclavos en el Condado de Lawrence, Missouri, a los que llevaron hasta territorio de Canadá. Por esa razón, fue declarado prófugo de la justicia en Missouri y por el mismo gobierno americano, ambas partes ofrecieron recompensa por su captura. Aun así, mucha población de la parte septentrional de EE.UU. veía con mucha simpatía a Brown.

El 16 de octubre de 1859, Brown decidió ocupar la granja de Harpers Ferry, donde dejó a tres hombres, luego asaltó el arsenal del pueblo. Al siguiente día se produjeron los primeros tiros entre los hombres de Brown y los vecinos del lugar. Poco después llegaba una tropa procedente de Charles Town de Virginia Occidental y también 90 marinos de Washington D.C. Era una batalla desigual, la que Brown y sus hombres resistieron estoicamente. Diez de los suyos murieron en este combate de casi todo un día, siete fueron detenidos, entre ellos el mismo Brown, encarcelado inmediatamente en Charles Town, juzgado una semana después, acusado de conspiración con afroamericanos y homicidio de primer grado.

Brown no era de esos que disparan dos tiros y salen corriendo, resistió hasta al final del combate y jamás negó su responsabilidad.  La sentencia no tomó a nadie por sorpresa, la pena capital, en este caso la horca, que se ejecutó el 2 de diciembre de 1859 y luego sepultado en North Elba. Antes de morir Brown dijo: “Ahora yo, John Brown, estoy seguro que los crímenes de esta tierra culpable solo serán purgados con sangre.”

17 personas que conocían a Brown, pidieron clemencia en cartas enviadas al Gobernador Wise de Virginia, quien las ignoró. No obstante, para buena parte de la población del norte del país, Brown se erigió en héroe de los valores más altos de humanidad, incluso se llegó a componer una canción “John Brown’s body” (El cuerpo de JB), que se hizo famosa desde 1861.

La lucha antiracial es algo muy actual en buena parte del mundo, por lo tanto figuras como Gerrit Smith y John Brown merecen ser recordados por sus ideas en pro de los pobres oprimidos. Ellos eran blancos, lo que demuestra que el color de la piel nada tiene que ver para promover una causa justa para todos en la sociedad.

Fuentes

Anon. John Brown biography. Notable biographies. https://www.notablebiographies.com/Br-Ca/Brown-John.html#ixzz5voeEmLUJ

Anon. 2010. Gerrit Smith facts. Your dictionary-Biography. https://biography.yourdictionary.com/gerrit-smith

Anon. 2012. Gerrit Smith. New York History Net. http://www.nyhistory.com/gerritsmith/smith.htm

Anon. 2014. John Brown biography. Biography. https://www.biography.com/activist/john-brown

Anon. 2015. Smith, Gerrit. Encyclopædia Britannica. Encyclopædia Britannica Ultimate Reference Suite.  Chicago: Encyclopædia Britannica.

Anon. 2015. Brown, John. Encyclopædia Britannica. Encyclopædia Britannica Ultimate Reference Suite.  Chicago: Encyclopædia Britannica.

 

Escrito por Ricardo Labrada, 6 agosto de 2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.