La I Serie Selectiva de béisbol (1975)

Una historia no es sólo verdad cuando se narra cómo ha sucedido,
sino también cuando relata cómo hubiera podido acontecer
.”
Johannes Mario Simmel (1924-2009, escritor austriaco)

Sin lugar a dudas, las series selectivas fueron torneos de tremenda calidad en el béisbol cubano. Su organización, en buena medida, respondía a la necesidad de elevar el nivel de los peloteros cubanos para futuras confrontaciones regionales e internacionales.

Según la VII serie nacional (1967-68), con sus 12 equipos, en mi opinión, fue un verdadero foul a las mallas, luego foul repetido en la XII serie (1972-73), con 14 conjuntos, las series selectivas resultaron salvadoras de esa situación, ya que los buenos peloteros de las seis provincias tuvieron que enfrentarse con la debida frecuencia y así superarse y mejorar en cada nueva aparición. Esas selectivas se jugaron con bate de madera durante las dos primeras, ya que en la tercera hizo su aparición el bate de aluminio.

Las nóminas de los equipos participantes en la I serie fueron las siguientes:

Pinar del Río

Director: Juan “Charles” Díaz
Receptores: Jesús Escudero, Juan Castro y Arturo Díaz.
Cuadro: Lázaro Cabrera, Leonildo Martínez, Alfonso Urquiola, Félix Iglesias, Hiram Fuentes, Roilán Hernández, José Martínez.
Jardineros. Giraldo Iglesias, Tomás Valido, Bienvenido Castanedo, Miguel López, Diego Mena, Roberto Zayas.
Lanzadores: Jesús Guerra, Julio Romero, Rogelio García, Mario Negrete, Maximiliano Gutiérrez, Juan Carlos Oliva, Rodolvado Esquivel, Ciprián Padrón, Lázaro Borroto, Armando González, Adalberto Herrera.

Habana

Director: Pedro Chávez
Receptores: Pedro Medina, Ernudys Poulot y Bárbaro Muñoz.
Cuadro: Agustín Marquetti, José Ramón Cabrera, Ubaldo Álvarez, Manuel Barrueta, Rodolfo Puente, Dagoberto Echemendia, Manuel Álvarez, Andres Pérez.
Jardineros: Armando Capiró, Eulogio Osorio, Héctor Mena, Luis Cárdenas, Julián Mederos.
Lanzadores: Santiago Mederos, Bernardo “Navajas” González, Ricardo Ramos, Oscar Martínez, Ramón Villabrille, José Reyes, Manuel Rivero, Enrique Castrezana, Enrique R. Lanza, José E. González, Jesús Faza y Gilberto de Armas.

Industriales

Director: Orlando Leroux
Receptores: Lázaro Martínez, Gerardo Egües, Rogelio Mediavilla.
Cuadro: Arturo Linares, Rey V. Anglada, Enrique Aballí, Carlos Cepero, Germán Águila, Orlando Santana, Eduardo Cajuso.
Jardineros: Raúl Reyes, Julián Villar, Roberto Salazar, Bárbaro Garbey, Román Duquesne, Ramón Luna.
Lanzadores: Walfrido Ruíz, Leopoldo Márquez, Florentino González, Antonio “Boricua” Jiménez, Alberto Brito, Manuel Pérez Lima, Reinery Amaro, Víctor Lugo, Damaso Ordóñez, Pedro Izquierdo, José E. Medina.

Matanzas

Receptores: Evelio Hernández, Osvaldo Rosell, Juan Santos.
Cuadro: Antonio Hernández, Félix Isasi, José Morgan, Ramón Gómez, Gerardo Rionda, Lázaro Peñalver.
Jardineros: Wilfredo Sánchez, Rigoberto Rosique, Fernando Sánchez, Armando Sánchez, Mario Domecq.
Lanzadores: Luis Fernández, Alfredo García, Eduardo Terry, Dagoberto Rodríguez, Luis Ortega, Lázaro Alonso, Rigoberto Rodríguez, Manuel Rojas, Ángel Lagoa, Eduardo de la Torre, Gaspar Pérez.

Las Villas

Director: Pedro Pérez
Receptores: Lázaro Pérez, Alberto Martínez, Víctor Muñoz.
Cuadro: Antonio Muñoz, Emilio Madrazo, Pedro Jova, Pedro José Rodríguez, Owen Blandino, Adolfo Borrell, Osvaldo Oliva.
Jardineros. Silvio Montejo, Enrique Oduardo, Luis Jova, Valentín León, José Zamora.
Lanzadores: Ramón Macías, Roberto Ramos, Roberto Almarales, Leonel García, Francisco Perdigón, José Ramón Sastre, J. R. León, Tony Simó, César Valdés, Carlos Gálvez,  Aquino Abreu, Conrado Moré.

Camagüey

Director: José Miguel Pineda
Receptores: Pedro Cruz, José Ramos, Vicente Marín.
Cuadro: Felipe Sarduy, René Moya, Ángel Castillo, Vicente Díaz, Osvaldo Cuesta, Eduardo Cuesta, Francisco Bolaños, Félix Booth.
Jardineros: Sandalio Hernández, Anselmo Hernández, Eusebio Cruz, Máximo Pérez, José Prado.
Lanzadores: Omar Carrero, Juan Pérez Pérez, Oscar Romero, Lázaro Santana, Gaspar Legón, José Sánchez, Julio Mantilla, Ricardo Niño, Reinerio Oramas, Roberto González.

Oriente

Director: José Carrillo
Receptores: Jorge Stable, Julio Quiala y Ramón Hechavarría.
Cuadro: Elpidio Mancebo, Wilfredo Hernández, Agustín Arias, Eusebio Bravo, Ricardo Bent William, Ramón Otamendi, Juan Aleaga y Ramiro Tamayo. Al final de temporada, Agustín Lescaille fue subido de la liga de desarrollo.
Jardineros: Fernando García, Fermín Laffita, Oscar Rodríguez, William Mendoza, Osvaldo Calzada, Jorge Causillo.
Lanzadores: Braudilio Vinent, Gregorio Pérez, Orlando Figueredo, Rafael Castillo, Mario Fernández, José Antonio Yake, Heriberto Benítez, Ariel Martínez, Gerardo Hernández, Rodolfo Patiño, Francisco Ramos, Juan Gómez Ortiz.

La primera serie selectiva se inauguró el domingo 23 de febrero de 1975, con doble juego efectuado en el Estadio Latinoamericano. En el primer turno, Pinar contra Camagüey, y Habana contra Oriente en el segundo, pero antes de dar la voz de play ball, tuvo lugar una emotiva ceremonia en la que se despedía del juego activo un grande de la pelota cubana amateur, como lo fue Urbano González.

El primer juego de este torneo fue una joya de excelente pitcheo. Por los pinareños abrió el derecho Jesús Guerra, por los camagüeyanos, el avileño Omar Carrero. Ese partido se decidió en el mismo primer inning cuando Felipe Sarduy sacudió hit por su mano, salió al robo y el receptor Jesús Escudero cometió error en tiro, por lo que Sarduy llegó a tercera, a continuación passball del mismo Escudero trajo la primera y única de ese desafío. Carrera sucia, pero carrera al fin. Guerra solo permitió dos imparables en el resto del encuentro, mientras que Carrero no daba bases y permitía 4 incogibles para llevarse la victoria.

Se esperaba un duelo en el segundo juego, los abridores Changa Mederos por los habaneros y el meteoro de la Maya, Braudilio Vinent por los orientales, pero no fue así. Los serranos fabricaron dos carreras por sendos triples de Ramón Otamendi y Agustín Arias, ambos combinados con wilds de Changa, pero los habaneros igualmente castigaron a Vinent a partir del sexto episodio, cuando le conectaron cinco imparables de forma consecutiva y así fabricar rally de 4 anotaciones. El zurdo Mario Fernández salió al rescate por Oriente y lo hizo bien hasta el inicio del noveno cuando el Habana nuevamente amenazó seriamente. Antes es bueno decir que el marcador estaba 4-3 a favor del Habana en el octavo, cuando Changa se equivocó y el guantanamero Fernando García le botó la pelota con un corredor en circulación para poner el marcador 5-4. Ante la amenaza de la novena entrada, el manager Carrillo no dudó en utilizar al derecho Gregorio Pérez de relevo, el que sacó los dos últimos outs del juego. La victoria correspondió a Mario Fernández y la derrota para Changa.

Los Orientales lograron una racha impresionante a inicios de temporada, la cual prácticamente les garantizó la victoria, eso a pesar de haber sufrido una racha adversa en el último tercio de campeonato. Para que se tenga una idea de lo reñido de esa parte final de la serie, Pinar fue a Santiago a discutir el primer lugar, los vegueros hubieran podido ascender a la cima caso de barrer contra los orientales, algo que parecía lograble, ya que Maximiliano Gutiérrez primero y  Jesús Guerra después, silenciaron la ofensiva oriental. A esto debemos sumar que Julio Romero lanzó un gran juego en el tercer desafío, en el que tuvo ventaja de 3-1 hasta el octavo cuando Elpidio Mancebo disparó línea silbante, para anotarse un doble y empujar las dos que empataban el desafío. En el noveno, el mismo lanzador Mario Fernández se encargó de encaramar la bola a 362 pies del plato para dejar al campo a los vegueros y eliminarlos de toda posibilidad de triunfo en el campeonato. A su vez, Camagüey, otro de los firmes rivales de Oriente, con esta victoria solo les daba oportunidad de un empate al final de temporada, lo que no sucedió, pues Matanzas se les atravesó con buen pitcheo del novato Eduardo Terry. Así y todo, Oriente no pudo vencer en su último juego al Habana en el Latino, el cual fue decidido por imparable de Ernudys Poulot como emergente ante los envíos del derecho Ariel Martínez. Ese juego no definía nada, pero para Oriente era importante demostrar que la victoria de Matanzas sobre Camagüey no era la que los definía como campeones de la I Selectiva. Muy a su pesar, el reñido juego contra el Habana no se tradujo en la esperada victoria para el conjunto oriental.

Oriente, equipo campeón I selectiva 1975

Oriente, equipo campeón I selectiva 1975

Estado final de los equipos en la I selectiva

Estado final de los equipos selectiva 1975

Líderes de bateo

Líderes de bateo I selectiva 1975

Líderes de bateo I selectiva 1975 B

Líderes de pitcheo

Líderes de pitcheo I selectiva 1975

Ases del pitcheo I selectiva 1975.png

En esta serie ocurrieron dos hechos dignos de destacar. El primer jonrón por el jardín central del remozado estadio Latinoamericano en eventos nacionales (no en internacionales) lo conectó Fernando Sánchez. El primer juego de 0 hit 0 carreras en selectivas lo logró Oscar Romero de Camagüey sobre Industriales. Perdió el juego perfecto en la sexta entrada por un error de Omar Cuesta sobre rolata de Carlos Cepero, único embasado en el juego por los azules. Según dijo el receptor Pedro Cruz, Oscarito traía ese día mucho en la recta y un tremendo control, realizó sólo 93 lanzamientos, tiró 67 rectas, 22 curvas y 2 knuckles.

Al finalizar la serie se efectuó un juego de las Estrellas, el campeón Oriente contra una selección de peloteros de los conjuntos perdedores dirigidos por José Miguel Pineda. El resultado final fue derrota para los campeones de 4-3, a la cuenta de Braudilio Vinent, bateado libremente en la misma primera entrada del juego. Hit de Puente, rolata al pitcher de Urquiola, triple de Marquetti por la banda izquierda del terreno, hit de Capiró y jonrón de Muñoz para concretar el rally de 4 carreras. Vinent se recuperó y tiró seis escones posteriormente. Por los orientales, Fernando García, sobre el primer envío del derecho Jesús Guerra, disparó jonrón, mientras Mancebo lo imitó, pero en la novena entrada, con uno en circulación, le siguió base a Laffita, por lo que Guerra fue sustituido por Julio Romero, quien dominó a Eusebio Bravo y luego ponchó a Agustín Lescaille (entró a jugar a finales de esta I selectiva), de emergente por el lanzador Mario Fernández (hombre de poder al bate), por lo que así se logró el out 27.

 

Escrito por Esteban Romero, 1 marzo de 2019, con información consultada de la prensa cubana de la época.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .