El problema del hambre y la producción agrícola (II)

Si no hay comida cuando se tiene hambre,
si no hay medicamentos cuando se está enfermo,
si hay ignorancia y no se respetan los derechos
elementales de las personas, la democracia
es una cáscara vacía, aunque los ciudadanos
voten y tengan Parlamento.”
Nelson Mandela

El hambre, se sabe, se resuelve con disponibilidad de alimentos y acceso a los mismos. Esos alimentos los da la producción agropecuaria. Ningún país es capaz de abastecerse de por sí solo de todos los alimentos que se requieren. Las condiciones climáticas y otros factores no favorecen que todos los cultivos se puedan producir en un país. Eso implica producir determinados alimentos para poder cubrir su necesidad pero igualmente producir un extra de los mismos para poder exportar y de esa manera poder adquirir otros que no se producen internamente.

Los países llamados en desarrollo tienden a ser productores de pocos cultivos, su producción se ve limitada y no existe diversidad como tal. Hay otras producciones factibles  que no se desarrollan por diversas razones, una de ellas la falta de una política estatal al efecto.

En la actualidad existen distintos tipos de agricultura, unos intensivos, otros extensivos y otros primitivos, unos productivos, otros productivos pero ecológicamente inaceptables, en fin hay de todo, todos miran al aspecto de cantidad de producción, las cuestiones ambientales muchas veces son ignoradas.

Estamos en el siglo XXI, pero agricultura de subsistencia, con nada de insumos, en pequeñas parcelas, donde se cultivan varias plantas, todo destinado para la sobrevivencia familiar, aún existe en muchas partes de África al Sur del Sahara.

Las distintas modalidades de sistemas de cultivo pueden ser clasificadas de la siguiente manera:

• Cultivos en áreas de labranza
• Sistema pastoral: destinado a la producción animal
• Agro-pastoral: combinación de cultivos y producción animal
• De subsistencia: sólo para consumo de la familia del agricultor, sistema muy primitivo y generalizado en áreas de algunos países muy pobres
• Comercial: cultivado para venta, sobre todo cultivos industriales (caña de azúcar, algodón y otros)

agricultura de subsistencia

Agricultura de subsistencia

A su vez estos en función del área que utilice pueden ser:

• Intensivo: Con altos insumos de fuerza laboral o capital relativamente bajo (pueden ser áreas de labranza o pastorales)
• Extensivo: bajos insumos de fuerza laboral o capital, incluye sistemas pastorales extensivos
• Nómada: los productores se mueven en la búsqueda de nuevas áreas de cultivo, por lo general suelen ser pastores y no agricultores, muy común en países pobres y con grandes extensiones de tierra, ej: Mongolia, Kenia
• Itinerante: muy practicado por tribus o en agricultura de bajos insumos pero con disponibilidad de tierra. Cada vez se practica menos este tipo de agricultura por la reducción de tierra disponible.

agricultura nomada en Mongolia

Agricultura nómada en Mongolia

Existen varios factores socio-económicos que afectan a la agricultura, como son:

Fuerza laboral
En los países en desarrollo, los agricultores utilizan abundante fuerza barata en lugar de máquinas. En los desarrollados, donde la fuerza es cara, prevalece la mecanización. En los primeros predominan trabajadores sin formación, en los segundos trabajadores hábiles en el manejo de los implementos y la maquinaria
Capital (finanzas)
Fondos invertidos por el agricultor en su terreno/hacienda. Los fondos ayudan a aumentar los insumos: maquinaria, semillas, fertilizantes, plaguicidas, sistema de irrigación, o para invertir en nuevas áreas.
Tecnología
1- Maquinaria, irrigación, uso de agroquímicos son algunas de las tecnologías que pueden aumentar la productividad en campo. 2- Invernaderos con tecnología computarizada para el control de la temperatura, humedad y nutrientes a la planta. 3- Ingeniería genética para obtener nuevas plantas resistentes y más productivas.
Mercados
Usualmente se cultiva aquello que tiene demanda. Cuando la demanda cae, se buscan alternativas, por ejemplo: Malasia ha cambiado la producción de caucho por la de aceite de palma. Los mercados rigen no solo lo que se cultiva, sino que limitan enormemente la rotación de cultivos. Lo que no interesa, aún siendo útil para el suelo y la agricultura, no se cultiva.
Gobierno
Los gobiernos influyen sobre lo que deben cultivar los agricultores a través de sus regulaciones, subsidios y cuotas, además de ofrecer asesoría y préstamos en nuevas áreas de cultivo a fin de crear nuevas infraestructuras.
Algunos gobiernos tratan de ganar tierra cultivable en el desierto, otros de asentar las familias nómadas en determinadas áreas grandes.

Veamos algunos detalles de las agriculturas existentes:

Agricultura extensiva– Sistema con un relativamente bajo capital de fuerza laboral aplicado a grandes áreas de terreno, que ocasionalmente termina en barbecho. Se practica en áreas de suelos pobres. En muchos países es practicado para áreas de pastoreo, caña de azúcar, arroz y trigo, pero con un mínimo de insumos.

agricultura extensiva

Un área de agricultura extensiva

Agricultura intensiva– Altamente productiva y contaminante, muy practicada en extensas áreas de monocultivo o de rotaciones sencillas. Su práctica implica el uso de fertilizantes y plaguicidas químicos, mecanización e irrigación. Los problemas mayores que se derivan de su práctica son la erosión del suelo de realizarse labranzas continúas, contaminación del suelo y el agua por el uso a veces abusivo de químicos y aparición de biotipos resistentes de plagas.

cultivación intensiva

Cultivación intensiva

Actualmente se han desarrollado nuevos modalidades de producción agrícola, las que más que todo buscan producir con un menor impacto en el ambiente y con producciones lo más sanas posibles:

Agricultura orgánica– basada en el uso de métodos compatibles con el ambiente, con cero uso de químicos sintéticos, no uso de organismos genéticamente modificados. Su práctica implica el uso de rotación de cultivos, enmiendas orgánicas, compost, control biológico de plagas, acolchado y fuerza laboral para la eliminación de malezas. La agricultura orgánica es cara. Su producción se vende en el mercado minorista usualmente a 4-5 veces más de lo que vale la producción convencional. Personalmente hemos visto que las bananeras orgánicas en Ecuador son en un 30% menos productiva que las cultivadas convencionalmente. Es cierto que el fruto es sano y carente de residuos químicos. La pregunta es: ¿Se podrá alimentar a más de 6 mil millones de personas con productos derivados de la agricultura orgánica?

agricultura orgánica

Cultivación de varias hortalizas orgánicamente

Agricultura conservacionista– consiste en el uso integrado de varios métodos tendientes a reducir los problemas de pérdidas de suelo por erosión a la vez que busca elevar su fertilidad. La mínima o cero labranza es indispensable en este sistema protegiendo buena parte de los residuos de cosecha. La rotación de cultivos, sobre todo de leguminosas de corta duración, es también utilizada. El método ha dado resultados satisfactorios en rotaciones de granos y se ha visto un real incremento de la fertilidad del suelo. La aparición de algunas especies perennes de malezas obliga al uso puntual y remedial de la labranza y no niega el sistema conservacionista.

agricultura conservacionista

Agricultura de conservación preserva los rastrojos de la cosecha anterior con cero labranza

Agricultura urbana y periurbana– abarca una mezcla compleja y diversa de actividades productivas de alimentos en numerosas ciudades tanto del mundo desarrollado como del mundo en desarrollo, contribuye a la disponibilidad de alimentos (en particular de productos frescos), proporciona empleo e ingresos. Es una agricultura que invita al uso de procedimientos orgánicos y a la implementación de hidropónicos sin necesidad de utilizar agroquímicos. La pregunta aquí puede ser la misma que ya se hizo para la agricultura orgánica. No obstante, este tipo de agricultura hay que verlo como parte de la solución en la cuestión del hambre. En buena parte del mundo en desarrollo se registra una intensa emigración de la fuerza laboral del campo a las ciudades, más que todo a falta de políticas para incentivar la producción agrícola en las áreas rurales, por lo que la agricultura urbana proporciona empleo a miles de nuevos trabajadores en las ciudades.

agricultura urbana

Agricultura urbana

La solución de la producción está en los campos, los paliativos son reconocidos y admitidos, pero no son la solución total del problema de producción de alimentos. Hay muchas actividades dentro de la producción agrícola que deben ser desarrolladas y fortalecidas, de lo contrario la vida seguirá igual y el hambre seguirá golpeando a millones de habitantes de nuestro mundo.

En un próximo artículo se hablará sobre esos detalles que deben ser desarrollados y fortalecidos en el marco de la producción agrícola.

Escrito por Ricardo Labrada (4 marzo de 2016)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s