La necesidad de adopción de la agricultura de conservación

La conservación es un estado de
harmonía entre hombre y tierra
Aldo Leopold (silvicultor, ecólogo
y ambientalista de EEUU, 1887-1948)

El sustrato principal de producción de cultivos es el suelo, por eso tanto este como el agua y el aire es importante protegerles, y darles un uso adecuado con la debida racionalidad.

El suelo se define como la capa superior de la corteza terrestre. Es un sistema dinámico que ejerce numerosas funciones y desempeña un papel crucial para la actividad humana y la supervivencia de los ecosistemas. Los procesos que permiten su formación y su regeneración son extremadamente lentos, lo que le convierte en un recurso no renovable.

Otra definición puede ser: “El suelo es un medio poroso estructurado, biológicamente activo, desarrollado en la superficie continental de nuestro planeta. Este material soporta vida y continúa evolucionando desde su formación, a través de procesos dirigidos por sus influencias biológicas, climáticas, geológicas y topográficas”.

El suelo padece de muchas afectaciones, lo que se traduce en pérdida de sus partículas, pérdida de materia orgánica, pérdida de su estructura y otros. Los problemas que dañan el suelo son diversos, casi todos ellos causados por el hombre, entre ellos el uso excesivo de recursos naturales como en la minería pesada, que causa rotura de los suelos del entorno, el desmonte indiscriminado con la consiguiente tala de árboles, que lleva al suelo a degradarse por quedar expuesto a los elementos (viento y lluvia=erosión eólica e hidríca), la labranza repetida año tras año y el monocultivo.

Igualmente el suelo se afecta seriamente por las inclemencias del tiempo, un fenómeno negativo es la desertificación, de la que hablaremos en otra oportunidad.

Si el uso de un suelo no se desarrolla en forma óptima, este se puede afectar igualmente por acidificación, provocada por la adición atmosférica de ácidos o formaciones de ácidos, evacuación de cationes básicos por lixiviación o recogida de cosechas, oxidación como por ejemplo la nitrificación, y la producción microbiana de ácidos orgánicos entre otros.

La salinización constituye otro proceso negativo a través del cual las sales se concentran en el agua y el suelo. La irrigación es una de las causas, a veces se riega con agua con un nivel algo elevado de sales, algo muy común en las islas, donde se bombea agua de pozos que al final resultan salinas y que conlleva a la elevación del nivel del manto freático y con el poco drenaje, se permite la acumulación de sales en la zona radicular de las plantas.

El suelo es un ecosistema que posee múltiples organismos vivos benéficos, entre microorganismos y otras especies como las lombrices. Proteger esta microfauna y microflora es importante a los efectos de poder tener una producción estable de cultivo.

La estructura del suelo es la forma en que están ordenados las partículas sólidas y los espacios. La descripción de la estructura del suelo se refiere al tamaño y forma de las unidades de suelo o agregados y los espacios de aire o poros dentro y entre ellos. Los agregados están constituidos por partículas de suelo individuales ligados con materia orgánica, arcilla y hierro. Los espacios de aire entre y dentro de las unidades son los más importantes. No solo distribuyen el aire, el agua y los nutrientes a través del suelo, sino que además son usados por las raíces de las plantas para anclar y sostener un cultivo sano. Los buenos suelos tienen una mezcla de poros para la entrada de agua y el drenaje.

Suelo degradado

Los sistemas de cultivo mecanizados implican el uso continuo de implementos de labranza, entre ellos arados, rastras, rotovatores, los cuales a la larga crean pisos de suelo con poca porosidad, y a través de los cuales las raíces de cultivo no pueden penetrar. A veces los poros se sellan, muy usual cuando se usan rejas y arados de vertedera. La compactación del suelo siempre dependerá de la presión que ejercen los implementos que se utilicen.

La compactación del suelo es considerada la forma más seria de degradación de la estructura del suelo. Por suerte, la degradación de la estructura del suelo es reversible y su ocurrencia es controlable.

Una solución viable, sobre todo para la producción de granos en muchos países del mundo, es la adopción de la agricultura de conservación, que comprende una serie de técnicas que tienen como objetivo fundamental: conservar, mejorar y hacer un uso más eficiente de los recursos naturales mediante un manejo integrado del suelo, agua, agentes biológicos e insumos externos.

La práctica de una agricultura de conservación es beneficiosa para la agricultura, el medio ambiente y el agricultor, ya que con ella se busca elevar la fertilidad del suelo y evitar su continua degradación. Tales objetivos se alcanzan con la adopción de técnicas como la reducción y minimización de labores (de labranza), la rotación de cultivos (implica un cambio en los tipos de raíz de los cultivos), el uso racional de fertilizantes químicos, y la utilización de los rastrojos vegetales de las cosechas como medio natural de protección y fertilización de los suelos.

Labranza convencional y erosión evidente del suelo

Labranza convencional y erosión evidente del suelo. Foto del autor

Tales prácticas a mediano y largo plazo reducen la erosión del suelo, sobre todo la eólica, la contaminación del manto freático, elevan la producción de forma estable, y la fertilidad del suelo reduciendo las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera y su negativa influencia en el cambio climático. Igualmente se reducen los gastos de maquinaria y combustible, se eleva la capacidad de retención de humedad del suelo, y se re-establece y aumenta la microflora y microfauna del suelo.

Los tres principios de la agricultura de conservación son:

– Perturbación mínima del suelo (sin laboreo)
– Cobertura permanente del suelo (con residuos de cosechas, con plantas vivas o ambos);
– La rotación de cultivos.

Las prácticas usuales de la agricultura de conservación son:

– Siembra directa o agricultura sin labranza, para cultivos anuales, al menos el 30% de su superficie protegida por restos vegetales
– Mínimo laboreo- las únicas labores de alteración del perfil del suelo son de tipo vertical y permiten al menos, 20%- 30% de su superficie protegida por restos vegetales.
– Cuanto menos se labra, el suelo absorbe y almacena más carbono. Por consiguiente sintetiza más materia orgánica.
– A largo plazo aumenta la capacidad productiva, y al mismo tiempo disminuye el CO2 que se libera a la atmósfera, al no “quemarse” el carbono con el oxígeno debido al laboreo.
– Para su éxito se requiere la preservación de los rastrojos, pues de lo contrario no habrá una buena retención.
– Requiere del uso de herbicidas para el control de las malezas predominantes en siembras directas.
– Sin la rotación y con prácticas de monocultivo no habrá agricultura de conservación, aparte que los problemas de malezas perennes serán grandes.
– En caso de suelos arenosos es pertinente aplicar materia orgánica al mismo.

Maíz con labranza convencional (der.) y con cero labranza (izq.) en Ecuador. Foto del autor

Maíz con labranza convencional (der.) y con cero labranza (izq.) en Ecuador. Foto del autor

La implantación de la agricultura de conservación conlleva los siguientes pasos:

1ra fase: se elimina el arado, una 1/3 parte de la superficie debe permanecer cubierta; se introducen cultivos de cobertura después de la cosecha; se utilizan pulverizadores, gradas de dientes o rotativas.

2da fase: mejora en las condiciones del suelo y la fertilidad; aumento de las malezas y plagas, que deben controlarse, ya sea químicamente o por otros medios.

3ra fase: rotación de cultivos. El sistema general se estabiliza progresivamente.

4ta fase: llega a una etapa de equilibrio y los rendimientos pueden superar a los tradicionales de la agricultura convencional.

Rastrojo que deja el maíz

Quemar rastrojo no es una buena práctica, este preserva humedad, evita algunas malezas y su descomposición se traduce en materia orgánica en el suelo.

Nada es perfecto, este sistema tiene sus inconvenientes iniciales. Se sabe que existe un período de transición, que puede ser de 5-7 años, para que el sistema alcance el equilibrio y se obtengan los rendimientos más óptimos.

Los químicos deben ser aplicados con el debido cuidado y evitar su posible lixiviación en suelo. En áreas no muy cultivadas, el control de malezas inicialmente puede requerir de aplicaciones adicionales de herbicidas o de otras labores de control. La rotación es indispensable, el monocultivo sería fatal, ya que muchas malezas perennes suelen adaptarse bien a un mismo cultivo y la mejor forma de romper su ciclo y adaptación es mediante la rotación, por ejemplo: un cultivo como el maíz o el sorgo seguido de una leguminosa. Es prudente prever en ocasiones rotaciones cortas con cultivos de cobertura, que ayudan tanto a elevar la fertilidad del suelo como reducir las poblaciones de muchas malezas. Varias leguminosas pueden con éxito reducir poblaciones de malezas gramíneas por efecto de cobertura e incluso de alelopatía.

Bibliografía consultada

Altieri, Miguel 1983. Bases científicas de la agricultura alternativa. Berkeley: Universidad de California.

Anon. Conservación de los recursos naturales para una Agricultura sostenible- Soluciones para la compactación del suelo. http://eur-lex.europa.eu/legal-content/ES/TXT/?uri=URISERV%3Al28181

FAO. Agricultura de conservación. http://www.fao.org/ag/ca/es/

FAO. 2002. Agricultura de conservación, estudios de caso en América Latina y África. Bol. de suelos de la FAO, No. 78. ftp://ftp.fao.org/agl/agll/docs/sb78s.pdf

Escrito por Ricardo Labrada (29 de enero de 2016)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s