El Chichén Itza y su Templo Kukulcán, otra maravilla del mundo moderno

Cuando los países se desmoronan y se caen
lo único que queda de ellos es la cultura,
por eso es tan importante”.
Alejandro Jodorowsky, realizador de cine y escritor chileno

En el artículo sobre el Machu Picchu se dijo que la cultura de los indios de América era una civilización con un desarrollo evidente. En la escuela nos acostumbraban a ver que la civilización la trajeron a América y a otras partes del mundo los europeos, pero poco o nada se nos enseñaba de lo que habían logrado las poblaciones americanas antes de la llegada del colonialismo.

La civilización Maya logró muchos adelantos en distintos campos del saber y para conocer algo de ella es indispensable visitar uno de los lugares que alberga hoy día otra maravilla del mundo moderno. Es concretamente el llamado Chichén Itzá, que en lengua maya significa Boca del pozo de los brujos del agua (: “Chi” boca, “Che’en” pozo, “Itz” mago o brujo y “Há” agua). El nombre de este complejo arquitectónico hace referencia al Cenote Sagrado. Por Cenote se entiende a un depósito de agua manantial, pero que para los Mayas era igualmente una de las entradas al inframundo, donde estaban los dioses. Itzá es una alusión a señores míticos o deidades que contribuyeron al desarrollo del lugar.

Usualmente quien visita Cancún busca la manera de visitar este interesante e histórico lugar, lo cual se puede hacer en tour organizado o de forma privada alquilando un auto. Lo más cómodo es el tour, ya que el guía le indicará muchas cosas que uno no sabe. Chichén Itza se halla en el municipio Tinum, península de Yucatán. De Cancún a Chichén Itza hay cerca de 197 km, por lo que la distancia se recorre en unas dos horas.

Chichén Itzá fue fundada en el año 525 d.C. por los itzás de Bacalar. La capital de gobierno se instaló por los itzás en esta ciudad, que evolucionó por distintas influencias de los pueblos que allí habitaron. Ellos lograron posteriormente extender sus dominios con la fundación de otras ciudades, entre ellas la actual Mérida. En ese período, Chichén se consolidó como centro político del Mayab (nombre original de Yucatán, que significaba “pocos, no muchos”, por no decir lugar selecto), y así permaneció hasta el siglo XVI cuando llegaron los colonialistas españoles.

Plano de Chichén Itzá

Plano de Chichén Itzá

La principal edificación del lugar es el templo o pirámide de Kukulcán, igualmente llamado castillo, que viene a ser la representación maya del Quetzalcóatl, el dios de la cultura tolteca y que era representado por una serpiente emplumada. Lamentablemente los indígenas mexicanos tomaron a Hernán Cortés como sinónimo de Quetzalcóatl o Kukulcán, sin darse cuenta que este era el mismo diablo que los venía a colonizar.

Chichen Itza2

El autor en la pirámide de Kukulkán

La pirámide es una plataforma rectangular de 55,5 metros de ancho, con una altura de 24 metros. Cada lado de la pirámide tiene 91 escalones por cada lado y uno más que termina en el templo superior, lo que da 365 escalones, uno por día del año. Lo relevante de esta pirámide es que sus escalones están conformados de tal manera que, en días equinocciales, las sombras de las aristas o bases superpuestas configuran una imagen del cuerpo de una serpiente, que con el curso del día, parece moverse. Recordemos que los equinoccios ocurren en el año cuando el Sol está situado en el plano del ecuador terrestre. Ese día y para un observador en el ecuador terrestre, el Sol alcanza el punto más alto en el cielo (el llamado cenit) que se encuentra justo sobre la cabeza, o sea a 90°. El equinoccio ocurre dos veces al año el 20 o 21 de marzo, y el 22 o 23 de septiembre. La realidad es que los Mayas conocían de la existencia de los equinoccios y con ese conocimiento construyeron el templo de Kukulcán, pero sabían también que eran 365 los días del año.

La pirámide tiene otra característica, y es el efecto acústico llamado la cola del Quetzal. Si uno realiza una palmada a 40 metros de la perpendicular de la escalinata, oiremos un sonido agudo, muy parecido al canto del quetzal, que se sabe que es el pájaro sagrado dentro de los Mayas. Las investigaciones realizadas hasta hoy día, demuestran que la altura y el espacio entre los escalones de la pirámide crean un filtro acústico que enfatiza algunas frecuencias de sonido mientras que suprime otras.

Los escalones no son fáciles de subir, están tan cercanos a la verticalidad, que para este autor, en nada se diferencian de los conocidos de la pirámide del Sol de Teotihuacán, cercano a Ciudad México. Solo que aquí son menos escalones que en la pirámide del Sol. De todas formas, subirlos es más fácil que bajarlos, por lo que ese refrán de que “para abajo todos los santos ayudan”, en estas pirámides no es que funcione.

Otro lugar es el campo de pelota, concebido como una gran cancha. La pelota usada era de de hule crudo por lo que era muy elástica y pesada, haciendo muy peligroso el juego. No me imagino si sería tan dura como la pelota del béisbol, pero la realidad es que los jugadores se protegían partes de su cuerpo para no ser golpeados por la pelota. El juego consistía en impulsar la pelota con los codos, la cadera o la parte superior de la pierna. Se jugaba a un solo tanto, ya que era muy difícil marcar. El juego era a su vez ceremonia religiosa, uno de los perdedores terminaba en sacrificio. Según se sabe, esto no siempre sucedía, ya que el juego se practicaba como diversión también.

Campo  de juego de pelota de Chichén

Campo de juego de pelota

Al lado del estadio está el templo de los jaguares, la plataforma para jaguares y águilas, la plataforma de Venus (no sé quién la bautizó así), el cenote sagrado, el templo de las mesas, el templo de los guerreros y el observatorio. En fin, todo un complejo de edificaciones, algunas bien conservadas, otras muestran su deterioro por el tiempo.

Plataforma de los jaguares y águilas, Chichen Itza

Plataforma de los jaguares y águilas (foto del autor)

La zona arqueológica de Chichén Itzá fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1988, mientras que el 7 de julio de 2007, el Templo de Kukulcán fue reconocido como una de las siete maravillas del mundo moderno.

Este es el último artículo sobre seis de las siete maravillas del mundo que les prometí. No he tenido la fortuna de visitar el Cristo Redentor de Río de Janeiro, así que lo no visto no es tema para hablar. No obstante, otros lugares interesantes visitados que son maravillas de la ingeniería y la naturaleza serán reseñados en próximos artículos.

Bibliografía consultada

Anon. Zona arqueológica de Chichen itza. INAH. http://www.chichenitza.inah.gob.mx/

Anon. 2015. Hallan cenote debajo de pirámide central de Chichén Itzá. Excelsior, arqueología en México. 13 agosto. http://www.excelsior.com.mx/expresiones/2015/08/13/1040112

Casadevall David. 2007. Acústica de Chichén Itzá. Acústica Web, 7 julio http://www.acusticaweb.com/acustica-arquitectonica/blog/acca-arquitecta/acca-de-chichitz.html

Escrito por Ricardo Labrada (13 enero de 2016)

Anuncios

Un pensamiento en “El Chichén Itza y su Templo Kukulcán, otra maravilla del mundo moderno

  1. Nada más cierto que la cita en la entrada de este artículo. Ojalá y el legado de la cultura maya pueda sobrevivir mucho tiempo, así como sus zonas arqueológicas, y estas pasen de generación en generación con orgullo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s