La obra del escritor Theodore Dreiser

“Nuestra civilización está todavía en una etapa intermedia, apenas bestia,
en que ya no es completamente guiado por el instinto;
apenas humana, en la que no está todavía
completamente guiado por la razón”

Theodore Dreiser

Por Ricardo Labrada

Si un escritor me gustó por su forma de escribir y el contenido de sus novelas fue el norteamericano Theodore Dreiser, quien logró poner en la gran pantalla buena parte de sus obras, todas girando alrededor de la desigualdad social, la pobreza y la opulencia, las posibilidades de los ricos y las pocas de los pobres, e ig.

Este escritor nació con el nombre de Herman Theodore Dreiser el 27 agosto de 1871 en Terre Haute, Indiana, noveno hijo de una familia pobre, cuyo padre era alemán, emigrante. Esta pobreza llevó a que la familia estuviera casi siempre en movimiento buscando mejores posibilidades en general. Dreiser estudió en escuelas públicas, y supo adelantarse lo suficiente para poder cursar estudios de periodismo en 1889-90 en la Universidad de Indiana, pero abandonó los mismos para ejercer esta profesión en Chicago inicialmente y luego en St Louis.

Theodore Dreiser

Theodore Dreiser

Como periodista trabajó para algunos diarios como fueron St. Louis Globe-Democrat, St. Louis Republic y Pittsburgh Dispatch. Fue editor de la revista Ev’ry Month, y años después escribió para las revistas Munsey’s Metropolitan y Harper’s Monthly.

Las experiencias de Dreiser en su niñez y en su juventud encontraron reflejo en las ideas del naturalista Herbert Spencer. Dreiser entendía que el hombre se encuentra ante el desafío de fuerzas superiores, pues hay instintos y eventos sociales que no están bajo su control. De hecho, Dreiser se convirtió en una figura de la transición de la América Victoriana con la era moderna, que se abrió después de la primera guerra mundial.

Políticamente Dreiser fue un socialista en sus ideas y desde temprano se asoció con esta tendencia, que a principios de siglo XX era la tercera fuerza en EEUU.

Pude ir conociendo la obra de este escritor al revés, o sea en vez de ir por su primera obra fue yendo de lo último escrito hacia atrás. En mis manos cayó una de sus novelas del intermedio de su carrera, pero sino la mejor, de las mejores. Esa novela fue “Una Tragedia Americana”, que fuera publicada en 1925. La trama sobre un hombre, hijo de familia religiosa y pobre, que por esas cosas de la vida cometió un crimen. Para su suerte escapó de la justicia de su Estado y fue a parar a otro, donde radicaba una enorme fábrica de su tío, menos dado a la religión y si muy activo en los negocios. Una vez más Clyde Griffiths cayó en problemas y esta vez la justicia no lo perdonó. Conocía de una trama similar de un filme protagonizado por Elizabeth Taylor, el que en Cuba llamaron “Ambiciones que matan” y que en España se le conoce como “Un lugar en el sol (1952)” del director George Stevens y protagonizado por Elizabeth Taylor, y Montgomery Clift en el papel de George Eastman. El director Stevens cambió el nombre de Clyde Griffiths por el ya indicado, además comenzó el film por la segunda parte de la novela de Dreiser, donde no se da ningún antecedente del anti-héroe en cuestión. No obstante, cabe señalar que en el cine de Hollywood hubo otro film basado en esta novela, “Una tragedia humana (1931)” del director Josef Von Sternberg, donde Phillip Holmes si interpreta el papel de Clyde Griffiths. La película contó también con las actuaciones de Silvia Sidney y Frances Dee. Como no lo he visto, no puedo decir si el filme relata la vida de Griffiths desde sus inicios y no a mitad de camino como hizo Stevens.

Montgomery Clift y Shelley Winters en una escena de  Un lugar en el sol (1951)

Shelley Winters y Montgomery Clift en una escena de “Un lugar en el Sol (1951)” (foto doctormacro.com)

Volviendo a este gran libro, se puede decir que el mismo tuvo muchos a favor y muchos en contra en EEUU. No se discutía la prosa del libro, sino su contenido, que a muchos agradó o desagradó por su profundidad.

Luego en mis manos cayó “El financiero (1912)”, que fue parte de una trilogía alrededor de la vida de un hombre que llegó a ser un monstruo de los negocios, sucios y limpios, todo un cerebro en el manejo de fondos, hombre carente de escrúpulos, inicialmente muy enamorado de Eileen, a la que luego relega a un segundo plano con sus amantes. Según los que saben de estas novelas, el anti-héroe Frank Cowperwood no es otro que el magnate Charles Tyson Yerkes, hombre asentado en Chicago, que dilapidó una extensa fortuna en mansiones, pinturas y amantes. La continuación eran dos libros que nunca encontré en español, “El Titán (1914)” y el póstumamente publicado “El Estoico (1947)”. Para mi suerte los pude leer en ruso, donde casi toda la obra de Dreiser está publicada en este idioma. No obstante, no tengo noticias o información que se haya hecho película alguna basada en alguna de las tres novelas.

La siguiente lectura fue “El genio (1915)”, igualmente leído en ruso. Se trataba de todo un talento artístico que tropieza con una sociedad que no tiene piedad con él. Dreiser escribió su obra, la que fue censurada por la llamada “Sociedad para la Supresión del Vicio de Nueva York”. A los cinco años de escrita se levantó la censura y la obra ganó el reconocimiento de los escritores inclinados al realismo social. Se me acababa mi estancia en Moscú, pero si me dio tiempo para leer “Jenny Gerhardt (1911)”, sobre una pobre muchacha que sostiene relaciones con un senador, pero que no logró satisfacer sus necesidades amorosas y tampoco materiales. Este libro fue editado por Harper & Brothers, el que censuró la parte de la novela donde el amante de Jenny le explica el uso de los anticonceptivos. Para suerte de Dreiser, la novela tuvo muy buena acogida en Gran Bretaña, donde el realismo social del escritor era de buen agrado. Este éxito fue el que le impulsó a escribir muchas de las novelas que le siguieron a continuación, algunas ya anteriormente mencionadas.

En realidad Jenny Gerhardt viene a ser una continuación de su primera novela “Sister Carrie (1900)”, considerada como un clásico de la literatura americana, donde la principal protagonista es otra pobre mujer que tiene relaciones con un hombre influyente, se logra casar, luego comete adulterio, más que suficiente para que fuera censurada la obra igualmente. Para mi desgracia comencé a leer el libro en cuestión y aún hoy día no lo he terminado. El famoso escritor norteamericano Sinclair Lewis dijo que Sister Carrie era la primera novela estadounidense libre de la influencia literaria inglesa. No obstante, el dueño de la editorial Doubleday Company, en este caso el dueño, el Sr Doubleday, censuró la obra en contradicción con el editor de la novela Frank Norris. Los percances con esta obra llevaron a Dreiser a un estado anímico adverso, por lo que hubo una sequía y luego continuó su obra literaria a partir de 1910.

Sylvia Sidney y Donald Cook en una escena de Jennie Gerhardt Solo con su amor (1933)

Sylvia Sidney y Donald Cook en una escena de “Jennie Gerhardt” o “Solo con su amor (1933)”. Foto doctormacro.com

Si bien “El genio” no fue llevado a la gran pantalla, “Sister Carrie” si lo fue en el filme “Carrie (1952)” de William Wyler, que fuera protagonizado por Laurence Olivier, Jennifer Jones y Miriam Hopkins. Décadas antes, apareció el filme “Jenny Gerhardt (1933)”, que en español se llamó “Solo con su amor” dirigido por Marion Gering y protagonizado por Silvia Sidney, Mary Astor y Donald Cook.

Jennifer Jones y Laurence Olivier en Carrie (1952)

Jennifer Jones y Laurence Olivier en “Carrie (1952)”. Foto doctormacro.com

Entre otras de sus obras, que no he llegado a leer, se encuentran:

– Las obras teatrales “Plays of the Natural and Supernatural (1916)” (Comedias de lo natural y sobrenatural),
– “The Hand of the Potter (1918)” (La mano del alfarero)
– Los relatos cortos “Free (1918)” (Libre),
– “Chains (1927)” (Cautiverio),
– “A Gallery of Women (1929)” (Una galería de mujeres) en dos volúmenes
– “Epistolario”, publicado en 1959, en tres volúmenes
– Su autobiográfia “Un proletario americano”, publicada en 1983.

Al cine también fueron llevadas dos de sus obras, como fueron:

– La comedia “My Gal Sal (1942)” (Mi chica favorita) de Irvin Cummings con Rita Hayworth y Victor Mature
– El film de aventuras “The prince who was a thief (1951) (Su alteza el ladrón) de Rudolph Maté con Tony Curtis y Piper Laurie

Dreiser murió el 28 de diciembre de 1945 en Hollywood, California. Meses antes de su muerte se había hecho militante del partido comunista de EEUU, movida que Ernest Hemingway calificó como la de un viejo hombre tratando de salvar su alma. Sea la ideología que él profesara, nadie puede quitarle mérito a todo lo que escribió y en la forma que lo relató o denunció.

Bibliografía consultada

Anon. Biografía de Theodore Dreiser. Comparte libros, http://www.compartelibros.com/autor/theodore-dreiser/1

Hussman L. E. Theodore Dreiser-American Author. Encyclopaedia Britannica.. http://global.britannica.com/biography/Theodore-Dreiser
Theodore Dreiser. IMDB.com. http://www.imdb.com/name/nm0237439/?ref_=fn_al_nm_1

Riggio T.P. Biography of Theodore Dreiser. Penn Libraries. https://www.library.upenn.edu/collections/rbm/dreiser/tdbio.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s