Budapest, una ciudad pletórica de belleza

Si el mundo fuese claro, el arte no existiría.
Albert Camus

Ricardo Labrada

Mucha gente puede no estar de acuerdo conmigo cuando se habla de ciudades pintorescas, alegres o sencillamente bonitas. No voy a decir las comparaciones que me han hecho, no es mi deseo enemistarme con los ciudadanos de otras ciudades y puede que uno mismo no tenga toda la razón del mundo, pero Budapest es una de las ciudades que más me gusta.

Mi primera visita a Budapest fue en enero de 1967, venía en tren desde Kiev, Ucrania, y llegué en la noche a la capital de Hungría. Era de hecho el segundo país que visitaba después de la URSS, me había invitado un compañero húngaro de estudios. Al llegar allí saltaba de alegría, era enero y había dejado a Kiev con un metro de nieve, pero en Budapest calles secas, con una temperatura que rozaría los 2 grados sobre cero. El cuerpo enseguida siente el calor. Miraba sus calles en la zona de Pest y me parecía que estaba en una de esas películas de los años 50, en blanco y negro, donde aparecen barrios de varias ciudades europeas, a veces Varsovia, otros en Viena, otros en Budapest.

Budapest fue creada en el siglo IX, aunque su esplendor demoró debido a que los mongoles la saquearon completamente en el siglo XIII. En el siglo XV ya la ciudad se iba conformando, pero vino entonces el dominio otomano que se mantuvo a lo largo de siglo y medio. Budapest, liberada de los turcos, comenzó a desarrollarse a partir del siglo XVIII hasta convertirse en capital del segundo reino dentro del Imperio Austro-húngaro.

Su fisonomía definitiva se alcanzó cuando la ciudad, el 17 de noviembre de 1873, abarcó las dos orillas del río Danubio, con lo cual se logró la unificación de las ciudades de Buda y Óbuda en la orilla occidental, y Pest en la oriental. Previamente, en 1867, había nacido el imperio austro-húngaro y la llamada monarquía dual. Los húngaros se habían alzado en contra de la dominación de los Habsburgo en Viena en 1848, insurrección que fuera aplastada por las tropas del zar ruso, el que vino en ayuda de Viena. No obstante, los húngaros consiguieron el compromiso de un solo imperio y dos reinos, uno de ellos instaurado en Hungría. En ese entonces ese reino abarcaba también los territorios de Eslovaquia, Croacia-Eslovenia, Transilvania, parte de la Ucrania occidental y de la Polonia meridional. Finalizada la primera guerra mundial, con la derrota de los imperios otomano, austro-húngaro y de Alemania, Hungría perdió la casi totalidad de los territorios mencionados. Dos tercios de su territorio se perdieron en esta inútil contienda, y al final Hungría se declaró república independiente en 1920.

Esta guerra como la siguiente segunda guerra y la revolución de 1956 contra la ocupación soviética en el territorio nacional trajeron sus consecuencias en la destrucción de sus edificaciones. El puente de las Cadenas en Budapest fue destruido por los nazis durante la resistencia al ataque del ejército rojo de la URSS. No obstante, gran parte de la ciudad fue reparada, lo último que se hizo en esta dirección fue la reconstrucción del puente Erzsébet en 1964. Posteriormente, en 1970, se construyó la primera línea de metro urbana en Budapest.

Cuando uno llega a esta gran urbe, siempre verá a Pest como el lugar de los obreros, y la aristocrática Buda al frente. Para ver Óbuda hay que cruzar primero el río y llegar a Buda.

Los lugares más interesantes a visitar en Budapest son:

– La Plaza de los Héroes (Hősök tere en húngaro). Las columnas del monumento son tres y muestran bustos a figuras históricas incluyendo líderes tribales de la época del nacimiento de Hungría. A la izquierda de esta plaza se halla el Museo de Bellas Artes y a la derecha el Palacio de Artes. Durante la segunda guerra mundial un proyectil alcanzó a varias estatuas, las que luego fueron restauradas. La plaza está situada al final de la famosa avenida Andrassy, probablemente la vía de mayor importancia en Budapest.
– La Basílica de San Esteban (Szent István-bazilika en húngaro) es otro lugar importante a visitar. El patrón religioso de la ciudad es precisamente Szent István. Las colas para entrar en este templo católico son usualmente largas. Se halla no muy distante de la Plaza de los Héroes en la parte de Pest.
– El Parlamento (Országház en húngaro, literalmente significa Casa del País) es una edificación impresionante, la mayor del país y que domina todo el entorno del Danubio. Se trata de una construcción neogótica situada a la entrada de la plaza Kossuth del lado de Pest. La construcción de esta obra culminó en 1904 después de 19 años de labores. Por lo general, cuando he pasado por ahí, siempre me quedo mirando sus dos estatuas de leones.
– El castillo de Vajdahunyad ubicado en el Parque de la Ciudad, cuya construcción fuera concluida en 1908.
– El castillo de Buda o palacio de Buda (Budai Vár en húngaro) es históricamente el castillo que albergaba a los reyes húngaros. Su construcción data del siglo XIV. En este castillo se halla la Galería Nacional Húngara, que muestra obras de arte del país desde la Edad Media hasta el siglo XX.
– La Ciudadela, igualmente en Buda, es el punto más alto de Budapest, Fue construida en 1854 durante el reinado de los Habsburgo. Su edificación fue con objetivos de vigilancia.
– No muy distante de la Ciudadela se encuentra la Estatua a la Libertad, monumento terminado en 1947 y que rendía homenaje a los soldados rusos muertos en combate para liberar la ciudad de los nazis. Actualmente su inscripción anterior fue borrada y la actual rinde homenaje a todos aquellos que se sacrificaron por la libertad y prosperidad de Hungría.
– La hermosa Iglesia de Matías, igualmente conocida como Iglesia de Nuestra Señora, ubicada en Buda, que en el siglo XVI los otomanos la convirtieron en mezquita.
– En la parte de Buda se halla también el Bastión de los Pescadores que en sus cercanías en los años 60 se organizaban bailes con música pop del momento. Este bastión tiene siete torres. Ahora cerca de ahí hay un hotel de una de las grandes cadenas occidentales del mundo. No muy lejos está el monumento ecuestre al primer rey de Hungría, San Esteban o Szent István.

Plaza de los Héroes

Plaza de los Héroes

Basílica de San Esteban

Basílica de San Esteban

El Parlamento

El Parlamento

Castillo Vajdahunyad

Castillo Vajdahunyad

Vista nocturna de Budapest, a la izquierda en lo alto el Castillo de Buda

Vista nocturna de Budapest, a la izquierda en lo alto el Castillo de Buda

Mi esposa Miriam y mis dos entonces pequeñas hijas en la Ciudadela (agosto 1991)

Mi esposa Miriam y mis dos entonces pequeñas hijas en la Ciudadela (agosto 1991)

Budapest tiene 223 museos, es imposible visitarlos todos. Creo que visitando la Galería Nacional se logra ver mucho del arte húngaro. Tiene un impresionante edificio de la Opera en el centro de la ciudad. Igualmente posee la segunda sinagoga, en la calle Dohány, más grande del mundo, y posee la Basílica de Esztergom es la tercera iglesia más grande de Europa.

Avenida Andrassy

Avenida Andrassy

El Edificio de la Opera

El Edificio de la Opera

Budapest también hospeda varios teatros. Sin embargo, una cosa que me llamaba la atención en mi primera visita era la existencia de restoranes con música magyar gitana, o si uno deseaba bailar, podía ir a otros que tenían música pop en vivo. Conversando con un viejo compañero de estudios me dice que ya ni en el Bastión de los Pescadores ni en Pest se encuentran lugares así para bailar.

Iglesia de Matías

Iglesia de Matías

El Bastion de los Pescadores y la estatua a San Esteban

El Bastion de los Pescadores y la estatua a San Esteban

Sobre el Danubio se encuentran siete islitas, siendo la más famosa la Isla Margarita que tiene una superficie de unas 160 ha, la cual tiene varios centros de distracción y deportes.

La ciudad pinta aún más hermosa con sus nueve puentes que unen a Pest con Buda. Son los más variados puentes y uno puede darse cuenta de cuáles son los más viejos. Si a eso se une su música y su cocina, pues más no se puede pedir.

Puente Erzsébet (Isabel) en Budapest

Puente Erzsébet (Isabel) en Budapest

En fin, mientras más he visitado a Budapest, más la ciudad me ha agradado y más bella siempre la he encontrado.

Una vista diurna de Budapest

Una vista diurna de Budapest

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s