Entrevista a Mickey Mantle- Recordando el juego perfecto de Don Larsen en la Serie Mundial de 1956

No se recuerdan los días, se recuerdan los momentos.
Cesare Pavese

Comienza la serie mundial de 2015, hoy 27 de octubre, y hay un hecho que deseo recordar, algo que fui testigo a través de la TV cubana en 1956, y para eso me he imaginado esta entrevista con uno de sus protagonistas, que aunque ya desaparecido, dejó evidencia de cómo ocurrieron las cosas en ese juego de esa serie mundial. Para eso me he basado en testimonios del pelotero como respuestas y en algunos casos me he imaginado las respuestas a mis preguntas. Han pasado 49 años y ningún otro lanzador ha podido ni siquiera lanzar un juego de cero hits en este tipo de evento, así imagínense tratándose de un juego perfecto.

Por Esteban Romero

P: Muchas gracias Mickey (Mantle) por acceder amablemente a esta entrevista.

MM: Muchas gracias a ti por la invitación.

P: Cómo ya sabes, mi interés es que hables del juego perfecto que lanzó Don Larsen en la serie mundial de 1956.

MM: Con mucho gusto hablaré de nuestro buen amigo “El Pájaro Errante” y de su famosa hazaña.

P: No obstante, tengo una pregunta muy personal que quiero que en Cuba se sepa.

MM: ¿Cuál es?

P: Si recuerdo bien, visitaste nuestro país en 1957.

MM: Si creo que fue en el invierno de 1957. Me hospedé en el Hotel Nacional y estuve presente en un doble juego dominical. En el intermedio de esos dos partidos recibí una enorme ovación del público, yo me hallaba en el terreno en unión de algunos bigleaguers y amigos cubanos. Realmente sentí la simpatía del pueblo cubano y lo mucho que gusta el béisbol allí.

El majestuoso Hotel Nacional en la Habana, donde se hospedó Mickey Mantle en 1957

El majestuoso Hotel Nacional en la Habana, donde se hospedó Mickey Mantle en 1957

P: Ese domingo llevabas una camisa de cuadro, algo muy county. Me recuerdo de lo que has contado en otros medios que Hank Bauer te llevó a comprar un traje cuando llegaste a Nueva York, el primero que te pusiste en tu vida, ya que eras más de vestir a lo vaquero.

MM: Si es cierto, yo me crie en el Medio Occidente (MidWest) y mis costumbres son de allá. Hank me ayudó a vestir mejor en el ambiente neoyorquino, de hecho compartimos habitación en hotel por largo tiempo.

P: ¿Algún lanzador cubano que te haya puesto en aprietos?

Uno de los lanzadores más difíciles a los que me enfrenté fue Sandalio Consuegra, un hombre que poseía una screwball que me ponía en aprietos. Le bateé bien a Camilo Pascual y a Pedro Ramos, pero con el tiempo Camilo comenzó a dominar con una curva de barril difícil de batear. No obstante, Consuegra y Tom Sturdivant fueron los lanzadores que mejor me dominaban en el juego.

Sandalio

Sandalio “Potrerillo” Consuegra, uno de los lanzadores que mejor dominaba a Mickey Mantle

P: ¿Cómo fue aquello que sacaste out con un tiro a primera a Conrado Marrero?

Fue en un juego de entrenamiento primaveral, Marrero conectó batazo que habría sido hit por cualquier otro corredor, pero como él corría muy lento, tiré a primera y lo puse out. Después de eso todo el mundo se reía del incidente y Marrero prometió desquitarse, no recuerdo si lo hizo, ya que en nuestro equipo la tanda de bateadores era muy fuerte.

P: Bueno vamos a entrar en el tema de Don Larsen ¿Cómo llegó a los Yankees?

MM: Él provenía de los Orioles de Baltimore y llegó a los Yankees en 1955 en el canje más grande de la historia del béisbol. Digo más grande por la cantidad de peloteros que se vieron involucrados en la operación.

Este cambio se hizo en dos etapas y al final se había canjeado un total de 18 peloteros. Los Yankees obtuvieron a Larsen, Bob Turley, el infielder Billy Hunter, un inicialista de nombre Dick Kryhoski, Darrel Johnson, un receptor y un par de peloteros de las Menores, Jim Fridley y Mike Blyzka. A cambio de ellos, los Orioles recibieron a los lanzadores Harry Byrd, Jim McDonald y Bill Miller, los receptores Hal Smith (él mismo que jugando para los Piratas nos conectase un jonrón en el séptimo juego de la Serie Mundial de 1960), Don Leppert y Gus Triandos, los jugadores de cuadro, Kal Segrist y Willie Miranda, los jardineros Ted DelGuercio y mi viejo favorito Gene Woodling, quien ya envejecía, más otro jugador a designar después, que resultó ser el lanzador, Art Shallock, enviado a los Orioles por renuncia al siguiente año. Así que recibimos siete jugadores y los Orioles once, prácticamente un equipo completo, que buena falta les hacía en aquel entonces. El cambio, sin embargo, fortaleció nuestro cuerpo de lanzadores. Necesitábamos lanzadores, por lo que Turley y Larsen nos vinieron al dedillo. Ambos eran jóvenes y tenían en la bola.

Don Larsen, héroe deportivo el 8 de octubre de 1956

Don Larsen, héroe deportivo el 8 de octubre de 1956

P: Interesante que de esa lista hubo algunos peloteros que jugaron en Cuba en el pasado, son los casos de los receptores Gus Triandos que jugó para el Almendares (1954-55), y Hal Smith que jugó para el Marianao (1956-57), el lanzador Mike Blyzka con el Marianao (1954-55) y el siempre recordado torpedero cubano Willie Miranda.

MM: Recuerdo bien que Cuba era considerada la segunda plaza en importancia de la pelota profesional en la década de los 50.

P: También lo fue de siempre en la llamada pelota amateur. Ahora, ¿ me puedes decir cómo fue la decisión de designar a Larsen para lanzar el quinto juego de la serie mundial de 1956?

MM: Nos tomó a todos por sorpresa, fue una decisión muy personal de Casey Stengel. Como Uds. saben, esa serie comenzó con dos derrotas para los Yankees, y una de ellas correspondió al Pájaro Errante, por eso nos llamó la atención que estando la serie empatada a dos victorias por bando, Stengel se haya decidido por Larsen para un juego tan crucial.

Casey Stengel, ¿qué santo le habrá aconsejado poner a lanzar a Don Larsen a lanzar ese día?

Casey Stengel, ¿qué santo le habrá aconsejado poner a lanzar a Don Larsen a lanzar ese día?

P: ¿Es cierto que Larsen bebió el día antes de ese juego?

MM: Puedo afirmar todo lo contrario. Es cierto que la mayoría de nosotros le caímos encima a Larsen para que se cuidara para el siguiente juego, pero conociéndolo, sabíamos que aquello era para oídos sordos.

P: ¿Era acaso un bebedor empedernido?

MM: No, no realmente, pero era capaz de hacer cosas que nuestro grupo no hacía. Cuando hablo de grupo me refiero a los tres mosqueteros, Whitey Ford, Billy Martin y este servidor. Una vez, durante el entrenamiento primaveral, todos fuimos a ver cantar a Frank Sinatra en un hotel de Miami Beach. La mayoría acompañada por sus esposas, excepto Don que estaba soltero. Tan pronto nos sentamos, lo primero que hizo fue pedir una cerveza, luego un ron con coca-cola, le siguió un scotch con soda para proseguir con un whiskey Canadian Club. Yo no lo podía creer, bebiendo toda esa mezcla. Le entró hipo y lo paró cuando le pidió al camarero le trajera vinagre para tomar. Borracho no salió de aquel lugar, que conste.

P: En el segundo juego de la serie mundial que me hablaste los Yankees llegaron a tener ventaja de 6-0 y Larsen perdió el desafío.

MM: Así es, de nada valió el jonronazo de Yogi Berra con las bases llenas sobre los envíos de Don Newcombe. No obstante, Casey era muy observador y su decisión había que respetarla, él sabía lo que hacía.

P: ¿Cómo puedes afirmar que Larsen no bebió el día antes? ¿Estabas con él?

MM: Así es, nos habíamos reunido en el restorán de un ex pelotero, el salón de Bill Taylor en la 57 de la Occidental frente al hotel Henry Hudson, donde el Pájaro residía. Taylor era un pelotero alto, bateaba a la zurda, era de Alabama, y jugó como jardinero en los Gigantes de Nueva York. Él estuvo tres temporadas con este equipo y temporada y media con los Tigres de Detroit antes de su retiro.

Me junté con Larsen y sus amigos alrededor de las nueve de la noche, donde estuve una hora y media. En ese tiempo el Pájaro Errante no bebió nada, solo un Ginger Ale. Larsen luego compró una pizza que se llevó para su habitación. Si él hizo algo después de haberse marchado, no lo sé, pero no creo que por la hora él estuviera dispuesto a irse de rumba.

P: Entremos en detalles del juego.

MM: Los Dodgers venían igualmente por ganar y ponerse delante en la serie, para ese fin llevaron al barbero Sal Maglie al montículo.

Sal Maglie, lanzador de los Dodgers para ese crucial juego

Sal Maglie, lanzador de los Dodgers para ese crucial juego

P: Maglie era muy conocido por la afición cubana, lanzó para el Cienfuegos (1945-46), y luego con el Cuba y los Alacranes en la llamada federación que jugaba en la Tropical, en la temporada de 1947-48.

MM: Maglie estuvo buen tiempo sancionado de jugar en Grandes Ligas, él fue uno de los rebeldes que se fue a jugar a la nueva liga mexicana que crearon los Pasquel. En cuanto le levantaron la sanción, lanzó para los Gigantes en 1950 y se convirtió en el verdugo de los Dodgers. Cosas de la vida, por intermedio de los Indios Maglie llegó a los Dodgers en 1956, donde se convirtió en uno de sus principales abridores.

P. Según leo, ese juego se efectuó el 8 de octubre de 1956.

MM: Así es, era un día soleado, con una temperatura algo fría, pero soportable.

P: ¿Alguna característica en particular de Larsen a la hora de lanzar?

MM: Si, lo hacía sin windup, no le daba tiempo para pensar al bateador, era una máquina lanzando. Con sus 6 pies y 4 pulgadas, más 220 libras de peso, era un lanzador impresionante. Lamentablemente nunca tuvo la debida consistencia y no llegó a ser estrella, o mejor dicho fue estrella por un día, el 8 de octubre de 1956.

P: ¿Cómo anotaron la primera carrera?

MM: Maglie se había presentado muy bien, pero en el cuarto episodio me lanzó una curvita que se le quedó algo alta y logré darle jonrón, un batazo que pasó muy próximo a la zona de foul, lo digo, pues yo no halaba la bola, mis batazos generalmente iban por el left center, el right-center o por el mismo centro. En todo caso, ese jonrón fue el primer hit del juego, el primero contra Maglie y el marcador se puso 1 por 0.

P: ¿Tuvo Larsen algún momento débil?

En realidad sólo un hombre le llegó a tres bolas, fue el experimentado Pee Wee Reese, pero el quinto episodio fue difícil, Jackie Robinson abrió la entrada con batazo que parecía el primer hit del juego de los Dodgers. Fue una línea por tercera que le saltó del guante a Andy Carey, y la bola fue a parar al guante de Gil McDougald en el campo corto. Luego vino el inicialista Gil Hodges, otro bateador de poder y de cuidado, quien sonó un estacazo por el mismo left-center. En el Ebbets Field, ese batazo se hubiera ido fácil, pero en los jardines del Yankee Stadium quedaba aún bastante espacio y terreno para mi corrido. Despegué al máximo de mi velocidad y logré fildear la bola cuando ya empezaba a descender, a 400 pies del plato. El siguiente bateador era el responsable de nuestra derrota en la serie mundial de 1955, el cubano Sandy Amorós, quien entregó el tercer out al roletear a la manos del camarero Billy Martin. Larsen ese día estaba duro y con un control impecable. Yogi no tuvo que ir a conferenciar con él en ningún momento del juego, estaban ambos bien sincronizados.

El ya fallecido antesalista Andy Carey, que ayudó a preservar el perfecto de Larsen

El ya fallecido antesalista Andy Carey, que ayudó a preservar el perfecto de Larsen

P: ¿Cuál era el comportamiento de Larsen a lo largo de un juego de cero hit?

MM: No dejaba de jaranear y hablar de lo que no se debe. Todos los peloteros somos supersticiosos y evitamos hablar del cero hit en el transcurso del juego, pues Larsen no, cuando dominó a los Dodgers en el quinto inning, vino y me dijo que sería muy divertido poder lograr un cero hit, apenas me lo dijo lo mandé al diablo. El resto de los peloteros en el banco le huía cuando le veían hablar de semejante cosa.

P: ¿Cómo fue la segunda carrera que lograron fabricar?

MM: Fue en el sexto inning, Andy Carey abrió con hit por el centro, Larsen se sacrificó en toque que lo llevó a segunda y Bauer conectó sencillo impulsador de la segunda carrera. Collins le siguió con hit, era una buena oportunidad para que yo ampliara el marcador, había corredores en primera y tercera, y un solo out. Conecté fuerte a la bola, Hodges, como todo un maestro, fildeó el batazo, pisó primera y acto seguido tiró a Campanella para coger en el rundown a Bauer y ponerlo out.

P: ¿Algún otro batazo peligroso para Larsen?

MM: Si, se lo conectó Amorós en el octavo inning, fue profundo por el centro que yo atrapé para el tercer out.

P: ¿Cómo fue la novena entrada para Larsen?

MM: Hago constar que Larsen no dejó de hablar del cero hit desde la sexta entrada y todos nosotros espantados. Hay que tener sentido del humor o no ser supersticioso, eso era Larsen. Creo que si no lograba el cero hit, al final se iría a tomar unas cervezas y olvidaría todo lo sucedido.

Carl Furillo inició el noveno con fly al derecho después de haber conectado cuatro fouls y haber recibido una bola. Le siguió Roy Campanella con batazo a las manos de Gil McDougald con asistencia de Collins. El estadio rugía en ese momento. Por Maglie, de emergente, vino a batear un hombre de tacto al bate, el veterano zurdo Dale Mitchell, un pelotero que en 10 temporadas con los Indios había promediado por encima de los .300. Larsen le lanzó una primera bola, le siguió con un strike, recuerden que todo eso sin wind up, segundo strike, vino un foul, el bateador seguía con vida, el siguiente lanzamiento, Mitchell hace un medio swing, pero ahí quedó crucificado, el árbitro Babe Pinelli cantó sonoramente STRIKE THREE.

Noveno Inning, Larsen lanza el strike final del juego

Noveno Inning, Larsen lanza el strike final del juego

P: Ese juego fue el primer y único juego de no hit en series mundiales y por coincidencia fue perfecto.

MM: Así es, todos estuvimos muy contentos con este resultado, y como dije Larsen fue el mejor lanzador del mundo ese día. Con los Yankees duró hasta 1959, no tuvo la debida consistencia, y en 1959 pasó a jugar con los Atléticos de Kansas City, en un canje que también se llevó a mi buen amigo Hank Bauer.

El receptor Yogi Berra salta y abraza a Don Larsen una vez consumado el out 27 y el juego perfecto.

El receptor Yogi Berra salta y abraza a Don Larsen una vez consumado el out 27 y el juego perfecto.

P: Muchas gracias, Mickey, por habernos concedido esta interesante entrevista. Espero que en futuro no lejano puedas una vez más darnos más información importante sobre acontecimientos de las Grandes Ligas. Me le das un saludo afectuoso al más grande de los bateadores, Ted Williams, cuando lo veas.

MM: Gracias por la oportunidad de seguir siendo famoso y encantado de haber compartido para Deportescineyotros.

Tony Taylor, un pelotero brillante

Cuanto mayor es la dificultad, mayor es la gloria
Cicerón

Por Esteban Romero

Nuevamente hablo aquí sobre un pelotero matancero, una verdadera Estrella de la liga profesional cubana, hombre que fildeaba, bateaba y corría como el mejor en las temporadas que jugó en la liga profesional, y que igualmente supo imponerse en el circuito de las Grandes Ligas a lo largo de casi dos décadas. Ese pelotero es Antonio Nemesio Taylor Sánchez, conocido por los aficionados de mi generación como Tony Taylor.

Tony nació el 19 de diciembre de 1935 en el Central Alava, luego rebautizado como Central Méjico, que se halla en la llanura de Colón de la provincia de Matanzas, hijo presumiblemente de padre de origen jamaicano, algo que se puede afirmar por su apellido, y que desde temprana edad comenzó a jugar pelota. Primero lo hizo con el equipo de la escuela del Central y luego saltó a jugar con las Estrellas de Colón de la Liga Amateur Pedro Betancourt.

Con solo 19 años Taylor saltó al profesionalismo al ser firmado por el equipo Texas City, que jugaba en la Liga Evangelina (clase C). Previamente el matancero se había estrenado patrullando el jardín central en un equipo independiente en 1953. Sin embargo, no existen estadísticas defensivas de su desempeño en aquella época como jardinero. Su debut con el Texas City fue por todo lo alto al batear para promedio ofensivo de .314. Dicho equipo cambió de sede y se movió para Thibodaux en Louisiana a mediados de temporada. Taylor cuenta que en ese año pasó mucho trabajo, ya que inglés no sabía, se entendía por mímica a la hora de pedir de comer en restoranes para negros, y lo peor era que no ganaba mucho y cuando quiso regresar a Cuba, el dinero no le alcanzaba.

Su debut en la pelota cubana fue con los Tigres de Marianao en la temporada de 1953-54, donde permaneció jugando la antesala por toda la siguiente temporada. El Almendares tenía en ese entonces dos torpederos, el gran Willie Miranda y el matancero José Valdivielso, los que alternaban alrededor de la segunda base, incluso Willie jugó alguna que otra vez en 1955-56 la segunda base y Valdivielso el SS. Héctor Rodríguez comenzaba a envejecer y los alacranes decidieron entrar en varios canjes, uno de ellos fue el de Valdivielso por Tony Taylor. El Almendares tenía el propósito de utilizar a Taylor en la antesala sustituyendo al gran Héctor Rodríguez ya canjeado al equipo Habana previo al comienzo de la temporada de 1956-57.

TonyTaylor con el Almendares

TonyTaylor con el Almendares

Recuerdo de aquellos tiempos que Tony Taylor era de los que rezaba antes de consumir su turno al bate, se paraba muy próximo al home para batear, algo que le proporcionó unos cuantos pelotazos en su carrera, aunque mucho menos de los que recibió su coterráneo Miñoso. En poco tiempo Taylor se convirtió en todo un ídolo de la fanaticada almendarista por su juego caliente sea fildeando, bateando o corriendo. Jugaba con mucho temperamento su partido diario.

En el béisbol profesional Tony fue escogido en sorteo por los Gigantes de Nueva York, organización que lo ubicó a jugar en el St Cloud Rox de la Liga Septentrional (clase C) en 1955, en la que bateó 136 hits, incluido 19 dobles, 10 triples, 5 jonrones y 38 bases robadas. De ahí saltó a jugar en la Liga Carolina con las Hojas de Danville (clase B) en 1956, luego jugó con las Águilas Dallas de la Liga Texas (Clase AA) en 1957, donde su promedio ofensivo decayó bastante. Bateó solo para .217.

No obstante, en Cuba tuvo una buena temporada en 1957-58 al batear para promedio de .311, producto de 83 hits (líder) en 267 veces al bate, incluido 8 dobles, 7 triples (líder), 5 jonrones e impulsar 28 carreras. El manager del Almendares era en esa temporada Bobby Bragan, hombre relacionado con los Indios, quien sugirió a esta organización contratar a Taylor, lo que no se llegó a materializar pues los Cachorros de Chicago llegaron primero a tomarlo del sorteo del mes de diciembre cuando se aplica la llamada regla 5 que evita que los equipos de las Mayores acumulen muchos peloteros jóvenes en su plantilla. Así Taylor pasó de la organización de los Gigantes a la de los Cachorros.

Tony Taylor vistiendo la franela de los Cachorros

Tony Taylor vistiendo la franela de los Cachorros

El 15 de abril de 1958 Tony Taylor debutó con los Cachorros para convertirse en el pelotero cubano número 72 que jugaba en las Mayores. En esa temporada llegó a jugar 140 partidos en esa temporada, 137 de ellos como segunda base. Su promedio ofensivo fue bajo, pero logró robar 21 bases. En ese equipo no había cubano ni latino, así que a Tony le tocó jugar en un ambiente puramente anglo. Para su suerte, según él mismo le contó a Ángel Torres, Ernie Banks, el gran slugger y defensor del campo corto del equipo, uno de los últimos provenientes de las Ligas Negro, se interesó en ayudar al cubano y casi aprende español. Tony relata que Ernie se convirtió en compañero y amigo en el tiempo que estuvieron jugando juntos.

En el desarrollo del cubano, tanto en el orden defensivo como ofensivo, mucho tuvo que ver ese grande de todos los tiempos que fue Roger Hornsby, quien en aquella época trabajaba como instructor dentro de las filas de los Cachorros. Hornsby consideraba que Tony era de baja estatura, unos 174 cm, pero tenía suficiente musculatura para convertirse en un slugger. Para Hornsby el problema era que Tony no era halador de bola, gustaba mucho batear con fuerza por la zona del derecho. De haber aprendido a halar más bolas, habría tenido más jonrones en su carrera.

En Cuba tuvo una excelente temporada con los campeones del Almendares en la temporada de 1958-59, al quedar como líder de bateo con .303 de promedio y en hits conectados con 88. Igualmente pudo participar por única vez en una Serie del Caribe, efectuada en Caracas, Venezuela, donde su equipo logró la corona, a la que contribuyó al batear para .346 producto de 9 hits en 26 veces al bate, incluido un jonrón y 4 carreras impulsadas.

En las Mayores jugó nuevamente con los Cachorros en 1959 elevando su promedio a .285 con 30 dobles, 8 triples y 8 jonrones, a la vez que robaba 23 bases, y logrando un OPS de .724, todo esto en 150 juegos, 149 como segunda base. En esa temporada también fue líder en asistencias como segunda base (456) y primero en factor de rango (5.42) en esa posición en la Liga Nacional. No obstante, este equipo tenía otros propósitos, y al inicio de la temporada de 1960, pasados los primeros 19 juegos de la temporada, canjearon al cubano con el receptor Cal Neeman a los Filis por el inicialista Ed Bouchee y el lanzador derecho Don Cardwell. El pase de Tony a los Filis significó un mejor ambiente para el cubano, ya que la inicial de ese equipo la defendía el cubano Panchón Herrera, mientras que el campo corto era defendido por el mexicano Rubén Amaro, hijo del cubano Santos Amaro, y a mitad de temporada llegaba a jugar en los jardines otro cubano, Tony “Haitiano” González. Los Filis antes de adquirir a Tony habían intentado con Panchón cubriendo la segunda base, incluso la llegó a jugar en algunos partidos de inicio de esa temporada, la llegada de Tony fue una solución a un problema en el equipo alrededor del segundo saco.

Tony Taylor con el equipo de su carrera, los Filis

Tony Taylor con el equipo de su carrera, los Filis

Tony dijo que su amistad con Panchón se hizo fuerte con los años. Estaban ambos muy estrechamente unidos. Se sabe que el día que Panchón murió Tony lo lloró a gritos.

En el equipo de los Filis, Tony se mantuvo hasta 1971 y fue el segunda base regular hasta 1964. La llegada del habanero Octavio “Cookie” Rojas obligó a mover a Taylor a jugar otras posiciones, sea como torpedero, antesalista o jardinero, algo que supo hacer cada vez que se le exigió. Realmente un par de pelotazos recibidos en su antebrazo de parte del lanzador Don Cardwell le abrieron las puertas a Cookie Rojas para ocupar la defensa del segundo cojín de los Filis en 1965. El habanero resultó ser defensivamente algo mejor que Tony y se mantuvo en la posición a lo largo de otras temporadas, a veces alternando con el matancero.

La temporada de 1960 fue una de las mejores de Tony Taylor, lo que se evidencia al ser escogido para jugar en los dos juegos de estrellas de esa temporada. Entonces bateó para .284 y robó 26 bases.

En las dos últimas temporadas de la liga profesional cubana, Tony siguió destacándose, siempre defendiendo la segunda base. En la temporada de 1959-60, su promedio descendió significativamente, .236, pero logró disparar 8 dobles, 5 triples (líder) y 10 jonrones. En la última en 1960-61 fue co-líder en triples, con 6, empatado con José Tartabull, y líder en bases robadas con 22, a la vez que bateaba para .280. Taylor quedó de por vida como co-líder en triples conectados en la liga profesional, con 33, empatado con el gran inicialista Regino Otero.

En las Grandes Ligas tuvo dos temporadas ofensivas buenas con los Filis, una fue en 1963 cuando bateó para .281. En la temporada de 1964 fue líder de la Liga Nacional en pelotazos recibidos con 13, temporada en la cual preservó el juego perfecto lanzado por Jim Bunning contra los Mets de Nueva York dirigidos por el legendario Casey Stengel. El único batazo sólido de ese juego, disputado un día de los padres, fue del receptor Jesse Gonder de los Mets. Según el mismo Bunning cuenta fue un batazo sobre un cambio, el único que lanzó en todo el juego, y Tony hizo un fildeo espectacular al parar la línea y luego tirar a primera para realizar el segundo out del quinto inning.

Los peloteros profesionales cubanos se vieron imposibilitados durante un buen tiempo de jugar pelota invernal. Existía una regulación emitida por el comisionado Ford Frick, el cual permitía a los peloteros extranjeros jugar en el invierno pero solo en la liga profesional de su país. Los cubanos, al no tener liga, tenían que conformarse con descansar durante el invierno. Por suerte, gracias a la gestión del cubano Bobby Maduro, entonces coordinador de asuntos de latinos en la MLB, esta regulación fue derogada en 1966 y los cubanos pudieron volver a jugar en ligas invernales. Tony se fue a jugar a Puerto Rico, lo hizo con los Senadores de San Juan en la temporada de 1967-68, en la que ganó el título de campeón de bateo, con promedio de .341.

En 1968, por primera vez en las Mayores, Tony defendió la antesala de su equipo durante casi toda la temporada. Jugó esa posición en 138 juegos. La situación se presentó cuando a Dikck Allen lo movieron a jugar los jardines de los Filis. En 1969 defendió esa posición en 71 juegos, pero luego continuó como utility de los Filis.

En 1970 Tony logró batear sobre los .300 por primera vez en su carrera en la MLB. Sin embargo, en junio del año siguiente Taylor fue canjeado a los Tigres de Detroit a cambio de dos lanzadores de Ligas Menores.

Con los Tigres logró batear para .287 en 1971 participando en 55 juegos, y al año siguiente volvió a batear sobre los .300 en 78 juegos, temporada en la que se le vio jugar por única vez en los play off. En 1973 su ofensiva se redujo y los Tigres lo liberaron a principios de diciembre de ese año, pero dos semanas después los Filis lo volvieron a firmar, equipo con el que concluyó su carrera deportiva en 1976. En esa temporada Tony estuvo fuera de juego por lesión a lo largo de cuatro meses.

A su retiro sirvió por tres décadas para los organizaciones de los Filis, los Gigantes y los Marlins como coach o manager de equipos de Ligas Menores. En 1982 dirigió el equipo de Oklahoma City de la Asociación Americana (AAA), en ese mismo año el Spantanburg de la Liga Sudatlántica (clase A), en 1983 los Pilotos de Península de la Liga Carolina (Clase A), en 1985 los Filis de Reading de la Liga Oriental (Clase AA), y en 1986-87 el Utica de la Liga Nueva York-Pensilvania (Clase A), todos ellos sucursales de los Filis. Su porcentaje de ganados y perdidos fue de .407.

Tony igualmente logró dirigir equipos de liga invernal, lo cual hizo en Venezuela. Allí fue manager del Zulia, y en la temporada de 1978-79, llevó a este equipo a la final de los play off.

Tony sirvió en la organización de los Gigantes de San Francisco a partir de 1990, en los que fue coach durante dos temporadas de un equipo de AA y en otra de un equipo de AAA. Posteriormente pudo involucrarse con los nuevos Marlins de Florida y desde 1998 fue instructor de bateo de este equipo, luego auxiliar para el cuadro y los lanzadores.

Tony Taylor como entrenador de los Marlins

Tony Taylor como entrenador de los Marlins

Tony Taylor es uno de los cuatro cubanos que han logrado batear más de 2000 hits en su carrera en las Mayores. El matancero conectó 2007 hits y es el cuarto cubano de todos los tempos, superado por el habanero Rafael Palmeiro, el avileño Tany Pérez y el matancero Bert Campaneris.

Como defensor de la segunda base, tuvo la oportunidad de jugar con buenos torpederos, entres ellos Rubén Amaro, Bobby Wine, Larry Bowa, Ernie Banks. Sin embargo, él consideraba que el mejor de todos esos fue su compatriota Willie Miranda, quien a la defensiva era increíble, según Tony mismo declaró.

La mayoría de los managers que le dirigieron, siempre tuvieron palabras de elogios para el cubano. El manager Frank Lucchesi de los Filis, en una occasion dijo que Tony era uno de los peloteros más subestimados en la Liga Nacional. Su valor radicaba en su versatilidad y la fuerza que ponía para jugar cada partido.

Así y todo, Tony tuvo grandes honores en su vida professional. En 1963 y 1970 se organizaron el Día de Tony Taylor en el Estadio Connie Mack Stadium. En 1981 fue selecto al Salón de la Fama del Béisbol cubano radicado en Miami, y los Filis añadieron el nombre del cubano a su Mural de la Fama en 2002. El periodista Milton Richman de la UPI declaró que Tony Taylor era tan Filis como Ernie Banks de los Cachorros.

En el orden personal, casi toda su familia emigró a EEUU y tuvo un hermano, Jorge, que llegó a jugar pelota para el Palatka de la Liga Estatal de Florida (clase D) sucursal de los Patirrojos de Cincinnati en 1960.

Bibliografía consultada

Baseball- reference.com. Tony Taylor. http://www.baseball-reference.com/players/t/tayloto02.shtml

Figueredo, Jorge S. Cuban Baseball: A Statistical History, 1878-1961. McFarland & Company, Inc. Publishers, Jefferson-North Carolina-London. 544 p.

McCoy H. 2014. Father’s Day to remember: Bunning’s perfect game of ’64. http://www.foxsports.com/ohio/story/50th-anniversary-jim-bunning-father-s-day-perfect-game-philadelphia-phillies-new-york-mets-061314

Richman M. “Phillies Will Honor Taylor Again”. https://news.google.com/newspapers?nid=2002&dat=19750801&id=6R0vAAAAIBAJ&sjid=YtsFAAAAIBAJ&pg=991,88150&hl=es

Rory C. y J. Ramírez. Tony Taylor. http://sabr.org/bioproj/person/bc362446#sdendnote58sym

Torres, Ángel. 1997. La leyenda del béisbol cubano: 1878-1991. Angel Torres Publishing Company. 308 p.

CORRIENTES EN EL CINE

El cine tiene una tarea que también es un deber: contar la realidad para que el público la entienda mejor. Sobre todo para el público joven.

Ettore Scola

El contenido de este artículo es parte del libro inédito “Grandes del cine clásico de todos los tiempos- Directores” de Esteban Hernández

Por Marlene Labrada y Esteban Hernández

El séptimo arte tampoco se resiste a la sucesión de estilos y corrientes, que a veces resulta ser temporal, otras veces influyente, al extremo que perdura. A continuación se da una breve descripción de estas corrientes, su origen y ejemplos de directores y filmes que se hayan realizado bajo una u otra óptica.

Surrealismo

Para explicar el surrealismo es necesario primero conocer el Dadaismo, corriente que surge en Suiza en 1916 y que se caracterizaba por expresiones destructivas de todas las convenciones artísticas. Muchos llegaron llamar al dadaísmo como el antiarte. La palabra dadá no tiene en realidad un significado definido, hay quienes afirman que es la afirmación rusa (Da) pronunciada dos veces, o “caballo de madera” en francés. Los promotores de esta corriente fueron el alemán Hugo Ball en Suiza, Tristán Tzara (pseudónimo del poeta y ensayista Samuel Rosenstock) en Rumania, los italianos, el poeta Filippo Tommaso Marinetti, el escultor Amedeo Modigliani, el novelista francés Guillaume Apollinaire y el pintor español Pablo Picasso. Luego se agregaron a esta lista de simpatizantes, los poetas, los franceses André Bretton y Louis Aragón, y el italiano Giuseppe Ungaretti. El dadaísmo de Europa brincó a Norteamérica y tuvo su mayor auge en Nueva York.

Hugo Ball

Hugo Ball

Tristán Tzara

Tristán Tzara

El surrealismo surge en la década de los 20 y viene a ser como un nuevo producto a partir del dadaísmo, donde el pensamiento lógico o racional no tiene siempre que estar presente para expresar una idea. El surrealismo viene a ser la práctica del libre ejercicio del pensamiento o como lo definiera Bretton en 1924: “pensamiento, sin la intervención reguladora de la razón, ajeno a toda preocupación estética o moral”.

El surrealismo cinematográfico tiende a mostrar imágenes reales que se trasponen sin guardar una lógica, y que a la vez, logra la introspección de los cinevidentes, los que sin proponérselo pueden bien expresar posteriormente su pensamiento y creatividad sin ataduras a las convenciones establecidas en la sociedad. Esta corriente hace su aparición en el cine en algunos filmes de inicios de la década de 1921, como fueron los cortos  “Rhythmus 21 (1921)” de Hans Richter, “Entreacto (1924)” de René Clair, “La coquille et le clergyman (1928)” (La concha y el cura), de Germaine Dulac, “Un perro andaluz (1929)”, y la comedia “La edad de oro (1930)”, ambas de Buñuel con la colaboración de Salvador Dalí. Alfred Hitchcok también incursionó en el surrealismo, un ejemplo es el film de cine negro-misterio “Recuerda (1945)” protagonizada por Ingrid Bergman y Gregory Peck.

René Clair

René Clair

De las obras mencionadas, “Un perro andaluz (1929)” viene a ser la mejor representación de este género, considerada, además, por muchos como la única realización puramente surrealista, ya que en este film se integran todas las características propias de la corriente. La película consigue romper con las convenciones de la narrativa habitual, causa un impacto en el espectador sobre todo ante la navaja que secciona el ojo de una mujer, donde el mismo Buñuel aparece como actor ejerciendo el corte, y se logra una sucesión de escenas que recuerdan el mundo de los sueños, ya que las mismas fluyen como ideas carentes de asociación lógica. Incluso el título del film se escogió por no tener ninguna relación con los temas tratados en el corto.

Cartel del film

Cartel del film “Un perro andaluz (1929)”

Neorrealismo

La principal característica de esta corriente, que también se le puede llamar nuevo realismo, es la de representar la vida cotidiana a través de personajes en las calles, los que de manera original reemplazan a los actores y actrices habituales. Esta corriente halló sitio en la Italia de post guerra, hay quienes afirman que por falta de recursos para realizar los filmes tradicionales. Sin embargo, su puesta en práctica era buscar algo novedoso o revolucionario dentro del séptimo arte, lo que consigue nuevos y originales testimonios dentro de las películas que se realizan.

El preámbulo del neorrealismo se puede afirmar que radicó en la realización de obras, como “Cuatro pasos por las nubes (1942)” de Alessandro Blasetti y “Los niños nos miran (1943)” de Vittorio De Sica. Sin embargo, la consolidación de la corriente en el cine italiano se encuentra en el film “Obsesión (1942)” de Luchino Visconti, película que viene a ser una versión italiana del drama “El cartero siempre llama dos veces” de James M. Cain. Filmes de distintos directores fueron realizados en lo sucesivo, como fueron “Roma, ciudad abierta (1945)”, “Paisa (1946)” y “Alemania, año cero (1947)”, todas de Rossellini, o las memorables películas “El limpiabotas (1946)”, Ladrones de bicicletas (1948)”, “Milagro en Milán (1951)” y “Umberto D (1952)” de Vittorio De Sica; y “Arroz amargo (1949)” de Giuseppe de Santis, película que convirtió en estrellas a sus protagonistas principales, Vittorio Gassman y Silvana Mangano. Sin embargo, no faltan algunos estudiosos del tema que afirman que el film “Roma, ciudad abierta (1945)” marca el inicio del neorrealismo en el cine, ya que la trama del film, sus personajes y forma de realización sirvieron de modelo para autores seguidores del neorrealismo.

Cartel del film

Cartel del film “Roma ciudad abierta (1945)”

Cartel del film

Cartel del film “Arroz amargo (1949)”

Cinéma Vérité

El también llamado Cine de la Verdad ha sido más utilizado en la realización de documentales, la mayoría rodados con modernas cámaras portátiles. Esta corriente consiste en llevar al celuloide imágenes reales de sucesos de la vida cotidiana, como puede ser una manifestación pública, de guerra, de discusiones públicas o disertaciones. El cinema verité tuvo mucha influencia del neorrealismo italiano, a partir de imágenes logradas por De Sica, Rossellini y otros, en varios de sus filmes, así como también del realizador soviético, Dziga Vertov, quien promovió, lo que él llamó Cine Ojo. Se puede decir que entre los exponentes más claros de esta corriente está el norteamericano Oliver Stone.

Dziga Vertov

Dziga Vertov

Un ejemplo clásico de Cinéma verité lo encontramos en la película “Los espigadores y la espigadora (2000)” de Agnès Varda, a quien muchos han considerado por años como seguidora de la nueva ola francesa.

Agnés Varda durante la filmación de

Agnés Varda durante la filmación de “Los espigadores y la espigadora (2000)”

Nouvelle Vague

La llamada Nueva Ola es una corriente que trata de eliminar la exuberancia de recursos para la realización fílmica y así lograr una expresión natural y menos comercial en términos generales. El principal promotor de esta corriente fue François Truffaut, quien publicó un primer artículo sobre el tema en la revista Cahiers de enero de 1954. En ese escrito, Truffaut planteaba la necesidad de usar escenarios exteriores y menos en estudios, actuaciones más espontáneas de sus protagonistas y una mayor iniciativa del director en el rodaje de la película. En síntesis, Truffaut proponía eliminar los formalismos dentro del cine. Entre los primeros filmes que se realizaron siguiendo los planteamientos de Truffaut están“Y Dios creó a la mujer (1956)” y “Las amistades peligrosas (1959)” de Roger Vadim, y “Ascensor para el cadalso (1957)” y “Los amantes (1958)” de Louis Malle. Sin embargo, como filmes modelos de la nueva ola son considerados el drama “Los cuatrocientos golpes (1959)” de Truffaut, el drama “Hiroshima, mon amour (1959)” de Alain Resnais, y “Al final de la escapada (1960)” de Jean Luc Godard. Las películas de Truffaut y Godard mostraban claramente las características teóricas de esta corriente, mientras que la de Resnais resultaba ser más individualista e incursionaba en la experimentación mediante un formato más documental. Se considera que el mejor exponente de esta corriente ha sido Godard, quien realizó filmes como “Vivir su vida (1962)”, “Una mujer casada (1964)” y “Pierrot el loco (1965)”, que verdaderamente siguen el nuevo formato propuesto por esta corriente.

Jean-Louis Trintignant con Briggitte Bardot en

Jean-Louis Trintignant con Briggitte Bardot en el film “,,, Y Dios creó la mujer (1956)”

Cartel de

Cartel del film “Ascensor para el cadalso (1957)”

Free Cinema

Free Cinema o Cine Libre encontró su ambiente de desarrollo en la Gran Bretaña de la década de los 50. De hecho se le llegó a llamar British Social Realism, y consistía, como en el caso de las anteriores corrientes, en la eliminación de la narrativa artificial, muy de moda en Hollywood. Se puede decir que sus bases permanecen y es una corriente muy practicada por varios realizadores británicos en la actualidad. Su principal exponente fue el director Tony Richardson en unión de Karel Reisz, quienes recibieron bastante influencia de la corriente del cinema verité. Entre los filmes de Richardson que muestran el uso de esta corriente están “Mirando hacia atrás con ira (1959)”, “Réquiem por una mujer (1961)” y “La soledad del corredor de fondo (1962)”. Stephen Frears es uno de los exponentes actuales de esta escuela, con sus filmes “Mi hermosa lavandería (1985)” y “Ábrete de orejas (1986)” entre otros.

Cartel del film

Cartel del film “La soledad del corredor de fondo (1962)”

Cinema Novo

Como se podrá apreciar la aparición y práctica de las corrientes, como la nouvelle vague y el free cinema, atrajeron a un buen número de directores de todo el mundo. En Brasil surgió lo que se llamó el cinema nôvo opuesto a los convencionalismos establecidos en el cine y al régimen taquillero impuesto por Hollywood.  Esta corriente fue posible gracias a la aparición de realizadores independientes, todos alejados de las grandes distribuidoras y productoras comerciales de películas. El principal exponente de esta corriente es el director Glauber Rocha, quien, bajo esta óptica, realizó los filmes Dios y “Dios y el diablo en la tierra del sol (1964)” y “Antonio das Mortes (1969)”. Rocha también escribió el libro “Revisâo crítica do cinema brasileiro”, en el que se exponen los fundamentos de esta corriente.

Cartel del film

Cartel del film “Dios y el diablo en la Tierra del Sol (1964)”

Vanguardia estadounidense

Los EE UU no ha estado tampoco alejado de las nuevas corrientes. Se puede decir que desde finales de la segunda guerra, varios directores, entre ellos Stanley Kramer, Otto Preminger, John Cassavetes, Arthur Penn, John Schlesinger, Sidney Lumet y Robert Redford han logrado realizar películas muy originales, con tramas sobre problemas sociales, y alejadas de la tradicional filmografía hollywoodiana. Muchos de estos realizadores tuvieron una buena carga de influencia en corrientes, como la nouvelle vague y cinéma verité.

Hay miles de ejemplos de películas que se apartan de lo tradicional y se adentran en nuevos senderos, entre ellas “Doce hombres en pugna (1957)” de Sidney Lumet, “La noche del cazador (1955)” de Charles Laughton, “Cowboy de medianoche (1969)” de John Schlesinger, y otros muchos más.

Una escena del drama

Una escena del drama “12 hombres en pugna (1957)”

Dogma 95

Se trata de un nuevo movimiento promovido por un grupo de cineastas daneses, cuyo propósito era el de recuperar la originalidad del séptimo arte, para lo cual era necesario alejar a este cine de efectos especiales y otros recursos (filtros e iluminación artificial), con lo cual se podría lograr una imagen natural dentro del film. Igualmente, el rodaje se hace con sonido natural.  Esta corriente tiene sus precursores en el neorrealismo y en el cinéma verité, aunque Dogma no se plantea la visualización de tanto realismo como se persigue en las corrientes citadas. Lars von Trier es el mejor exponente de esta corriente, quien ha realizado los filmes “El elemento del crimen (1984)”, “Europa (1991)” y “Bailando en la oscuridad (2000)”.

Cartel del film

Cartel del film “El elemento del crimen (1984)”

Bibliografía consultada

Bordwell D., Staiger Janet y Thompson Kristin. 1985. The classical Hollywood cinema: Film style & mode of production to 1960.  Columbia University Press, 506 p.

Caparrós Lera, J.M. 1995. 100 grandes directores de cine. Alianza Editorial S.A., Madrid, 376 p.

Muller J. 2008. 100 Capolavori del cinema, vol I: 1915-1959. Taschen GmbH, 400 p.

Muller J. 2008. 100 Capolavori del cinema, vol II: 1960- 2000. Taschen GmbH, 400 p.

Muskii I.A. 2006. Sto Velikikh Actiorov. Editorial Veche, Moscú, 527 p.

ORIGEN Y EVOLUCIÓN DEL CINE. II Parte.

“Es imposible hacer una buena película sin una cámara que sea como un ojo en el corazón de un poeta”.
Orson Welles

Por Marlene Labrada y Esteban Hernández

1. DESARROLLO DEL CINE FUERA DE EE.UU.

El cine llegó a América Latina a través de Argentina, donde poco después de su lanzamiento en París, apareció en Buenos Aires. En este país, se comenzaron a producir filmes, siendo el primero, el corto “La bandera argentina (1897)” del realizador francés, residente en Argentina, Eugene Py. Algo parecido sucedió en México, adonde el cine llegó en menos de un año después de su debut en París. El presidente de la República, Porfirio Díaz y su familia vieron el estreno de este arte en uno de los salones del Castillo de Chapultepec. Se trataba de una de las películas realizadas por los hermanos Lumière.

En 1897 llegó el cine a Bolivia también, realizándose las primeras proyecciones en el local del Teatro Municipal de La Paz. En este país las primeras filmaciones se llegaron a realizar en 1904, que aparecieron en el film “Retrato de personajes históricos y de actualidad”.

En España el cine llegó igualmente poco después de su estreno en París, pero según los analistas, el despegue de la industria nacional comienza a partir de 1906 cuando se comenzó la realización de los cortos “Amor que mata (1908)” de Fructuoso Gelabert, y “Corazón de madre (1909)” de José María Bosch y Gelabert.

Escena del film español

Escena del film español “Amor que mata (1908)”

Un gran auge tuvo el cine en Alemania y Austria, donde se llegaron a realizar filmes de indiscutible calidad durante la época del cine silente. La cinematografía de estos países se caracterizó por llevar obras clásicas del teatro a la pantalla, así como películas con argumentos acerca de lo sobrenatural. Ejemplos de esto último son los filmes de horror o ciencia ficción “Nosferatu, eine Symphonie des Grauens (1922)” de F. W. Murnau, y “Metropolis (1927)” de Fritz Lang.

Escena del film alemán

Escena del film alemán “Nosferatu (1922)”

No menos importante ha sido la contribución del cine británico en general al cine europeo y norteamericano. El primer corto británico data de 1895, fue “Incident at Clovelly Cottage” de los realizadores Birt Acres y Robert William Paul. La tradición del teatro en Gran Bretaña ayudó a desarrollar un número elevado de actores y actrices, así como directores que luego se involucraron en el cine. Basta señalar que a lo largo de varias décadas, muchos de ellos, algunos convertidos en ciudadanos de EE.UU., fueron los que le dieron verdadero colorido al cine de Hollywood. Entre estas figuras están Cary Grant, Charles Laughton, Vivien Leigh, Jean Simmons, Deborah Kerr, Richard Burton, Stewart Granger, James Mason y Peter O´Toole entre otros.

Escena del film británico

Tomas del film británico “Incident at Clovelly Cottage (1895)”

En Italia el cine comenzó en 1895 con un documental del director Vittorio Calcina llamado “Umberto e Margherita di Savoia a passeggio per il parco” (Umberto y Margarita de Savoia de paseo por el parque). Hasta 1930 en Italia se realizaron 9 816 filmes. Sin embargo, el verdadero despegue del cine italiano tuvo lugar a partir de la década de los 40 en el siglo pasado, y realmente se convirtió en uno de los más novedosos con su estilo neorrrealista o surrealista, además de una calidad indiscutible de directores como Fellini, Visconti y Antonioni, y de una escuela de divertidos comediantes y actores/actrices dramáticos como Anna Magnani, Vittorio DeSica, Vittorio Gassman, Marcelo Mastroianni, Sofia Loren, Claudia Cardinale, Monica Vitti entre otros.

Federico Fellini

Federico Fellini

El cine francés continuó su desarrollo, muchas veces en estrecha colaboración con el italiano, cuyo estilo siempre ha diferido del norteamericano. Actores y actrices como Gérard Philipe, Jean Gabin, Yves Montand, Jeanne Moreau, Simone Signoret han brillado en la gran pantalla parisina usualmente dirigidos por Jean-Luc Godard, Marc Allegret y Julien Duvivier entre otros.

Jean-Luc Godard

Jean-Luc Godard

No se puede hablar de cine y obviar el desarrollo y aporte del cine de la desaparecida Unión Soviética, el cual era también extensamente utilizado para la instrucción del pueblo o para trasmitir sus ideas políticas. El cine soviético llegó a utilizar algunas técnicas de edición que lograban crear emoción en su visión. Famosos fueron los aportes al cine del cineasta soviético Sergei M. Eisenstein, quien realizó un drama-film de guerra para recordar, “El acorazado de Potemkin (1925)”, película basada en hechos reales ocurridos en 1905 en Odessa.

Sergei M. Eisenstein

Sergei M. Eisenstein

Desarrollo muy acorde a sus posibilidades tuvo el cine en Suecia, donde realizadores como Mauritz Stiller y Victor Sjöstrom filmaron materiales para recrear la vista con las maravillas del paisaje de ese país nórdico. Años después, un director haría historia en el cine, Ingmar Bergman, quien realmente clasifica entre los mejores de todos los tiempos.

Victor Sjöstrom

Victor Sjöstrom

Ingmar Bergman

Ingmar Bergman

El cine ha tenido también un extraordinario desarrollo en Asia. La India es actualmente el primer productor de filmes a nivel mundial, mientras que Japón posee una potente industria productora de filmes variados, incluyendo numerosos animados. El cine nipón se hizo famoso con las obras de los directores Yasujiro Ozu y Akira Kurosawa, éste último todo un émulo del director sueco Bergman.

Yasujiro Ozu

Yasujiro Ozu

Akira Kurosawa

Akira Kurosawa

Por su parte el cine norteamericano se ha visto beneficiado directamente por todos los logros de la cinematografía del resto del mundo. Para cualquier actor o actriz trabajar en Hollywood ha sido una meta, alcanzada por algunos y fracasos para otros. Además de los actores y actrices británicos ya mencionados, cabe resaltar los nombres de otros interpretes extranjeros, quienes alcanzaron la gloria en Hollywood, como fueron el francés Charles Boyer, los suecos Ingrid Bergman y Max Von Sydow, los hermanos austriacos Maximilian y María Schell, los puertorriqueños José Ferrer y Raúl Julia, los alemanes Marlene Dietrich y Emil Jannings, el húngaro Bela Lugosi, los australianos Errol Flynn y Nicole Kidman, los actores-actrices de origen judío como June Allyson, Theda Bara, Piper Laurie, Alla Nazimova, Paul Muni, Edward G. Robinson, Peter Lorre, John Garfield, Richard Dreyfuss, los hermanos Marx, Lee J. Cobb y otros muchos más, así como una extensa lista de actores canadienses, entre ellos Glenn Ford, John Ireland, Leslie Nielsen, Michael J. Fox y Jim Carrey.

2. LOS PREMIOS EN EL CINE

En los inicios del cine existían muy pocas premiaciones. Hoy en día éstos han aumentado extraordinariamente. Para más detalles, vea más adelante la parte de descripciones de premios existentes en cinematografía.

El más famoso de todos los premios y el más viejo también es el otorgado por la Academia de las Artes y las Ciencias de Hollywood. Esta institución fue creada el 4 de mayo de 1927, durante una reunión convocada por el presidente de la Metro Goldwing Mayer (MGM), Samuel B. Mayer, donde se decidió que la Academia otorgara un premio anual a los mejores en el cine. El premio consiste en una estatuilla diseñada por Cedric Gibbons, que viene a ser un hombre desnudo de pie sobre una bobina de una cinta con cinco agujeros, cada uno correspondiente a las secciones a premiar: actores/actrices, directores, escritores, técnicos y productores. Esa estatuilla fue luego bautizada con el nombre de “Oscar” en 1931, cuando una bibliotecaria de la Academia, Margaret Herrich, al ver la estatuilla dijo: “¡Si se parece a mi tío Oscar…!”. Otra versión es que en 1934 el realizador Walt Disney bautizó a este premio con el nombre de Oscar.

Estatuilla Oscar

Estatuilla Oscar

El 16 de mayo de 1929 se efectuó la primera entrega de los premios de la Academia. El primer film premiado fue la película de guerra “Alas (1927)” de William A. Wellman, mientras que el actor agraciado fue Emil Jannings por sus actuaciones en “El destino de la carne (1927)” y “Mando perdido (1928)”, la actriz vencedora fue Janet Gaynor por sus actuaciones en “Amanecer (1927)”, “El séptimo cielo (1927)” y “El ángel de la calle (1928)”. Lewis Milestone fue el director vencedor en comedia por “Two Arabian nights (1927)” (Dos noches árabes), y Frank Borzage en drama por “El séptimo cielo (1927)”.

Como se observa, los primeros premios se concedían por categoría en el caso de los directores, mientras que los actores y actrices lo recibían por un conjunto de buenas actuaciones. Esto varió en la siguiente concesión de premios que ocurrió en 1930. Para ese entonces, se daba un premio al mejor actor o actriz por una determinada película, y en el caso de directores, no se hacía más diferenciación entre dramas o comedias, por lo que el premio era solo uno en esta categoría. Igualmente se incluyeron premios para actores y actrices de reparto o de apoyo.

3. FESTIVALES DE CINE MÁS IMPORTANTES Y PREMIOS EN OTROS CERTÁMENES

A. OSCAR o PREMIO de ACADEMIA. El nombre de este premio fue casual y se debe a que la ejecutiva de cine Margaret Herrick dijo que la estatuilla, que se entrega anualmente en Los Angeles, EE.UU., a los mejores interpretes, directores y películas, se parecía a un tío de ella llamado OSCAR. Sin embargo, este certamen tuvo lugar por primera vez el 16 de mayo de 1929, y no fue hasta finales de los años 30 que se le llegó a llamar OSCAR. El diseño de la estatuilla fue de Cedric Gibbons, y luego su escultura fue desarrollada por George Stanley en Los Angeles.

El OSCAR se entrega en la actualidad al mejor actor y actriz protagónicos, al mejor actor y actriz de reparto o secundario, al mejor director, a la mejor columna sonora, a los mejores efectos especiales, a la mejor imagen, al mejor montaje, mejor film y mejor film extranjero. Para decidir el ganador en cada caso, se hace una selección de cinco candidatos o nominaciones.

B. GLOBOS de ORO. Se puede decir que este certamen es el preámbulo en EE.UU. de los OSCAR. También tiene lugar en Los Angeles, es patrocinado por el cine y la TV, y comprende más premios de acuerdo a los géneros de películas, seriales para la TV y otros. Se desarrolla todos los años desde 1956.

Globos de Oro

Globos de Oro

C. Premios BAFTA. Su nombre se origina de la abreviación de British Academy of Film and Television Arts. Este certamen tiene lugar anualmente en Inglaterra, también es auspiciado por la televisión y el cine de la Gran Bretaña. Su primer evento tuvo lugar en 1947 impulsado por el director David Lean. Como BAFTA se le conoce desde 1976 cuando la Academia en cuestión adoptó el nombre que actualmente posee. Los premios se entregan a los mejores filmes, actores, actrices protagónicos y de reparto, directores, tanto británicos como extranjeros.

Premio BAFTA

Premio BAFTA

D. EMMY. Premio auspiciado por la televisión norteamericana, que suele concederse a aquellos directores, actores y actrices más destacados en filmes y seriales para la TV.

E. EUROPEAN FILM AWARDS (EFA). Este es un premio que se otorga desde 1988 por la sociedad europea fílmica. Su promotor fue el destacado director sueco Ingmar Bergman. Las categorías de premios son similares a las de los anteriores certámenes anteriormente descritos.

Premio EFA

Premio EFA

F. PREMIOS del NATIONAL BOARD OF REVIEW de EE.UU. Estos premios se entregan anualmente desde 1920 a los mejores filmes, directores, actores y actrices. El National Board Review es una sociedad integrada por varios profesionales dedicados al arte del cine.

G. PREMIOS del DIRECTOR GUILD of AMERICA (sindicato de directores de EE UU) o DGA. Certamen anual de cine y TV que entrega estatuillas a los mejores directores.

H. PREMIOS del SCREEN ACTORS GUILD (premios a los actores del gremio de la pantalla) o SAG. Certamen anual de cine y TV que entrega estatuillas a los mejores filmes, actores y actrices en 13 categorías, que incluye premios a aquellos que lo merecen por su destacada carrera en el cine o en la TV.

I. SATÉLITE DE ORO. Premios de cine y TV que se entregan por la prensa de EE.UU. anualmente desde 1997.

J. PREMIOS LAUREL. No existe certamen para la entrega de estos premios en 15 categorías del cine, sino que son publicados anualmente por la revista Motion Picture Exhibitor.

K. PREMIOS CÉSAR o LAS NOCHES DE LOS CÉSARES. Evento anual de entrega de premios a los mejores filmes, directores, actores y actrices, que tiene lugar en Francia desde 1975. El certamen es auspiciado por la industria cinematográfica francesa y el premio se otorga luego de dos votaciones de los miembros de la Academia de Artes y Técnicas Cinematográficas de Francia. En la primera se realizan las nominaciones y en la segunda se escogen los títulos vencedores. El nombre de César se le dio al premio en honor al escultor diseñador de la estatuilla.

Premio César

Premio César

L. PREMIO LOUIS DELLUC. Premio en honor al periodista, crítico de cine y fundador de los llamados cines clubes, Louis Delluc, que se otorga desde 1937 en Francia a las mejores producciones de ese país.

M. PREMIOS DAVID di DONATELLO. Se entregan desde 1956 auspiciados por el Club Internazionale del Cinema de Italia. El principal premio se llama David, y los criterios de selección son muy similares a los del OSCAR.

Premio David

N. HASTY PUDDING THEATRICALS de EE.UU. Premios que se entregan en el mundo del cine de EE.UU. en el teatro Hasty Pudding de Cambridge, Massachusetts. Antes de la ceremonia de premiación, tiene lugar un desfile de lo ocurrido durante el año en el cine norteamericano. El evento se desarrolla desde 1951. Los premios más importantes son los de actor o actriz del año.

O. PREMIOS FRAMBUESA (RAZZIE). Desde 1969, en EE.UU., se entregan premios de carácter negativo anualmente a quienes se consideran los peores filmes, directores, actores y actrices del año en Hollywood.

Premio Frambuesa

Premio Frambuesa

P. FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE DE BERLÍN. Evento anual auspiciado por la Federación Internacional de Productores de Cine, y que se desarrolla desde 1956. Los principales premios de este festival son los Osos de Oro y de Plata.

Oso de Oro

Oso de Oro

Q. FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE DE CANNES. Evento anual para la entrega de premios en el mundo del cine, que tiene lugar en Cannes, Francia desde 1946. A partir de 1955 se comenzó a entregar el premio mayor llamado Grand Prix du Festival International du Film. El premio más usual es la Palma de Oro.

Palma de Oro

Palma de Oro

R. FESTIVAL DE CINE DE VENECIA. Este certamen, inicialmente conocido como Mostra Internazionale d’Arte Cinematografica, es el festival más viejo en entrega de premios a los realizadores, actores y actrices de cine. Su primer festival tuvo lugar en 1932, aunque no siempre el mismo fue de carácter competitivo. Su principal premio es el León de Oro.

León de Oro

León de Oro

S. FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE DE DONOSTIA-SAN SEBASTIÁN. Festival que tiene lugar en San Sebastián, España, desde 1953. En sus inicios solo competían filmes de producción española, pero a partir de 1980 el certamen se hizo extensivo a filmes de todo el mundo.

Premio Donostia

Premio Donostia

T. FESTIVAL DE CINE DE GIFFONI, ITALIA. Es un evento, que tiene lugar anualmente desde 1971 en una localidad cercana a Salerno, que premia los mejores filmes dedicados a los niños y a los jovenes.

U. PREMIOS ESPECIALES EN CERTAMENES DE CINE.
– FIPRESCI (Fédération Internationale de la Presse Cinématographique o Federación Internacional de la Prensa Cinematográfica)
– OCIC (Premio de la Organización Católica Internacional del Cine y Audivisual)
– NETPAC (The Network for the Promotion of Asian Cinema o Red para la promoción del cine asiático)
– INTERFAITH (Premio para la promoción de los valores humanos)

El número de festivales es extenso en la actualidad. Así se organizan anualmente festivales internacionales en La Habana, Montreal, Los Angeles, Karlovy Vary (República Checa), Moscú, Shanghai, Lugano (Suiza), y otras ciudades más, mientras que hay un sinfín de sociedades y círculos de críticos de cine nacionales y de algunas ciudades, que entregan premios a los mejores directores, actores y actrices anualmente.

Bibliografía consultada

Bergman, A. 1976. James Cagney. Storia illustrata del cinema, Milano libri edizioni, 158 p.

Lloyd Ann, Hill R., Bergan R., Darke C. y Frost-Sharratt Cara. 2004. 501 Must-see movies. Bounty books, Londres, 544 p.

Mills B. 2008. 101 Forgotten films. Kamera books, Harpenden, UK, 159 p.

Muller J. 2008. 100 Capolavori del cinema, vol I: 1915-1959. Taschen GmbH, 400 p.

Muller J. 2008. 100 Capolavori del cinema, vol II: 1960- 2000. Taschen GmbH, 400 p.

Muskii I.A. 2006. Sto Velikikh Actiorov. Editorial Veche, Moscú, 527 p.

International Movies Data Base (IMDB). http://imdb.com/name-search

ORIGEN Y EVOLUCIÓN DEL CINE. I Parte.

La fotografía es verdad. Y el cine es una verdad 24 veces por segundo”.
Jean Luc Goddard

Tomado del libro inédito “Grandes del cine de todos los tiempos” de Esteban Hernández

Por Marlene Labrada y Esteban Hernández

1. Fotografía y cinematógrafo

La ilusión de las imagenes en movimiento tiene su fundamento en la persistencia de aquello que llamamos visión, que nos permite retener en nuestro cerebro las imagenes recibidas a través de la retina ocular. El primer invento importante en este contexto fue la fotografía, la que llegó a establecerse a partir de mediados del siglo XIX. La fotografía nos da la posibilidad de registrar una imagen y después guardarla para observarla cuando así lo necesitemos. El pintor francés Louis-Jacques-Mandé Daguerre logró crear un proceso muy avanzado de fotografía positiva, entonces conocida como daguerreotipía, y poco después el científico inglés William Henry Fox Talbot demostró con éxito el proceso de fotografía negativa, que permitía la impresión ilimitada de varias fotos a partir de un solo negativo. De hecho el invento de la fotografía fue desplazando poco a poco a la pintura, la que con anterioridad era la que nos reflejaba el porte y rostro de las personas.

Louis-Jacques Mande-Daguerre

Louis-Jacques Mande-Daguerre

William Henry Fox Talbot

William Henry Fox Talbot

A lo largo del siglo XIX la fotografía continuó su desarrollo, la que inicialmente consistía en obtener una imagen fija, pero los profesionales de esta técnica, no conformes con este logro, decidieron diseñar equipos capaces de tomar las imagenes en movimiento. Uno de los científicos que logró sacar un número de fotos en series con el uso de un instrumento sencillo, fue el fisiólogo francés Étienne-Jules Marey.

Étienne-Jules Marey

Étienne-Jules Marey

El instrumento utilizado por Marey se le llamó arma cronofotográfica, que no era más que una cámara en forma de rifle capaz de registrar doce fotografías por segundo de forma sucesiva, y que permitó por primera vez estudiar el movimiento de las aves en su vuelo. Anteriormente, el fotógrafo británico Edward Muybridge había experimentado con un número de cámaras para tomar fotografías sucesivas y así observar el movimiento de los caballos. No obstante, la invención de Marey fue superior y más sencilla a la de Muybridge. A finales de la década de los 80 del siglo XIX, el religioso Hannibal Goodwin había logrado preparar el primer rollo de celuloide a partir de emulsiones, invento que fuera luego perfeccionado y comercializado por George Eastman.

 Hannibal Goodwin

Hannibal Goodwin

Edward Muybridge

Edward Muybridge

También por esa época había sido inventado el fonógrafo, el cual Thomas Edison se lo entregó a William Kennedy Laurie Dickson con la idea de combinar los elementos fotográficos ya inventados por Marey y Muybridge. Fue así que Dickson, en 1893, inventó una nueva cámara que se le llamó cinetógrafo o cinetóscopio, la que era capaz de registrar unos 16 metros de celuloide y una proporción de 40 marcos de fotografía por segundo. Casi al mismo tiempo, otros investigadores europeos hicieron desarrollos en igual dirección, como fueron el francés Louis Le Prince y el inglés William Friese-Greene, pero sin lograr el éxito de Dickson. En 1894 se comenzaron a comercializar los primeros cinestóscopios. Cabe aclarar que a Edison no le interesó patentar ninguno de sus equipos, lo que trajo por resultado que los mismos fueran copiados y fabricados en varias partes del planeta, donde fueron modificados y mejorados, sobre todo por Auguste y Louis Lumière en Francia, quienes finalmente lanzaron el primer proyector comercial de películas.

William Kennedy Laurie Dickson

William Kennedy Laurie Dickson

Thomas Edison

Thomas Edison

La primera proyección con el cinematógrafo Lumière ocurrió el 28 de Diciembre de 1895 en el Salón indio del Grand Café de París. Aquel programa constaba de once peliculas de 15 a 20 metros cada una, con una duración total de 20 minutos en total. Los materiales proyectados eran cortos interpretados por la propia familia y amigos de Louis Lumière, como fueron “La sortie des usine Lumière, à Lyon-Montplaisir”; “L’arrive d’un train en Gare”, y la comedia “L’Arroseur arrosé”. Louis Lumière (1864-1948) llegó a dirigir un total de 77 filmes, y el primero fue realizado en 1892 y no en 1895, que fuera el año más productivo de su carrera, al dirigir más de 30 películas.

Louis Lumière

Louis Lumière

A partir de aquella primera presentación en París, se adoptó la palabra “cine” o “cinema”, derivada del cinematógrafo, para llamar a este nuevo arte.

El primer largometraje apareció en 1907, que fue el film francés “L’Enfant prodigue” de Michel Carré (1865-1945). Al mismo tiempo las compañìas de cine comenzaron a formarse y aparecieron salas de cine en diversas partes del mundo. Las principales productoras fílmicas en Estados Unidos fueron MGM, Paramount, Warners, 20th Century-Fox y RKO; y en menos escala Republic, Monogram, y Grand National.

2. El cine sonoro

En la medida que el tiempo pasaba llegaban nuevos inventos y mejoras al cine, como fue la adaptación del sonido a una pieza fotográfica lograda por el francés Eugene Lauste. Años después llegó el cronofono inventado por el francés Léon Gaumont (1864-1946) en 1910, que permitió la sonorización sincrónica de las películas. Sin embargo, el cine de los primeros años hasta finales de la década de los 20 del siglo XX fue silente y en blanco y negro, solo con la combinación del cronofono. El primer film con acompañamiento musical y algunos otros efectos sonoros fue el film de aventura “Don Juan” (1926) de Alan Crosland, quien también dirigió poco después el musical “The Jazz Singer” (1927) con Al Jolson, que si se produjo con sonido. Se puede considerar que el mayor éxito en película sonora se logró con el musical “The Singing Fool” (1928) de Lloyd Bacon con Jolson nuevamente, mientras que el primer OSCAR a este tipo de película lo recibió el musical “The Broadway Melody” (1929) de Harry Beaumont con Charles King y Anita Page. El primer largometraje sonoro fue el drama-musical “Hallelujah” (1929) de King Vidor con Daniel L. Haynes y Nina Mae McKinney.

Léon Gaumont

Léon Gaumont

3. La llegada del cine a color

El primer film a color data de 1906 cuando el inglés George Albert Smith desarrolló un proceso que él llamó Kinemacolor, consistente en un procedimiento aditivo, en el que la filmación y proyección se realizaban a través de dos filtros, uno rojo y otro verde. El primer film comercial fue el documental de producción británica, “A visit to the seaside (1908)” (Una visita al mar) de George Albert Smith.

El color en las películas no se extendió mucho inicialmente, pero el sistema mejoró cuando los norteamericanos Herbert Kalmus (1881-1963), Daniel Comstock y Burton Westcott aplicaron el sistema de Technicolor, que a fin de cuentas era el kinemacolor mejorado. Las primeras películas que tuvieron este sistema de color fueron la comedia-drama “The gulf between (1917)” (Entre el golfo) de Wray Bartlett Physioc, el drama “The toll of the sea (1922)” (El peaje del mar) de Chester M. Franklin, y el film de aventura “El pirata negro (1926)” de Albert Parker con Douglas Fairbanks, Sr.

Herbert T. Kalmus

Herbert T. Kalmus

Este sistema evolucionó después en tres colores, lo cual proporcionó mejoras sustanciales al cine animado de Walt Disney y su compañía, como fue el cartón “Flowers and trees (1932)” (Flores y árboles) de Burt Gilett.

Una toma del cartón

Una toma del cartón “Flores y árboles (1932)”

La primera película con el tricolor de la Technicolor fue el drama “La feria de la vanidad (1935)” de Rouben Mamoulian con Miriam Hopkins

Afiche de

Afiche de “La feria de la vanidad (1935)”

4. El cine animado

Walt Disney tuvo la idea de combinar el sonido y la imagen asincronicamente en filmes animados, fue así que el famoso ratón Mickey debutó en el cartón “Steamboat Willie (1928)” de Disney y Ub Iwerks. Algo después apareció otro famoso cartón “The three little pigs (1933)” (Los tres pequeños cerdos) de Burt Gillett.

El ratón Mickey en

El ratón Mickey en “Steamboat Willie (1928)”

5. El cine en tres dimensiones

El término 3-D o tercera dimensión se utiliza para describir un sistema de presentación visual dirigido a crear una ilusión de profundidad de lo que ve el espectador. El principio de este sistema se basa en dos imágenes, sean inmóviles o en movimiento, a partir de cámaras iguales técnicamente situadas una al lado de la otra. Así, cada foco capta una imagen, que al final se verá como una sola y que viene a ser lo que se llama tercera dimensión o 3-D.

Desde 1853 el inglés Charles Wheatstone había experimentado con un esteroscopio modificado para mostrar imágenes en 3-D. Sin embargo, los pioneros del sistema fueron los hermanos Lumière, quienes realizaron el primer film de este tipo, “L’arrivée du train (1903)” (La llegada del tren), que mostraba la llegada de un tren a una estación terminal. El film fue presentado en la exposición de 1903 en París.

En el estreno del film

En el estreno del film “L’arrivee du train (1903)”

La primera película sonora en 3-D fue “Nozze vagabunde (1936)” (Matrimonio vagabundo) del director italiano Guido Brignone, film que fuera posteriormente distribuido por sucursal italiana de la compañía Warner Bros. Destacados filmes en 3-D han sido “Bwana devil (1952)” (El diablo de Bwana) del productor Sidney W. Pink, y luego el 3-D a color “House of wax (1953)” (Casa de cera).

6. Desarrollo del cine en la década de los 50

El cine en blanco y negro predominó a lo largo de dos décadas a partir de la aparición del cine sonoro, mientras que el cine a color hizo su gran irrupción con el largometraje “Lo que el viento se llevó (1939)” de Victor Fleming.

Vivien Leigh y Clark Gable en

Vivien Leigh y Clark Gable en “Lo que el viento se llevó (1939)”

Posteriormente se estrenaron las películas en amplias pantallas, sistema conocido como Cinemascope desarrollado por la Todd and American Optical Co. La primera película en Cinemascope fue el drama “El manto o La túnica sagrada (1953)” de Henry Koster con Richard Burton y Jean Simmons.

Richard Burton y Victor Mature en

Richard Burton y Victor Mature en “La Túnica Sagrada (1953)”

Casi al mismo tiempo se desarrollaba el cine con pantalla panorámica o circular, conocido como Cinerama, que fue realmente un exitoso sistema de proyección y sonido. Entre las primeras películas que se presentaron con este sistema están los documentales “This is Cinerama (1952)” de Merian C. Cooper y Gunther von Fritsch; “Cinerama Holiday (1955)” de Robert L. Bendick y Philippe De Lacy; “Las siete maravillas del mundo (1956)” de Tay Garnett, Paul Mantz y Andrew Marton entre otros; “South seas adventure (1958)” (Aventura en mares meridionales) de Carl Dudley y Richard Goldstone; y el drama “Grand Prix (1966)” de John Frankenheimer con James Garner, Yves Montand y Toshiro Mifune.

Afiche de

Afiche de “Las siete maravillas del mundo (1956)”

La superstición con el número 13

“La superstición en que fuimos educados conserva su poder sobre nosotros aun cuando lleguemos a no creer en ella”. 

Gotthold Ephraim Lessing

Esteban Romero

Desde hace mucho tiempo el número 13 es identificado como símbolo de mala suerte en un extenso número de países. A ciencia cierta nadie sabe la razón para que el 13 haya sido escogido como el número adverso. No obstante, una versión es que en la última cena de Cristo había 13 personas y uno de ellos murió, que fue el mismo Cristo. Varios hechos fatales tuvieron lugar un viernes 13. Los egipcios consideraban que la décimotercera fase de la vida era la muerte. En fin, existen muchas versiones.

Dentro de las tradiciones y creencias, se sabe que tener 13 personas sentadas en una mesa no es de buen augurio, como que un hotel tenga un décimo tercer piso. En los países nórdicos, sobre todo en Norteamérica el viernes 13 es considerado un día desafortunado, mientras que en varios países latinoamericanos lo es el martes 13.  El rechazo o miedo al número 13 se llama triscaidecafobia.

Todo eso es pura superstición, no hay nada que confirme al 13 como símbolo desafortunado, pero muchos deportistas evitan el número, otros, por el contrario, gustan de usarlo. Un grande del baloncesto de todos los tiempos fue Wilt Chamberlain, quien nunca dejó de llevar el número 13 en su camiseta durante toda su carrera en la NBA. Luego otros excelentes baloncestistas le han imitado, como son los casos de Shaquille O’Neal en 1996, Yao Ming durante las olimpiadas de Beijing (2008) y Tim Duncan en 2004. El canadiense Steve Nash mientras jugó para el Phoenyx Suns siempre usó el 13 en su uniforme.

Wilt Chamberlain

Wilt Chamberlain

Steve Nash

Steve Nash

En fútbol está el caso de Gerd Müller, hombre que siempre vistió con el número 13 en su uniforme y que lograra la marca de más goles en un año, record que fuera luego roto por Lionel Messi. El italiano Alessandro Nesta igualmente usó el 13 cuando jugaba con el Milán. Otros fueron el mediocampista Michael Ballack, el delantero uruguayo Sebastián Abreu.

Gerd Müller

Gerd Müller

Sebastián Abreu

Sebastián Abreu

En el fútbol americano, el destacado Dan Marino de los Delfines de Miami ha sido otro que siempre ha llevado el 13, así como Kurt Wagner de los Cardenales.

Dan Marino

Dan Marino

El béisbol no ha sido una excepción, donde varios peloteros y managers han hecho caso omiso a la leyenda y han usado de por vida el número 13 en su uniforme. Entre esos peloteros están los venezolanos Omar Vizquel, Ozzie Guillén, Edgardo Alfonso, David Concepción, mientras que el boricua Roberto Clemente, y el ex lanzador de los Yankees David Cone usaron el número en sus años de novato.

Omar Vizquel

Omar Vizquel

Ozzie Guillén

Ozzie Guillén

Uno de los casos más notorios, por haber sido una persona que se burlaba de este asunto de la mala suerte, fue el lanzador de los Dodgers de Brooklyn, Ralph Branca. El lanzador en cuestión no solo usó el número 13 sino que también posó para una foto con unos gatos negros antes de los play offs de 1951. Sin embargo, su burla se convirtió en un boomerang cuando Bobby Thompson de los Gigantes de Nueva York le conectara el famoso jonrón que decidiera el play off y el pase de los Gigantes a la serie mundial en representación de la liga nacional.

Ralph Branca

Ralph Branca

Otros que usaron o usan el 13 en el béisbol profesional han sido o son Alex Rodríguez, el pelotero mejor pagado del mundo, y el cerrador Billy Wagner de los Indios de Cleveland.

Billy Wagner en setiembre de 2009 con los Medias Rojas

Billy Wagner en setiembre de 2009 con los Medias Rojas

Otros peloteros, que históricamente usaron el número 13 de por vida en las grandes ligas, tuvieron temporadas para olvidar y resultados en sus carreras nada halagüeños, siendo los más notables los casos del lanzador Jeff Fassero del Seattle y del Texas, quien llegó a establecer récord negativo de PCL, 7.20, en 1997; y del receptor del Toronto, Buck Martínez, quien solo bateó para escaso .225 de promedio, pero que luego siguió como manager del mismo equipo siempre llevando el 13 en su uniforme.

Jeff Fassero

Jeff Fassero

En Cuba el caso más recordado con el número 13 es del receptor Ariel Pestano, considerado por muchos cronistas deportivos, como el mejor receptor cubano en series nacionales.

Ariel Pestano

Ariel Pestano

Así que el 13 ha dado buena suerte o carreras a varios deportistas, mientras que a otros les ha traído fracasos. Sea como sea, queda a gusto de cada deportista usarlo o no. La convicción de que no le hará daño será más que razón suficiente para utilizarlo.


 

Los Novatos del Año en la MLB- Latinos premiados

“Saber cómo empezar es algo difícil”
Rand Fishkin

Esteban Romero

El premio de novato del año en las Grandes Ligas (MLB) se inició en 1949, o sea que la liga profesional cubana tuvo establecido este premio siete años antes que las Mayores. En un artículo previo ya se dieron a conocer los peloteros cubanos que resultaron ser novatos en el circuito cubano, ahora veamos los de las Mayores, donde incluimos igualmente al resto de los peloteros latinos que igualmente han sido premiados.

Los primeros novatos del año fueron el lanzador Don Newcombe en la Liga Nacional, pelotero que venía de las Ligas Negro y se convertía en el tercer jugador negro en la franquicia de los Dodgers de Brooklyn. En la Liga Americana lo fue el jardinero-inicialista Roy Sievers, que debutó con los Carmelitas de St Louis, equipo desaparecido que fuera sustituido por los Orioles de Baltimore en 1954. Sievers se destacó años después pero como cuarto bate de los Senadores de Washington.

Don Newcombe, primer novato del año (1949) en La Liga Nacional. Jugó en Cuba con Matanzas (1946–47) de la Federación, y Almendares/Marianao (1948– 49)

Don Newcombe, primer novato del año en La Liga Nacional (1949). Jugó en Cuba con Matanzas (1946–47) de la Federación, y Almendares/Marianao (1948– 49)

Roy Sievers, primer novato (1949) en la Liga Americana

Roy Sievers, primer novato  en la Liga Americana (1949)

En la Liga Nacional en los años siguientes los agraciados fueron los jardineros Sam Jethroe (Bravos de Boston, 1950), Willie Mays (Gigantes Nueva York, 1951), el lanzador Joe Black (Dodgers Brooklyn, 1952), y el versátil Jim “Junior” Gilliam (Dodgers Brooklyn, 1953), todos provenientes de las Ligas Negro, y a excepción de Willie Mays, todos, incluyendo Don Newcombe, jugaron en la liga profesional cubana.

En 1951 un cubano estuvo a punto de alcanzar este premio, fue el matancero Orestes Miñoso, que era merecedor de este galardón por la clásica milla, pero por razones que no logro entender- no puedo hablar de racismo, pues entonces los peloteros arriba indicados no habrían sido escogidos en la Liga Nacional- no fue seleccionado. La temporada de Miñoso fue de ensueño (ave .324 con 34 dobles, 14 triples, 10 jonrones, 76 empujadas y 31 bases robadas) y por encima del escogido Gil McDougald.

El cubano Orestes Miñoso, despojado del premio de novato del año en la Liga Americana en 1951

El cubano Orestes Miñoso, despojado del premio de novato del año en la Liga Americana en 1951. Habría sido el primer latinoamericano.

En 1956 Luis Aparicio bateó 142 hits en 533 vb, entre ellos 19 dobles, 6 triples, 3 jonrones, 21 bases robadas y 56 impulsadas) y se convirtió en el primer novato latino en las Mayores. El oriundo de Maracaibo tuvo igualmente una temporada buena defensivamente con los Medias Blancas de Chicago.

Luis Aparicio, primer latinoamericano novato del año, Liga Americana (1956)

Luis Aparicio, primer venezolano y latinoamericano novato del año en las Grandes Ligas (Liga Americana, 1956)

El boricua Orlando Cepeda bateó para promedio de .312, con 38 dobles, 4 triples, 25 jonrones y 96 impulsadas en 1958 en su debut con los Gigantes de San Francisco y se convirtió en el segundo novato latino del año, y primero en la Liga Nacional.

Orlando Cepeda, primer latinoamericano novato del año en la Liga Nacional (1958)

Orlando Cepeda, primer boricua y latinoamericano novato del año en la Liga Nacional (1958)

Cuba tuvo que esperar hasta 1964 cuando el pinareño Pedro “Tony” Oliva se ganó el premio ampliamente al conquistar el liderato de los bateadores de la Liga Americana (323), además de conectar 43 dobles, 9 triples, 32 jonrones e impulsar 94 carreras) vistiendo la franela de los Mellizos. Oliva fue el tercer latinoamericano premiado como novato del año en las Mayores.

Pedro

Pedro “Tony” Oliva, primer cubano novato del año, Liga Americana (1964)

En 1967 Panamá logró su primer novato en la figura del inmortal Rod Carew, quien bateó para promedio de .292, incluido 22 dobles, 7 triples, 8 jonrones y 51 impulsadas), con los Mellizos de Minnesota de la Liga Americana.

Rod Carew, primer panameño novato del año, Liga Americana (1967)

Rod Carew, primer panameño novato del año, Liga Americana (1967)

Tuvo que llover bastante hasta que en 1981 nuevamente un latino se alzara con el premio, Fue el lanzador mexicano Fernando Valenzuela, el que tuvo balance de 13-7, con 8 lechadas y PCL de 2.48, con 180 ponches propinados) y se alzó con este premio en la Liga Nacional lanzando para los Dodgers.

Fernando Valenzuela, primer mexicano novato del año, Liga Nacional (1981)

Fernando Valenzuela, primer mexicano novato del año, Liga Nacional (1981)

En 1985 el torpedero venezolano Ozzie Guillén (ave 273, 29 dobles, 3 triples y 1 jonrón) fue el premiado en la Liga Americana al tener un buen debut con los Medias Blancas de Chicago, el mismo equipo que en 2005 Guillén, como manager, llevara al título de la serie mundial. En esta misma liga repitió un latino en 1986, se trata del cubano José Canseco, quien  disparó 33 jonrones, impulsó 117 carreras y robó 15 bases. Puerto Rico no se quedó atrás, el receptor Benito Santiago con los Padres de San Diego resultó novato del año en la Liga Nacional en 1987. Santiago bateó para .300 con 33 dobles, 3 triples y 18 jonrones, impulsando 79 carreras.

El venezolano Ozzie Guillén, novato del año en la Liga Americana (1985)

El venezolano Ozzie Guillén, novato del año en la Liga Americana (1985)

El cubano José Canseco, novato del año de la Liga Americana (1986)

El cubano José Canseco, novato del año de la Liga Americana (1986)

El boricua Benito Santiago, novato del año de la Liga Nacional (1987)

El boricua Benito Santiago, novato del año de la Liga Nacional (1987)

En 1990 otro receptor boricua se llevó los laureles, Sandy Alomar Jr. con los Indios de Cleveland de la Liga Americana, quien bateó para .290, con 26 dobles 2 triples, 9 jonrones y 66 impulsadas. El jardinero dominicano Raúl Mondesi se llevó el trofeo en 1994 debutando con los Dodgers de los Ángeles de la Liga Nacional. Este jardinero de potente brazo bateó para .285 con 23 dobles, 6 triples, 26 jonrones y 88 impulsadas, así se convirtió en el primer dominicano que resultaba premiado como novato del año.

El boricua Sandy Alomar, novato del año en la Liga Americana (1990)

El boricua Sandy Alomar, novato del año en la Liga Americana (1990)

El domincano Raúl Mondesi, novato del año en la Liga Nacional (1994)

El domincano Raúl Mondesi, novato del año en la Liga Nacional (1994) y primer dominicano en alcanzar este premio

En 1999 la gloria le correspondió al jardinero boricua Carlos Beltrán en su debut con los Reales de Kansas City de la Liga Americana. Este bateador ambidextro tuvo promedio ofensivo de .293 con 27 dobles, 7 triples, 22 jonrones y 108 empujadas.

El boricua Carlos Beltrán, novato del año en la Liga Americana (1999)

El boricua Carlos Beltrán, novato del año en la Liga Americana (1999)

El torpedero dominicano Rafael Furcal fue el agraciado en 2000 en la Liga Nacional, quien registró con los Bravos de Atlanta promedio de .295 con 20 dobles, 4 triples, 4 jonrones, 37 impulsadas y 40 bases robadas, mientras que en la misma liga lo hizo otro dominicano en 2001, el estelar Albert Pujols que lo logró jugando la antesala de los Cardenales de St Louis, disparando 37 jonrones e impulsando 140 carreras. Siguiendo con peloteros de Quisqueya, el torpedero Ángel Berroa de los Reales fue el novato del año en la Liga Americana en 2003, el que promedió .287, con 28 dobles 7 triples, 17 jonrones, 73 impulsadas y 23 bases robadas. Ahí no pararon los dominicanos, Hanley Ramírez fue el premiado como SS de los Marlins en 2006 en la Liga Nacional. Este excelente bateador, tuvo promedio de .292, con 46 dobles, 11 triples, 17 jonrones, 59 empujadas y 51 bases robadas, un verdadero fenómeno en total de bases y velocidad.

El dominicano Rafael Furcal, novato del año en la Liga Nacional (2000)

El dominicano Rafael Furcal, novato del año en la Liga Nacional (2000)

El dominicano Albert Pujols, novato del año en la Liga Nacional (2001)

El dominicano Albert Pujols, novato del año en la Liga Nacional (2001)

El dominicano Ángel Berroa, novato del año en la Liga Americana (2003)

El dominicano Ángel Berroa, novato del año en la Liga Americana (2003)

El dominicano Hanley Ramírez, novato del año en la Liga Nacional (2006)

El dominicano Hanley Ramírez, novato del año en la Liga Nacional (2006)

En 2008 el receptor boricua Geovany Soto se llevó los laureles en la Liga Nacional cuando debutó con los Cachorros de Chicago al batear para .285 con 35 dobles, 2 triples, 23 jonrones y 86 impulsadas. Nuevamente República Dominicana salió premiada con el lanzador Neftali Féliz con los Vigilantes de Texas de la Liga Americana, el que tuvo 4 ganados, 3 perdidos y 40 juegos salvados, con PCL de 2.73 y 71 ponches propinados.

El boricua Geovany Soto, novato del año en la Liga Nacional (2008)

El boricua Geovany Soto, novato del año en la Liga Nacional (2008)

El dominicano Neftali Feliz, novato del año en la Liga Americana (2010)

El dominicano Neftali Feliz, novato del año en la Liga Americana (2010)

Cuba tuvo que esperar bastante para que le llegara nuevamente este premio. Exactamente 27 años, lo logró el lanzador villareño José Fernández con su buen desempeño en 2013 con los Marlins al ganar 12 y perder 6, PCL de 2.19 con 187 ponches. Por suerte, en 2014 otro cubano, el cienfueguero José Dariel Abreu, lo imitó al llevarse el premio en la Liga Americana. Pito Abreu entonces disparó 35 dobles, 2 triples, 36 jonrones, 107 empujadas y promedio de .317., además de haber sido líder en total de bases en la Liga Americana.

El cubano José Fernández, novato del año en la Liga Nacional (2013)

El cubano José Fernández, novato del año en la Liga Nacional (2013)

El cubano José Abreu, novato del año en la Liga Americana (2014)

El cubano José Abreu, novato del año en la Liga Americana (2014)

Por países de América Latina el balance es como sigue:

Cuba- 4
México- 1
Panamá- 1
Puerto Rico- 5
República Dominicana- 6
Venezuela- 2

Lo que da un total de 19 latinos, aunque de origen latino, pero no nacidos en países de América Latina, tres peloteros han sido novatos del año, ellos son el jardinero Marty Córdova oriundo de las Vegas, Nevada, con los Mellizos en 1995, y los californianos, el infielder Nomar Garciaparra con los Medias Rojas en 1997, y el antesalista Evan Longoria en 2008 con el Tampa en la Liga Americana.

Novatos del año que han sido posteriormente verdaderas estrellas son los casos de muchos inmortales de Cooperstown, como son los casos de Frank Robinson, Willie McCovey, Tom Seaver, Johnny Bench, Lou Piniella, Carlston Fisk, Eddie Murray, Carl Ripken Jr.,  así como también los destacados Pete Rose, Mark McGwyre, Dwight Gooden, el nipón Hideo Nomo, Derek Jeter, Ryan Howard, Ryan Braun, Dustin Pedroia, Buster Posey, Bryce Harper, Mike Trout entre otros. Así que el premio de novato del año en más de un 90% presagia la presencia de estrellas en las Mayores.

Bibliografía consultada

  • Baseball-reference.com
  • Baseball-almanac.com

Una actriz joven cubana en Hollywood

“El inmigrante mira hacia el futuro, dispuesto a aprovechar las oportunidades a su alcance.”
Isabel Allende

Esteban Hernández

Sin uno darse cuenta surgen artistas que al cabo del tiempo nos enteramos que son cubanos, y que por suerte triunfan en su quehacer. Ese es el caso de la joven Ana Celia de Armas Caso, más conocida como Ana de Armas, la que nació en la Habana el 30 de abril de 1988.

Con tan solo 14 años Ana inició estudios de interpretación en la Escuela Nacional de Arte en la Habana, donde estudió y se graduó a los 18 años. Previamente, a los 16 Ana debutaba en el cine como actriz de reparto del drama “Una rosa de Francia (2006)” del director Manuel Gutiérrez Aragón y protagonizado por Jorge Perugorría. A continuación actuó en otro papel secundario del film de ciencia ficción “Madrigal (2007)” dirigido por Fernando Pérez, de nuevo como reparto, y co-protagonizó con Carlos Enrique Almirante, el drama para la TV “El edén perdido (2007)” de Manuel Estudillo.

Ana de Armas

Ana de Armas

Ya en el año 2006 Ana se trasladó a España, donde continuó su carrera artística. Su primera interpretación allí fue co-protagonizando con Mario Casas, la comedia-drama “Mentiras y gordas (2009)” de los directores Alfonso Albacete y David Menkes. Nuevamente en papeles de reparto se le vio en el serial de misterio “El internado (2007-10)”, así como en el serial “Hispania, la leyenda (2010-11)”.

El director Antonio Trashorras le dio el papel protagónico del film de acción-suspense “El callejón (2011)”, donde interpreta dos papeles, el de Rosa y el de Laura. Luego actuó en un film similar, “Faraday (2011)” del director Norberto Ramos del Val. Participó en papel de reparto del drama “Por un puñado de besos (2014)” del director David Menkes, y volvió bajo la dirección de Trashorras para protagonizar un film de horror-misterio “Anabel (2015)”.

Ana se trasladó a Hollywood en fecha reciente e hizo su primera interpretación en la meca del cine, en el film de horror-misterio “Knock Knock (2015)”, donde actuó junto a Keanu Reeves y la chilena Lorenza Izzo. Este traslado significó todo un reto para la cubana, ya que en Hollywood está obligada a realizar sus interpretaciones en inglés.

Ana nuevamente volvió a la pantalla junto a Reeves y a la italo-americana Mira Sorvino en el drama “Daughter of God (2015)” (Hija de Dios) de Gee Malik Linton, en el que Ana interpreta el papel de Isabel de la Cruz. Para el 2016 está previsto el estreno del drama biográfico “Hands of Stone” (Manos de Piedra), sobre la vida del famoso boxeador Roberto Durán, película protagonizada por Robert De Niro y Ana.

Ana de Armas con Keanu Reeves

Ana de Armas con Keanu Reeves

Actrices cubanas en Hollywood se pueden contar con algunos dedos de una mano. A la mente me viene la cienfueguera María Conchita Alonso, nacida en Cuba, pero criada en Venezuela, y que llegó a ser Miss Venezuela, además de quedar entre las siete clasificadas para Miss Universo en 1975. Luego han estado actrices de éxito, descendientes de cubanos, como son los casos de Cameron Díaz, de padre cubano, y Eva Mendes, hija de inmigrantes cubanos. Nacidas en Cuba, realmente no conozco a ninguna más en Hollywood.

Esperemos que Ana triunfe realmente y la veamos en un futuro como estrella en la Meca del cine.

  • Información tomada y elaborada de IMDB.com

Florentino Fernández, el gran noqueador cubano

Puedes arrancar al hombre de su país pero no puedes arrancar el país del corazón del hombre
John Dos Passos

Esteban Romero

Cuando se hable de noqueadores cubanos en el boxeo de todos los tiempos, el nombre de Florentino Fernández debe estar en primera línea. Su potente gancho de izquierda anestesió a decenas de adversarios muchas veces a pocos segundos de iniciada la pelea.

Florentino, conocido también como El Buey, de 180 cm. de altura, nació el 6 de marzo de 1936 en Santiago de Cuba. También se le apodó Tres Toneles, sobrenombre que no sé su origen, a no ser que Florentino gustara de tomar el famoso licor o se le diera por el hecho que el licor adormece a quien lo bebe en exceso o sea como sinónimo de su temible pegada. Más me gusta el otro sobrenombre, el Bárbaro del Nocao.

Florentino Fernández

Florentino Fernández

En el boxeo profesional debutó el 24 de noviembre de 1956 contra Pastor Burke, al que liquidó en el tercer round de una pelea a 4 asaltos en el Palacio de los Deportes de la Habana. El 19 de enero del siguiente año peleó contra Juventino Ventosa al que noqueó en el mismo primer round. Luego obtuvo dos victorias por decisión en peleas de 4 rounds sobre Pablo Cárdenas y Pedro Nápoles en febrero y marzo de 1957, respectivamente. En mayo de 1957 liquidó en el segundo asalto a Pablo Barrios de una pelea a 6 rounds y con ello comenzó una seguidilla de peleas ganadas por KO o por KO técnico que se extendió a 16 y concluyó con el KO en el séptimo round a Stefan Redl en el Madison Square Garden de Nueva York de una pelea a 10 asaltos en mayo de 1959. Su siguiente pelea fue en la división welter contra Gaspar “Indio” Ortega, un boxeador mexicano, buen asimilador, que perdió contra Florentino por decisión unánime en el Miami Beach Convention Center el 11 de septiembre de 1959. Con el mexicano volvió a enfrentarse mes y medio después, y le ganó esta vez por decisión dividida de los jueces.

La revancha no se hizo esperar, esta vez la pelea fue en la Habana el 23 de diciembre de 1959, en plena víspera de nochebuena. Esta vez a Kalingo le tocó caer en el mismo segundo round, y después más nunca se enfrentaron.

Durante 1959 y 1960 Florentino peleaba en los welters y recuerdo que en la Habana se hablaba de una posible pelea entre el noqueador y el estilista camagüeyano Luis Manuel Rodríguez, otro que se destacaba entonces sobre el ring, pero aquello fue solo rumor, ya que la pelea no se llegó a dar.

Florentino ganó otros combates para enfrentarse al estelar Emile Griffith en el Madison Square Garden de Nueva York el 25 de agosto de 1960, pelea de 10 asaltos que perdió el cubano por decisión unánime de los jueces. Florentino no se amilanó y ganó las siguientes tres peleas por KO o KO técnico, dejando la escena preparada para enfrentarse al experimentado Gene Fullmer por el campeonato mundial de los medianos.

Fullmer o también llamado El Ciclón era un boxeador oriundo de Utah, quien murió a finales de abril de 2015. Era el típico boxeador de los pesos medianos y en su carrera se enfrentó al gran Sugar Robinson en cuatro peleas, en la primera ganó, luego en la revancha Robinson lo noqueó en 1957. La tercera pelea fue tabla en 1960, y en 1961 le ganó a Robinson por decisión. Igualmente había peleado dos veces con el eficaz Carmen Basilio. Lo hizo en 1959, pelea que ganó por KO técnico en el asalto 14 de la pelea, y luego le volvió a ganar en junio de 1960, esta vez en el duodécimo asalto, nuevamente por KO técnico. Así que estamos hablando de un gallo con espuelas y bien afiladas, además de haber sufrido percances físicos en su carrera, como fue en la pelea con Wilf Greaves en febrero de 1959 cuando le fracturaron la mandíbula y estuvo seis meses fuera de acción.

Fullmer era campeón mundial de su división desde su primera victoria sobre Basilio. El título estaba vacante y los dos se enfrentaron por ceñirse el mismo. Había salido de su victoria sobre Robinson y ahora enfrentaba al cubano en pelea de quince asaltos, por el título de los medianos, que se efectuó el 5 de agosto de 1961 en el Ooden Stadium de Utah. Como ven todo arregladito para que el oriundo de Utah ganara, sea como fuera, en su tierra natal. Esta pelea la pueden ver completa en youtube.

Mi apreciación es que hasta el noveno asalto las cosas anduvieron algo parejas, con Fullmer imponiendo su boxeo en la corta distancia y tratando que Florentino no pudiera meter sus famosos ganchos, pero a partir del noveno Florentino fue el mejor. En los rounds 12 y 14 el cubano le puso un saco de goles en el rostro al norteamericano y realmente mayoreó a lo largo de los últimos seis asaltos. La decisión de los jueces fue del flaco Ken Shulsen, que fungió como árbitro sobre el ring, 145-142 para Fullmer. Norman Jorgensen le dio la pelea a Fullmer 148-140, decididamente este Jorgensen estaba ciego, y Del Markham fue el único que vio ganar al cubano, 145-143. Realmente esto fue lo que se llama un verdadero despojo. Florentino mereció la victoria y con ella el título de los medianos. El mismo Florentino aseveraba haberse sentido ganador, Cómo no iba a serlo si llegó a ocasionarle fracturas a su adversario. Lo peor de todo es que nunca se arregló una revancha.

Momento en que Florentino castiga a Fullmer

Momento en que Florentino castiga a Fullmer

Cosas de la vida, no hubo revancha y Fullmer se subió al ring cuatro meses después para enfrentarse a otro cubano, el villareño Benny Paret, al que noqueó en 10 asaltos de una pelea de 15 igualmente discutiendo el título de los medianos. Así que lo que no pudo con Florentino lo logró con Paret.

Por su parte, Florentino perdió tres peleas consecutivas por KO, una de ellas con un rival de consideración como Dick Tiger, en 1962. A continuación derrotó por KO técnico al boricua José Torres, pero volvió a perder con Rubin Carter por KO a los 69 segundos de iniciado el mismo primer asalto. Realmente Florentino debió haber salido muy afectado del despojo ya mencionado, y aunque uno lo crea, a veces las condiciones psicológicas adversas vencen al mejor.

Así y todo, Florentino ganó algunas peleas por KO en 1963, incluyendo la ganada sobre el boricua José Torres, futuro campeón de los ligeros pesados, en 5 asaltos.

Florentino se alejó del ring por un tiempo, trabajó fregando platos en Miami y como mozo en un bus hasta que decidió regresar al boxeo. En sus primeras presentaciones noqueó a Jimmy Williams y a Jerry Evans. Se subió cuatro veces sobre el ring contra el fuerte argentino Juan Carlos Rivero, con quien compartió dos victorias y dos derrotas. Floro logró noquear a Rivero en una ocasión, Rivero hizo lo mismo en la última pelea entre ambos en 1966.

Florentino desde 1966 hasta 1972 ganó 9 peleas, todas por KO o KO técnico y perdió dos igualmente por KO, una contra el nica Lou Gutiérrez y la otra contra Willie Tiger. Todas estas peleas fueron en el ambiente de Miami o de Coconut Grove, Florida.

Cuando parecía que Florentino podría retar al campeón de los ligeros pesados, Bob Foster, el cubano perdió una pelea por KO técnico en el último round de su pelea a 10 rounds con Vernon McIntosh, que fuera su última en su carrera.

Florentino años después de su retiro

Florentino años después de su retiro

Al dejar el boxeo Florentino sirvió de coach de la boxeadora amateur Elizabeth Virrick Gym y trabajó en el negocio de restoranes. A avanzada edad ya el Alzhmeier le empezaba a afectar pero el 28 de enero de 2013 moría en Miami producto de un infarto.

Previamente Florentino había sido exaltado al Salón de la fama del boxeo en Florida en 2009 y un entendido de este deporte como Eladio Secades aseveró: “En el boxeo cubano no hemos visto jamás a un pegador de la precisión, de la violencia, de la capacidad destructiva de Florentino Fernández”, algo en lo que coincidimos, pues este boxeador era un matador como muy pocos. Le he comparado con otros grandes pegadores cubanos y realmente Florentino es el que más peleas ganó por esa vía de manera consecutiva. También la autorizada revista de boxeo, Ring Magazine, lo situó entre los 100 más grandes noqueadores de todos los tiempos.

En su carrera Florentino ganó 50 pleitos, 43 de ellos por la vía rápida, perdió 16, de ellos 10 por KO o KO técnico, y una sola tabla.

El santiaguero murió añorando ver la tierra que lo vio nacer. A inicios del presente milenio declaró a Boxing news: “extraño mucho a Cuba, extraño a mi familia y amigos que dejé detrás, extraño las playas, deseo volver a ver el Malecón, extraño a la Cuba de hace 42 años.

Bibliografía consultada

Acevedo Carlos. One Shot At Glory: Florentino Fernández & The Middleweights of the 1960s. http://thecruelestsport.com/2013/11/20/one-shot-glory-florentino-fernandez-middleweights-1960s/

BoxRec. http://boxrec.com/boxer/10924

Cancio W. 2013. Falleció Florentino Fernández, el boxeador de la pegada de hierro. http://cafefuerte.com/deportes/boxeo/2530-fallecio-florentino-fernandez-el-boxeador-de-la-pegada-de-hierro/

Ring Magazine, October 1961, pages 5-6-7

Los novatos del año de la liga profesional cubana

Por encima del talento están los valores comunes: disciplina, amor, buena suerte, pero, sobre todo, tenacidad.
James Baldwin

Esteban Romero

Aquí deseo recordar a esas figuras que lograron tan meritorio premio en su primera temporada en la desaparecida liga profesional cubana. Así mismo ratificar quienes fueron estos héroes y dar una síntesis de lo que lograron en la temporada de su debut.

Este premio comenzó a darse a partir de la campaña de 1942-43 y el primer premiado fue el gran Héctor Rodríguez, quien debutó con el Almendares y naciera el 13 de junio de 1920 en Alquizar, entonces provincia Habana. Sobresaliente antesalista, torpedero y jugador de los jardines de ser necesario, que logró emerger como novato del año en una temporada que debutaban futuros estelares como Rafael Noble, Pedro Formental, Avelino Cañízares, Claro Duany y Andrés Fleitas. Héctor fue el antesalista del equipo campeón y se destacó defensivamente a la vez que lograba aceptables resultados ofensivos. De por vida Héctor resultó ser el pelotero con más veces al bate (4699), más hits (1237), más carreras anotadas (574), más triples (79), más carreras empujadas (522) y comparte el primer lugar en dobles (130) con Alejandro Crespo en su carrera en la liga profesional cubana.

Héctor Rodríguez

Héctor Rodríguez

Conrado Pérez (Marianao)- 1943-44, este pelotero más conocido como Babalú, jugaba la intermedia, la antesala y los jardines. Su debut fue como camarero de su equipo. Conrado nació el 13 de junio de 1925 en el Central Álava (luego Central México), Matanzas, en el mismo lugar donde naciera otro grande de la pelota cubana, Tony Taylor. En la temporada de su debut, Conrado bateó para promedio de .312 producto de 34 hits en 109 veces al bate, de esos hits, 4 fueron dobles y 1 triple, empujó 9 carreras.

Conrado Pérez, detrás del pelotero aparece el estelar lanzador Adrián Zabala en 1947-48 vistiendo la franela del Cuba de la Federación Cubana de Béisbol

Conrado Pérez, detrás del pelotero aparece el estelar lanzador Adrián Zabala en 1947-48 vistiendo la franela del Cuba de la Federación Cubana de Béisbol

Leovigildo Xiqués (Almendares) – 1944-45. Lamentablemente no tengo datos de cuando nació y murió este jardinero, catalogado por Roberto González Echeverrría, como un negro fuerte proveniente de equipos semiprofesionales. Xiqués jugó en Cuba hasta 1948 y en México hasta 1945. En el año de su debut bateó para promedio de .326 producto de 31 hits en 95 veces al bate. Entre sus hits hubo 5 dobles, 1 jonrón e impulsó 11 carreras. Realmente Xiqués alternó en los jardines del Almendares, donde los regulares fueron Roberto Ortiz, Cleveland Clark y Santos Amaro.

Leovigildo Xiqués

Leovigildo Xiqués

Orestes Miñoso (Marianao) – 1945-46. El oriundo de Perico, Matanzas, fue siempre estrella y el año de su debut no fue una excepción. En esa primera temporada Miñoso jugó la tercera y bateó para .294, con 42 hits en 143 veces al bate, 7 dobles, 2 triples y 13 empujadas.

Orestes Miñoso

Orestes Miñoso

Mario Arencibia (Marianao)- 1946-47. Se trata de un jardinero nacido el 25 de seetiembre de 1924 en Encrucijada, que llegó a jugar igualmente con los New York Cubans en las Ligas Negro y con varios equipos de la Liga mexicana, entre ellos los Tuneros de San Luis Potosí, los Diablos Rojos de C. México, los Charros Jalisco y los Indios Anahuac hasta 1953. En el año de su debut tuvo mucha competencia para jugar, Marianao tenía a Tony Castaño, Roberto Estalella y Francisco Campos como regulares en los jardines, por lo que Arencibia tuvo que aprovechar los chances que se le dieron, los que no desperdició al batear para .360, disparó 18 hits en 50 veces al bate, incluido 1 doble, 3 triples y un jonrón, además de empujar 10 carreras. Arencibia, aunque jugó hasta 1950 con el Marianao, su productividad dejó mucho que desear después del año de su debut.

Francisco Gallardo (Almendares)- 1947-48. Fue pelotero defensor de la intermedia y la antesala, nacido en 1923 y que se le conociera con el apodo de Sojito o Frank en EEUU, tuvo una buena temporada en su debut con el Almendares, al batear 25 hits en 99 veces al bate, incluido 2 dobles, 5 triples y par de jonrones, con 15 carreras anotadas. Más que su promedio fue su slugging en esta temporada que le llevó a recibir el premio de novato del año. Gallardo jugó con el Almendares hasta 1949, luego con el Cienfuegos hasta 1951 y de ahí pasó al Habana, equipo con el que pudo participar en tres series del Caribe. En ligas menores jugó hasta 1956.

Francisco Gallardo

Francisco Gallardo

Willie Miranda (Almendares)- 1948-49. Este pelotero es uno de los más recordados por la afición cubana. Hay quien hace comparaciones de su defensa con otros destacados de la posición. Realmente Willie fue único fildeando en el campo corto. Nació el 24 de mayo de 1926 en Velazco, Holguín y murió el 7 de setiembre de 1996 en Baltimore. De siempre jugó con el Almendares hasta que en la temporada de 1959-60 fue canjeado por el también torpedero Humberto Fernández al Habana. Willie debe haberse destacado mucho a la defensa en su primera temporada, ya que al bate solo logró promedio de .220 con 8 sencillos y un doble. El regular entonces de la posición en el Almendares era el diestro Avelino Cañízares.

Willie Miranda

Willie Miranda

Carlos de Souza (Almendares)- 1949-50. Este pelotero bayamés nació el 6 de junio de 1925, de siempre jugó la segunda base, primero con el Almendares hasta 1951, luego con el Marianao hasta 1953 y finalmente con el Cienfuegos hasta 1955. En Ligas Menores jugó hasta 1957. Carlos es hermano del pelotero Federico De Souza y medios hermanos de otros dos peloteros, Carlos y Heberto Blanco. En su debut, Carlos logró compartir la custodia de la segunda base con el norteamericano Gene Handley, a la vez que bateaba para .315, producto de 41 hits en 130 veces al bate, de ellos 4 dobles y 1 triple, empujó 8 carreras. En la Serie del Caribe de 1950, efectuada en Panamá, bateó un sencillo en 16 veces al bate.

Carlos De Souza

Carlos De Souza

Edmundo Amorós (Habana) – 1950-51. Amorós fue siempre un destacado al bate y a la ofensiva. Nacido en Pueblo Nuevo, Matanzas el 30 de enero de 1930, debutó en la serie de 1950-51 con el Habana, previamente había integrado el equipo Cuba a los juegos centroamericanos en Guatemala, donde enseñó sus aptitudes para el juego. En su debut bateó 12 hits en 42 veces al bate, de ellos 4 dobles, 1 triple y 1 jonrón, con 8 empujadas. Amorós tuvo que competir en los jardines de los Leones con estrellas como Perico Formental, Alejandro Crespo y el norteamericano Eddie Mierkowicz. En la Serie del Caribe de 1951 en Caracas, Amorós logró batear para .333, disparó 5 hits en 15 veces al bate incluido un triple.

Edmundo Amorós

Edmundo Amorós

Oscar Sierra (Cienfuegos) – 1951-52. Se trata de un pelotero nacido en 1926, capaz de jugar la receptoría, la inicial y los jardines, pero que en su debut en la profesional cubana el manager de los Elefantes, Billy Herman, decidió utilizar a Sierra como jardinero regular toda la temporada, compartiendo estas funciones con otros consagrados como Pablo García, Ben Thorpe y Roy Weatherly. Sierra conectó 53 hits en 218 veces al bate, de ellos 3 dobles, 1 triple y 4 jonrones, y empujó 26 carreras. Sierra jugó con el Cienfuegos hasta 1954 y luego con el Habana hasta 1959. De 1955 a 1957 llegó a jugar con los Cubans en la Liga Internacional.

Oscar Sierra

Oscar Sierra

Miguel Fornieles (Marianao) – 1952-53. Un destacado lanzador que logró conseguir éxitos también en las Grandes Ligas, donde jugó de 1952 a 1963. Fornieles nació en el reparto Sevillano de la Habana en 1932 y desde su debut siempre jugó con los Tigres del Marianao. Miren si era bueno el habanero, que ganó 12 y perdió 5 en la temporada de su debut, con PCL de 2.33 (líder) y 72 ponches propinados. Hablo de una temporada de solo 72 juegos, donde ganar 12 desafíos no es cosa fácil. Fornieles murió en St Peterburgh, Florida en 1998.

Miguel Fornieles

Miguel Fornieles

Juan Delís (Marianao) – 1953-54. El famoso cazatalento Joe Cambria enseguida le vio condiciones a este pelotero como antesalista y jardinero, nacido el 27 de febrero de 1928 en Santiago de Cuba, y que en su debut compartió funciones en los jardines con peloteros como Miñoso, Roberto Ortiz y parcialmente con Perico Formental (canjeado ese año por Chiquitín Cabrera del Habana al Marianao). Cachano, como también se hizo conocer, llegó a jugar regular en esta primera temporada y disparó 41 hits en 166 veces al bate, incluido 5 dobles, 2 triples, 2 jonrones e impulsó 14 carreras. Delís en 1955 jugó con los Senadores de Washington, y con los Cubans en 1954 y 1956.

Juan Delís

Juan Delís

Vicente Amor (Habana)- 1954-55. El habanero lanzador derecho nació en 1932 y tuvo una buena temporada en su debut al lograr balance de ganados y perdidos de 5-3, PCL de 2.95 con 24 ponches en 64 entradas lanzadas. Amor lanzó en Grandes Ligas en 1955 y 1957, jugó con los Cubans en 1955-59.

Vicente Amor

Vicente Amor

Pedro Ramos (Cienfuegos)- 1955-56. Un día le pregunté a mi padre, recordando lanzar a este lanzador, ¿quién las tiraba más duro Pedro Ramos o Vinent? Mi padre me respondió, sin pensarlo, Ramos. Si es verdad o no, no lo sé, no existía forma de medirlo entonces. La realidad es que el pinareño, nacido en San Luis en 1935, fue toda una estrella desde que debutó. En esa temporada inicial ganó 13 y tuvo promedio de ganados de .722, ponchó a 51 en 144.2 entradas lanzadas y fue junto a Camilo Pascual eje de la victoria de los Elefantes en esa temporada. En la Serie del Caribe ganó dos juegos como Pascual que le dieron la victoria a Cuba en este torneo. Ramos era un corredor veloz de home a primera, su brazo era de hierro y era bateador ambidextro. Jugó en Grandes Ligas de 1955 a 1970, tres de esas temporadas con los Yankees.

Pedro Ramos

Pedro Ramos

Daniel Morejón (Almendares)- 1956-57. El habanero nació en 1930 y era otro de los peloteros capaces de jugar la antesala y los jardines, poseía buen sentido del bateo, sobre todo muy oportuno para dar el batazo decisivo, como así lo hizo en la Pequeña Serie Mundial de 1959 en el Estadio del Cerro para decidir aquella serie contra los Molineros de Minneápolis. En su debut bateó para convincente .330, disparó 31 hits en 94 veces al bate, incluido 5 dobles, 2 triples y 1 jonrón, de este último no me quiero ni acordar pues fue decidiendo partido de Almendares contra Cienfuegos en la novena entrada. Morejón tuvo juego por un rato en 1958 con el Cincinnati en las Mayores, y jugó con los Cubans en 1954, o sea antes de debutar en la liga profesional cubana, y luego en 1957-60.

Daniel Morejon

Daniel Morejon

Antonio Díaz (Cienfuegos)- 1957-58. A este pelotero le perdí el rastro, no hay información disponible sobre su fecha de nacimiento, es habanero, y Ángel Torres aseveró que trabajaba en el periódico Alerta como linotipista. En esa temporada Tony logró lanzar el último juego de cero hit cero carreras en la liga profesional cubana, lo hizo el sábado 23 de noviembre de 1957, el partido concluyó 2-0 con victoria del Cienfuegos sobre el Habana. Recuerdo que una buena ayuda recibió Tony del jardinero Ultus Álvarez que realizó un fildeo extraordinario en el jardín central esa noche. Tony ganó 4 y perdió 3 en esa temporada, con PCL de 2.78 y 31 ponches propinados. En Cuba lanzó para los Elefantes hasta al final de la liga profesional en 1961. No tengo estadísticas de él fuera de Cuba, ni sé más nada de su juego después de 1961.

Cándido Andrade (Cienfuegos)- 1958-59. Muchos en Cuba recuerdan al oriundo del Central Narcisa, Yaguajay, como el único manager que ha llevado a los Gallos de Sancti Spíritus a la victoria en la serie nacional de 1978-79, pero pocos le asocian con un lanzador zurdo que tuvo aceptables presentaciones en la liga profesional cubana, siempre lanzando para el Cienfuegos. En realidad Andrade había debutado brevemente en 1957-58, temporada en la que perdió 2 juegos, mientras que en la de 1958-59, aunque ganó 3 y perdió 5, tuvo un buen PCL, de 1.32. También lanzó para los Cubans en las temporadas de 1958 y 1959. Como lanzador en las menores se mantuvo hasta 1962.

Cándido Andrade

Cándido Andrade

Hilario Valdespino (Habana)- 1959-60. A Hilario en los EEUU le llaman Sandy, vaya coincidencia, pues siempre he visto a este jardinero como un pelotero clonado a partir de Amorós, al que igualmente llamaban Sandy. Valdespino mide 1.72 y Amorós 1.70. Ambos muy parecidos en velocidad y despliegue en los jardines. El oriundo de San José de las Lajas nació en 1939 y en su debut se destacó por su poder al pegar 6 jonrones e impulsar 20 carreras, ese poder se reafirmó en la temporada de 1960-61 cuando disparó 9 cuadrangulares. Valdespino jugó en Grandes Ligas de 1965 a 1971.

Hilario Valdespino

Hilario Valdespino

Luis Tiant Jr. (Habana)- 1960-61. El estelarísimo lanzador habanero, hijo del zurdo Luis Tiant, nacido en 1940, logró mostrar sus condiciones de lanzador desde su debut en 1960-61 cuando intervino en 30 juegos, logró ganar 10 y perder 8, con PCL de 2.72 y 115 ponches propinados. En su carrera en Grandes Ligas Tiant archivó 229 victorias que es la mayor cifra conseguida por lanzador cubano en ese circuito.

Luis Tiant Jr.

Luis Tiant Jr.

Bibliografía consultada

– Baseball-reference.com, Baseball statistics and history.
http://www.baseball-reference.com/

– Figueredo, Jorge S. Cuban Baseball: A Statistical History, 1878-1961. McFarland & Company, Inc. Publishers, Jefferson-North Carolina-London. 544 p.

– González Echevarría, Roberto. 1999. La gloria de Cuba- historia del béisbol en la isla. Editorial Colibrí, Madrid, España. 720 p.

– Torres, Ángel. 1997. La leyenda del béisbol cubano: 1878-1991. Angel Torres Publishing Company. 308 p.

– Romero E. (inédito). De la historia del béisbol en Cuba, Esbozos biográficos de destacados peloteros cubanos. 387 pp.

Budapest, una ciudad pletórica de belleza

Si el mundo fuese claro, el arte no existiría.
Albert Camus

Ricardo Labrada

Mucha gente puede no estar de acuerdo conmigo cuando se habla de ciudades pintorescas, alegres o sencillamente bonitas. No voy a decir las comparaciones que me han hecho, no es mi deseo enemistarme con los ciudadanos de otras ciudades y puede que uno mismo no tenga toda la razón del mundo, pero Budapest es una de las ciudades que más me gusta.

Mi primera visita a Budapest fue en enero de 1967, venía en tren desde Kiev, Ucrania, y llegué en la noche a la capital de Hungría. Era de hecho el segundo país que visitaba después de la URSS, me había invitado un compañero húngaro de estudios. Al llegar allí saltaba de alegría, era enero y había dejado a Kiev con un metro de nieve, pero en Budapest calles secas, con una temperatura que rozaría los 2 grados sobre cero. El cuerpo enseguida siente el calor. Miraba sus calles en la zona de Pest y me parecía que estaba en una de esas películas de los años 50, en blanco y negro, donde aparecen barrios de varias ciudades europeas, a veces Varsovia, otros en Viena, otros en Budapest.

Budapest fue creada en el siglo IX, aunque su esplendor demoró debido a que los mongoles la saquearon completamente en el siglo XIII. En el siglo XV ya la ciudad se iba conformando, pero vino entonces el dominio otomano que se mantuvo a lo largo de siglo y medio. Budapest, liberada de los turcos, comenzó a desarrollarse a partir del siglo XVIII hasta convertirse en capital del segundo reino dentro del Imperio Austro-húngaro.

Su fisonomía definitiva se alcanzó cuando la ciudad, el 17 de noviembre de 1873, abarcó las dos orillas del río Danubio, con lo cual se logró la unificación de las ciudades de Buda y Óbuda en la orilla occidental, y Pest en la oriental. Previamente, en 1867, había nacido el imperio austro-húngaro y la llamada monarquía dual. Los húngaros se habían alzado en contra de la dominación de los Habsburgo en Viena en 1848, insurrección que fuera aplastada por las tropas del zar ruso, el que vino en ayuda de Viena. No obstante, los húngaros consiguieron el compromiso de un solo imperio y dos reinos, uno de ellos instaurado en Hungría. En ese entonces ese reino abarcaba también los territorios de Eslovaquia, Croacia-Eslovenia, Transilvania, parte de la Ucrania occidental y de la Polonia meridional. Finalizada la primera guerra mundial, con la derrota de los imperios otomano, austro-húngaro y de Alemania, Hungría perdió la casi totalidad de los territorios mencionados. Dos tercios de su territorio se perdieron en esta inútil contienda, y al final Hungría se declaró república independiente en 1920.

Esta guerra como la siguiente segunda guerra y la revolución de 1956 contra la ocupación soviética en el territorio nacional trajeron sus consecuencias en la destrucción de sus edificaciones. El puente de las Cadenas en Budapest fue destruido por los nazis durante la resistencia al ataque del ejército rojo de la URSS. No obstante, gran parte de la ciudad fue reparada, lo último que se hizo en esta dirección fue la reconstrucción del puente Erzsébet en 1964. Posteriormente, en 1970, se construyó la primera línea de metro urbana en Budapest.

Cuando uno llega a esta gran urbe, siempre verá a Pest como el lugar de los obreros, y la aristocrática Buda al frente. Para ver Óbuda hay que cruzar primero el río y llegar a Buda.

Los lugares más interesantes a visitar en Budapest son:

– La Plaza de los Héroes (Hősök tere en húngaro). Las columnas del monumento son tres y muestran bustos a figuras históricas incluyendo líderes tribales de la época del nacimiento de Hungría. A la izquierda de esta plaza se halla el Museo de Bellas Artes y a la derecha el Palacio de Artes. Durante la segunda guerra mundial un proyectil alcanzó a varias estatuas, las que luego fueron restauradas. La plaza está situada al final de la famosa avenida Andrassy, probablemente la vía de mayor importancia en Budapest.
– La Basílica de San Esteban (Szent István-bazilika en húngaro) es otro lugar importante a visitar. El patrón religioso de la ciudad es precisamente Szent István. Las colas para entrar en este templo católico son usualmente largas. Se halla no muy distante de la Plaza de los Héroes en la parte de Pest.
– El Parlamento (Országház en húngaro, literalmente significa Casa del País) es una edificación impresionante, la mayor del país y que domina todo el entorno del Danubio. Se trata de una construcción neogótica situada a la entrada de la plaza Kossuth del lado de Pest. La construcción de esta obra culminó en 1904 después de 19 años de labores. Por lo general, cuando he pasado por ahí, siempre me quedo mirando sus dos estatuas de leones.
– El castillo de Vajdahunyad ubicado en el Parque de la Ciudad, cuya construcción fuera concluida en 1908.
– El castillo de Buda o palacio de Buda (Budai Vár en húngaro) es históricamente el castillo que albergaba a los reyes húngaros. Su construcción data del siglo XIV. En este castillo se halla la Galería Nacional Húngara, que muestra obras de arte del país desde la Edad Media hasta el siglo XX.
– La Ciudadela, igualmente en Buda, es el punto más alto de Budapest, Fue construida en 1854 durante el reinado de los Habsburgo. Su edificación fue con objetivos de vigilancia.
– No muy distante de la Ciudadela se encuentra la Estatua a la Libertad, monumento terminado en 1947 y que rendía homenaje a los soldados rusos muertos en combate para liberar la ciudad de los nazis. Actualmente su inscripción anterior fue borrada y la actual rinde homenaje a todos aquellos que se sacrificaron por la libertad y prosperidad de Hungría.
– La hermosa Iglesia de Matías, igualmente conocida como Iglesia de Nuestra Señora, ubicada en Buda, que en el siglo XVI los otomanos la convirtieron en mezquita.
– En la parte de Buda se halla también el Bastión de los Pescadores que en sus cercanías en los años 60 se organizaban bailes con música pop del momento. Este bastión tiene siete torres. Ahora cerca de ahí hay un hotel de una de las grandes cadenas occidentales del mundo. No muy lejos está el monumento ecuestre al primer rey de Hungría, San Esteban o Szent István.

Plaza de los Héroes

Plaza de los Héroes

Basílica de San Esteban

Basílica de San Esteban

El Parlamento

El Parlamento

Castillo Vajdahunyad

Castillo Vajdahunyad

Vista nocturna de Budapest, a la izquierda en lo alto el Castillo de Buda

Vista nocturna de Budapest, a la izquierda en lo alto el Castillo de Buda

Mi esposa Miriam y mis dos entonces pequeñas hijas en la Ciudadela (agosto 1991)

Mi esposa Miriam y mis dos entonces pequeñas hijas en la Ciudadela (agosto 1991)

Budapest tiene 223 museos, es imposible visitarlos todos. Creo que visitando la Galería Nacional se logra ver mucho del arte húngaro. Tiene un impresionante edificio de la Opera en el centro de la ciudad. Igualmente posee la segunda sinagoga, en la calle Dohány, más grande del mundo, y posee la Basílica de Esztergom es la tercera iglesia más grande de Europa.

Avenida Andrassy

Avenida Andrassy

El Edificio de la Opera

El Edificio de la Opera

Budapest también hospeda varios teatros. Sin embargo, una cosa que me llamaba la atención en mi primera visita era la existencia de restoranes con música magyar gitana, o si uno deseaba bailar, podía ir a otros que tenían música pop en vivo. Conversando con un viejo compañero de estudios me dice que ya ni en el Bastión de los Pescadores ni en Pest se encuentran lugares así para bailar.

Iglesia de Matías

Iglesia de Matías

El Bastion de los Pescadores y la estatua a San Esteban

El Bastion de los Pescadores y la estatua a San Esteban

Sobre el Danubio se encuentran siete islitas, siendo la más famosa la Isla Margarita que tiene una superficie de unas 160 ha, la cual tiene varios centros de distracción y deportes.

La ciudad pinta aún más hermosa con sus nueve puentes que unen a Pest con Buda. Son los más variados puentes y uno puede darse cuenta de cuáles son los más viejos. Si a eso se une su música y su cocina, pues más no se puede pedir.

Puente Erzsébet (Isabel) en Budapest

Puente Erzsébet (Isabel) en Budapest

En fin, mientras más he visitado a Budapest, más la ciudad me ha agradado y más bella siempre la he encontrado.

Una vista diurna de Budapest

Una vista diurna de Budapest

Un inicialista de los mejores en Cuba: Lorenzo “Chiquitín” Cabrera

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa
Mahatma Gandhi

Por Esteban Romero

Cuando yo era bien pequeño, no rebasaba los tres años me dieron una gran sorpresa, conocer a un pelotero en persona. Ya lo había oído mentar en mi casa en la Habana y en la casa de mi familia paterna en Cienfuegos. Sabía que no jugaba para el Cienfuegos y era algo que me llamaba la atención, cienfueguero que no juega para su equipo. Mi padre me llevó donde vivía aquel pelotero enorme, estamos hablando de un hombre de 185 cm, que no es poca cosa, y que vivió y se crió frente por frente a la casa de mi familia paterna en la calle Alegría entre Argüelles y Santa Clara, Cienfuegos. Lorenzo Cabrera me sonrió y mi padre me dijo que él era Chiquitín. Era muy pequeño para fijar detalles, pero si me acuerdo que le podíamos llamar el coloso del barrio la Juanita, y tambiényo haberle preguntado inocentemente por qué no jugaba con el Cienfuegos. Él se echó a reír como diciendo “está aún pequeño para entender que no todo no puede ser patriotismo por el terruño”. La familia de Chiquitín, pienso, que haya toda emigrado a la Habana, pues en ese lugar donde ellos vivían, se mudó otra familia vinculada a unas de mis tías a mediado de la década de los 50.

Chiquitín nació el 30 de abril de 1920 en Cienfuegos. No se ha escrito mucho de su historia dentro de Cuba y fuera de ella. No obstante, los caribeños hablan muy bien del cienfueguero y por ahí hemos podido conocer detalles algunos ahora olvidados. Chiquitín debutó en la pelota profesional cubana con el Almendares en la temporada de 1942- 43, fue una sola vez al bate, y luego desapareció. Su reaparición tuvo lugar en 1946 estrenándose con el equipo del Marianao, con los que jugó hasta 1953. En ese mismo año 1946, previamente hubo un torneo profesional de verano, en el que Chiquitín jugó inicialmente para el Cienfuegos, equipo que al igual que el Santa Clara, se retiraron antes del final de la justa, lo que obligó a que Chiquitín pasara a las filas del equipo Regla. Mucha gente desconoce de este torneo que se jugó solo una vez y lo ganó el equipo de Camagüey. Lo interesante fue que Chiquitín fue el líder de los bateadores con promedio de .391.

Chiquitín era el inicialista ideal por su estatura además de ser zurdo para batear y lanzar. Si bien sus dos primeras temporadas en el campeonato profesional resultaron discretas, a partir de 1948- 49 no hizo otra cosa que batear, no lo hizo con mucho poder, pero si no cansó de batear para .300, solo en dos temporadas bateó por debajo de .300 pero por encima de los .290. Chiquitín hizo one-two con el estelar Orestes Miñoso, quien en aquella época jugaba la antesala principalmente. En ese período Chiquitín comenzó a jugar pelota en la liga mexicana de verano. En su primer año (1950) con los Diablos rojos se llevó la corona de bateo con promedio de .355.

En Cuba tuvo la mala suerte de no poderse erigir como campeón al bate tres veces, la primera fue en 1949 cuando Alejandro Crespo lo aventajó en este departamento, en 1950 tuvo igual suerte con Pedro Formental del Habana y en 1951 chocó con otra piedra, el gran Silvio García. No obstante, en 1951 el inicialista del Habana, Steve Bilko, no pudo hacer el equipo a la Serie del Caribe en Panamá, y Chiquitín fue tomado como refuerzo. El cienfueguero dejó récord para estos certámenes, al cual nadie se le ha podido acercar, al batear 13 hits en 20 veces al bate, para promedio astronómico de .619. En 1952- 53 fue por primera y única vez electo al Todos Estrellas de esa temporada.

Chiquitín Cabrera vistiendo la franela del Marianao

Chiquitín Cabrera vistiendo la franela del Marianao

Recuerdo que en una tarde dominical de 1954 entraba junto a mi padre al estadio del Cerro y el comentario de todo el mundo era el canje ese día de Pedro Formental al Marianao por Chiquitín al Habana. Las opiniones estaban divididas, unos a favor otros en contra, en realidad aquello era muy parecido al canje de Harvey Kuehn por Rocky Colavito en 1959. Fue el canje del líder de los bateadores (.353) por el líder jonronero (42 jonrones) en las Mayores. Formental tenía más poder que Chiquitín, pero el cienfueguero tenía mejores números al bate que Perico. En realidad es a partir de ese canje que comienza el declive de ambas figuras.

Chiquitín jugó algo más para el Habana y concluyó en 1956- 57 vistiendo el uniforme representativo de la ciudad que le vio nacer.

Fuera de Cuba, Cabrera jugó en 1947 y 1948 en la liga nacional negro, contratado por Alex Pompez, dentro de los New York Cubans. De hecho ese conjunto ganó la serie mundial de las ligas negro en 1947. La ofensiva de esos New York Cubans era a base de los artilleros cubanos Orestes Miñoso, Claro Duany, Rafael Noble, Silvio García y Chiquitín Cabrera. Luego jugó en México, como ya se dijo, de ahí deambuló por la Costa del Pacífico con el Oakland, el Ottawa de la Liga Internacional, luego en la Liga Big State y finalmente en la Liga Arizona-Nuevo México. También jugó en la Liga profesional de Nicaragua (1956-1957), en la Liga Mexicana de Béisbol y en República Dominicana (Leones del Escogido, 1957). En esa liga profesional de Nicaragua igualmente jugaron otros peloteros cubanos, como fueron René González y Conrado Marrero.

“Chiquitin” Cabrera en 1947 con los New York Cubans

Chiquitín está entre los primeros bateadores de todos los tiempos en la liga profesional cubana, es el noveno en promedio al bate y ocupa el sexto lugar en dobles conectados.

En su desempeño en la profesional cubana hubo un incidente que, al menos, a mí no me gusta mucho recordar, pero sucedió. Aquel incidente tuvo lugar el 4 de enero de 1952, cuando lanzando para el Almendares, el zurdo Tom Lasorda le arrimó un lanzamiento a Chiquitín Cabrera en la primera entrada, quien sin pensarlo dos veces salió corriendo hacia el montículo bate en mano, que soltó cuando llegaba al box. Ante el asombro de todos los asistentes a ese juego Lasorda lo volteó y lo tiró contra la yerba. Lasorda a veces recuerda el incidente y dice jocosamente que Chiquitín no sabía que él era el maestro de Bruce Lee. Lasorda mide 175 cm, 10 menos que el cubano. Pienso que ellos no deben haberse llevado bien en la temporada anterior cuando coincidieron en el equipo de los Tigres de Marianao. Lasorda se inició en ese equipo y luego pasó ese mismo año (1950-51) a jugar con los Alacranes.

Llegado 1959- 61 Chiquitín se incorporó de cuerpo y alma al movimiento deportivo cubano. Todavía en los años 80 oía mentar su nombre como dirigente del INDER en Güira de Melena, pero poco o nada se hablaba de su trayectoria. Sin embargo, Chiquitín ayudó en el desarrollo de muchos peloteros, entre ellos Lázaro Junco, quien relata esta anécdota:
“Una vez, en La Habana, Chiquitín Cabrera me dijo que si quería dar más jonrones empujara la bola hacia el jardín derecho, porque yo la halaba demasiado. Claro, me pidió que no lo probara en esa serie contra su equipo. Por la noche ellos pusieron a José Ibar, que siempre me tiraba slider hacia afuera y yo pasaba trabajo para conectarle. Pero en la primera vez al bate le di jonrón entre center y right. Cuando llegué a home me llamó Chiquitín y le dije: “profe, solo estoy practicando, no se preocupe. Desde entonces me quedé con aquella fórmula”.

Personalmente creo que ya Chiquitín murió, pero triste es que haya muerto y no se haya dicho o que no hayamos visto la noticia de su fallecimiento. Estamos hablando aquí de Chiquitín Cabrera una persona que se quedó en Cuba y colaboró con el movimiento deportivo del país.  No obstante, Chiquitín está vivo, vivo como recordista absoluto en promedio al bate en las Series del Caribe, y todos los narradores y cronistas deportivos en el Caribe le recuerdan por su juego y su hazaña, la que nadie hasta ahora ha podido romper.

Estadísticas de bateo de Chiquitín Cabrera en la liga profesional cubana

Estadísticas de bateo de Chiquitín Cabrera en la liga profesional cubana

Estadísticas ofensivas de Chiquitín Cabrera en Ligas Menores

Estadísticas ofensivas de Chiquitín Cabrera en Ligas Menores

Estadísticas Chiquitín Cabrera en Ligas Negro

Estadísticas Chiquitín Cabrera en Ligas Negro

Bibliografía

Anon. Las series del Caribe. Latino baseball. http://latinobaseball.com/es/las-series-del-caribe/

Anon. Tommy Lasorda inducted into Cuban Sports Hall of fame. Examiner.com, http://www.examiner.com/article/tommy-lasorda-inducted-into-cuban-sports-hall-of-fame

Anon. Baseball-reference.com

Brioso César. Lorenzo “Chiquitín Cabrera. Cuba Béisbol, http://cubanbeisbol.com/post/5088484341/lorenzo-chiquitin-cabrera

Figueredo, Jorge S. Cuban Baseball: A Statistical History, 1878-1961. McFarland & Company, Inc. Publishers, Jefferson-North Carolina-London. 544 p.

Martínez Peraza M. Para recordar y honrar generaciones. Nuevo Herald, 21/II/2010 http://www.elnuevoherald.com/deportes/article2003251.html

Torres, Ángel. 1997. La leyenda del béisbol cubano: 1878-1991. Angel Torres Publishing Company. 308 p.

Grandes parejas del cine

Individualmente, somos una gota. Juntos, somos un océano.
Ryunosuke Satoro.

Esteban Hernández

Tradicionalmente el cine ha buscado siempre el protagonismo de actores y actrices del agrado del público, para ello casi siempre han escogido artistas de belleza singular o con suficiente atractivo físico y en su actuación. El hecho de la pareja conlleva agregar el tema del romance dentro de la película que se quiera realizar. El film puede ser de cualquier género, bélica, de acción, aventuras, oestes o de terror, nada importa, solo que el amor debe integrarse al conjunto de la trama que se quiera establecer.

Una buena pareja protagonista es sin dudas un gancho de taquilla. Puede que el film no sea de esa gran calidad, pero la presencia de la pareja famosa garantiza que todos los curiosos la vayan a ver. Aunque una pareja de buena actriz y buen actor no estarían muy de acuerdo en protagonizar una peliculilla sin buena trama y calidad, así que el hecho que ambos se den por protagonizar el film es porque el mismo realmente vale la pena.

Muchas parejas se han creado a lo largo de décadas de cine silente y sonoro. Unas se han creado por afinidad artística, ejemplo: Jane Fonda y Robert Redford, Katharine Hepburn y Spencer Tracy, Greer Garson y Walter Pidgeon, y Sofía Loren y Marcello Mastroianni. Otras han tenido lugar durante el matrimonio de las parejas, así sucedió en el caso de Janet Leigh y Tony Curtis mientras estuvieron casados, de Lauren Bacall con Humphrey Bogart, de Joanne Woodward con Paul Newman, y de Liz Taylor con Richard Burton, los que se casaron en dos oportunidades. Algunas parejas se disolvieron por problemas ajenos a su voluntad, ese fue el caso de John Gilbert, el mejor actor acompañante de Greta Garbo en el cine silente, el que por su horrible voz, se vio obligado a abandonar el cine sonoro. Otras parejas no duraron mucho o más bien actuaron juntos por pura coincidencia, como fue el caso de Joan Crawford con Clark Gable.

Muchas actrices y actores gustaban variar, sabían que en esa variación habría más taquilla y los contratos serían más elevados. Juntar a Liz Taylor con Paul Newman o Marlon Brando tenía una publicidad garantizada y todos querrían ver el film, pero ninguno de esos actores estaría de acuerdo en encasillarse con alguien en particular, a menos que estuvieran casados.

Muchos directores también prefieren una pareja en particular y con esas se “casan”. Eso fue lo que le sucedió a Vittorio De Sica con la Loren y Mastroianni o a Charles Vidor con Rita Hayworth y Glenn Ford. A veces el mismo director es el protagonista de la película y opta por poner a su esposa como co-protagonista, como sucedió varias veces a Paul Newman con su cónyuge Joanne Woodward.

Desde el punto de vista de calidad, es algo difícil definir una pareja mejor que otra, ya que por lo regular éstos suelen acoplar bien y se conocen mejor después de una primera actuación. Sin embargo, creo que la pareja de la Loren con Mastroianni ha sido de tan buena calidad como la de Katharine Hepburn con Spencer Tracy, lo mismo se puede decir de Garson-Pidgeon, Woodward-Newman o de Liz Taylor con Richard Burton.

En conclusiones las buenas parejas deben ser capaces lo mismo de protagonizar un drama, que un film de aventura o acción, un suspense o una comedia. Pero es cierto que la mayoría de éstas prefieren el drama o la comedia por encima de cualquier otro género.

A continuación se describen los filmes y sus directores, en los que notables parejas del cine han protagonizado.

John Gilbert y Greta Garbo en

John Gilbert y Greta Garbo en “La Mujer Ligera (1928)”

Greta Garbo y John Gilbert

1. “El demonio y la carne (1926)” de Clarence Brown
2. “Anna Karenina (1927)” de Edmund Goulding
3. “La mujer ligera (1928)” de Clarence Brown
4. “La reina Cristina de Suecia (1933)” de Rouben Mamoulian

Clark Gable y Joan Crawford en

Clark Gable y Joan Crawford en “Laughing Sinners (1931)”

Joan Crawford y Clark Gable

1. “Danzad, locos, danzad (1931)” de Harry Beaumont
2. “Amor en venta (1931)” de Clarence Brown
3. “Alma bailarina (1933)” de Robert Z. Leonard

Spencer Tracy y Katharine Hepburn en

Spencer Tracy y Katharine Hepburn en “Mar de Hierba (1947)”

Katharine Hepburn y Spencer Tracy

1. “La mujer del año (1942)” de George Stevens
2. “La llama sagrada (1942)” de George Cukor
3. “Sin amor (1945)” de Harold Bucquet
4. “Mar de hierba (1947)” de Elia Kazan
5. “El estado de la Unión (1948)” de Frank Capra
6. “La costilla de Adán (1949)” de George Cukor
7. “La impetuosa (1952)” de George Cukor
8. “Su otra esposa (1957)” de Walter Lang
9. “Adivina quien viene esta noche (1967)” de Stanley Kramer

Greer Garson y Walter Pidgeon en

Greer Garson y Walter Pidgeon en “La Sra. Miniver (1942)”

Greer Garson y Walter Pidgeon

1. “De corazón a corazón (1941)” de Mervyn LeRoy
2. “La señora Miniver (1942)” de William Wyler
3. “Madame Curie (1943)” de Mervyn LeRoy
4. “La señora Parkington (1944)” de Tay Garnett
5. “Julia se porta mal (1948)” de Jack Conway

Rita Hayworth y Glenn Ford en

Rita Hayworth y Glenn Ford en “Los Amores de Carmen (1948)”

Rita Hayworth y Glenn Ford

1. La dama en cuestión (1940) de Charles Vidor
2. Gilda (1946) de Charles Vidor
3. Los amores de Carmen (1948) de Charles Vidor
4. La dama de Trinidad (1952) de Vincent Sherman

Humphrey Bogart y Lauren Bacall en

Humphrey Bogart y Lauren Bacall en “El Sueño Eterno (1946)”

Lauren Bacall y Humphrey Bogart

1. “Tener o no tener (1944)” de Howard Hawks
2. “El sueño eterno (1946)” de Howard Hawks
3. “La senda tenebrosa (1947)” de Delmer Daves
4. “Cayo Largo (1948)” de John Huston

Elizabeth Taylor y Montgomery Clift, junto a Eva Marie Saint en

Elizabeth Taylor y Montgomery Clift, junto a Eva Marie Saint en “El Árbol de la Vida (1957)”

Elizabeth Taylor y Montgomery Clift

1. “Un lugar en el sol (1951)” de George Stevens
2. “El árbol de la vida (1957)” de Edward Dmytryk
3. “De repente el último verano (1959)” de Joseph Mankiewicz

Tony Curtis y Janet Leigh en

Tony Curtis y Janet Leigh en “El Gran Houdini (1953)”

Janet Leigh y Tony Curtis

1. “El Gran Houdini (1953)” de George Marshall
2. “Coraza negra (1954)” de Rudolph Maté
3. “Los Vikingos (1958)” de Richard Fleischer
4. “Vacaciones sin novia (1958)” de Blake Edwards
5. “¿Quién era esta Chica? (1960)” de George Sydney

Joanne Woodward y Paul Newman en

Joanne Woodward y Paul Newman en “Paris Blues (1961)”

Joanne Woodward y Paul Newman

1. “El largo y cálido verano (1958)” de Martin Ritt
2. “Desde la terraza (1960)” de Mark Robson
3. “Paris Blues (1961)” de Martin Ritt
4. “Samantha (1963)” de Melville Shavelson
5. “Raquel, Raquel (1968)” de Paul Newman
6. “Quinientas millas (1969)” de James Goldstone
7. “Un hombre de hoy (1970)” de Stuart Rosenberg
8. “El efecto de los rayos gamma sobre las margaritas (1972) de Paul Newman
9. “Con el agua al cuello (1975)” de Stuart Rosenberg
10. “The shadow box (1980)” (La caja de sombra) de Paul Newman
11. “Harry e hijo (1984)” de Paul Newman
12. “Esperando al señor Bridge (1990)” de James Ivory

Richard Burton y Elizabeth Taylor en

Richard Burton y Elizabeth Taylor en “La Fierecilla Indomable (1967)”

Elizabeth Taylor y Richard Burton

1. “Cleopatra (1963)” de Joseph Mankiewicz
2. “Hotel Internacional (1963)” de Anthony Asquith
3. “Castillos de arena (1965)” de Vincente Minnelli
4. “¿Quién teme a Virginia Woolf ? (1966)” de Mike Nichols
5. “La fierecilla indomable (1967)” de Franco Zefirelli
6. “Los comediantes (1967)” de Peter Glenville
7. “Doctor Faustus (1968)” de Richard Burton y Nevill Coghill
8. “Boom (1968)” de Joseph Losey
9. “Pacto con el diablo (1972)” de Peter Ustinov,
10. “Divorce his- Divorce her (1973)” (Divorciate y divorcialo) de Waris Hussein
11. “Bajo el bosque lácteo (1973)” de Andrew Sinclair

Sofía Loren y Marcelo Mastroianni en

Sofía Loren y Marcelo Mastroianni en “Matrimonio a la Italiana (1964)”

Sofía Loren y Marcello Mastroianni

1. “Cuori sul mare (1950)” (Corazones sobre el mar) de Giorgio Bianchi
2. “La ladrona, su padre y el taxista (1954)” de Alessandro Blasetti
3. “Tempi nostri (1954)” de Alessandro Blasetti y Paul Paviot
4. “La bella campesina (1955)” de Mario Camerini “La suerte de ser mujer (1956)” de Alessandro Blasetti
5. “Ayer, hoy y mañana (1963)” de Vittorio De Sica
6. “Matrimonio a la italiana (1964)” de Vittorio De Sica
7. “La guapa y su fantasma (1968)” de Renato Castellani,
8. “Los girasoles (1969)” de Vittorio De Sica
9. “La mujer del cura (1971)” de Dino Risi
10. “La pupa del gangster (1975)” de Giorgio Capitani
11. “Una jornada particular (1977)” de Ettore Scola
12. “Prêt-à-Porter (1994)” de Robert Altman

Annie Girardot y Alain Delon en

Annie Girardot y Alain Delon en “Rocco y sus hermanos (1960)”

Annie Girardot y Alain Delon

1. “Rocco y sus hermanos (1960)” de Luchino Visconti
2. “Le gitan (1974)” de José Giovanni
3. “Traitement de choc (1973)” de Alain Jessua

Jane Fonda y Robert Redford

Jane Fonda y Robert Redford

Jane Fonda y Robert Redford

1. “Descalzos por el parque (1967)” de Gene Saks
2. “La jauría humana (1966)” de Arthur Penn
3. “El jinete eléctrico (1978)” de Sydney Pollack

Recordando a Lon Chaney

Nada sobre esta tierra puede detener al hombre que posee la correcta actitud mental para lograr su meta.
Thomas Jefferson

Por Esteban Hernández

Lon Chaney fue un famoso actor de las primeras décadas del cine, cuyo nombre real es Leonidas Frank Chaney, igualmente conocido como El hombre de las mil caras, nacido el 1 de abril de 1883 en Colorado Springs, hijo de familia pobre y padres sordomudos, lo que le obligó a comunicarse con sus progenitores con pantomimas.

Chaney de niño se vio obligado a atender a sus hermanos pequeños producto que su madre igualmente padecía de fuertes dolores de reuma. A su vez, la economía familiar se sabe que no era la mejor. La realidad es que ya a la edad de 19 años debutaba en las tablas, actuó por un tiempo en teatros itinerantes casi siempre como comediante, donde además de actuar, bailaba. Su hermano John igualmente participó en parte de estas actividades de interpretación. Luego pasó a trabajar en la compañía Columbia Musical Repertory, donde conoció a la cantante y luego su primera esposa, Cleve Creighton, la que desconocía que sus suegros eran sordomudos, por lo que al saberlo se horrorizó cuando salió embarazada de Chaney. Al final y para suerte de ambos, el niño resultó normal, pero como Chaney era incansable no dejaba mucho tiempo para hacer vida familiar, Cleve resultó adicta a la bebida y terminó en una aventura de infidelidad, de la cual Chaney, al enterarse, no la perdonó. El asunto se conoció cuando ella tuvo un infortunio, al parecer por intento de suicidio, y quedar privada de su voz para cantar. La custodia del hijo legalmente pasó a Chaney, quien le hizo creer que su madre había muerto. El hijo creció y llegó a conocer a su verdadera madre lo que provocó una pelea y alejamiento entre padre e hijo. Para colmo el hijo quería ser actor y Chaney se oponía, él quería que estudiara y fuera algo más que un actor en la vida.

Lon Chaney

Lon Chaney

En 1912 Chaney comenzó a trabajar en la Universal, debutando en el corto “El honor de familia”, luego continuó actuando en cortos hasta 1916. De ahí en lo adelante actuaría en películas de mayor duración.

Con el tiempo Chaney conoció a otra mujer, la corista Hazel Hastings, que tampoco tenía una historia alegre, con un matrimonio fallido igualmente, pero que sí logró acoplarse con el gran actor. En 1915 ambos lograron casarse.

Como actor Chaney siempre fue interpretando personajes despreciables, otros sin suerte en la vida, minusválidos, gente desfavorecida, o sea todo aquello que él tocó con sus manos en la vida real. La primera película de mayor duración en la que actuó Chaney fue como actor de reparto del drama “Father and the boys (1915)” (padre e hijos) del director Joseph De Grasse. Su primer gran éxito fue protagonizando el corto dramático “El milagro (1919)” del director George Loane Tucker.

Lon Chaney en

Lon Chaney en “El Milagro (1919)”

A continuación protagonizó algunos filmes para recordar, como fueron:

– El drama “De carne y hueso (1922)” de Irving Cummings
– El drama-film horror y misterio “La obsesión de un sabio (1922)” de Wallace Worsley, donde Chaney interpretó dos papelese, del Dr Arthur Lamb y el del Hombre Mono
– En papel de reparto del film de aventuras-drama “Todos los hermanos fueron valientes (1923)” de Irvin Willat
– En el papel del jorobado Quasimodo en el drama “El jorobado de Notre Dame (1923)” de Worsley. Patsy Ruth Miller es la actriz que interpretó el papel de Esmeralda en esta versión de la obra clásica de Víctor Hugo
– Los filmes de horror “El fantasma de la ópera (1925)” de Rupert Julian y que contó con la colaboración en este quehacer de dirección del mismo Chaney
– “The monster (1925)” (El monstruo) de Ronald West
– Nuevamente en un doble papel del film de crimen “Maldad encubierta (1926)” de Tod Browning
– El film de horror “Garras humanas (1927)” de Browning, film en el que Chaney utilizó un arnés para simular ser una persona carente de ambas manos
– El film de crimen “Los antros del crimen (1928)”,
– El drama-film de misterio “Los pantanos de Zanzíbar (1928)”, estos tres últimos de Browning igualmente

Lon Chaney en

Lon Chaney en “El Fantasma de la Opera (1925)”

El único film sonoro que Chaney protagonizó fue el film de crimen-drama “El trio fantástico (1930)” de Jack Conway, donde Chaney interpretó el papel del Dr Echo.

Chaney habría podido triunfar en el cine sonoro, pero su llegada coincidió con su enfermedad, de la que jamás se recuperó. Murió el 26 de agosto de 1930 en Los Ángeles.

La vida de Chaney es descrita con claridad en el film “El hombre de las mil caras (1957)” del director Joseph Pevney, donde el protagonista que interpreta a Chaney es el gran James Cagney, soberbia actuación de este hombre que en su época de esplendor fue uno de los actores mejor pagados de Hollywood. Secundó su actuación la eficiente Dorothy Malone en el papel de Cleve, la esposa de Chaney, y la veterana Jane Greer como la segunda esposa.

James Cagney en El hombre de las mil caras (1957)

James Cagney en El hombre de las mil caras (1957)”

Su hijo, Creighton Chaney, más conocido como Lon Chaney Jr. llegó a actuar en muchos filmes en Hollywood, pero jamás alcanzó el estrellato como su padre.

Bibliografia

Anon. Lon Chaney. Biografías y Vida, la enciclopedia biográfica en línea. http://www.biografiasyvidas.com/biografia/c/chaney.htm

Bunch. J. 2012. Lon Chaney created many faces for deaf parents, classmates in Colorado Springs. The Archive, 6 Aug.

IMDB. Lon Chaney. http://www.imdb.com/name/nm0151606/?ref_=fn_al_nm_2

Muskii I.A. 2006. Sto Velikikh Actiorov. Editorial Veche, Moscú, 527 p.